Ciencias de los materiales

PP-CM-111-PM Repelente de mosquitos natural para niños

Salud y Bienestar

Asesor: Zayda Maya Solis

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Ana Paola Monroy[Barroso]

Resumen

Este proyecto de investigación surgió a raíz de que, en los meses de octubre, noviembre y diciembre en nuestra comunidad hay mucha cantidad de mosquitos, por las temporadas de lluvias que se presentan y la humedad del ambiente, lo que fomenta el crecimiento continuo de estos insectos, los cuales traen consigo enfermedades, como es el caso del dengue u otras afecciones, la elaboración de un repelente natural reemplazaría el uso de los repelentes que ofrece la industria farmacéutica, los cuales en algunos casos llegan a ser perjudiciales para el medio ambiente y en muchas otras situaciones ocasionan alergias a las personas, principalmente a los niños.

 

Pregunta de Investigación

¿Se puede elaborar un repelente de mosquitos natural para niños?

Planteamiento del Problema

En la actualidad existen diferentes repelentes de mosquitos, sin embargo, estos dañan el medio ambiente y en ocasiones provocan reacciones secundarias en la piel de las personas, principalmente de los niños pequeños, estos productos se han utilizado clásicamente desde aproximadamente mediados del siglo XX, para impedir las picaduras de los mosquitos, sobre todo en áreas endémicas de enfermedades infecciosas graves.

Como medidas de prevención generales, es recomendable evitar los hábitats de las especies causantes de picaduras molestas y llevar ropa adecuada que impida las picaduras. Sin embargo, frecuentemente puede ser necesario el uso de repelentes.

La transmisión de enfermedades infecciosas por insectos constituye una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo. Las estadísticas epidemiológicas indican que los mosquitos actúan como vectores de infecciones a más de 700 millones de personas por año.

Cabe destacar que no sólo es un problema de salud en el tercer mundo, sino que los países más avanzados tienen problemas de este tipo, las picaduras de insectos, concretamente mosquitos.

Los repelentes son compuestos químicos que, aplicados sobre la piel, interfieren los receptores químicos de los insectos e impiden que éstos se fijen a la piel para realizar la picadura. Estos productos sólo actúan cuando el mosquito se encuentra a poca distancia de su objetivo, es decir, a poca distancia de nuestra piel.

El repelente ideal sería un compuesto orgánico de origen natural de características volátiles, con una capacidad de evaporación limitada que permitiera una eficacia de más de 8 horas, efectivo para diferentes especies de mosquitos, sin capacidad irritante de la piel y las mucosas, sin toxicidad sistémica, resistente al agua, pero no demasiado aceitoso, resistente a la abrasión y finalmente sin olor. 

Esta definición teórica no se ajusta a ninguna repelente utilizado hasta ahora, y hay que remarcar que diferentes especies de insectos u otros mosquitos reaccionan de diferente manera ante un mismo repelente.

La eficacia del repelente depende básicamente de la concentración, la frecuencia y la uniformidad de la aplicación.

Así, la abrasión de la ropa, la capacidad de absorción de la piel, el baño o el lavado de la piel con agua (incluida el agua de lluvia) y los ambientes de altas temperaturas (cada 10 ° C de temperatura disminuyen un 50% el tiempo de protección) son factores que disminuyen la eficacia de estos productos.

 

Antecedentes

Los insectos, es una de las clases más variadas y con más individuos del Reino Animalia, son estudiados por la entomología. Estos animales invertebrados son vectores, o sea, transmisores de una variedad muy extensa de enfermedades infecciosas, que son una de las causas principales de morbilidad (proporción de personas que enferman en un sitio durante determinado tiempo) y de mortalidad (la cantidad de personas que fallecen de acuerdo con la población) en el Mundo. 

Las estadísticas epidemiológicas muestran que alrededor de 700 millones de personas al año sufren de alguna enfermedad transmitida por mosquitos, que son los insectos que más enfermedades transmiten. Pero no es solo por estas razones que los repelentes son ampliamente utilizados, la picadura de un insecto puede ser molesta o incluso causar problemas más graves a la salud como pueden ser infecciones (por la herida) o alergias.

Figura 1. Mosquito.

Concepto de repelente de insectos.

Son sustancia o mezcla de sustancias de origen químico o natural como aceites esenciales derivados de plantas, ofrece protección contra las picaduras, destinado a propiciar un ambiente para destruir, prevenir, eliminar, repeler el insecto e incluso mitigar el efecto que se genera sobre la piel o la salud del ser humano, puede generar un efecto conductual sobre el insecto hematófago, haciendo que este se aleje del ser humano.

(H. Diaz, 2016).

Los repelentes no son utilizados solo por seres humanos, sino que hay evidencia de los primates utilizando plantas para su protección contra insectos. También una gran variedad de plantas ha desarrollado un sistema de defensa contra insectos herbívoros, estos sistemas funcionan en base a los aceites que nosotros utilizamos para la producción de repelentes. Tampoco se debe creer que la utilización de repelentes es reciente, por lo contrario, hay pruebas de la utilización de humo y plantas como protección contra insectos por parte de griegos, egipcios, fenicios y otras civilizaciones. Pero en el siglo XX se comenzó a investigar sobre compuestos potentes que pudieran repeler y así evitar bajas en los ejércitos debido a epidemias de Tifus y Malaria (ocurridas en la Primera Guerra Mundial). A fines de los años 20 se patentaron los primeros repelentes, pero fue 1946 el año en que cambió la historia de los repelentes con el descubrimiento del DEET o N, N-dietil-3-metilbenzamida, que es desde 1956 el repelente más utilizado en el mundo. 

Los repelentes fabricados en base a DEET son altamente eficaces, con una baja toxicidad cuando son correctamente utilizados, pero con riesgos ante la exposición indebida al mismo, especialmente al ser manipulados por niños. Debido a esto es que muchos repelentes naturales son comercializados y más seguros.

Como se indicó anteriormente algunas plantas desarrollaron un sistema de defensa contra insectos herbívoros, por lo que con el aceite esencial extraído de determinadas plantas es posible hacer un repelente. Un aceite esencial es un compuesto formado por muchas sustancias químicas sintetizadas por las plantas y que dan el olor característico de las mismas. Están compuestos por más de 100 sustancias químicas, de las cuales las responsables del olor (por lo tanto, de repeler) pueden ser: aldehídos, cetonas, ésteres, etc.

La eficacia del repelente depende básicamente de la concentración, la frecuencia y la uniformidad de la aplicación. Así, la abrasión de la ropa, la capacidad de absorción de la piel, el baño o el lavado de la piel con agua (incluida el agua de lluvia) y los ambientes de altas temperaturas (cada 10 ° C de temperatura disminuyen un 50% el tiempo de protección) son factores que disminuyen la eficacia de estos productos.

Figura 2. Uso de Repelente.

Ventajas de usar Repelentes Naturales.

Los mosquitos pueden ser una molestia cuando se trata de disfrutar del aire libre. El leve zumbido que nos recuerda esos molestos piquetes que recibimos cuando menos lo esperamos. Poco después, el picor y la inflamación comienza cuando nuestros cuerpos reaccionan al ataque.

El picor y la hinchazón puede durar desde unas horas a semanas, además transmiten enfermedades, algunas muy graves, y pueden ocasionar graves reacciones alérgicas. Al igual que con la salud, a fin de evitar las picaduras de mosquitos, tenemos que ejercer la prevención como un primer paso. Esto incluye librar a nuestro medio ambiente de muchas de las cosas que atraen a los mosquitos. 

Por otra parte, en lugar de utilizar algunas de las variedades más comerciales repelentes de mosquitos que contienen DEET (una neuro-toxina mortal), debemos tomar ventaja de las muchas alternativas seguras que están fácilmente disponibles para nosotros hoy.

Figura 3. Citronela repelente natural.

 

 

 

 

 

Objetivo

Elaborar un repelente de mosquitos natural que no dañe a los niños.

 

Justificación

Este proyecto de investigación surgió a raíz de que, en los meses de octubre, noviembre y diciembre en nuestra comunidad hay mucha cantidad de mosquitos, por las temporadas de lluvias que se presentan y la humedad del ambiente, lo que fomenta el crecimiento continuo de estos insectos, los cuales traen consigo enfermedades, como es el caso del dengue u otras afecciones.

Hipótesis

Si los repelentes de mosquitos naturales, pueden ser una alternativa saludable y segura entonces podremos evitar el acercamiento de estos insectos a nuestra piel o ropa.

Método (materiales y procedimiento)

En el presente trabajo se usó la metodología de la Investigación experimental.

El proceso para la fabricación del repelente se inició con el siguiente material y procedimiento.

Material e Ingredientes.

  • 50 gotas de aceite de lavanda
  • 50 gotas de aceite de citronela
  • 80 mililitros de vinagre de sidra de manzana orgánico
  • 120 mililitros de agua natural 
  • 1 taza medidora
  • 1 gotero
  • 1 recipiente de vidrio
  • 1 botella de spray de plástico 

Figura 4. Ingredientes

 Figura 5. Materiales.

  1. En un recipiente de vidrio coloque el vinagre de manzana, el agua y los aceites esenciales.

Figura 6. Incorporando ingredientes en el recipiente.

  1. Mezcle todos los ingredientes y guárdelo en un lugar donde lo verá a diario. Agite bien todos los días durante 2-3 semanas.

Figura 7. Mezcla de ingredientes.

  1. Después de 2-3 semanas, vierta la mezcla y guárdela en la botella con atomizador preferiblemente en el refrigerador.

Figura 8. Repelente natural.

Modo de usar el repelente de mosquitos natural:

Los aceites y el agua no se mezclan, así que asegúrate de agitar el repelente de insectos antes de usarlo.

Si lo vas a aplicar en tus brazos o piernas lo puedes rociar directamente con el atomizador y luego con tus manos lo esparces un poco si es necesario.

Si quieres aplicarlo en la cara, tienes que poner un poco en la palma de tus manos y luego esparcirlo en tu cara, teniendo cuidado de no tocar tus ojos ni la boca.

Luego simplemente rocíe sobre la piel cada 6 horas. 

 

Galería Método

Resultados

Después del procedimiento realizado obtuvimos un repelente con una consistencia muy ligera y un aroma agradable.

Se logró un repelente natural que no irrita la piel y resistente al agua, ya que al entrar en contacto con ella observamos que la protección y olor perduraban.

Por lo tanto, lo que no se logró fue un repelente sin olor, ya que el aceite esencial de dichas plantas utilizado tiene una concentración muy alta y continuaba su aroma, pero observamos que debido al olor de dichos aceites es que los mosquitos no se acercan y este los repele.

Figura 9. Uso de repelente natural.

 

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Después de la revisión de la información y mi experimentación: 

Aprendí que el empleo de un repelente de mosquitos natural proporciona varias ventajas a la hora de prevenir las picaduras, ya que este producto no irrita la piel y observamos que suelen tener un amplio espectro de actividad y son eficaces frente a los mosquitos y diferentes tipos de insectos.

Además, que realizar nuestros propios productos de forma natural, me dio la oportunidad de ver la importancia que tiene que el repelente no dañe nuestro cuerpo y sea amigable con el medio ambiente al ocupar ingredientes naturales.

 

Bibliografía

  1. H. Diaz. (2016). Chemical and Plant-Based Insect Repellents: Efficacy. WILDERNESS & ENVIRONMENTAL MEDICINE, 153–163.

 

  1. Enciclopedia Ilustrada de Remedios Naturales. Dr. C. Norman Shealy. España: Könemann, 1999.

 

  1. Ansari MA, Razdan RK. Relative efficacy of various oils in repelling mosquitoes. Indian J Malariol. 1995; 32:104 – 111.

 

  1. Rev. biomédica vol.28 no.3 Mérida sep./dic. 2017.
  2. Aros, J. (2015). Propiedades insecticidas del aceite esencial de Chenopodium ambrosioides L. (Chenopodiaceae) sobre Sitophilus zeamais motschulsky. Editorial: n/a
  3. Revista Biomédica en línea.

https://doi.org/10.32776/revbiomed.v28i3.571

 

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography