Ciencias Exactas y Naturales

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK-DC-315 Vida en Marte

Asesor: Ángeles Ellizabeth Iturbide

Resumen

Vida en Marte

Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar y el segundo planeta más pequeño por detrás de Mercurio, y mide más o menos la mitad de la Tierra.

Marte es conocido como el planeta rojo por sus bellos tonos rosados, los romanos lo identificaban con la sangre y le debe su nombre al dios de la mitología romana Ares pusieron el nombre de su dios de la guerra.

En esta investigación buscaremos información científica que nos ayude a conocer que tan viable es que haya vida en Marte, nos apoyaremos de encuestas, las cuales nos ayudarán a revisar como es lo que piensan algunas personas con respecto del Planeta Marte.

Conoceremos las misiones que se han realizado para conocer los enigmas que posee Marte.

La vida y su búsqueda fuera de nuestro planeta se ha convertido en un reto científico y tecnológico internacional. Marte es uno de los candidatos a albergar posibles signos de vida pasada o presente, por sus características mineralógicas ligadas a una interesante historia geológica.

La mejor evidencia hasta ahora de que Marte, alguna vez pensado como un lugar seco, y muerto, aún puede tener vida en él es el agua líquida que todavía fluye al menos en algunas partes del Planeta Rojo.

Para que haya vida en la Tierra debe haber agua por lo tanto al investigar si hubo o hay vida en Marte, investigaciones señalan que las naves orbitales deberán buscar señales de agua y así van a poder guiar a las futuras misiones a lugares prometedores.

Incluso si no fuera viable encontrar vida en Marte, sería interesante saber si alguna vez la hubo.

Por eso, la NASA comenta en algunas de sus investigaciones que además de buscar bacterias vivas, buscará fósiles pequeños que pudieran indicar que la vida intentó surgir alguna vez en Marte pero que, a diferencia de nuestro planeta, no sobrevivió ni evolucionó hacia formas de vida mayores.

La fascinación con Marte y la posibilidad de vida marciana continuaron hasta la era espacial y se vio claramente con las misiones Vikingo5,6 realizadas en 1976. Estas misiones espaciales fueron altamente exitosas y tuvieron como objetivo primordial la búsqueda de vida en Marte7

La NASA comenta en algunas de sus investigaciones que además de buscar bacterias vivas, buscará fósiles pequeños que pudieran indicar que la vida intentó surgir alguna vez en Marte pero que, a diferencia de nuestro planeta, no sobrevivió ni evolucionó hacia formas de vida mayores.

La mayoría de los científicos que se han dedicado a la investigación de este tema concuerdan que de encontrar vida sería uno de los hallazgos de la ciencia más importantes.

 

 

 

Pregunta de Investigación

1.- ¿Por qué se cree que hubo o podría haber vida en marte? 1.- ¿Cuáles son las características de marte? 2.- ¿Por qué se le llama a marte el Planeta rojo? 3.- ¿Quien descubrió Marte? 4.- ¿Cuantas misiones científicas han hecho a Marte? 5.- ¿Cuál es la temperatura en Marte? 6.- ¿Hay agua en marte? 7.- ¿Que se necesita para que haya agua en marte? 8.- ¿Como sería la vida en marte? 9.- ¿Cuál es la Misión espacial Vikingo? 10.- ¿Qué conclusiones tiene la NASA al respecto?

Planteamiento del Problema

Una de las problemáticas de poder hallar vida en Marte pudiese ser la tenacidad de los microbios terrestres. Resulta que la forma más fácil de encontrar vida en Marte podría ser importando bacterias de Cabo Cañaveral; la contaminación podría sabotear la búsqueda de marcianos nativos.

La necesidad de proteger cualquier posible biosfera marciana de la contaminación terrestre.

Históricamente, en el contexto de Marte dicha “protección planetaria” ha sido una preocupación principalmente para la exploración robótica. El riesgo de contaminación es un problema incluso para máquinas, que, a diferencia de los humanos, pueden soportar ser ‘fritas’ con radiación y ‘bañadas’ en químicos fuertes antes del lanzamiento para erradicar rastros bacterianos.

No obstante, los microbios que obstinadamente se niegan a morir con regularidad aparecen en salas limpias de la NASA, supuestamente estériles, para preparar la nave espacial interplanetaria. Los astronautas del Apolo incluso encontraron bacterias en la Luna que habían sobrevivido a un vacío casi total dentro de la nave robótica Surveyor 3 que había aterrizado más de dos años y medio antes. Si los microbios terrestres podrían vivir en lugares así, ¿por qué no en algunas de las partes más habitables de Marte?.

 

Antecedentes

¿Hubo o podría haber vida en marte? muchas son las preguntas que se tienen con respecto de este planeta también conocido como el planeta rojo, debido a su color rojizo.

Marte es el 4 planeta de nuestro Sistema Solar y es rocoso, ha sido investigado desde la antigüedad en un sin fin de ocasiones, pero únicamente robots han podido llegar a este planeta.

Las primeras exploraciones a Marte comenzaron durante la carrera espacial entre la URSS y EE UU, en plena Guerra Fría. La URSS fue la primera en colocar (más bien estrellar, los soviéticos no tuvieron nunca suerte con Marte) un vehículo de exploración en superficie marciana, pero fueron los americanos los que, en 1976, realizaron la primera misión dedicada a buscar señales biológicas de vida pasada o presente.

De todos los planetas en nuestro Sistema Solar, Marte es el que ha inspirado la mayor especulación sobre vida extraterrestre. Las ideas de civilizaciones marcianas surgen a finales del siglo XIX, cuando el astrónomo italiano Giovanni Virginio Schiaperelli astrónomo e historiador de la ciencia realizó varios estudios e investigaciones sobre Marte.

En 1877 hace las primeras observaciones de la superficie marciana con un telescopio óptico. Schiaperelli observó marcas lineales en la corteza de Marte a las que denominó en italiano “canali”, cuya traducción al castellano es cauce o canal. Sus hallazgos pasaron inadvertidos en la comunidad científica de su tiempo, pero eventualmente fueron apoyados y documentados por otros astrónomos de Europa y los Estados Unidos de América.

En particular un aristócrata americano, Percival Lowell aficionado a la astronomía, se interesó por este descubrimiento y construyó un observatorio en Flagstaff, Arizona, para estudiar las marcas de la superficie marciana, a las que él decidió interpretar como canales construidos por el trabajo de seres inteligentes.

La Nasa también ha hecho diversas investigaciones sobre este maravilloso planeta.

Incluso algunos investigadores afirman que la vida se pudo originar en marte, pero esto hasta ahora han sido solo especulaciones.

Varias misiones han sido enviadas a marte sin embargo no todas han tenido éxito debido a diversos factores.

La primera misión con éxito a Marte tuvo como nombre Mariner 4 y fue lanzada por la NASA el 28 de noviembre de 1964.

La primera nave que entró en órbita de Marte fue Mars 2, lanzada por Rusia en 1971. Su nave hermana, la Mars 3, entró también en órbita de Marte y logró soltar un módulo de aterrizaje que funcionó durante 20 segundos; los expertos sospechan que fue destruido por una tormenta de polvo.

Muchas preguntas sobre la historia del agua en Marte probablemente seguirán sin respuestas hasta que las muestras regresen a la Tierra desde el planeta rojo.

 

INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL

Marte está entre los mundos candidatos a albergar vida en el Sistema Solar (los otros son las lunas Europa e Ío de Júpiter, Titán de Saturno y Tritón de Neptuno). Sabemos que el agua líquida es un ingrediente necesario para la vida, por sus propiedades casi únicas como disolvente y para transportar elementos.

Ha llegado el otoño al hemisferio norte de Marte. En las latitudes medias, la temperatura desciende por debajo de –70°C; en el polo norte ya se han alcanzado, probablemente, los –123 grados, lo suficiente para congelar el dióxido de carbono, principal componente de su tenue atmósfera en un 95%.

No se ha encontrado agua líquida en el Marte actual, pero sí evidencias de que la tuvo en su pasado. ¿Pudo haber tenido vida entonces? ¿Podría persistir la vida en el Marte actual?

La búsqueda de vida ha sido y es uno de los motores fundamentales de la exploración espacial de Marte.

Por este motivo, las sondas Viking realizaron tres experimentos biológicos in situ.  La idea era detectar compuestos orgánicos que indicaran la presencia de vida en el suelo marciano. Sus resultados fueron negativos, aunque no con absoluta certeza.

 

La sonda de Mars Express ha detectado la presencia de metano y amoniaco indicativos de actividad biológica, aunque también podrían proceder de los volcanes.

La tierra marciana está congelada, salvo las regiones ecuatoriales. Sin embargo, los científicos creen que bajo este permafrost puede haber formas de vida en estado latente que podrían revivir en mejores condiciones como ha sucedido en la Antártida y Siberia.

Durante cientos de años hemos mezclado nuestra rigurosidad científica con el deseo de que exista vida en Marte. Es algo profundamente enraizado en nuestro interior, quizás para no sentirnos solos en el Universo. Poco a poco llegaremos a una respuesta definitiva.

Con los experimentos biológicos de las sondas Viking se dio el primer paso. Es necesario seguir investigando el planeta rojo para responder a muchas preguntas fundamentales que todavía no tienen respuesta.

En este camino, el final de una era y el principio de otra llegará cuando el hombre pise por primera vez la superficie de Marte, y quién sabe si los futuros marcianos llevarán nuestros genes.

Entre las misiones a marte se encuentran:

La primera nave que entró en órbita de Marte fue Mars 2, lanzada por Rusia en 1971. Su nave hermana, la Mars 3, entró también en órbita de Marte y logró soltar un módulo de aterrizaje que funcionó durante 20 segundos; los expertos sospechan que fue destruido por una tormenta de polvo.

 

 

La primera sonda orbital de la NASA a Marte logró su objetivo el mismo año.

Sin embargo, las misiones que popularizaron la exploración de Marte fueron sin duda las naves gemelas Viking, a mediados de los 70. Ambas consistieron en un vehículo orbital y un módulo de aterrizaje. Estos últimos obtuvieron las primeras imágenes detalladas de la superficie de Marte.

Mostraban un paisaje desértico, parecido, por la temperatura, a la tundra de la Tierra. Las Viking mapearon el 97% del planeta.

La exploración de Marte se interrumpió durante más de dos décadas, en las que sólo se produjeron intentos fallidos o logros parciales (la sonda orbital/módulo de aterrizaje soviética Phobos se perdió de camino a Marte en 1989; la Phobos 2 también se perdió en 1989 cerca de la luna marciana Phobos; y la estadounidense Mars Observer se perdió en 1993 justo antes de la llegada a Marte.

Se han enviado docenas de misiones a Marte, pero sólo una de cada tres ha prosperado. Esta estadística aleccionadora subraya la dificultad que aún supone enviar dispositivos a Marte y conseguir que lleguen en condiciones lo suficientemente buenas como para enviar datos a la Tierra.

Las primeras misiones a Marte se llamaron de sobrevuelo y consistían en enviar una sonda espacial hasta llegar cerca del planeta, de forma que pudiera obtener imágenes al pasar.

Las sondas Mariner de la NASA eran pequeños artefactos robóticos diseñados para explorar los países vecinos de Venus, Marte y Mercurio. La Mariner 4 pasó cerca de Marte en julio de 1965 y obtuvo primeros planos de este extraño planeta (las primeras imágenes de Marte que llegaron a la Tierra).

Muchas misiones de Marte para el futuro están en proceso de desarrollo y tendrán lugar mucho antes de que ningún ser humano pise el planeta. Los científicos esperan que las máquinas no tripuladas puedan profundizar más en la superficie de Marte para que envíen datos y posibles muestras de la geología del planeta. Estas misiones podrían incluso encontrar señales del agua, y posiblemente de la vida, que podrían encontrarse escondidas bajo la hostil capa exterior del planeta.

Es presuntuoso pensar que somos dignos de atención por parte de las especies avanzadas de la Vía Láctea. Para ellas, bien podríamos ser un fenómeno tan poco interesante como son las hormigas para nosotros; a fin de cuentas, cuando caminamos por la acera rara vez nos detenemos a examinar cada hormiga que se cruza en nuestro camino.

Como los dados de la vida se han lanzado en miles de millones de lugares de la Vía Láctea con condiciones similares a las de la Tierra, es probable que la vida tal y como la conocemos sea común. Si así ocurre, algunas especies inteligentes podrían llevarnos miles de millones de años de ventaja de desarrollo tecnológico. Al sopesar los riesgos que conllevaría interaccionar con otras culturas menos avanzadas, como la nuestra, esas civilizaciones podrían optar por abstenerse de contactarnos.

Tras la invención de las telecomunicaciones y el láser, comenzaron a buscar señales de radio y láser provenientes del espacio exterior. Lo mismo ocurrió cuando comenzamos a considerar la tecnología de las velas solares.

Puede que, si se siguen imaginando nuevas técnicas, acaben encontrando aquella que les permita detectar a las especies alienígenas que la emplean.

No obstante, deberíamos tener cuidado con aquellas observaciones anecdóticas que no cumplen los estándares del análisis científico. Esto incluye diversas teorías de la conspiración que van y vuelven de manera periódica, así como informes sobre ovnis que no resisten el escrutinio de la reproducibilidad, un requisito previo para poder tomarlos por datos científicos creíbles. En particular, los avistamientos de ovnis suelen basarse en indicios que siempre se hallan en el límite de lo detectable.

Dado que nuestros métodos para captar imágenes han mejorado de manera considerable con el paso del tiempo, cabría esperar que una fotografía borrosa tomada por una cámara de hace cincuenta años se convirtiera en una imagen perfectamente nítida en las cámaras actuales, lo que proporcionaría pruebas más allá de cualquier duda razonable.

 

Objetivo

Buscar y dar a conocer que tan viable es que exista vida o habitabilidad humana o extraterrestre en Marte y cómo sería está, para saber si algún día podremos viajar a ese planeta, a través de las investigaciones que se han hecho en las diferentes misiones de la historia espacial.

Justificación

La vida en Marte es un tema muy interesante ya que científicos llevan años buscando señales de vida existen y se han encontrado muchas evidencias de que Marte tenía agua líquida hace miles de millones de años.

Aunque pareciera imposible que exista vida en Marte hoy, sí parece posible que algún tipo de organismo vivo poblara este planeta hace 4,000 millones de años.

También sería importante saber cómo el clima de Marte ha evolucionado hasta alcanzar su estado actual.

Es por ello que se indagará más en esta temática.

Es importante saber sobre las distintas misiones que se han realizado a este planeta y como conocer las condiciones atmosféricas del planeta será fundamental para asegurar el éxito de cada misión.

A mí me interesa saber más sobre este tema porque me gustaría visitar algún día Marte con mi familia.

Hipótesis

Debido al hallazgo de la presencia de agua en Marte entonces pudiera haber algún tipo de señales de vida en este planeta.

Si se comprueba que hay señales de vida en este planeta entonces podría en un futuro ser un planeta que se pueda visitar.

 

Método (materiales y procedimiento)

ANEXO

ENCUESTAS

Aplicación encuestas

 

El método que utilizaré es el de investigación de campo, esté método me ayudará a conocer que piensan las personas sobre la Vida en Marte, por lo que realicé 10 encuestas a diferentes personas.

 

TABLA DE FRECUENCIA

 

No.de Preguntas Edad Frec. %
10 20-30 5 50%
31-40 5 50%
10 100%

 

Galería Método

Resultados

 Estos son los resultados obtenidos de las encuestas realizadas. 

 

 

 

 

Galería Resultados

Discusión

Se realizó la aplicación de 10 encuestas, a personas diferentes entre los 22 y 40 años entre hombres y mujeres,

de los cuales el 70% cree que hay vida en Marte, pero un 30% cree que esto no es posible.

En esta encuesta me di cuenta que a las 10 personas que aplique la encuesta a las 10 les gustaría viajar a Marte,

lo que representa el 100%.

Con respecto al nombre que se le da a Marte como el Planeta rojo el 80% dice conocer el porqué de su nombre

mientras que el 30% lo desconoce. De igual manera un 80% cree que hay agua en Marte.

Otra de las hipótesis que han aparecido sobre Marte han sido los Marcianos, en esta pregunta el 70% de las personas

Encuestadas, consideran que si hay Marcianos en Marte mientras el 30% considera que no es así.

Se han realizado también estudios sobre poder viajar a Marte en un futuro y en esta encuesta me di cuenta que el 50%

de los encuestados llevarían a un familiar de compañía a realizar esta aventura.

El ver a Marte como una alternativa para vivir el 30% dice que no es viable mientras que el resto comenta que esto si pudiera ser.

Aunque los Marcianos por mucho tiempo han carecido de evidencia científica, la mitad de los encuestados cree que

los marcianos podrían convivir con los humanos, sería una rara conversación.

Por último, podemos concluir con que el 100% de los encuestados, le gustaría conocer más sobre este planeta Marte

que tiene muchos enigmas y que de acuerdo con las diferentes misiones que se han realizado en un par de décadas podamos visitar este hermoso lugar o incluso vivir en él.

Conclusiones

Encontrar vida en otras partes del sistema solar es complicada aún con las diversas misiones que se han realizado.

Si bien se han encontrado algunos indicios de vida en Marte, queda pendiente el verdadero encuentro que confirme las teorías que se ha hecho la comunidad científica y sobre todo encontrar por lo menos una bacteria para confirmar la vida fuera de nuestro planeta.

Aun así, se posee evidencia acumulativa que favorece la posibilidad de que Marte, en un pasado, haya albergado agua y que esta haya sido óptima para poder sostener vida.

Sin embargo estoy seguro que gracias a la tecnología que cada vez mejora algún día se podrán encontrar indicios de algún tipo de vida en Marte.

Bibliografía

 

 

 

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography