Medio Ambiente

(PP-MA-80-HA) Captación de agua de lluvia para solucionar la escasez

Agua limpia y saneamiento
Ciudades y comunidades sostenibles
Acción por el clima

Asesor: Myrna Veronica Fernandez Mendez

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Resumen

El agua de lluvia es un recurso que se puede reutilizar para enfrentar el problema de escasez que existe en algunos lugares y de esta manera aprovechar el recurso para la realización de diversas actividades en el hogar. La captación de agua de lluvia es una práctica que ya se realizaba desde la antigüedad con la finalidad de satisfacer necesidades básicas, con el paso del tiempo se han ido implementando nuevas tecnologías para que la recolección y reutilización sea más eficiente y segura.

Hoy en día la captación de agua pluvial es una de varias soluciones para solventar la escasez de agua que sufren algunos sectores de la población, tiene múltiples beneficios para el hogar y para preservar el medio ambiente. Se puede ahorrar y aumentar el almacenamiento del agua entre otras ventajas que se pueden aprovechar en los hogares.

Pregunta de Investigación

¿Cómo abastecer de agua a los lugares donde no llega?

Planteamiento del Problema

Ante la problemática actual del desabasto de agua y el exceso de lluvias en algunas regiones se necesita generar métodos que ayuden a aprovechar estas condiciones para dar soluciones.

Antecedentes

Se reporta que la captación del agua de lluvia se ha practicado desde hace más de 5 mil años; desde siempre, el ser humano ha aprovechado el agua superficial como primera fuente de abastecimiento, consumo y vía de transporte. Cuando las civilizaciones crecieron demográficamente, algunos pueblos ocuparon zonas áridas, semiáridas y húmedas del planeta y comenzó el desarrollo de las formas de captación de agua de lluvia, como una opción para el riego de cultivos y el uso doméstico.

Los sistemas de captación del agua de lluvia se han utilizado tradicionalmente a través de la historia de las civilizaciones; pero estas tecnologías sólo se han comenzado a estudiar y publicar recientemente, su utilización se está haciendo muy extensiva en la República Popular China, India, Tailandia, Japón, Bangladesh, EUA, Brasil, Islas Vírgenes, Islas Turcos y Caicos, México, entre otros países.

Para el desarrollo de cualquier especie, incluida la humana, el agua es un recurso básico: sin agua, no habría vida. Cobra mayor importancia cuando hablamos de sociedades desarrolladas, ya que se requiere de ella tanto para su uso doméstico como industrial, sobre todo en grandes ciudades como la de México.

Si a esto le añadimos un ordenamiento urbano mal planeado o asentamientos irregulares que conllevan la falta de sistemas de abastecimiento de agua formales, veremos que parte fundamental de la tarea que nos toca como generación es lograr la distribución del agua y su abastecimiento, siguiendo técnicas sustentables para minimizar su impacto ambiental y lograr un mayor alcance a las zonas que no cuentan con un sistema de distribución o en donde el agua escasea.

Existen diversos sistemas de captación de agua de lluvia, como, por ejemplo: SCALL, por sus iniciales, y a los sistemas de captación de agua pluvial en techos se les denomina SCAPT, por la misma razón. Estos sistemas permiten que el agua se destine a cisternas de inodoros, riego de áreas verdes y cultivo de alimentos, limpieza de pisos, lavado de vehículos, contra incendios y lavado de ropa.

De manera general, estos sistemas interceptan y utilizan el agua de lluvia. Se componen de varios elementos que tienen como función: captar, conducir, filtrar y almacenar. Sin embargo, bajo determinadas circunstancias, como en edificios, se agregan dispositivos dedicados al bombeo almacenamiento y distribución.

Como todo sistema, presenta ventajas y desventajas. Dentro de las ventajas se encuentran: no queda sujeto a interrupciones en la red de abasto, reduce el escurrimiento y la erosión, la disponibilidad es independiente de empresas de servicios públicos, reduce criaderos de mosquitos, el agua es pura y suave por naturaleza, gratis para quienes la recolectan y libre de cloro y sus subproductos, pesticidas, etc., entre otras. Presenta como desventajas que el agua de lluvia no es controlable durante las épocas de sequía, puede llegar a contaminarse por los animales, materias orgánicas y contaminantes atmosféricos, las cisternas aumentan los costos de construcción y puede ser limitante para las familias de bajos recursos; si la cisterna no se protege puede inducir a la presencia de mosquitos y que no se cuente con la cantidad disponible.

Investigación documental

Un futuro cercano

El recorte de agua que recién vivimos en la capital del país lo podemos ver como un ejercicio que nos está preparando para el futuro, lo peor es que ese futuro puede llegar mucho antes de lo esperado si no replanteamos la visión que tenemos del agua en la mega urbe donde vivimos.

Recién nos estamos reponiendo del corte de agua que afectó a 480 colonias de la Ciudad de México y 13 municipios del Estado de México. Se calcula que, tan sólo en la Ciudad, más de 4 millones de personas se quedaron sin una gota de agua durante 3 días. Sin embargo, este evento que duró prácticamente un fin de semana nos puede estar preparando para el futuro cercano.

No necesitamos una sequía para quedarnos sin agua. El 55 % de nuestro abastecimiento viene de los acuíferos, y este gran almacenamiento que duró siglos en formarse lo estamos agotando. Según información del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), estamos en peligro de que a partir de 2040, no podamos extraer una gota más, un punto de quiebre que nos llama a replantearnos la visión que tenemos del agua en la megaurbe donde vivimos.

A lo largo de 500 años la ciudad ha tenido un modelo de manejo del agua basado, en un inicio, en drenar y secar los lagos con el fin de evitar inundaciones catastróficas y problemas de salud, y luego, en un complejo sistema de tubos de drenaje profundos para tirar el agua hacia Hidalgo.

Por otro lado, con el propósito de traer agua a una población de 8 millones de habitantes –más los otros 14 de la zona conurbada–, se creó un gran acueducto que importa el 30 % de nuestra agua desde Michoacán y el Estado de México. No obstante, como lo hemos visto en años recientes, y es cada vez más evidente, este modelo se está agotando y no es sustentable a ningún nivel –social, económico o ambiental–. Por esta razón, en las últimas décadas se han promovido soluciones que replantean el desarrollo de la ciudad para restituir la forma como manejamos el agua.

Captación en el mundo

Ante los problemas de abasto que sufren las grandes urbes cada vez más pobladas y las zonas periurbanas sin acceso a servicios, se está viendo el aprovechamiento del agua de lluvia como una solución.
Aprovechar el agua de lluvia permite tener líquido de calidad para diferentes usos no potables como limpieza, procesos industriales, sanitarios, riego y recargar las reservas subterráneas. También al detener y retener el escurrimiento pluvial, se evita que se saturen drenajes y que aumenten el flujo de agua en zonas urbanas, mitigando los efectos de inundaciones.

En México El aprovechamiento y gestión integral del agua de lluvia son fundamentales ante dos retos actuales, el desarrollo urbano y el cambio climático. Por esta razón, una gestión integral y sustentable del agua de lluvia puede ser una solución para tres de los principales problemas que se están generando:

  • Aumentar la disponibilidad: al aprovechar el agua de lluvia para usos que no impliquen su consumo como sanitarios, limpieza de superficies, procesos industriales, lavado de vehículos, riego de áreas verdes o cultivos y sobre todo para la recarga de acuíferos.
  • Mitigar inundaciones: al controlar y almacenar el agua de lluvia, se evita que sature la infraestructura urbana que es cada vez más ineficiente debido a que se han incrementado los volúmenes de agua que deben ser desalojados.
  • Evitar contaminación de fuentes naturales: al retener y limpiar el escurrimiento pluvial se evita que arrastre basuras, sedimentos y grasas a ríos, canales, lagos y humedales. También se evita que la tierra absorba estos desechos y que contamine las reservas subterráneas de agua.

En varias ciudades del país como Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, etc., existen sistemas de recolección pluvial, sin embargo, son experiencias aisladas y están dirigidas más a evitar inundaciones que a reutilizar el líquido. Además, por lo menos en Ciudad de México, según la Ley de Aguas publicada en 2003, es obligatorio para las nuevas edificaciones comerciales y de vivienda, cuenten con sistema de recolección de agua de lluvia.

Objetivo

Conocer cómo aprovechar el agua de lluvia para abastecer a la población la mayor parte del año.

 

Justificación

Porque escucho hablar de la falta de agua en muchos lugares y las inundaciones que ocasiona en muchos otros.

En temporada de lluvias el agua se va por las coladeras y hay lugares y temporadas en donde escasea o no se cuenta con ella.

Hipótesis

Si se invirtiera en proyectos para recolectar el agua en temporadas de lluvia, entonces se distribuiría a zonas donde hay escasez de agua.

Método (materiales y procedimiento)

El propósito es combatir la escasez de agua, la sobreexplotación de los ríos y acuíferos, la alta demanda del agua de la red e incluso las inundaciones.

El sistema funciona de la siguiente manera:

1.Alrededor del techo se instalan canaletas para conducir el agua (en el caso de techos de dos aguas o lámina). Es muy importante tenerlo limpio.

2.Las canaletas desembocan en un “filtro de hojas”, que consiste en una malla de plástico muy fina para impedir el paso de hojas y basura.

3.El agua que cae en los primeros 5 o 10 minutos de un aguacero no se debe recolectar, ya que es la más sucia por cumplir la función de limpiar el techo.

4.Una vez que pasa por el primer filtro, el agua llega a un “separador de primeras lluvias” llamado Tlaloque, que tiene un sistema de flotador. Cuando el recipiente se llena, el flotador obstruye la salida del agua sucia y permite el paso del agua limpia a la cisterna.

5.En la cisterna se coloca un “reductor de turbulencia”. Su función es limitar la velocidad de entrada del agua para evitar que los sedimentos se revuelvan.

La cisterna también debe contener una “pichancha flotante”, que permite que la bomba extraiga el agua de las capas superiores, donde el agua está más limpia.

6.Después el agua se conduce al “tren de filtrado”. El primer filtro quita sedimentos hasta 50 micras, la mitad del grosor de un cabello. El segundo es de carbón activado y elimina los contaminantes químicos, además de olor, color y sabor. De aquí, el agua puede ser conducida a un tinaco o depósito que alimente toda la casa o del que se pueda extraer el agua con una manguera.

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Ante las escazas lluvias de estos tiempos este método ayudaría a aprovechar el agua de las lluvias que se presenten en zonas donde hay inundaciones, logrando recolectar la suficiente para distribuir a los lugares con sequias.

Bibliografía

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography