Medio Ambiente

PP-MA-85-LE Plantando nuestra comida, cosechando nuestro futuro.

Acción por el clima

Asesor: Diana Laura Hernández

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Equipo [Isaac Jareth García Yebra ]

Resumen

Pregunta de Investigación

¿Qué tanto reduciremos nuestra huella ecológica teniendo un huerto en casa?

Planteamiento del Problema

Antecedentes

Objetivo

Justificación

Hipótesis

Método (materiales y procedimiento)

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Bibliografía

Summary

 

Este proyecto está basado en la idea de tener un huerto en casa para poder cultivar tus vegetales y así poder contribuir a disminuir la huella ecológica y tener alimentos más saludables en casa.

Research Question

¿Qué tanto reduciremos nuestra huella ecológica teniendo un huerto en casa?

Problem approach

El exceso de uso de la tierra provoca deforestación masiva. En los últimos 10 años, se han destruido nada menos que 13 millones de hectáreas. Y a su vez la contaminación que provoca el transporte de los alimentos para que lleguen a los supermercados.

Background

Los huertos en casa favorecen las cadenas cortas agroalimentarias, las cuales constituyen los modelos de alimentación y consumo más saludables y responsables con el medio ambiente. 

Tener un huerto en casa podría ser el primer gran paso para cambiar tu estilo de vida hacia uno más sano, responsable y ecológico. De hecho, los huertos en casa tienen múltiples beneficios: lograr una dieta saludable y a mejor precio; mayor entendimiento sobre los procesos de la naturaleza; tener alimentos durante todo el año; conocer el proceso de cultivo y la calidad de lo que comes; y contar con la posibilidad de mejorar los ingresos.

Hoy en día la mayor parte de la población vive en las ciudades, en un ambiente urbano, cargado de asfalto, ruido y estrés. Los paisajes y la actividad agrícola urbana y periurbana se ha reducido ostensiblemente, aumentando los espacios dedicados a la industria y a los servicios. Nuestro contacto con la Naturaleza se ha reducido en muchas ocasiones a los parques y jardines urbanos o a salidas esporádicas al campo los fines de semana. Este alejamiento del mundo natural y rural hace que al urbanita le cueste mucho entender los ciclos de la Naturaleza y los cambios estacionales. Además está acostumbrado a acceder a todo tipo de alimentos de una forma inmediata y en cualquier época del año, sin pararse a analizar de donde vienen estos alimentos ó en qué condiciones se han producido. Sin embargo, cada vez son más las personas que demandan el reverdecimiento de las ciudades, la recuperación de la agricultura urbana y periurbana y la preocupación por acceder a alimentos frescos y ecológicos. En este contexto, crear un pequeño huerto en casa, en un balcón, terraza o patio, se convierte en una actividad que puede ser muy satisfactoria y enriquecedora. De hecho cuanto más urbano es el paisaje que nos rodea más éxito tendrá esta experiencia que nos permitirá entender mejor la Naturaleza y valorar la contribución de la agricultura tradicional y ecológica al desarrollo sostenible.

Tipos de huertos 

Para empezar, es importante saber que existen diferentes tipos de huertos y en cada estilo necesitaremos distintos materiales e insumos. Cada tipo de huerto presenta sus ventajas y desventajas, pero en todos podemos obtener alimentos saludables.

Huerto blando 

Es la forma básica de cultivo cuando tenemos un área con suelo descubierto. Sólo se necesita preparar el terreno un poco, abonar, hacer unos surcos, poner las semillas o plántulas según el tipo de hortaliza, y esperar que empiecen a crecer nuestras plantas.

Huerto duro 

Se trata del cultivo en contenedores, macetas o muebles. Ideal para azotea, balcón y patios pavimentados. El crecimiento de las plantas depende exclusivamente del volumen de la maceta y de nosotros para el suministro de agua y nutrientes. 

Huerto vertical 

Perfecto para aprovechar y embellecer las paredes. Sólo se necesita una estructura para sostener nuestras macetas, o bien se pueden construir formas elaboradas de canaletas para sembrar nuestras hortalizas. Es ideal también para plantas medicinales y aromáticas

Huerto colgante 

Cuando no se tiene suelo descubierto, ni espacio en paredes para poner macetas o camas de cultivo, el huerto colgante es una solución. Ofrece la ventaja de que puedes moverlo según los requerimientos de luz solar y además se ven muy bonitos. 

Huerto invernadero 

Es un lugar estático cerrado con lona plástica, y accesible a pie que se destina al cultivo de plantas, tanto decorativas como hortícolas. En este sistema nuestras plantas están en condiciones controladas de temperatura.

Huerto hidropónico 

Si no cuentas con un sustrato, el agua puede ser tu mejor aliado para empezar cultivos hidropónicos. Es ideal para tener muchas especies de plantas aromáticas y medicinales. Si te animas por cultivar hortalizas en este estilo, vas a requerir algunos insumos externos.

 

Composta

Separa tus residuos y obtén abono El reciclaje de residuos orgánicos es fundamental para producir abonos. Si separamos correctamente los residuos de carácter orgánico (restos de cosechas y poda, cáscaras de verduras, frutas y huevo, etc.) podremos hacer compostaje. Un proceso de transformación de la materia orgánica empleado para descomponer aceleradamente los residuos orgánicos y obtener abonos que fertilicen nuestro suelo. Algunos pasos sencillos para hacer composta incluyen:

  • Hacer un hoyo de 1m por 1m y de 30 a 50cm de profundidad (en la tierra), también puedes utilizar un contenedor de madera o plástico (siempre con hoyitos o pequeñas hendijas para que se ventile) . 
  • Coloca en el fondo una capa de aserrín o ramitas y luego una capa de hojarasca.
  • Después coloca residuos orgánicos como cáscaras de fruta, verduras, huevo, residuos de café; o bien restos de poda o cosecha del huerto.
  • Cubre los residuos con otra capa de hojarasca y así hasta llenar el contenedor; también puedes cubrir de forma intercalada con tierrita. 
  • La composta estará lista después de 6 u 8 semanas, antes de usarla debes cernirla y los residuos más grandes volverlos a incorporar a la composta.
  • Hay que revisar que la composta siempre permanezca húmeda agregando un poco de agua sobre todo en la temporada de calor. 

CUIDADOS BÁSICOS DEL HUERTO 

  1. El riego: Siempre se debe regar en forma suave, dejando que el agua caiga como una lluvia fina. De preferencia se riega el suelo, no las plantas (son las raíces que absorben el agua, no las hojas). Jamás riegue directamente con cubeta o con el chorro de la manguera: esta es la manera más segura de destruir el suelo y perder así el trabajo realizado en la construcción de las camas altas. Para hacer un buen riego, lo más sencillo es usar una regadera o una botella regadera . Otra forma de riego es por goteo, que se puede hacer utilizando una cañería de plástico perforada. La mejor hora para regar es el atardecer o temprano en la mañana. Usted deberá regar su huerto cada vez que note que la tierra ha perdido humedad o las hojas de las plantas comienzan a ponerse lacias. Una forma adecuada para el verano podrá ser un riego profundo una vez a la semana y un riego superficial cada día. Una forma muy eficiente es colocando una botella de bebida desechable, con perforaciones finas en un lado, al final de la manguera. Este “regadera” se deja al suelo, regando la superficie de la cama. 
  2. Cosecha: Coseche de a poco, lo que cada día necesita para el consumo. Así estará comiendo siempre verduras frescas. Algunas plantas, tales como las acelgas y las lechugas, rendirán más si en vez de arrancarlas, las va cosechando hoja por hoja.
  3. Protección del exceso del sol: En verano las hortalizas pueden sufrir por exceso de sol haciéndose difícil mantener la humedad adecuada en las camas. Una forma de protección consiste en colocar los cultivos de gran tamaño en el lado poniente de las camas. De este modo, parte del día el resto de la cama permanecerá en semi sombra. Construir un sombreado o pequeña ramada sobre la cama, a más o menos un metro sobre ella. Así podrá hacer los trabajos con facilidad. Si el sol “pega” muy fuerte sobre el huerto, éste se puede cubrir con un techo vegetal o malla.

Objective

Hacer un huerto en casa para ver qué tanto puedo reducir mi huella ecológica.

Justification

Elegí este tema por mi preocupación por el cambio climático y la deforestación masiva.

Hypothesis

Si cada familia hace un huerto casero entonces reduciremos a gran escala nuestra huella ecológica.

Method (materials and procedure)

Para comenzar nuestro huerto orgánico lo que hicimos fue:

  1. Elegimos el lugar donde colocar el huerto 
  2. Verificamos que el suelo sea adecuado o por lo menos que no haya rocas grandes. Si el terreno es rocoso podemos formar poco a poco suelo.
  3. El huerto debe orientarse de norte a sur, es decir, a lo largo, para que reciba la mayor cantidad de luz posible 
  4. El huerto debe estar junto a una cerca o algunos árboles para protegerlo de los vientos fuertes 
  5. Hay que cercarlo para impedir la presencia de animales silvestres y domésticos.
  6. El tamaño del huerto depende de las necesidades de la familia y/o del terreno disponible. 
  7. En la planeación y distribución de las camas de cultivo se debe cuidar que el huerto sea fácil de trabajar, esté bonito y protegerlo de corrientes de agua.

Results

Hacer el huerto fue una experiencia enriquecedora porque participó toda mi familia y pudimos ver la importancia de tener un huerto en casa.

Los vegetales que cosechamos fueron rábanos y tomates, ya que no contábamos con el espacio para poner más variedad de vegetales, pero continuaremos hasta tener un huerto más grande.

El sabor de los vegetales fue agradable al gusto y fueron de buena calidad.

Discussion

Conclusions

Es bueno para el medio ambiente. Ya que si cultivamos en casa, los alimentos no necesitan ser transportados ni manipulados. También se ahorra dinero y recursos utilizando nuestra propia composta (abono casero) con los restos de comida y hojas del jardín en lugar de fertilizante sintético.

Alimentos para la familia frescos. Aunque actualmente existe suministro abundante de alimentos, tener un huerto en casa reduce la dependencia de tener que ir con frecuencia a una tienda de comida o supermercado, además del orgullo personal de llevar al plato nuestra propia cosecha. Aparte de que compartimos tiempo en familia al cosechar y cuidar del huerto.

Bibliography

https://web.ua.es/es/ecocampus/documentos/consejos-ambientales/huertos-sostenibles.pdf

http://indesol.gob.mx/cedoc/pdf/III.%20Desarrollo%20Social/Huertos%20Familiares%20y%20Comunitario

https://www.uv.mx/hab/files/2021/02/Manual-de-huerto-en-casa_HAB_DIF_2020.pdf

Cosecha Urbana, (2003). Memoria y Declaración 2003 La integración de la agricultura urbana en el desarrollo sostenible de las municipalidades. Centro Internacional de la Papa- Hurban Harvest, lima-Perú. 24 p.