Ciencias Sociales y Humanidades

PK-SH-347-CY El anime

Asesor: Gabriela Nicanor de la Cruz

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

Resumen

En este trabajo estudiaremos el modelo de animación japonesa, mejor conocido como anime, profundizar en sus orígenes, conocer sus procesos y dar una nueva visión sobre este modelo de animación.

Haremos una investigación de su historia desde principios del siglo XX, conoceremos a sus animadores más conocidos, conoceremos las principales características del anime, sus temáticas, técnicas y proceso de producción con esto podremos conocer la evolución de una animación limitada hasta lo que actualmente se conoce como animación selectiva.

Pregunta de Investigación

¿Qué es el anime, cuáles son sus orígenes y como se ha desarrollado a través del tiempo?

Planteamiento del Problema

En esta investigación trataremos de conocer la cultura del dibujo, animación japones y como ha influenciado en la forma de animación en otras culturas.

Antecedentes

La primera animación japonesa estuvo inspirada en animaciones occidentales (estados unidos de América en 1907 y Francia en 1908) así fue como entre 1907 y 1911 un autor desconocido crea Katsudō Shashin el cual trata de un pequeño fragmento de 4 segundos de duración, para este fragmento fueron utilizados fotogramas usando un dispositivo para hacer diapositivas en vidrio para linterna mágica, la diferencia con las diapositivas fue que estas están pegadas en los extremos para así poder reproducirlas continuamente.

Fragmento de Katsudō Shashin.

Fragmento de Katsudō Shashin.

En el año 1916 la compañía Tennenshoku Katsudō Shashin (Tenkatsu) produce con ayuda del dibujante de manga Ōten Shimokawa una película del género. En aquella época no existía documentación en Japón sobre las técnicas de animación, por lo que la tarea de Shimokawa no fue fácil. No obstante, consiguió realizar el que se considera el primer filme de animación japonesa, Imokawa Mukuzō Genkanban no Maki (Mukuzo Imokawa y el guardián de la entrada) estrenado en enero de 1917.

El pintor de estilo occidental Seitaro Kitayama, interesado por las películas extranjeras de animación que veía, presenta un proyecto de realización propia a la compañía Nippon Katsudo Shashin (Nikkatsu). Kitayama tampoco era un experto en la animación, pero a base de pruebas y errores, consiguió terminar Saru Kani Gassen (La batalla del mono y el cangrejo), basada en el cuento popular japonés Saru Kani Gassen, que fue estrenada en mayo de 1917.

Fragmento de Saru Kani Gassen

Fragmento de Saru Kani Gassen.

Shimokawa y Kitayama comenzaron la realización de sus películas en 1916, coincidiendo con la puesta en marcha del dibujante de manga de corte político Sumikazu Kouchi, que por encargo ahora de la compañía Kobayashi Shokai, estrenaría en junio de 1917 Hanawa Hekonai, Meitō no maki (“Hekonai Hanawa y su nueva espada”), con un samurái como protagonista.

 

La historia del cine de animación japonés comienza efectivamente en 1917 gracias a los trabajos de estos tres pioneros, pero no se conserva copia de ninguna de estas películas por lo que se desconocen otros datos. La de Kouchi fue la más elogiada de ellas por las críticas de la época, siendo además la primera en rodarse, aunque se estrenará después de las otras dos.

Shimokawa llegó a realizar cinco películas de animación, pero debido a la sobreexposición y al reflejo luminoso que conllevaba el proceso, sus ojos experimentaban gran cansancio, por lo que decidió abandonar este trabajo y volver a dibujar manga. Kouchi también se apartó del cine de animación tras realizar cuatro películas, pero luego volvería temporalmente a este campo debido a que personalidades de la esfera política le encargaron cortos de propaganda. Por el contrario, Kitayama se dedicó plenamente a la realización de películas de animación. Comenzó empleando como ayudantes a jóvenes aspirantes a pintores, a los que enseñaba las técnicas del dibujo animado. Kitayama, que en 1917 llegó a realizar hasta diez películas, presenta ese mismo año una película basada en el personaje infantil Momotarō, que consigue exportar a Francia, convirtiéndose en el primer producto de animación japonesa que llegó a occidente. Kitayama crea sus propios estudios de cine en 1921 pero el gran terremoto de Kantō de 1923 destruyó sus instalaciones de Tokio, por lo que decide mudarse a Osaka. Allí se aparta de los dibujos animados para dedicarse a rodar documentales informativos para una empresa de noticias local. No obstante, la gran importancia de la labor de Kitayama residirá en haber enseñado las técnicas de la animación a una serie de jóvenes que proseguirán el trabajo que él empezó.

Normalmente el trabajo de animación era muy laborioso. La empresa Yokohama Cinema Shokai se adelantó a sus competidores al comprar una nueva cámara de motor automático que no requería mover una manivela, lo cual permitía acelerar el trabajo. La primera película rodada con esta cámara fue Kaeru wa kaeru (“Una rana es una rana”), en 1929, encargada nuevamente a Yasuji Murata.

Para el cine de animación, el celuloide es un material indispensable, pero en Japón no se fabricaba. El celuloide comenzó a distribuirse con profusión Estados Unidos a finales de 1914 con los trabajos de Earl Hurd, quien además lo patentó. Como producto de importación, el celuloide era muy caro en Japón, por lo que en su lugar se empleaba una especie de cartulina sobre la que se dibujaban los personajes, que luego se recortaban y fotografiaban. Murata era un maestro de esta técnica y no tenía nada que envidiar a sus competidores que usaban celuloide. Como título más representativo de animación con recortes destaca su Tsuki no miya no Oujo-sama (“La reina del Castillo de la Luna”), hecha en1934.

 

El primero en utilizar en Japón el tan preciado celuloide para el cine de animación fue Kenzō Masaoka, nacido en una familia adinerada de Osaka. Tras estudiar dibujo en una escuela de artes, inicialmente entra en el mundo del cine como actor, abandonando poco después en favor de la realización de dibujos animados.

Mientras que la mayoría de los cineastas contemporáneos se dedicaban a hacer películas de propaganda bélica para el ejército nacional, Masaoka realizó durante la guerra una obra de gran poesía que hará olvidar las penurias de la época y que quedará para la posteridad del género, Kumo to Chūrippu (“El tulipán y la araña”), hecha en 1944. De sus cintas de posguerra, la más representativa fue Suteneko tora-chan (“Tora, el gato abandonado”), hecha en 1947), sobre una gata que decide criar a un gatito que ha sido abandonado. Masaoka, por haber sido el primero en introducir el celuloide en los dibujos animados y el primero también en realizar una película sonora de esta modalidad, ha sido llamado «el padre de la animación japonesa».

El 7 de diciembre de 1941 Japón ataca la base estadounidense de Pearl Harbour, comenzando su participación en la II Guerra Mundial. Entonces, la Armada Imperial encargó a Seo una película de propaganda que realzara los éxitos militares del Japón a los más jóvenes. Así, con un equipo de cinco personas, Seo realizó la película de dibujos animados Momotarō no Umiwashi (“Las águilas marinas de Momotarō), hecha en 1942, de 37 minutos de duración, que, a pesar de su descarado carácter propagandístico, tuvo gran éxito entre el público infantil.

Momotaro no Umiwashi

Momotarō no Umiwashi.

En agosto de 1958 nació la mayor productora de cine de animación de Japón, Toei. Hiroshi Okawa, presidente de la productora, se fijó en sus viajes al extranjero en el cine de dibujos animados norteamericano, y decidió poner los medios necesarios para el crecimiento en calidad del género en Japón hasta hacerlo exportable y competitivo. Hasta entonces, los productores japoneses de cine de animación contaban con instalaciones muy pobres y equipos reducidos, por lo que no era posible realizar largometrajes tan notables como los occidentales, ni alcanzarles tampoco en longitud o volumen. Okawa, tras estudiar la situación del género en Japón, decidió comprar la compañía Nichido Eiga de Sanae Yamamoto, pasando éste y sus 23 empleados a formar parte de Toei, que crea la subdivisión Toei Doga.

Okawa construyó unos estudios de tres plantas con todas las facilidades modernas, y puso al frente de estos a Yamamoto. Su primer y espectacular trabajo fue Hakujaden (La leyenda de la serpiente blanca, 1958), superproducción de 78 minutos en la que trabajaron 109 personas y que se convirtió en el primer largometraje en color del cine de animación japonés.

La televisión comenzó sus emisiones en Japón en 1953, y las primeras muestras de animación que se televisaron procedían de Estados Unidos. Toei Doga también se planteó la posibilidad de crear series de dibujos para la televisión, pero una entrega por semana suponía un trabajo demasiado pesado para ser rentable, por lo que abandonó la idea. En cambio, Tezuka, al frente de Mushi Production, decidió afrontar el reto que ello suponía, naciendo así la primera serie de la animación japonesa, con entregas semanales de 30 minutos.

El tema elegido fue el personaje de manga que el propio Tezuka había creado para aparecer periódicamente en una revista, el robot Tetsuwan Atomu, conocido en occidente como Astroboy. En enero de 1963 se empieza a emitir la serie, que se ganó enseguida la aceptación infantil, llegando hasta un tercio de la audiencia. Tras ello, Toei Doga decide aprovechar el fenómeno y en noviembre del mismo año produce Ōkami shōnen Ken (Ken, el niño lobo), según una historia original que en cierto modo se acercaba a la de El libro de la selva de Rudyard Kipling.

Gracias al éxito de las series de televisión de Mushi Production y Toei Doga, surgió la competencia por parte de otras productoras. Cualquier género podía ser usado: deportes, fantasía, aventuras, series para chicos y para chicas y por supuesto robots gigantes, a principios de los años 70 comenzó el auge de las series de robots gigantes con a Mazinger Z, basada en los personajes creados por Gō Nagai, a la que seguirían varias imitaciones.

También hubo series de carácter educativo basadas en la literatura occidental, algunas mundialmente famosas como Heidi (1974), El perro de Flandes (1975) o Marco, de los Apeninos a los Andes (1976). De éstas, Heidi fue dirigida principalmente por Isao Takahata, mientras que el diseño y paisajes de las escenas corrió a cargo de Hayao Miyazaki. Incluso viajaron a Suiza para buscar paisajes reales que luego pudieran utilizar por esto la serie se emitió en Italia en 1976 y muchos pensaron que se trataba de una serie italiana y no japonesa.

Las décadas de los 80 y 90 trajeron coincidencias con la irrupción a gran escala del anime en occidente, entre cuyos principales exponentes estuvieron series como:

  • Doraemon: basada en el manga de Fujiko F Fujio y Shin Chan.
  • Hokuto no Ken, basada en el manga homónimo de Buronson y Tetsuo Hará
  • Dragon Ball, basada en el manga homónimo de Akira Toriyama.
  • Saint Seiya, exportada como Los Caballeros del Zodiaco.
  • Capitán Tsubasa, conocida en el mundo hispano como Oliver y Benji o Supercampeones.
  • Rurouni Kenshin, que fue titulada El guerrero samurái o Samurái X.
  • Neon Genesis Evangelion, del director Hideaki Año.
  • Kimagure Orange Road o Ranma 1/2 de Rumiko Takahashi.
  • También hay animes de monstruos como Pokémon; Digimon y Yu-Gi-Oh.

Estas permitieron el redescubrimiento del anime en occidente y que en muchos países se abriera el camino a la creación del anime. Además, permitió la masificación de las chicas mágicas que protagonizaban animes como Sailor Moon, Sakura Card Captor y Magic Knight Rayearth.

Con el estreno en 1995 de Neon Genesis Evangelion, obra que mezcla el subgénero de la ciencia ficción con una trama psicológica, provocó un salto hacia series televisivas orientadas a un público más adulto, con personajes y tramas complejas.

A continuación, presentare una tabla de los géneros del anime:

Genero Descripción
Basados en mangas. Los mangas son historietas de origen japones (Ranma ½ y Demon Slayer)
Novelas ligeras. Adaptación de novelas ligeras (género literario típico japones).
Slide of life Recuentos de la vida.
Musical Muestran historias basadas en intérpretes o grupos musicales.
Isekai Persona normal se traslada a un mundo fantástico.
Fantasía oscura Ficción fantástica donde combinan fantasía con elementos de terror (Death note)
Mecha, meka o meca Ciencia ficción.
Nekketsu Historias de acción y violencia (Dragon ball, naruto, jujutsu kaizen y my hero academia)

Unido a todo esto el éxito de las películas de Studio Ghibli como Mi vecino Totoro y La princesa Mononoke de Hayao Miyazaki, La tumba de las luciérnagas de Isao Takahata y Susurros del corazón de Yoshifumi Kondo, abriendo el cine de anime a occidente en las décadas siguientes consiguiendo el Premio Oscar por El viaje de Chihiro del mencionado Hayao Miyazaki.

Representantes de las peliculas de Studio Ghibli

Representantes de las películas de Studio Ghibli.

El anime es un universo en si mismo, con su propia historia, capaz de trasladarnos a un lugar ficticio lleno de muchas aventuras y personajes. En la actualidad es una nueva forma de expresión artística que armoniza el movimiento de los dibujos.

Objetivo

El objetivo de este trabajo es conocer la evolución de las animaciones japonesas, desde los primeros dibujos unidos en un proyector hasta su ahora reproducción en cines y plataformas digitales.

Justificación

Elegí este tema para conocer sobre un tema que últimamente me ha interesado porque me gusta dibujar y quiero conocer la historia de cómo surgió el anime, ya que hay muchos estereotipos de cómo debe de ser el público que ve anime.

Hipótesis

Si conocemos la historia y evolución del anime podremos darnos cuenta de que es más que estereotipos una cultura, digna de ser respetada por sus orígenes.

Cualquier persona pude disfrutar del anime sin necesidad de etiquetarse en un grupo especifico.

Método (materiales y procedimiento)

Para cumplir con el objetivo por motivos de pandemia y la dificultad para encontrar libros sobre el tema “El anime. Sus orígenes y evolución” investigué en línea en diversas páginas que me llevaban a información incorrecta hasta que di con tesis de universitarios que explicaban el tema de manera profesional, al mismo tiempo quería conocer lo que algunas personas conocen sobre el anime, a continuación mi encuesta:

Encuesta a familiares y amigos.

  1. ¿Cuál es su nombre?
  2. ¿Conoce en donde se origina el anime?
  3. ¿Conoces desde cuando existe el anime?
  4. ¿Has visto anime?
  5. Si tu respuesta anterior fue si ¿Cuáles?
  6. ¿Conoces algún genero del anime?
  7. ¿Has visto Heidi, Asrtroboy, Dragón ball o Death note?

 

  • Si respondiste que si a la pregunta anterior, si has visto anime.

Tabla 1 Resultados de las encuestas

En el análisis de la encuesta y la tabla anterior podemos ver que 6 de 11 personas conocen donde se origina el anime; ninguna de las 11 personas sabe cuándo se origina y no conocen ningún género del anime; 8 de 11 personas han visto y disfrutado de algún anime: 10 personas han visto anime de estas 10 personas 7 están conscientes de haber visto anime y 3 no.

Galería Método

Resultados

Con esta investigación conocí un poco más sobre el anime y el estilo de dibujo manga, los géneros en los que se divide el anime y pude reconocer los géneros de cada uno de los animes que me gustan, por ejemplo, el primero que llamo mi atención fue Kimetsu no Yaiba mejor conocido como Demon Slayer pertenece al anime basado en mangas, lo que me llevo a investigar sobre el estilo de dibujo manga, otro que me gusta mucho es My hero academia el cual pertenece al género Nekketsu.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Aprendí que el anime se originó en Japón aproximadamente en 1910 con un proyector y uniendo las diapositivas, con el tiempo fue mejorando la tecnología y con ella los procesos para la animación.

La animación se a colocado a la altura de grandes historias, a tal punto de recibir premios cinematográficos como es el caso de El viaje de Chihiro de estudios Ghibli que fue ganador de un premio Oscar.

Junto con toda la historia del anime, aprendí que no está bien etiquetar a la gente, el echo de que me guste el anime no me hace pertenecer a un grupo social en específico, también me gustan muchas otras cosas que no tienen nada que ver con el anime.

Las diferencias nos enriquecen, el respeto nos une.

Bibliografía

  • Gobbi, Igor (2009). De Magic Island a Sand Land. Bienvenidos al fantástico mundo de Akira Toriyama. Dolmen Editorial.
  • https://www.academia.edu/6412599/Tesis_doctoral_Animaci%C3%B3n_japonesa_An%C3%A1lisis_de_series_de_anime_actuales

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography