Ciencias de la Ingeniería

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK-49-CI Teclado Didáctico – Piano

Asesor: Zayda Maya Solis

Autor: Santiago Fragoso Alegria

Resumen

La música es parte de la vida cotidiana. Es muy interesante el conocer como se interpreta una melodía con algún instrumento, es por eso que elaboramos  un “Teclado Didáctico – Piano” con diferentes materiales como lo son Limones, Agua, Playdoh y hasta con un lápiz así podemos divertidos y aprenderemos como se toca un piano.

Pregunta de Investigación

¿Podemos realizar un teclado didáctico con diferentes objetos divertidos?

Planteamiento del Problema

Sabemos que a todos nos gusta la música, pero a veces nos es complicado aprender cómo se hace, es por eso que buscaremos algunas formas de que a las personas les llame la atención aprender a tocar un teclado (piano) con diferentes materiales con los cuales les incitaremos a jugar y aprender a tocarlo. 

Antecedentes

Antes de conocer un teclado musical tendremos que conocer el piano. 

Sin ser expertos en música hemos escuchado el piano en casi cualquier lado, nos ha acompañado a lo largo de nuestra vida en múltiples ocasiones puesto que es un instrumento base para cualquier tipo de música, desde clásica, el jazz, en complejas composiciones orquestales, hasta lo moderno. Con este grandioso instrumento podemos interpretar las más sutiles y encantadoras melodías, o para crear con él oscuros y amenazadores sonidos.

El Piano

El piano no ha sufrido transformaciones importantes desde mediados del siglo XIX. Hasta ahora, sólo se ha perfeccionado su construcción, se han añadido nuevos materiales, nuevas formas de unir las piezas o mejoras que hacen más compleja la idea fundamental de su inventor Cristofori, que creó el primer piano a principios del siglo XVIII. El piano consiste, esencialmente, en una serie de pequeños martillos movidos por palancas (accionadas, a su vez, por las teclas blancas y negras) que golpean una serie de cuerdas dispuestas horizontal o verticalmente a lo largo de un gran cajón de madera. Este sistema de palancas, martillos y teclas, con los mecanismos necesarios para que funcione a la perfección, no se ha visto alterado hasta la aparición, durante la segunda mitad del siglo XX, de otra clase de instrumentos de teclado: los pianos eléctricos y electrónicos. 

Los nuevos instrumentos de teclado, por supuesto, no han desplazado al clásico piano a pesar de que con ellos se logre extraer sonidos nunca antes oídos, mismos que el piano no puede crear. Estos teclados eléctricos no han venido a sustituir al piano; en cualquier caso, a acompañarlo, abriendo caminos para la música. Por otro lado no toda la música para piano puede ser interpretada con estos nuevos instrumentos ya que no es la misma calidad de sonido a comparación de un piano de concierto. Los teclados electrónicos son más adecuados para la música pop o música electrónica. Con ellos creamos nuevos sonidos o imitamos instrumentos.

El Piano y Los Niños

El aprendizaje del piano plantea ciertas dificultades para los niños; en realidad, para cualquiera que se acerque a él por primera vez.

Las dificultades del piano. En primer lugar, se trata de un instrumento de una amplitud de registro considerable en relación con otros instrumentos, como la flauta que alcanza de dos o tres octavas, según el tipo de flauta, el piano de concierto puede alcanzar hasta ocho octavas, lo que se traduce en un número de teclas de hasta 88.

En algunos casos, las teclas que deben tocarse según la melodía que se interpreta se encuentran un poco alejadas entre sí, lo que dificulta el trabajo, especialmente de unas manos pequeñas como las de los niños. Puede ser vencida poco a poco, mediante ejercicios y esperando a que la manos se desarrollen, por lo que no es necesario forzar los dedos. Lo fácil son las melodías cortas y populares, estas no exigen grandes desplazamientos sobre el teclado.

El piano es un instrumento que exige un nivel elevado de coordinación de las manos y de los pies. Las manos deben desplazarse sobre el teclado, y los dedos deben tocar correctamente las teclas. Cada dedo debe aprender a ir por separado con respecto a los otros. La independencia de los dedos no es algo natural, sino que se consigue con entrenamiento. El alumno también deberá familiarizarse con la fuerza adecuada para tocar las teclas para interpretar una melodía. Esto dependerá de la práctica y del sentido artístico de cada quien.

El piano es un instrumento que permite tocar varias notas a la vez (acordes) o bien tocar notas por separado. Esta es una de las razones de sus grandes posibilidades, pues existen muchísimas combinaciones de sonidos para formar acordes y la capacidad para combinar acordes con notas individuales es infinita.

Al tocar con dos manos, la complejidad melódica y rítmica de este instrumento es considerable. Una mano debe coordinarse con la otra para que la melodía que la una interpreta pueda ser correctamente acompañada con la melodía o la serie de acordes que interpreta la otra. Esto viene a significar que el músico tiene que leer dos textos a la vez: los correspondientes a cada una de las manos. Esta lectura de la partitura, compleja, exige un esfuerzo intelectual que se corresponde con un buen entrenamiento mental. Quizá algunos niños, poco avezados en el manejo de procesos mentales abstractos, encuentren mayor dificultad que otros.

A propósito de la doble actividad a la que se ve obligado el niño tocar y leer al mismo tiempo una partitura.

La mejor edad para aprender a tocar el piano puede situarse entre los ocho y los nueve años. Pero cualquiera que quiera iniciarse en tocar el piano lo puede hacer en cualquier edad, la agilidad y las capacidades de coordinación pueden determinar o limitar el grado de dominio sobre el piano.

A diferencia de lo que ocurre en otros instrumentos, el piano realiza prácticamente todo el trabajo de la producción de sonido: el músico con mínima presión de las teclas puede producir ya sonido, por lo tanto, no es un instrumento difícil de tocar. 

El piano permite disfrutar plenamente de la música sin necesidad de ningún acompañamiento. La práctica de este instrumento puede parecer demasiado solitaria, Se integra en cualquier conjunto de todo tipo de música, ya sea acompañando a otros instrumentos o a la voz.

Por otro lado, la complejidad del piano y el esfuerzo intelectual que exige lo hacen especialmente adecuado para aquellos niños de capacidad intelectual avanzada que se aburren en la escuela al no encontrar, desafíos a su altura. En este sentido, el piano puede ser un continuo reto en el que se unen tanto el placer de la creación artística como el de la auto-superación intelectual.

¿Piano o teclado? – La elección del instrumento

La elección entre teclado y piano para el inicio del aprendizaje dependerá de la orientación del niño o del adulto. Si se pretende que el niño no sólo se inicie en este instrumento, sino que se le quiere dar la oportunidad de continuar el estudio del mismo, quizá resulte preferible proporcionarle desde el principio un piano acústico, siempre de la mejor calidad que sea posible para el presupuesto de que se disponga. Si se sospecha que el instrumento de teclado puede convertirse tan sólo en un juguete o que no será el principio de una carrera posterior, o si el interés del intérprete se acerca más a la música pop que a los grandes clásicos, puede ser preferible adquirir un teclado. En estos casos, el teclado dispondrá de un mínimo de cuatro octavas (49 teclas en total) y de teclas de tamaño natural, y no reducidas.

Es más importante que el teclado tenga una buena calidad de sonido que una gran cantidad de sonidos almacenados. Muchos de los sonidos que ofrece el teclado pueden acabar siendo sólo curiosidades que no vamos a usar después de haber jugado con ellos algunos días. Conviene que el teclado pueda reproducir con la mayor fidelidad posible dos o tres tipos de sonidos de piano (de concierto, eléctrico, etc.) y algunos tipos de órgano (Farfisa, Hammond, etc.). También es aconsejable que el teclado garantice, en lo posible, un funcionamiento mecánico, sobre todo de las teclas, capaz de reproducir la sensibilidad de un piano acústico.

La opción de teclados electrónicos basados en el sistema MIDI (un formato de codificación digital del sonido) nos ofrece la posibilidad de grabar nuestra propia música y garantiza la comunicación de nuestras composiciones con un amplio número de máquinas, incluidos los ordenadores personales. Esta posibilidad resulta interesante si la compra de un teclado responde a la intención de hacer música con otros amigos, por ejemplo, en una banda de pop. Así, un teclado electrónico MIDI puede ser una buena inversión si se quieren adquirir otros instrumentos y aparatos de grabación y modificación del sonido con los que construir un pequeño estudio casero de producción de música.

Sin llegar quizá tan lejos, si nuestras intenciones son más modestas, cabe tener en cuenta lo siguiente: en casi cualquier hogar existe ya un ordenador, por lo que podemos plantearnos la posibilidad de adquirir un teclado y un programa de ordenador, no excesivamente caro, para poder usar la máquina como una pequeña grabadora. Mediante el teclado MIDI y algunos programas adecuados, podemos convertir el ordenador personal en un pequeño estudio en el que grabar nuestros ejercicios y escucharlos. El teclado nos permitirá jugar con diversos sonidos y también posibilitará que escuchemos nuestra propia interpretación. Es éste un aspecto que puede convertirse en un buen aliado del aprendizaje, pues, a veces, mientras practicamos una y otra vez este o aquel ejercicio sobre el instrumento, podemos perder la perspectiva de lo que estamos haciendo y cometer errores o adquirir vicios que podrían evitarse si pudiéramos oírnos a nosotros mismos tocar. En este sentido, el ordenador personal puede ayudarnos mucho.

Tanto el piano como el teclado pueden cumplir perfectamente el papel de iniciadores en el mundo de la música. El piano es un instrumento completo y complejo, con el que pueden abordarse todos los secretos de la música y sus dificultades, siempre teniendo en cuenta que no puede saltarse de un nivel a otro de dificultad con demasiada rapidez. La armonía, el ritmo y cualquier otra área de la teoría musical abren sus puertas al pianista para que puedan ser exploradas. Pero si nuestra pretensión es otra –el simple divertimento a partir de las inmensas posibilidades de estos instrumentos-, hallaremos en los teclados una forma perfecta de sentirnos dueños de la música.

Makey Makey – Placa electrónica 

El Makey Makey comenzó como un proyecto iniciado por dos estudiantes es un proyecto académico y artístico. Ahora es tanto un negocio como un proyecto con miles de colaboradores de la comunidad, y cada día se unen más a las filas de inventores; es un kit de invención fácil de usar.

Es una placa electrónica con una distribución de “botones” similar al mando de una videoconsola y que puede funcionar en sustitución de un teclado o ratón, lo que permite enviar órdenes a la computadora que se encuentre conectado.

La idea de Makey-Makey es sencilla y simple. Consiste en una placa de electrónica basada en Arduino con un cable USB que se conecta a la computadora como un periférico más, de manera que da la oportunidad a sus usuarios de buscar y encontrar nuevas maneras de interactuar con sus ordenadores, potenciando la creatividad, la imaginación y el diseño.

El funcionamiento es sencillo: en vez de pulsar las teclas lo que hacemos es cerrar el circuito mediante contactos o pinzas de cocodrilo obteniendo el mismo input que pulsado un botón, esto nos ayudará a simular las teclas para generar sonidos de un piano con diferentes objetos o materiales diferentes de una manera divertida, la cual nos ayudará a que la gente se acerque a un instrumento.

Objetivo

Realizar un teclado didáctico con diferentes materiales apoyándonos de una computadora y una placa electrónica, para podernos divertir y al mismo tiempo aprender a utilizar un instrumento musical.

Justificación

A mucha gente no le interesa conocer cómo se toca un instrumento, es por ello que me interesó saber si es posible realizar un teclado con objetos o materiales comunes, donde podremos conocer diferentes formas de divertirnos y así aprender a tocar un instrumento musical.

Con el apoyo de una computadora y una placa electrónica que se conectan a diferentes objetos realizaremos el teclado y así incitar a la gente a tener un acercamiento con un instrumento de manera didáctica. 

Hipótesis

Si logramos realizar un teclado didáctico podríamos jugar y aprender a tocar un instrumento con diferentes objetos.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales:

  • 1 Computadora
  • 1 Makey makey
  • 11 Vasos pequeños con agua
  • 11 Limones
  • 2 Botes de Playdoh
  • 1 Lapiz
  • 1 Hoja de papel
  • 11 Alfileres
  • 12 Caimanes
  • 6 Cables

En nuestra computadora entramos al navegador y entramos a la pagina https://makeymakey.com/blogs/how-to-instructions/apps-for-plug-and-play, en esa pagina encontraremos varios programas diseñados para nuestra placa electronica (Makey Makey), eligiremos MK1 el cual es un piano de tipo sintetizador donde podremos seleccionar diferentes sonidos.

Ahora conectaremos nuestra placa al puerto USB de la computadora y los caimanes (Imagen 2) los cuales se conectaran a la placa que funcionan como una tecla de nuestra computadora ya están predeterminados para la placa.

 

En el paso siguiente podremos ocupar una de las 4 opciones:

  • 11 trozos de playdoh,
  • 11 limones,
  • 11 vasos con agua
  • 1 hoja de papel donde dibujaremos 11 teclas con lápiz.

Cada uno de los objetos van a conectarse a un caimán, podemos apoyarnos de alfileres para que hagan una buena conexión entre el objeto y el caimán, cada caimán simula una tecla (arriba, abajo, izquierda, derecha, espacio, click, w, a, s, d, f) por debajo de la placa esta la tecla de la tierra esta nos ayudara a cerrar el circuito para que activemos cada tecla, aquí conectaremos un caimán mas a otro objeto o bien puede tocar nuestro cuerpo y al tocar el objeto y el caimán se activa la tecla y generara un sonido de acuerdo a la tecla asignada al objeto.

Así cambiaremos los objetos para jugar y aprender a tocar el piano.

Galería Método

Resultados

Realicé con diferentes objetos divertidos y poco comunes un piano que puede motivar a las personas a aprender a tocar o bien a realizar algún juego divertido con esta placa electrónica que ademas descubrí que se le puede dar diferentes usos, como control para videojuegos o bien una ruleta de colores.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Aprendí a tocar el piano y a diferenciar las teclas con cada uno de sus sonidos, lo mas interesante es que puedes mezclar diferentes sonidos para poder interpretar una pequeña canción, en mi caso aprendi a tocar lo mas basico ya que se requiere de mucha practica, de mucho tiempo y pasciencia para estudiando y conocer los acordes.

En mi caso fue muy divertido ya que utilizamos objetos que no imaginabamos que podian ser conductores los cuales nos ayudaron a activar las teclas de nuestro piano, podriamos haber ocupado casi cualquier objeto.

Bibliografía

Ricardo Fernandez Romero. (1993). Iniciación al Piano y los Teclados. Madrid España: Tikal.

Gabriel Sierra Fincke. (2014). Mis Ejercicios. En Piano Juguetón de Gatito Pelón(6-30). México D.F. : Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura.

 

Eric Rosenbaum. (2017). MK-1. Mayo 2020, de Makey Makey Sitio web: https://ericrosenbaum.github.io/MK-1/

Summary

Didactic Keyboard – Piano

Research Question

Can we make a didactic keyboard with different fun objects?

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography