Ciencias Sociales y Humanidades

PP-SH-143-CY El hombre y el gato.

Salud y Bienestar

Asesor: Itzel Rodríguez Mejía

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Resumen

El gato ha sido compañero del hombre desde hace miles de años, la relación entre el ser humano y este animal se ha ido transformando con el paso del tiempo. Todo comenzó cuando los agricultores los adoptaron para proteger sus granos de los ratones,después una antigua civilización los adoraba y hoy son una de las mascotas más queridas por las personas.

Pregunta de Investigación

¿El gato es el mejor amigo del hombre?

Planteamiento del Problema

Dicen que los gatos no son muy tiernos, que no les gustan mucho los humanos, pero creo que es un mito. Quiero quitar los prejuicios sobre estos animales.

Antecedentes

El hombre domesticó a los gatos hace más de diez mil años, mucho antes de que los felinos se convirtieran en compañeros de los faraones del antiguo Egipto, según un artículo de la revista Science. Una investigación más reciente realizada por el paleontólogo Jean-Denis Vigne, trata de explicar la relación entrañable entre los felinos y los humanos.

Objetivo

Conocer la relación del hombre con el gato y cómo es que el humano logró domesticarlo.

Justificación

Me interesa saber cómo  interactúan los gatos con los humanos, es un animal que me gusta mucho y quiero tener uno como mascota.

Hipótesis

Si conocemos mejor al gato entonces puede establecer una mejor relación con su dueño.

Método (materiales y procedimiento)

Para mi investigación me apoyé de algunos libros que tengo en casa, algunas páginas y videos de internet, entrevistas a familiares que tienen gatos como mascotas: ¿Por qué eligieron un gato y no otro animal? ¿Consideran que es una buena compañía? ¿Creen que es el mejor amigo del hombre? Pero sobre todo de mi experiencia al convivir con  algunos gatos. 

Primer acercamiento

El gato se convirtió en un animal de compañía apreciado por su dulzura, su gracia y su indolencia, pero sobre todo por ser un animal protector. Al cazar pequeños roedores, protegía los silos donde los egipcios guardaban su cosecha (sobre todo el trigo), recurso vital para este pueblo de agricultores. Al cazar ratas, el gato elimina un vector de enfermedades graves (como la peste. Además, al cazar serpientes (sobre todo víboras cornudas), hacía más seguros los alrededores de los hogares.

Según el paleontólogo Jean-Denis Vigne, esta relación se inició como una necesidad humana.

“Parece que los gatos se acercaban a las aldeas donde los cereales atraían a los ratones”, señala.

“Creo que los seres humanos rápidamente entendieron que podían utilizar a los felinos para reducir el número de roedores”, añade.

Pero esto no significa que los gatos no hayan establecido relaciones con las personas con anterioridad. De hecho, se cree que los gatos ya rodaban por tierras europeas mucho antes.

La primera prueba concreta de la amistad entre gatos y hombres fue hallada en una tumba descubierta en las cercanías de lo que fue una aldea neolítica identificada como Shillourokambos, en la isla mediterránea de Chipre.

En el lugar se encontraron los restos de un ser humano, de un gato y una amplia variedad de objetos que reflejan una “amistad” especial entre los hombres y los felinos. Esa asociación entre gatos que eran salvajes y los seres humanos probablemente comenzó al surgir las sociedades agrícolas en la región occidental de Asia durante el Neolítico, aproximadamente entre 11.000 y 10.000 años atrás, según un artículo de la revista Science.

La relación especial entre los gatos y el hombre se logró determinar en la tumba encontrada en Chipre por el hecho de que ambos cuerpos estaban colocados simétricamente y ambas cabezas dirigidas hacia el oeste.

Además, los huesos del felino no mostraban ninguna desarticulación indicativa de que hubiese sido sacrificado o maltratado de alguna forma, agregó el científico, quien señaló que se desconoce la causa de la muerte del animal.

Evolución

Según un nuevo estudio, que ha permitido analizar ADN antiguo, estos felinos evolucionaron hasta convertirse en los animales domésticos que conocemos hoy gracias a varias olas de domesticación. Los análisis revelan que todos los gatos domésticos descienden del gato salvaje africano Felis silvestris lybica.


La preservación del grupo de genes de los gatos domésticos que viven en nuestros hogares en la actualidad tan solo fue posible gracias a la gran contribución de los pueblos de Oriente Próximo y Egipto, según señala el trabajo liderado por la Universidad de Lovaina (Bélgica).

Algunos científicos observaron los distintos patrones en la piel de los gatos a lo largo de la historia y descubrieron que la mutación genética recesiva asociada con las clásicas marcas del gato atigrado, o gato tabby, no aparecieron hasta la Edad Media. Hasta entonces, la mayoría de los gatos antiguos tenías rayas.

Este proceso se dio en un primer momento en el suroeste de Asia y, posteriormente, se extendió por toda Europa y África, concluyendo que la domesticación más temprana del gato estuvo enfocada con toda probabilidad a los rasgos del comportamiento, en lugar de a factores más estéticos.

Los gatos en Egipto

Los gatos eran los animales preferidos de los faraones. Desde el Imperio Nuevo, que comenzó en el 1552 a.C., la imagen del gato decoraba las tumbas de los miembros de la realeza. La reina Tiy, la princesa Satamón o el príncipe Tutmosis, primogénito de Amenhotep III, pasaron a la historia como los primeros catlovers de renombre. La gata Tamit, fiel compañera del príncipe Tutmosis, recibió sepultura en un lujoso sarcófago de piedra con bellos relieves e inscripciones jeroglíficas.

Prueba de la gran importancia de estos animales para la sociedad egipcia, es que los embalsamaban y momificaban al igual que a los humanos de la realeza. Es más, algunos miembros de la realeza deseaban ser enterrados junto a sus mascotas para seguir juntos en el más allá. Por no mencionar que el hecho de que un gato muriera acarreaba un periodo de duelo y de luto para la familia del animal.

Tal era el aprecio que los egipcios les profesaban a los felinos, que el maltrato de uno de ellos era fuertemente castigado. Otra curiosidad destacable es la importancia de los ojos de gato. Se creía que podían ver el alma humana, de ahí que las mujeres y hombres del antiguo Egipto se maquillaran los ojos de una manera tan felina.

También existía una diosa gatuna llamada Bastet,  era venerada en todo Egipto. Sin embargo, su culto se celebraba principalmente en la ciudad de Bubastis, situada en el Delta del Nilo, localidad que actualmente se conoce como Zagazig.

Protectora de los gatos, su templo en Bubastis constituía un hogar para estos animales, que recibían exquisitos cuidados por parte de las sacerdotisas. Cuando un gato fallecía, lo embalsamaban y se lo ofrecían como ofrenda a la diosa. Esta práctica se extendió entre los peregrinos, que llevaban a sus gatos momificados cuando fallecían al templo de Bubastis, para que Bastet los guardara en el más allá.

El mito del gato negro

Aunque los romanos también veneraron a los gatos y les dieron un gran valor, en la Edad Media todo cambió y estos felinos fueron percibidos de forma muy diferente: se creía que los gatos negros eran demoníacos, sinónimo de brujería y por eso los empezaron a perseguir.

En Europa, especialmente en Francia, Alemania e Inglaterra, el odio hacia estos animales era tal que los quemaban vivos. Sin embargo, ante la casi desaparición de estos felinos los roedores se empezaron a multiplicar y Napoleón no tuvo más remedio que aceptar su cría para acabar con las plagas.

Ya en la época de Pasteur el gato volvió a ser querido y admirado por su limpieza. Se trataba del único animal de la época que no transmitía microbios y que se la pasaba limpiándose con su lengua.

El gato en la actualidad

El 20 de febrero se celebra el Día Mundial del Gato, por ello la Fundación Affinity inició la campaña:  “Contigo 7 Vidas”  y publicó los resultados de un estudio poblacional para conocer cuál es el papel del gato en nuestros hogares y cómo podemos definir la relación entre los propietarios y sus felinos.

De esta investigación se desprende que la relación entre las personas y sus gatos es muy estrecha y con un fuerte componente afectivo. Por ejemplo, los propietarios consideran a su gato como un compañero, un confidente y un miembro más de la familia en quien encuentran una fuente de apoyo emocional en momentos de dificultad. Para una mayoría de personas, su gato es una fuente de compañía constante (83%), siempre está allí cuando lo necesitan (67%) y comparten con él confidencias que no dirían a nadie más (60%). Una evidencia que contrasta con la percepción de que la relación con los gatos es distante.

“Este estudio nos ha permitido descubrir que el 77 % de las personas que conviven con un gato aprecia el temperamento independiente de su animal y esto significa que respetan y les gusta la personalidad del gato”, destaca Isabel Buil. Tanto es así que el 94 % de las personas que tiene un gato disfruta simplemente con mirarlo.

Imagen 6.- Gato domesticado en la actualidad.

Mejoran la salud

Un estudio realizado por los científicos de la Universidad de Minnesota, en Estados Unidos, descubrió que los dueños de felinos tenían un 30% menos de probabilidades de  sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral. El estudio puso en marcha una evaluación de4.000 voluntarios, de los cuales 2.000 tenían gato y otros 2.000 noAdemás, se buscó un arco muy amplio de la población, con personas de entre 30 y 75 años, de ambos sexos, para dotar a la muestra de la mayor representatividad.

Según el profesor, Adnan Qureshi, la explicación de este porcentaje está relacionada con la sensación anti estrés que implica acariciar a los gatos. Interactuar con estos felinos provoca sentimientos en el ser humano que relajan su ansiedad y producen un estado de desconexión que calma nuestro sistema nervioso, no solo a niveles psicológicos sino también biológicos, regulando los biorritmos.

El gato solo maúlla para interactuar contigo.

Solemos pensar que el maullido es el sonido habitual que los gatos producen para comunicarse con su entorno. Sin embargo, un estudio del Centro ASPCA ha determinado que este sonido solo lo utilizan para mantener una comunicación con humanosEl maullido no suele dirigirse a otros gatos ni a otros animales.

 

Galería Método

Resultados

Los gatos han estado presentes en la vida del humano desde hace miles de años, fueron muy útiles para combatir plagas de roedores y por eso el hombre los adoptó. Nos ayudan a relajarnos y  a mantener tranquilo nuestro sistema  nervioso. Además, de acuerdo a las entrevistas realizadas, todas las personas que tienen un gato como mascota coinciden en que son unos animales muy independientes, limpios y cariñosos. Sin embargo, conservan en su memoria un poco de su  instinto salvaje y les gusta cazar y  comer carne. Desde el inicio de su  relación con los humanos han hecho  un buen equipo y tiene todo el sentido  que el humano haya querido  domesticar a este animal tan hábil e  inteligente. Sus ojos son tan profundos  que por eso pueden ver cosas que  nosotros no.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Después de convivir con algunos gatos y ver como es su carácter y su forma de interactuar con las personas, puedo concluir que junto con los perros, son los mejores amigos del hombre y ¡ahora sí ya estoy listo para adoptar uno!.

Bibliografía

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography