Biología

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

PP – 247- B La importancia de las abejas en el ecosistema.

Asesor: Jessica Barragan Garcia

Autor: EMILIANO SEBASTIAN GONZALEZ VELAZQUEZ

Resumen

Las abejas evolucionaron hace muchos millones de años como descendientes directas de las avispas. Las abejas viven en sociedades complejas, la abeja reina es el único miembro de la colonia que pone huevos, mientras que la mayoría de la población son obreras estériles.

Entre los ejemplares más conocidos podemos hablar de las abejas de miel y de los abejorros. Al vivir exclusivamente de néctar y polen, sus hábitos alimenticios las convierten en una de las polinizadoras más importantes

Pregunta de Investigación

¿En realidad las abejas son parte importante en nuestro ecosistema?

Planteamiento del Problema

Las abejas son el polinizador más importante en la naturaleza, se centran en la recolección de néctar y polen según lo requieran sus necesidades. Se calcula que un tercio de la alimentación mundial depende de la polinización por insectos, especialmente por abejas, tanto domésticas como silvestres.

La contaminación del aire reduce la potencia de los mensajes químicos que emiten las flores y a las abejas y otros insectos les cuesta más localizarlas. El cambio climático agrava la situación porque altera la floración y cantidad de plantas por las épocas de lluvias, que afecta a la cantidad y calidad del néctar.

Antecedentes

ABEJAS

Las abejas son insectos voladores estrechamente vinculados a las avispas y las hormigas, y son conocidos por su papel en la polinización y por producir la miel y la cera de abejas. Las abejas son un linaje monofilético dentro de la superfamilia Apoidea, del taxón Anthophila. Existen casi 20.000 especies conocidas de abejas en el mundo y de siete a nueve familias reconocidas, aunque muchas no están descritas y el número real es probablemente más alto. Se encuentran en todos los continentes excepto la Antártida..

Estos insectos están adaptados para alimentarse de néctar y polen, el primero sobre todo como fuente de energía y el segundo principalmente para obtener proteínas y otros nutrientes. La mayor parte del polen se utiliza como alimento para las larvas.

Las abejas tienen una probóscide larga (una “lengua compleja”) que les permite obtener el néctar de las flores. Tienen antenas compuestas de 13 segmentos en los machos y 12 en las hembras. Todas las abejas tienen dos pares de alas, siendo el par posterior el menor de las dos; muy pocas especies tienen  alas relativamente cortas que hacen el vuelo difícil o imposible, pero ninguna carece de alas.

Son insectos con el nombre científico, Apis mellifera.

Tienen seis patas, dos ojos, y dos alas, una bolsa de néctar, y un estómago.

Las abejas baten sus alas 11.400 veces por minuto, por lo tanto realizan su zumbido característico.

Una abeja puede volar hasta seis kilómetros y tan rápido como 15 millas por hora, por lo tanto, debe volar alrededor de 90.000 millas (tres veces todo el mundo) para hacer una libra de miel.

Las abejas melíferas son las únicas abejas con ojos peludos. Los aguijones de las abejas tienen un arpón que se ancla en el cuerpo de la víctima.

La abeja deja su aguijón y la bolsa de veneno detrás y pronto muere por rotura abdominal.

Fig.1 partes de la abeja

Las abejas viven en sociedades complejas, la abeja reina es el único miembro de la colonia que pone huevos, la reina es la única hembra desarrollada sexualmente en la colmena mientras que la mayoría de la población son obreras estériles.

Existen tres tipos de abejas en cada colonia, la abeja reina, la abeja obrera y el zángano. Tanto las abejas obreras y la reina son hembras, pero sólo la abeja reina se puede reproducir. Todos los zánganos son machos. Las abejas obreras limpian la colmena, recolectan el polen y el néctar para alimentar a la colonia y cuidan de las crías. El único trabajo del zángano es aparearse con la reina y el único trabajo de la reina es poner los huevos.

Fig.2 abeja reina

Una reina puede poner su peso en los huevos en un solo día y hasta 200.000 huevos en un año.

Los huevos fertilizados se convertirán en la descendencia femenina, mientras que los huevos no fertilizados se convertirán en machos.

La reina puede emparejarse con hasta 17 machos (zánganos) en el periodo de 1-2 días de los vuelos de apareamiento.

La reina almacena el esperma de estos apareamientos en su espermateca, por lo tanto, tiene un suministro de por vida y nunca se acopla de nuevo.

Una abeja reina puede controlar el flujo de los espermatozoides para fertilizar un óvulo cuando está a punto de poner un huevo. Las abejas tienen un sistema de determinación sexual genética inusual, conocido como haplodiploidía.

Las abejas reinas pueden vivir hasta 6 años, reduciendo su capacidad reproductiva según envejece. Se calcula la media de vida de 3 años.

Fig.3 abeja obrera

 

Las abejas obreras son producidas a partir de huevos fecundados y tienen un conjunto completo (doble) de cromosomas. Las abejas obreras viven durante unas cuatro semanas en la primavera o el verano, pero hasta seis semanas durante el invierno. Las abejas obreras tan solo viven unos 45 días en épocas de fuerte floración. Solo en la última parte de esos días irá a recoger néctar, polen, agua, resinas para propóleos y mielatos.

El cerebro de una abeja trabajadora que es de alrededor de un milímetro cúbico, pero tiene el tejido neuropila más denso de cualquier animal.

En el curso de su vida, una abeja obrera producirá 1/12 de una cucharadita de miel.

Sólo las abejas obreras pican, y lo hacen  sólo si se sienten amenazadas y mueren una vez que pican. Las reinas tienen un aguijón, pero no salen de la colmena para ayudar a defenderla.

Se estima que 1100 picaduras de abejas de miel serían fatal para cualquier ser humano.

Fig.4 abeja zángano

Los machos o zánganos, se desarrollan a partir de huevos no fertilizados y por tanto son haploides con un solo juego de cromosomas.

Estas abejas almacenan su veneno en una bolsa unida a su aguijón y sólo las abejas hembras pican. Esto se debe a que el aguijón, llamado un ovipositor, es parte del diseño de la abeja reproductiva femenina.

Una abeja reina usa su ovipositor para poner sus huevos, así como para la picadura. Las hembras estériles, también llamadas abejas obreras, no ponen huevos y sólo usan sus ovipositores a picar.

La abeja no nace sabiendo cómo hacer miel; los más experimentados les enseñan a las abejas más jóvenes.

Las abejas se comunican entre sí mediante un “baile” a fin de dar la dirección y distancia de las flores. Las abejas de miel son totalmente herbívoras cuando se alimentan de néctar y polen, pero pueden canibalizar su propia prole cuando están estresadas.

 

 

Colonia de abejas

Fig. 5 Colmena

La colmena está constituida de panales de miel con paredes de cera, y sobre cada una de sus caras contiene cientos de pequeñas celdas, todas de la misma medida. Este milagro de ingeniería se logra con el trabajo colectivo de miles de abejas. Allí almacenan alimento y el sustento para las crías. El diseño hexagonal de las celdas es práctico en muchos sentidos. Se adecuan entre sí y cada una comparte las paredes de la otra, lo que, repetimos, asegura un almacenaje máximo con un mínimo de cera. Aunque las paredes de las celdas son más bien delgadas, resultan suficientemente fuertes para soportar la carga de varias veces su peso.

Una colonia de abejas consiste en 20,000-60,000 abejas y una reina.

Cada colonia de abejas tiene un olor único para la identificación de sus miembros.

El nido de abeja se compone de celdas hexagonales, con paredes que sólo tienen 2/1000 de pulgada de espesor, pero soportan 25 veces su propio peso.

Al trabajar, las abejas obreras se cuelgan una de otra en círculos y se juntan en racimos. Así consiguen la temperatura necesaria para la producción de cera. Pequeños sacos en los abdómenes producen un líquido transparente que gotea y endurece la delgada capa de cera.

Las abejas recogen ésta con los diminutos ganchos que tienen en las patas. Ponen la cera en la boca, la mastican y la procesan hasta que esté suficientemente blanda. Luego la moldean para dar lugar a las celdillas. En esto también trabajan muchas abejas juntas para asegurar la temperatura requerida para mantener la cera blanda y maleable en el lugar de trabajo.

Otro punto a tener en cuenta es que la construcción del panal comienza por la parte superior de la colmena –de arriba hacia abajo– y continúa en dos filas inclinadas respecto del suelo. Mientras una lonja de panal se expande en dos direcciones opuestas, en primer lugar se unen las bases de las filas.

Este proceso se realiza con un orden y armonía sorprendentes. Por lo tanto, nunca es posible comprender que el panal consista en tres partes separadas. Las lonjas de panal, que se inician simultáneamente desde distintas direcciones, están perfectamente arregladas de modo que aunque existen cientos de ángulos distintos en la estructura, se las ve como una sección uniforme.

Durante el invierno, las abejas se alimentan de la miel que recogen durante los meses más cálidos. Forman un grupo compacto en su colmena para mantener a la reina y calentarse

Las únicas abejas que normalmente vemos son las obreras. Son hembras que no están desarrolladas sexualmente. Estas abejas buscan alimento (polen y néctar de las flores), construyen la colmena y la protegen, limpian, hacen correr el aire batiendo sus alas y realizan otras muchas tareas para la comunidad.

El trabajo de la abeja reina es sencillo: pone los huevos que constituirán la nueva generación de abejas. Normalmente no hay más que una abeja reina en una colmena. Si muere, las obreras crean una nueva abeja reina alimentando a una de las obreras con una dieta especial, la jalea real. Este elixir hace que la abeja obrera se desarrolle y se convierta en una reina fértil.

Las reinas también ponen orden en el trabajo de la colmena desarrollando productos químicos que guían el comportamiento de las demás abejas.

Los zánganos son la tercera casta de las colmenas, y son machos. En cada colmena viven cientos de zánganos durante la primavera y el verano, pero son expulsados en invierno, cuando la colmena adopta una forma de vida más austera.

Las abejas viven durante todo el invierno de la miel y el polen almacenados, manteniéndose juntas para conservar el calor. Las larvas también se alimentan en invierno de los productos almacenados.

Las flores que alimentan a las abejas tienen néctar o polen, o ambas. El néctar es una sustancia dulce compuesta en su mayor parte por fructosa, y servirá como ingrediente para la miel. Cada periodo del año tiene sus floraciones oportunistas. Además de néctar y polen las abejas recolectan “mielatos” o miel de bosque, sustancias azucaradas segregadas por insectos chupadores de savia de pinos, abetos…

Las abejas tienen una cualidad diferencial con respecto a otros polinizadores, cada individuo trabaja siempre con una flor específica, hasta que su presencia se agota en el entorno.

La comunicación entre las abejas es muy compleja. Como animal social necesita comunicar a toda la colonia la información de valor. Utilizan todos los sentidos para transmitir mensajes, por ejemplo: El olor de unas feromonas conforma la unidad familiar de una colmena; el sonido indica señal de peligro o de localización; con el gusto informan de las variedades de plantas a libar.

Uno de los mensajes más complejos es el “baile de las abejas” con el que una pecoreadora (obrera adulta que va a las flores) indica a sus compañeras en qué dirección volar con posición relativa al Sol, que distancia recorrer y que clase de fuente de alimento es.

¡Por medio de un baile o danza! La abeja que vuelve a la colmena empieza una danza, la cual es un medio de expresión para comunicar a las otras dónde se encuentran las flores. Esa danza, repetida muchas veces, incluye toda la información que posibilita acceder allí: trata acerca de la dirección, la distancia y otros detalles sobre la fuente de alimentos.

Esa danza es la representación del número “8” repetido constantemente. La abeja forma la mitad del “8” por medio de sacudir la cola y realizar zig zags. El ángulo entre los zig zags y la línea entre el sol y la colmena, señala la dirección exacta de la fuente de alimento. Pero además las abejas deben conocer la distancia que tienen que viajar para recoger los ingredientes de la miel. Y esto lo “informa” la abeja en cuestión por medio de ciertos movimientos del cuerpo: mueve la parte inferior del cuerpo y crea corrientes de aire. Por ejemplo, para informar de una distancia de 250 metros, mueve esa parte del cuerpo cinco veces en medio minuto. Así queda exacta y detalladamente determinada la fuente de provisión, en lo que hace a distancia y dirección.

Pero hay otro problema que resolver. La abeja puede señalar la zona con flores solamente según la posición del sol. Pero éste se mueve un grado cada cuatro minutos. Eventualmente, por lo tanto, la abeja cometería un error de un grado cada cuatro minutos al informar la dirección a sus compañeras.

Sorprendentemente, ¡la abeja no tiene ese problema! El ojo de la abeja está formado de cientos de pequeños lentes hexagonales. Cada uno de ellos se enfoca en un área muy estrecha, como el telescopio. Y al mirar hacia el sol en cierto momento del día, siempre puede establecer la ubicación (mientras vuela). se considera que hace ese cálculo valiéndose del cambio en la luz emitida por el sol de acuerdo al momento del día. En consecuencia, las abejas determinan la dirección en la que se ubica el objetivo sin equivocarse, al realizar las correcciones necesarias a la información que recibieron en la colmena, mientras el sol avanza.

Cuando una flor ha sido visitada, la abeja puede saber que otra abeja ha consumido el néctar, por lo que se retira inmediatamente, con lo que ahorra tiempo y energía. Ahora bien, ¿cómo sabe la abeja, sin examinar la flor, que el néctar ya ha sido succionado?

Se entera de ello porque la abeja que estuvo antes la marcó con una gota de un olor especial. Cuando otra abeja detecta ese olor, no pierde el tiempo y se dirige a otra flor.

La obrera que liba posee todas las herramientas necesarias para recolectar, transportar y almacenar el polen y el néctar de las flores. Al libar, las abejas transportan el polen de una flor a otra, una colonia liba hasta 5 millones de flores en un día. Para transformarse en frutos, ciertas flores deben recibir polen de otra flor: por lo tanto ¡necesitan a las abejas! Sin ellas, ciertos frutos desaparecerían como las manzanas o las cerezas…

 

PRINCIPALES PRODUCTOS DE LA COLMENA

MIEL

Una abeja recoge el néctar del corazón de las flores y lo lleva a la colmena. Las obreras lo transforman haciéndolo pasar por su estómago (buche), para después depositarlo en un alvéolo de la colmena para que se haga menos líquido y se convierta en miel.

La miel es una sustancia sobresaturada de azúcares, más de los que pueden disolverse en agua, y tiende a un estado de equilibrio pastoso o cristalizado. La miel natural es líquida en sus primeros meses, hasta que el hidroximetilfurfural (HMF) va formando cristales de fructosa y glucosa, atrapando el resto de componentes.

La miel está compuesta de azúcares, como glucosa y fructosa, y de minerales, como magnesio, potasio, calcio, cloro azufre, hierro y fosfato. Contiene vitamina B1, B2, C, B5 y B3. Todas las mieles son distintas según la calidad del néctar y el polen. Además, también contiene en pequeñas cantidades cobre, yodo y zinc. También están presentes varios tipos de hormonas.

Beneficios de la miel.

Facilita la digestión. Como las moléculas del azúcar de la miel se pueden convertir en otros azúcares (por ejemplo, fructosa y glucosa), la miel es fácilmente digerida hasta por los estómagos más sensibles, a pesar de su alto contenido de ácido. Ayuda a funcionar mejor a los riñones e intestinos.

Posee un bajo nivel calórico. Otra cualidad de la miel es que, comparada con la misma cantidad de azúcar (de remolacha o caña), da al cuerpo 40 % menos de calorías. Aunque brinda mucha energía a la persona, no la hace aumentar de peso.

Se difunde rápidamente a través de la sangre. Acompañada de agua templada, la miel se difunde en la corriente sanguínea en siete minutos. Sus moléculas de azúcar libres hacen que el cerebro funcione mejor, puesto que es un gran consumidor de azúcar.

Ayuda a la producción de sangre. La miel provee una parte importante de la energía que necesita el cuerpo para producir sangre. Además, ayuda a depurarla. Tiene algunos efectos positivos en la regulación y facilitación de la circulación sanguínea. También funciona como protectora frente a los problemas capilares y a la arteriosclerosis.

 

 

El POLEN

Las abejas lo transportan sobre sus patas traseras.  El polen contiene proteínas (casi todos los aminoácidos esenciales), y es fuente conocida de vitaminas, minerales e hidratos de carbono.

El polen es un polvillo producido por los órganos masculinos de las plantas, encargado de fecundar sus órganos femeninos.

Si nos fijamos ahora en algunos ejemplos entre las vitaminas, el polen tiene tanta o más vitamina B1 (tiamina) como el extracto de levadura o el germen de trigo; tiene más vitamina B2 (riboflavina) que los huevos y la leche, y algunos tipos de polen tienen más contenido que la levadura de cerveza (muy rica en esta vitamina) o la carne de ternera; su contenido en vitamina C es similar a las espinacas, el tomate o los plátanos; y en algunos tipos el contenido en vitamina E (hay más variación en este valor) es similar al del germen de trigo, los cacahuetes o el aceite de oliva.

Es, pues, evidente que es un complemento de la dieta especialmente indicado en momentos de fatiga y desnutrición, y es también muy adecuado en dietas vegetarianas. Además, de entre otros muchos beneficios en nuestro organismo descritos por el aporte de polen, queremos destacar su elevado poder antioxidante (muchos de los elementos de su composición, como los ácidos grasos, las vitaminas C y E, beta-carotenos, selenio, ácidos nucleicos, etc.

¿Cuáles son las Propiedades del polen?

  • Ayuda a recuperarse en casos de anemia o debilidad.
  • Aumenta la resistencia ante las enfermedades.
  • Es un buen regulador intestinal
  • Se recomienda en embarazo y lactancia por su gran poder remineralizante.
  • Aconsejable frente a la apatía sexual y problemas de próstata por su gran riqueza en Zinc.
  • Ayuda a recuperar el apetito en personas convalecientes.
  • Regula el peso corporal tanto en obesidad como para la delgadez.
  • Alimento ideal para deportistas ya que aumenta la resistencia ante el esfuerzo físico.
  • Refuerza la memoria.
  • Muy útil para los diabéticos ya que ayuda a regular los niveles de glucosa.
  • Gracias a su contenido en Riboflavina, vitamina A y Zinc ayuda a mejorar la visión.

JALEA REAL

Se fabrica en el cuerpo de algunas obreras, es muy escasa. Es el alimento de las larvas de menos de tres días, esta sustancia es muy apreciada por sus propiedades.

La primera operación que debemos realizar para producir jalea en grandes cantidades, es dejar a la colmena sin reina. Las abejas, en unas horas, se dan cuenta de su ausencia y comienzan la construcción de celdas reales.

Para poder extraer la jalea con comodidad, los apicultores proporcionamos a las colonias, pequeñas cúpulas (celdas artificiales) que llevan larvas recién nacidas.

Las abejas nodrizas intentan hacer con estas larvas, nuevas  reinas, llenando las cúpulas con jalea real. Estas celdas artificiales se retiran de la colmena a los 3 días, y la jalea real se aspira a un envase. Una nueva tanda de cúpulas se vuelve a introducir en la colonia huérfana y tres días después se vuelven a extraer. Si queremos introducir nuevas tandas de cúpulas,  a la colonia se le ayuda con abejas nodrizas de otras  colonias. Las abejas no tienen capacidad para almacenar la jalea real, solo se produce cuando se necesita y siempre, tiene que haber en la colmena grandes cantidades de miel, polen y agua.

Las sustancias nutrientes de la jalea son el azúcar, las proteínas, las grasas y muchas vitaminas. Se la usa en problemas causados por deficiencias en los tejidos o en la debilidad corporal.

La jalea real es una sustancia líquida, de color blanco y aspecto viscoso, segregada exclusivamente por abejas obreras jóvenes, de unos 5 a 14 días de edad.

La composición de la jalea real es muy variada, dependiendo de varios factores, entre ellos, de la edad de las abejas y de la alimentación que hayan recibido.

Es rica en agua (67%), pero también es una excelente fuente de hidratos de carbono y proteínas (11% y 12,5%, respectivamente). Además, aporta pequeñas cantidades de ácidos grasos, vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos, etc.

Propiedades de la jalea real

Al igual que ocurre con otros productos apícolas, como la miel o el polen, son numerosos los beneficios atribuidos al consumo de jalea real en humanos. Entre los más destacables están los siguientes:

Es un excelente reconstituyente energético en estados carenciales.

Mejora el rendimiento físico y mental, ayuda a la capacidad de aprendizaje y a la memoria, aumenta la autoestima y provoca sensación de bienestar y euforia

Aumenta las defensas del organismo. Estimula la producción de anticuerpos y la proliferación de las células implicadas en los mecanismos de respuesta inmune del organismo.

Regulariza los trastornos digestivos. Refuerza el peristaltismo estomacal e intestinal.

Ayuda a normalizar los niveles de colesterol y triglicéridos en el organismo, por lo que se aconseja en casos de arteriosclerosis. Estudios científicos han demostrado que el consumo de jalea real de 50 a 100 mg/día disminuye los niveles de colesterol en sangre en un 14% y de lípidos totales en un 10%.

Por su acción vasodilatadora, mejora el estado de salud de las personas afectadas por trastornos cardíacos.

Normaliza los niveles altos de glucosa en sangre, a pesar de su alto contenido en azúcares.

Aumenta la hemoglobina y favorece la proliferación de glóbulos rojos por su contenido en ácido fólico y niacina, por lo que es recomendada en ciertos tipos de anemias.

Posee una acción antiséptica y bacteriostática, por lo que se utiliza en la prevención de procesos gripales. Estudios in vitro han confirmado que el ácido 10-hidroxidecanoico de la jalea real tiene una actividad antibiótica, fungicida y antiviral frente a los gérmenes patógenos más frecuentes, como Streptococcus, Escherichia coli y Staphylococcus.

Retarda los signos de envejecimiento prematuro en la piel. Renueva las células epiteliales de la epidermis, suaviza y afina la piel.

Ayuda a recuperar el peso y el apetito en personas anoréxicas o inapetentes en estados post-operatorios, que además tienen sus defensas inmunitarias disminuidas.

Por todas estas propiedades, cabe pensar que la inclusión en la dieta de este producto ofrece numerosas ventajas nutritivas, preventivas, e incluso curativas de ciertas carencias nutricionales, e igualmente puede resultar muy aconsejable como coadyuvante en la prevención y tratamiento de ciertas dolencias, aunque se mantienen abiertas las correspondientes líneas de investigación al respecto.

CERA DE ABEJA

La cera no es una producción vegetal, sino una secreción animal que las abejas voluntariamente segregan siempre que la necesitan a través de las glándulas ceríferas de las obreras jóvenes. Las escamas de cera salen de entre los anillos del abdomen, de donde, por medio de sus patas posteriores las llevan a su mandíbula y las mastican, impregnándolas de saliva y adicionando pequeñas cantidades de polen y propóleo, volviéndolas más maleables. Así, las laminillas de cera se transforman en esa maravilla de regularidad que es el panal.

La cera tiene muchos usos tradicionales y otros modernos. Por su alto precio se utiliza cada vez menos en algunos sectores, como en la fabricación de velas.

¿Cuándo la producen?

La secreción de la cera está sometida a la acción conjunta de los cuatro siguientes factores:

La temperatura en el interior de la colmena tiene que ser elevada, más concretamente de 33 a 36° C en el racimo de obreras cereras.

Alimentación copiosa, tienen que entrar en la colmena grandes cantidades de miel y polen. Para segregar un kilo de cera las obreras consumen de 10 a 12 kg de miel.

Necesidades de la colonia. En período de abundancia, la secreción de cera muy alta; en tiempo de carestía es nula. Sin embargo, las abejas pueden construir celdas y opercular sus larvas en ausencia de mielada, empleando cera procedente de los panales existentes.

¿Qué es un apicultor?

El apicultor cuida y mantiene a la abeja doméstica para explotar sus grandes beneficios

El apicultor cuida y mantiene a la abeja doméstica para explotar sus grandes beneficios El apicultor cuida y mantiene a la abeja doméstica para explotar sus grandes beneficios

El apicultor, también conocido como colmenero, es la persona que se encarga de cuidar y mantener a la abeja doméstica con el fin de explotar sus diferentes beneficios como la polinización, producción de miel, polen, cera, propóleo, jalea real y veneno (apitoxina).

La apicultura es una tradición milenaria que consiste en cuidar un enjambre de abejas dentro de colmenas, obteniendo de ellas un excedente, la miel.. El apicultor es un ganadero de rebaños de abejas, las cuida y multiplica.

La apicultura es una profesión fuertemente ligada a la sostenibilidad. No conocemos apicultores tradicionales (no industriales) que se hagan ricos, ni fondos de inversión especulativos que pongan dinero en las abejas. Es por tanto, una labor asentada a lo largo de la historia en el mundo y la cultura rural.

Ser apicultor es una ocupación apasionante y variada. Proporciona las alegrías de un trabajo manual y reflexivo, pero también las preocupaciones de quien depende del clima, la protección de la biodiversidad y la salud de sus animales.

Todos y cada uno somos parte del planeta, especie humana, animal y vegetal, realizamos una labor específica para completar el Ciclo de Vida: nacer, crecer, reproducirse y morir. Dentro de éste se encuentra la alimentación, proceso natural y fundamental para mantenerse con vida y dar cumplimiento a las etapas que lo componen. La relación entre los miembros de una comunidad en cualquier hábitat tiene como objetivo primordial formar vínculos para la reproducción y engendrar nuevos seres y así propagar la especie y perpetuar su existencia garantizando la vida en la Tierra.

En esta acción hay intercambio de energía y materia con el entorno y con otros seres, lo que se conoce como Principio de Transferencia (concepto acuñado por el doctor Edmund Locard) produciéndose modificaciones en el ambiente físico con los individuos involucrados. La polinización es un proceso de este tipo, necesaria para la reproducción en el reino vegetal: flores, plantas, frutos; en este ejercicio intervienen animales, lo hacen al cubrir la necesidad básica de alimentación pues el polen es su sustento, como las mariposas, lagartijas, moscas y escarabajos. Los colibríes, las polillas, las hormigas, los caracoles, las babosas, los mosquitos, las avispas, los abejorros y las abejas son los obreros responsables de que una flor fecunde a otra, transportando el polen en sus alas o patas a otros lugares.

Algunos mamíferos voladores aportan en esta labor: los murciélagos, las zarigüeyas, los lémures, animales con lengua larga y pegajosa donde se adhiere el polen impregnado también en sus patas y la cara peluda.

La población ha ido disminuyendo dramáticamente por varias causas, una de ellas es el uso indiscriminado de insecticidas y pesticidas ocupados en los cultivos, mueren por intoxicación directa o por contaminación de las flores. Un documento publicado en 2010 en EE.UU. por científicos informa que un virus basado en el ADN de los invertebrados y el hongo Nosema ceranae se encontraron en las colonias de abejas muertas, esta combinación resultó ser fatal para ellas. En mayo de 2012 Suiza informó una disminución por el crudo invierno pero se cree que no sobrevivieron por el parásito llamado varroa. Los pesticidas clotianidina e imidacloprid ocupados para tratar semillas son sospechosos de su mortandad.

Esta epidemia de muerte es a nivel mundial que lleva varios años con repercusiones en la economía y alto impacto en la agricultura de todos los continentes, de acuerdo a un documento del Instituto Humbolt de Colombia, el 70% de la producción para alimentación humana depende de la polinización animal. Si las abejas desaparecen, nosotros también.

Según palabras de A. Einstein, la vida sin estos insectos sería un desastre global. “Al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida. Sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres”.

Objetivo

Informar a la comunidad la importancia de cuidar de las abejas.

Justificación

Un día en mi escuela nos dimos cuenta de que en un árbol había una colmena y las abejas volaban alrededor de ella. Los niños que iban pasando por ahí se asustaron al verlas, los directivos acordonaron el área para evitar que los niños se acercaran. Algunas personas comentaron que tenían que matarlas para evitar que picaran a algún niño, pero otras personas opinaban que se llamara a protección civil. Lo que llamo mi atención es que alguien comento que no se podían matar por que las abejas estaban en peligro de extinción, entonces en ese momento me acerque a mi mamá y me explico el por qué  no se podían matar, ahí fue cuando me intereso saber todo sobre las abejas.

Hipótesis

Si a las nuevas generaciones de niños les enseñamos la importancia que tienen las abejas en nuestro ecosistema, entonces comprenderían el por qué debemos de cuidar de ellas.

Si los niños conocieran todas las vitaminas que nos aportan los productos de la colmena, sin duda las probarían.

Método (materiales y procedimiento)

Realice una visita de campo a Xochimilco, ya que ahí encontramos a una persona que se dedica a la apicultura.

Nos dirigimos a uno de los embarcaderos y nos dimos a la tarea de buscar a la Sra. Juana Carmona Eusebio, ya que ella es considerada como productora artesanal de la miel y de sus derivados.

 

Foto 1 Constancia

 

Llegamos al barrio de Xaltocan, en la delegación Xochimilco, y ahí encontramos a la Sra. Juana la cual nos recibió con mucha amabilidad.

El día que fuimos no pudimos ver directamente como se realiza en si la apicultura, ya que nos comentaba la Sra. Juana que por la hora ya hacía mucho calor y no era buen momento para ir con las abejas, ya que estaban muy exaltadas.

Pero de todos modos nos explicó el proceso en 3 sencillos pasos, pero nos invitó posteriormente a una exposición.

 

Foto 2

Foto 3

Foto 4

 

Juana Carmona es apicultora desde hace 30 años, actualmente cuenta con 150 apiarios, todos ubicados en Xochimilco, ella mejor que nadie sabe lo que les gusta comer a las abejas.

 

“Todos podemos tener plantas en casa, principalmente de árboles frutales o cualquier otra planta que tenga néctar, eso les ayuda mucho”, comenta Juana Carmona.

 

¿Cuáles son las plantas favoritas de las abejas?

 

El girasol, stevia, albahaca, margarita, chayotillo, bromelia, aguacate, agave, acahual, aceitillo, cazahuate, golondrina, eucalipto, acacia, jacaranda, begonia, jazmín, mango, manzana, tamarindo, tejocote, alfalfa son sólo algunas de sus predilectas.

 

Galería Método

Resultados

Me di cuenta que en realidad las abejas son una parte fundamental en nuestra vida, a lo largo de la investigación fuimos consultando varios medios y a varias personas, y siempre coincidían que las abejas deben de cuidarse ya que poco a poco se están acabando. El uso excesivo de pesticidas en los sembradíos y la falta de flores están haciendo que las abejas mueran y ya no logren su objetivo de polinizar las plantas.

Todos nosotros podemos ayudar a cuidar a las abejas, sembrando plantas en nuestros jardines para que las abejas obtengan suficiente alimento.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Me gustó mucho investigar acerca de éste tema, ya que a mí me gustan las abejas y me interesaba saber más de ellas. Conocí a personas muy atentas que me hablaron de lo importante que son las abejas en éste mundo, y  a parte me enseñaron como es el proceso para producir la miel, y además que se pueden elaborar un sinfín de productos a base de la miel, del polen, de la jalea y de la cera. Estoy muy satisfecho de haber realizado éste trabajo.

Bibliografía

  1. Los grandes trabajos de los animals

Enciclopedia Larousse

Primer edición

  1. Insectos

Parragon Books, ed. 2009

Patrick Hook

  1. https://sostenibilidad.com/medio-ambiente
  2. https://www.eldictamen.mx
  3. https://www.mielarlanza.com
  4. https://wwwabejapedia.com
  5. https://www.nationalgeographic.com
  6. https://alimentaciónsana.com
  7. https://www.bioenciclopedia.com/
  8. //www. Apicultores en Xochimilco

 

Summary

Research Question

Are bees really an important part of our ecosystem?

Problem approach

Background

Objective

Justification

What I call my attention is that someone commented that they could not kill because the bees were in danger of extinction, then at that moment I approached my mother and explained why they could not kill, that's when I was interested in knowing all about bees.

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography