Divulgación y enseñanza de la ciencia

PK-DC-290-LB Los glaciares

Acción por el clima
Vida de ecosistemas terrestres

Asesor: Gabriela Nicanor de la Cruz

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

Resumen

Los glaciares son producto del clima​ y están permanentemente intercambiando masa con otras partes del sistema hidrológico. Los glaciares crecen con la adición de nieve y otros tipos de hielo y pierden masa por fusión de hielo en agua, evaporación (sublimación) y el desmembramiento de témpanos de hielo. La diferencia entre ganancias y pérdidas de masa de un glaciar se llama balance glaciar. ​ Cuando el balance de masa da negativo el glaciar pierde masa y cuando es positivo gana masa creciendo. ​ A la adición de masa de un glaciar se le llama acumulación y a la pérdida ablación. ​

Pregunta de Investigación

¿Cuáles serán las consecuencias si se derriten los glaciares?

Planteamiento del Problema

Con el paso de los años y gracias a la contaminación excesiva se ha generado el calentamiento global y como consecuencia ha generado cambios significativos en nuestro planeta por lo cual sería importante saber cuáles son las medidas para que no se sigan derritiendo los glaciares.

Antecedentes

Un glaciar es una gruesa masa de hielo y nieve originada en la superficie terrestre por acumulación, compactación y recristalización de la nieve, ​ mostrando evidencias de flujo en el pasado o en la actualidad. Su existencia es posible cuando la precipitación anual de nieve supera la fusionada en verano, por lo cual la mayoría se encuentra en zonas cercanas a los polos, aunque existen en otras zonas, en montañas. El proceso del crecimiento y establecimiento del glaciar se llama glaciación. Los glaciares del mundo son variados y se pueden clasificar según su forma ya sea de valle, de nicho, campo de hielo o por régimen climático como el tropical, temperado o polar, o condiciones térmicas de base fría, base caliente o politermal.
Las glaciaciones son periodos de la historia de la tierra en los que el clima fue más frío que el actual y en consecuencia, los glaciares experimentaron un gran desarrollo, cubriendo grandes porciones continentales, principalmente en zonas de altas latitudes. En nuestro planeta ocurrieron numerosas glaciaciones, particularmente durante los últimos 2 millones de años.
Las glaciaciones se producen por causas naturales, asociadas a fenómenos astronómicos tales como cambios en la órbita terrestre y en el ángulo y dirección de inclinación del eje terrestre. Estos procesos son cíclicos, y sus intervalos de ocurrencia son de 100.000, 41.000 y 25.000 años, respectivamente. Durante las glaciaciones se produjo la interrupción del ciclo hidrológico, provocando una retención de agua en estado sólido en los continentes y un escaso retorno de agua en estado líquido hacia el mar, con lo cual el nivel global de los océanos descendió y se expuso buena parte del actual litoral marino.
La última glaciación alcanzó su máximo desarrollo hace aproximadamente 24.000 años atrás y finalizó hace 11.500 años. Más de la mitad de la superficie de América del Norte estuvo cubierta por glaciares. Europa y Asia también se vieron afectadas por el desarrollo de extensos mantos de hielo. En Patagonia, la cobertura de hielo fue equivalente a un tercio de su superficie actual. Allí un enorme manto de hielo se desarrolló sobre la cordillera de los Andes, desde el norte de la provincia de Neuquén hasta el extremo sur de Tierra del Fuego.
Durante este último gran evento climático frío, gran parte del archipiélago fueguino estuvo cubierto por glaciares . En la Isla Grande de Tierra del Fuego, la superficie cubierta por hielo durante la Última Glaciación fue cercana al 50% (unos 22.500 km2 aproximadamente). En Isla de los Estados, la cobertura de hielo habría sido casi total. A lo largo del canal Beagle, lago Fagnano, valle del río Lasifashaj, bahía Inútil – San Sebastían y estrecho de Magallanes existieron los glaciares más extensos de todo el archipiélago. Estos enormes glaciares nacían en la cordillera Darwin, en donde las alturas máximas alcanzan los 2000 m s.n.m, y fluían a lo largo de amplios valles hacia el este y noreste de Tierra del Fuego. Durante esta última glaciación el nivel del mar descendió hasta los -120 m aproximadamente. Como consecuencia de este descenso global del nivel del mar la línea de costa atlántica de Tierra del Fuego se encontraba unos 200 km al este de su posición actual desarrollándose una extensa planicie costera al emerger parte de la Plataforma Continental Argentina. La Isla Grande de Tierra del Fuego se encontraba unida al resto del continente al igual que la Isla de los Estados.
En particular, el glaciar que ocupó el canal Beagle (glaciar Beagle) alcanzó un gran espesor cubriendo casi la totalidad del paisaje, dejando libres de hielo las cumbres de las sierras del Carbajal, Martial y Sorondo por el Norte, y las de las islas Navarino y Hoste (Chile) por el sur. Este glaciar fluía desde el oeste como un glaciar de descarga del manto de hielo de montaña de la cordillera Darwin, encajonado en un profundo valle excavado durante las glaciaciones anteriores, y se extendía hasta punta Moat, a 120 km al este de la ciudad de Ushuaia. Sólo emergían de la masa de hielo del glaciar de descarga los picos más elevados, de formas aguzadas y laderas abruptas. El monte Olivia y el cerro Cinco Hermanos son un buen ejemplo de ello. Por el contrario, el monte Susana, con su forma redondeada es un ejemplo de un cerro que fue totalmente cubierto y erosionado por el antiguo glaciar El glaciar Beagle tenía una longitud de más de 250 km desde sus nacientes hasta su frente, unos 15 km de ancho promedio frente a la ciudad de Ushuaia, y un espesor aproximado de 1300 m en el eje central de flujo. A lo largo de su recorrido recibía el aporte de glaciares de distinto tamaño, desarrollados en los valles tributarios del canal Beagle, como por ejemplo el glaciar Martial, el glaciar del valle de Andorra y los glaciares de los cañadones del Toro y de la Oveja, entre otros.

El glaciar que existió a lo largo del lago Fagnano (glaciar Fagnano) alcanzó una longitud similar a la del Beagle. Al igual que el resto de los grandes glaciares de Tierra del Fuego tenía sus nacientes en la cordillera Darwin y finalizaba a unos 30 km al este de la localidad de Tolhuin. Cubría la totalidad de la depresión que hoy ocupa el lago Fagnano y se extendía aún más al este, su máximo espesor fue cercano a los 400 m y al igual que el glaciar Beagle recibía aporte de otros glaciares desarrollados en los valles de las sierras de Alvear, por el sur y de las sierras de Beauvoir y Aklekoyen por el norte. A su vez, desde él se desprendían lóbulos de hielo en dirección norte y noreste ocupando parte de los actuales valles de los ríos Fuego y Ewan, respectivamente.
En Tierra del Fuego, los glaciares comenzaron a retroceder hace aproximadamente unos 19.000 años como consecuencia de un calentamiento climático global de carácter natural que estaba marcando el fin de la última glaciación. El hielo desapareció por completo del canal Beagle hace aproximadamente 15.000 años, quedando los glaciares tributarios confinados a las zonas elevadas de los valles de la cordillera fueguina. El retroceso fue muy rápido, se estima que el glaciar Beagle desapareció en menos de 4.000 años. Una vez confinados a sus valles, los glaciares tributarios sufrieron dos momentos de estabilización y avance, durante su retroceso. Estos intervalos fueron consecuencia de dos nuevos enfriamientos climáticos de carácter global que se dieron hace aproximadamente 14.500 y 13.000 años atrás y se extendieron durante unos 1.000 años aproximadamente.
EL ÚLTIMO AVANCE DE LOS GLACIARES FUEGUINOS
Durante los últimos 10.000 años, los glaciares fueguinos experimentaron solo pequeños avances dentro de una tendencia general de retroceso. Sin embargo, en Patagonia se han identificado tres a cuatro enfriamientos que provocaron el avance de glaciares hace aproximadamente unos 4.000, 2.300 y 1.500 a 1.350 años atrás. Estos momentos fríos son reconocidos también en el Hemisferio Norte y se los denomina “Neoglaciaciones”. En los Andes Fueguinos las fluctuaciones climáticas neoglaciales o Neoglaciaciones no han sido claramente identificadas y actualmente son objeto de estudio por nuestro grupo de investigación.
El último y más importante de los avances glaciarios ocurrió durante el último milenio, fue de carácter global y se lo conoce como Pequeña Edad de Hielo. A nivel mundial, se reconoce que La Pequeña Edad de Hielo tuvo tres momentos durante los cuales los glaciares experimentaron sus máximos avances, estos ocurrieron en torno a los años 1650, 1770 y 1850. Se estima un descenso entre 0,2-1°C de la temperatura media anual global durante este lapso de la historia de la humanidad. Las bajas temperaturas fueron causadas por una combinación de grandes erupciones volcánicas y mínima actividad solar. Durante la Pequeña Edad de Hielo el número de glaciares en los Andes Fueguinos era mayor al actual. Los glaciares que perduraron hasta la actualidad se extendían unos 750 m en promedio por delante de sus frentes actuales y eran aproximadamente entre 40 y 50% más grandes. La máxima extensión alcanzada por los glaciares durante la Pequeña Edad de Hielo puede estimarse por los sedimentos y rocas que acumularon los glaciares en sus frentes como consecuencia de estos avances. Ejemplo de esto son las pequeñas colinas de rocas y sedimentos denominadas morenas frontales que pueden observarse a unos pocos metros por delante de los glaciares Martial y Vinciguerra Este tipo de colinas también están presentes en varios glaciares en los Andes Fueguinos, como así también en los del resto de los Andes Patagónicos marcando la posición que tenían los frentes glaciarios hace aproximadamente 150 años atrás.
Luego de la Pequeña Edad de Hielo, los glaciares de los Andes Fueguinos, al igual que la mayoría de los glaciares de todo el planeta, entraron nuevamente en una fase de retroceso, la cual se aceleró durante las últimas 5 décadas. A modo de ejemplo podemos asegurar que el glaciar Vinciguerra y foto de tapa) retrocedió unos 260 m desde el fin de la Pequeña Edad de Hielo (año 1850 aproximadamente) hasta el año 1970 y unos 470 m entre los años 1970 y 2015. Esta nueva fase cálida marcó el fin de la Pequeña Edad de Hielo y se asocia a una mayor actividad solar, sin embargo, el incremento acelerado de la temperatura media global ocurrido durante las últimas décadas es tema de debate dentro de la comunidad científica internacional, ya que la mayoría lo atribuye a la emisión indiscriminada de gases de efecto invernadero que generan diversas actividades humanas.

Formación de hielo glaciar
En los lugares de un glaciar donde la acumulación de nieve es mayor a la ablación se va acumulando nieve de año a año y las capas más profundas de la nieve se van transformando en hielo glaciar.La transformación en hielo glaciar se debe a dos procesos, uno de compactación y otro de metamorfismo. La velocidad de la transformación depende de la humedad y la temperatura.​ Los cristales de nieve que precipitan sobre un glaciar tienen formas que van desde hexágonos y agujas a otras más complicadas, pero estas formas son inestables al acumularse ya sea en un glaciar o en otra parte y se evaporan en áreas de alta exposición y reciben condensación en lugares más protegidos, lo que termina por darles un aspecto más redondo.11​ Antes de convertirse en hielo glaciar la nieve se torna en neviza, que esencialmente es nieve que ha sobrevivido un año por lo menos.
En los glaciares, donde la fusión se da en la zona de acumulación de nieve, la nieve puede convertirse en hielo a través de la fusión y el recongelamiento (en períodos de varios años). En la Antártida, donde la fusión es muy lenta o no existe (incluso en verano), la compactación que convierte la nieve en hielo puede tardar miles de años. La enorme presión sobre los cristales de hielo hace que éstos tengan una deformación plástica, cuyo comportamiento hace que los glaciares se muevan lentamente bajo la fuerza de la gravedad como si se tratase de un enorme flujo de tierra. A este casquete de hielo en la Antártida se lo clasifica como polar o frío por estar totalmente refrigerado, por estar ubicado en el polo y por no pasar por una estación estival de fusión ya que el verano es casi inexistente.
El tamaño de los glaciares depende del clima de la región en que se encuentren. El balance entre la diferencia de lo que se acumula en la parte superior con respecto a lo que se derrite en la parte inferior recibe el nombre de balance glaciar. En los glaciares de montaña, el hielo se va compactando en los circos, que vendrían a ser la zona de acumulación equivalente a lo que sería la cuenca de recepción de los torrentes. En el caso de los glaciares continentales, la acumulación sucede también en la parte superior del glaciar pero es un resultado más de la formación de escarcha, es decir, del paso directo del vapor de agua del aire al estado sólido por las bajas temperaturas de los glaciares, que por las precipitaciones de nieve. El hielo acumulado se comprime y ejerce una presión considerable sobre el hielo más profundo. A su vez, el peso del glaciar ejerce una presión centrífuga que provoca el empuje del hielo hacia el borde exterior del mismo donde se derrite; a esta parte se la conoce como zona de ablación. Cuando llegan al mar, forman los icebergs al fragmentarse sobre el agua oceánica, como puede verse en una imagen de satélite de Google maps correspondiente a la Bahía de Melville, al noroeste de Groenlandia. En los glaciares de valle, la línea que separa estas dos zonas (la de acumulación y la de ablación) se llama línea de nieve o línea de equilibrio. La elevación de esta línea varía de acuerdo con las temperaturas y la cantidad de nieve caída y es mucho mayor en las vertientes o laderas de solana que en las de umbría. También es mucho mayor en las de sotavento que en las de barlovento.
Los glaciares de Groenlandia y de la Antártida resultan mucho más difíciles de medir, ya que los avances y retrocesos del frente pueden estar compensados por una mayor o menor acumulación de hielo en la parte superior, presentándose una especie de ciclos de avance y retroceso que se retroalimentan mutuamente dando origen a una compensación dinámica en las dimensiones del glaciar. En otras palabras: un descenso de la altura del glaciar de la Antártida, por ejemplo, podría generar un mayor empuje hacia afuera, y al mismo tiempo, un mayor margen para que se acumule de nuevo una cantidad de hielo similar a la que existía previamente: recordemos que esta altura (unos 3 km) está determinada por el balance glaciar, que tiene una especie de techo determinado sobre el cual no se puede acumular más hielo por la escasa cantidad de vapor de agua que tiene el aire a gran altura (por lo general, a más de 3000 m).

CLASIFICACION
Según temperatura
El hielo de los glaciares suele ser distinguido en hielo temperado que esta a la temperatura de fusión y hielo frío que está por debajo de esta temperatura. Esta clasificación se ha extrapolado a glaciares enteros con las siguientes categorías como resultado:
Glaciar temperado: es aquel que está, con excepción de las capas superficiales, a la temperatura de fusión (aproximadamente).
Glaciar subpolar: son los que son temperados en sus partes interiores pero fríos en sus bordes.
Glaciar polar: son los que están enteramente bajo la temperatura de fusión. En este caso, es la elevada presión que se deriva del propio peso del hielo, lo que mantiene el agua congelada.
En realidad, esta clasificación de los glaciares no resulta muy funcional porque se trata de un fenómeno más complejo de lo que parece. Por ejemplo, los glaciares polares no son los únicos en los que la temperatura de la masa glaciar está por debajo del punto de fusión. También en los glaciares de montaña, incluso de la zona intertropical, se encuentran en esa situación, aunque su masa, espesor y presión que soportan sea mucho menor que en los glaciares polares. Todo ello hay que tenerlo muy en cuenta, porque en este último caso han dado origen a aludes o avalanchas de enormes proporciones y de trágicas consecuencias, como sucedió en los aluviones de Ranrahirca y Yungay en Perú y de Armero en Colombia. En el caso del Perú, las catástrofes de Ranrahírca (10 de enero de 1962) y de Yungay (31 de mayo de 1970) tuvieron motivos sísmicos, ya que los terremotos fueron los causantes del desprendimiento violento de grandes masas del glaciar del Huascarán. Y en el caso de Armero, el motivo fue una erupción volcánica del Nevado del Ruiz el 13 de noviembre de 1985. Durante cierto tiempo antes de la Tragedia de Armero, el volcán estuvo en erupción, lo que motivo el progresivo calentamiento de la base del glaciar, que conservó su estado sólido (por el motivo ya señalado de que el hielo es mal conductor del calor) pero que, al derretirse dicha base actuó como un lubricante y se produjo el catastrófico aluvión o desprendimiento de hielo, agua, tierra, rocas y árboles (lahar) que arrasaron a la ciudad de Armero causando más de 20 000 muertos.
Según morfología[editar]
Una forma es clasificar a los glaciares por su morfología aunque es preciso tener en cuenta que existe un continuo entre las diversas morfologías y que cada glaciar es único. ​ Basándose en clasificaciones morfológicas anteriores los glaciólogos Douglas Benn y David Evans han clasificado a los glaciares en:14​
Mantos de hielo y casquetes de hielo. Este tipo de glaciares cubre todo el paisaje por lo menos en sus partes centrales y su flujo es en gran medida independiente de la topografía que haya debajo.
Domo de hielo
Glaciar exhutorio: Morfológicamente, los glaciares efluentes ocupan depresiones del lecho glaciar y valles encajonados, labrando la base rocosa por efectos de la acción del hielo en las márgenes de los campos de hielo y son limitados por terrenos libres de hielo.
Corriente de hielo
Glaciares controlados por la topografía.
Campo de hielo
Glaciar de valle
Glaciares de transección
Glaciar de circo
Lóbulo de piedemonte
Glacierete
Apron de hielo (Delantal de hielo)
Franja de hielo
Glaciares marinos. Estos glaciares se forman cuando un glaciar es forzado a flotar sobre agua o cuando hielo marino se engruesa producto de acumulación superficial o acreción por debajo.

Elevación de hielo
Plataforma de hielo de glaciar
Plataforma de hielo marina

HIDROLOGÍA
Dado que los glaciares están compuestos por agua forman parte del ciclo hidrológico. Los glaciares actúan como reservas de agua que retienen parte de las precipitaciones.​ Los glaciares del mundo albergan 68,7 % del agua dulce de la Tierra.16​ El agua líquida de los glaciares puede provenir de dos fuentes: de la fusión de nieve o hielo o directamente de lluvia. El sistema hidrológico interno de un glaciar es complejo variando de lugares de percolación a sistemas de túneles, grietas y cuevas.
Existen varias formas en las que agua líquida puede ser almacenada dentro de un glaciar como en nieve y firn, en crevasses, en lagunas supraglaciales, cavidades englaciales y subglaciales aparte del sistema de drenaje subglacial y englacial así como también en los sedimentos subglaciales.Los glaciares afectan la hidrología de las hoyas hidrográficas aún en cuencas donde la superficie glaciarizada es reducida. La descarga de agua de un glaciar suele ser estacional siendo más alta en verano.
En el caso de glaciares temperados estos están en la primavera tardía cubiertos por nieve a la temperatura de fusión. En los glaciares temperados el agua de fusión percola a través del firn hasta llegar a un nivel donde el firn se encuentra saturado de agua líquida. Esta agua se encuentra impedida de seguir percolando por el hielo que hay debajo del firn en los glaciares el cual es prácticamente impermeable. Esto termina por forma un acuífero abierto en el firn.​ El grosor del acuífero va a depender de la eficiencia del drenaje englacial y también de la gradiente hidráulica. En los estos del firn aproximadamente 40 % del espacio de los poros puede ser ocupado por agua siendo el 60 % restante ocupado por aire atrapado.

MOVIMIENTO
El hielo se comporta como un sólido quebradizo hasta que su acumulación alcanza los 50 metros de espesor. Una vez sobrepasado este límite, el hielo se comporta como un material plástico y empieza a fluir. El hielo glaciar consiste en capas de moléculas empaquetadas unas sobre otras. Las uniones entre las capas son más débiles que las existentes dentro de cada capa, por lo que cuando el esfuerzo sobrepasa las fuerzas de los enlaces que mantienen a las capas unidas, éstas se desplazan unas sobre otras.
Otro tipo de movimiento es el deslizamiento basal. Este se produce cuando el glaciar entero se desplaza sobre el terreno en el que se encuentra. En este proceso, el agua de fusión contribuye al desplazamiento del hielo mediante la lubricación. El agua líquida se origina como consecuencia de que el punto de fusión disminuye a medida que aumenta la presión. Otras fuentes para el origen del agua de fusión pueden ser la fricción del hielo contra la roca, lo que aumenta la temperatura y por último, el calor proveniente de la Tierra.
El desplazamiento de un glaciar no es uniforme ya que está condicionado por la fricción y la fuerza de gravedad. Debido a la fricción, el hielo glaciar inferior se mueve más lento que las partes superiores. A diferencia de las zonas inferiores, el hielo ubicado en los 50 metros superiores, no están sujetos a la fricción y por lo tanto son más rígidos. A esta sección se la conoce como zona de fractura. El hielo de la zona de fractura viaja encima del hielo inferior y cuando este pasa a través de terrenos irregulares, la zona de fractura crea grietas que pueden tener hasta 50 metros de profundidad, donde el flujo plástico las sella. La rimaya es un tipo especial de grieta que suele formarse en los circos glaciares y tiene una dirección transversal al movimiento por gravedad del glaciar. Podría decirse que es una grieta que se forma en los puntos donde se separa la nieve del fondo del circo del hielo que todavía está bien adherido en la parte superior.
VELOCIDAD
La velocidad de desplazamiento de los glaciares está determinada por la fricción y la pendiente. Como se sabe, la fricción hace que el hielo de fondo se desplace a una velocidad menor que las partes superiores. En el caso de los glaciares alpinos, esto también se aplica para la fricción de las paredes de los valles, por lo que las regiones centrales son las que presentan un mayor desplazamiento. Esto fue confirmado en experimentos realizados en el siglo XIX en los que se utilizaron estacas alineadas en glaciares alpinos y se analizó su evolución. Posteriormente se confirmó que las regiones centrales se habían desplazado mayores distancias, además de tener mayor profundidad. Sucede exactamente lo mismo, aunque a menor velocidad, que el agua de los ríos moviéndose en sus cauces. Es el caso del Glaciar de Malaespina, donde vemos las capas centrales que indican un mayor espesor, crecimiento y velocidad en esa parte central, desarrollando así, una forma típicamente redondeada como sucede en los deltas o conos de deyección fluviales. Sin embargo, esta idea dista de ser algo absoluto, ya que existen glaciares que al llegar al nivel del mar presentan dos tipos de comportamientos: en el primer caso, el glaciar que termina sobre una morrena terminal lo cual le confiere una forma redondeada (glaciar pata de elefante) y dicha zona que descansa sobre la propia morrena se mantiene aislada sobre las aguas marinas, por lo que conserva la masa terminal de hielo. El segundo caso se presenta cuando el frente del glaciar termina en un mar donde las corrientes marinas y las propias mareas mantienen todo el año unas aguas relativamente cálidas (superior a los 0º y hasta los 10º) con lo que el frente del glaciar hace sucumbir rápidamente al avance del hielo, lo que le da una forma particular cóncava hacia adelante porque el agua oceánica, que tiene mayor temperatura y velocidad funde de manera efectiva el frente del glaciar a pesar de ser la parte de mayor espesor y de mayor rapidez de movimiento, como sucede en el glaciar Columbia de Alaska. Como resulta obvio, el agua oceánica durante el pleamar tiene mayor velocidad cuando choca con el glaciar, al que derrite en el frente de choque que se produce donde la marea alcanza su nivel máximo de penetración en el valle glaciar.
Las velocidades medias varían. Algunos presentan velocidades tan lentas que los árboles pueden establecerse entre los derrubios depositados. En otros casos, sin embargo, se desplazan varios metros por día. Tal es el caso del glaciar Byrd, un glaciar de desbordamiento en la Antártida que, de acuerdo a estudios satelitales, se desplazaba de 750 a 800 metros por año (unos dos metros por día).
El avance de muchos glaciares puede estar caracterizado por períodos de avance extremadamente rápidos llamados oleadas. Los glaciares que exhiben oleadas, se comportan de una manera normal hasta que repentinamente aceleran su movimiento para después volver a su estado anterior. Durante las oleadas, la velocidad de desplazamiento es hasta 100 veces mayor que bajo condiciones normales.
En realidad, el avance o retroceso de un glaciar tanto si es de valle como continental depende del balance glaciar. Ello significa que algo que no se suele citar es que en la ecuación de la velocidad y volumen del hielo que se funde hay que tomar en cuenta, no solo la pérdida del hielo que se funde sino la alimentación, que resulta mucho más difícil de medir y abarca períodos mucho más largos, difíciles de cuantificar, no solo en términos meteorológicos sino también en términos climáticos.
CAUSAS DE GLACIACIONES
A pesar del conocimiento adquirido durante los últimos años, poco se sabe acerca de las causas de las glaciaciones.
Las glaciaciones generalizadas han sido raras en la historia de la Tierra. Sin embargo, la Edad de Hielo en el pleistoceno no fue el único evento de glaciación ya que se han identificado depósitos denominados tilitas, una roca sedimentaria formada cuando se litifica el till glacial.
Estos depósitos encontrados en estratos de edades diferentes presentan características similares como fragmentos de roca estriada, algunas superpuestas a superficies de lecho de roca pulida y acanalada o asociadas con areniscas y conglomerados que muestran rasgos de depósitos de llanura aluvial.
Se han identificado dos episodios glaciares Precámbricos, el primero hace aproximadamente 2000 millones de años y el segundo hace unos 600 millones de años. Además, en rocas del Paleozoico Superior, de una antigüedad de unos 250 millones de años se encontró un registro bien documentado de una época glacial anterior.
Aunque existen diferentes ideas científicas acerca de los factores determinantes de las glaciaciones las hipótesis más importantes son dos: la tectónica de placas y las variaciones de la órbita terrestre.
EL DESHIELO DE LOS POLOS Y SUS CONSECUENCIAS
El deshielo de los polos es una consecuencia del cambio climático de la que se ha hablado desde hace muchos años, sin embargo, en los últimos años es cuando más se está notando. De ahí la urgencia de actuar para intentar frenarlo.
El deshielo es un concepto que hace referencia al derretimiento de los polos del planeta. Ambos polos están formados por enormes bloques de hielo, los cuales cumplen funciones vitales para el buen mantenimiento del medioambiente, sin embargo, el aumento de las temperaturas hace que estos bloques de hielo se derritan y se conviertan en agua poco a poco.
Una de las principales consecuencias del cambio de estado del agua es que aumenta el nivel de los mares y de los océanos. Esto no sería un problema si sucediera de forma natural (ocurre de forma lenta y con suficiente tiempo como para restablecer los niveles normales de agua y hielo), como ya ha pasado anteriormente, pero cuando ocurre más rápido de lo normal, a causa del calentamiento global por culpa de la actividad del hombre, empiezan los problemas para el planeta.
buy steroids for bodybuilding – BettyD trenbolone enanthate online best anabolic for bodybuilding, buy steroids by credit card
Por ejemplo, en la Antártida están subiendo las temperaturas de una forma excesivamente rápida. Se ha observado que el agua de esta zona se calienta más rápido que la de las otras partes del planeta. En el polo sur del planeta la temperatura ha aumentado a un ritmo de 0’17ºC de media desde 1950, el resto del planeta lo ha hecho en un 0’1ºC.
Si hacemos balance sobre el hielo del Ártico que se crea y el que se derrite, no salen las cuentas. El hielo se derrite más rápido y en mayor cantidad del que se fabrica. Desde 1979 se pierde más del que se genera de forma constante. Y eso no es todo, ya que el hielo de Groenlandia y el de los otros glaciares va por el mismo camino.
Otra de las consecuencias del deshielo es que la superficie de la Tierra refleja menos energía del sol, lo que, a su vez, aumenta el calentamiento global. Lo cual retroalimenta el deshielo de los polos (pero a una velocidad mayor). Cuando se produce este suceso, el nivel del mar aumenta.
Se ha demostrado que el calentamiento global existe y que en los últimos años se ha visto acelerado. Hay que darle la importancia que merece y actuar para frenarlo.

A pesar de este deshielo, en septiembre de 2012 se alcanzó la extensión máxima de hielo marítimo, de 19’44 millones de kilómetros cuadrados. Se cree que fue gracias al viento, cuando sopla el viento, aleja el hielo de la costa y el agua se congela. El agujero de la capa de ozono del hemisferio sur también podría influir en la pérdida de hielo.
Hay que saber que la mayoría del hielo de la Antártida está en tierra, cubre la superficie terrestre, de ahí se extiende al océano. Se calcula que cada año se pierden 100Km cúbicos de esta masa.
Sin embargo, en el Ártico ocurre lo contrario, la mayor parte del hielo se encuentra en el océano. Es un océano rodeado de tierra. Esto hace que las causas del deshielo sean diferentes. Por ejemplo, en el Ártico la causa principal es el calentamiento del agua, el desgaste del viento no afecta tanto. Desde que se tienen registros, el Ártico alcanzó el nivel más bajo de hielo en 1979.
En la Antártida el glaciar más grande se llama Totten y mide 130Km de largo por 30Km de ancho, pero se está derritiendo por culpa del aumento de la temperatura del océano. Otro glaciar importante es el Smith, el cual ha perdido 2Km por año de su superficie total, en total ha perdido 35Km.
Desde la Nasa han avisado de que por desgracia la situación del deshielo de la Antártida es ya irreversible.
Esta situación afecta a las regiones de la costa, a causa del aumento del nivel del mar se pierden kilómetros de tierra lo cual afectan a las construcciones de primera línea de mar y de ciudades como Venecia. Aunque también afecta a los animales, ellos están perdiendo sus hogares, muchas especies están desapareciendo, como los osos polares.

Objetivo

Mediante una investigación documental demostraré lo que podrá pasar si los glaciares llegasen a derretirse considerablemente en nuestro planeta.

Justificación

Me nació el interés por conocer el impacto que tiene la desglaciación en nuestro planeta y lo rápido que estos están desapareciendo y la consecuencia que esto tendrá en nuestra vida.

Hipótesis

Si se derriten los polos, entonces cómo será la vida humana en la tierra y cuáles serán las consecuencias en el planeta.

Método (materiales y procedimiento)

Se realizó la siguiente encuesta para saber qué tan consciente está la gente con el tema del derretimiento de los glaciares y cuales son su efectos en la vida terrestre.

¿Te preocupan los glaciares?
¿Qué harías para salvarlos?
¿Sabes algún dato curioso de los glaciares?
¿Cuánto crees que subiría el agua si se derritieran?
¿Cuándo crees que empezó el calentamiento global?
¿Qué está calentando la tierra?
¿Qué tenemos que hacer por ellos?
¿Haces algo por los glaciares?
¿Te interesa el medio ambiente?

A continuación les presentaré una muestra de las contestaciones de la población encuestada.

Material necesario
Vaso lleno de agua hasta la mitad.
Dos cubitos de hielo.
Rotulador.
Paso a paso
Para demostrarlo, coge un vaso y llénalo de agua hasta la mitad.
Coge dos cubitos de hielo y échalos en el vaso.
Con un rotulador señala la altura exacta hasta la que llega el agua.
Déjalo sobre una mesa hasta que los hielos se hayan derretido. Cuando lo hayan hecho, señala ahora el nivel del agua. Compara ambas señales y verás que permanece igual.
¿Cómo explicamos esto?
La razón por la que el nivel del agua no aumenta es porque el hielo flota y al derretirse se contrae. Esto puede resultar extraño, porque lo normal es que los cuerpos se dilatan cuando se calientan. Pero esta propiedad se produce al contrario con el hielo, que al calentarse y convertirse en agua se encoge.
Ésta es la razón por la que los icebergs y los cubitos de hielo flotan en el agua. Pero esto no significa que si la temperatura del mar aumentase no subiría el nivel del mar. ¡Claro que subiría!
Lo haría por motivos diferentes al que hemos mencionado antes. Como hemos visto, comprobado en el experimento, cuando el hielo está flotando en el agua y se derrite, el volumen total que ocupaba el agua más el hielo permanece idéntico.
Pero si el hielo está en la tierra, como ocurre en los continentes ártico y antártico, al derretirse se convierte en agua que va al mar y, por lo tanto, hará subir de nivel. No por haberse derretido, sino por haber cambiado de sitio: de la tierra se ha desplazado al mar.
Y si queremos profundizar más, debes saber que hay otro fenómeno que influye muy notablemente. Si el agua tiene una temperatura entre los 0 y los 4º C, al calentarse se encoge; pero a partir de los 4º C se comporta como un cuerpo normal, es decir, al calentarse se dilata.
Se dilata muy poco, pero el volumen de los mares y océanos es tan enorme que basta ese pequeño incremento para que el nivel del mar suba varios centímetros. Esta extraña propiedad del agua, la de aumentar su volumen al convertirse en hielo, ha permitido la vida sobre la tierra. Cuando el agua se enfría, se forma hielo que flota y actúa como aislante térmico. Así pueden vivir peces debajo del hielo que cubre algunos lagos y mares.
De no ser así, el hielo se habría hundido hasta el fondo; no habría actuado como aislante; el agua superficial se hubiera vuelto a helar y hubiera vuelto a ir al fondo y así sucesivamente, de modo que con el tiempo, toda el agua estaría congelada: los lagos y mares de la tierra serían un bloque de hielo, en el que difícilmente podría haber vida. La Tierra sería un planeta helado.

Galería Método

Resultados

La Universidad de Zurich reveló en el estudio mencionado anteriormente que el deshielo glaciar se ha acelerado en las últimas tres décadas. Esta pérdida de hielo alcanza ya las 335.000 millones de toneladas anuales, lo que supone el 30 % del ritmo actual de crecimiento oceánico. A continuación, detallamos las consecuencias principales de la desglaciación:
para entender aun mas el problema del calentamiento global y una de las consecuencia que traería el derretimiento de los glaciares, realizaremos el siguiente experimento

Aumento del nivel del mar
El derretimiento de los glaciares ha contribuido a la crecida de los océanos en 2,7 centímetros desde 1961. Además, los glaciares del mundo tienen hielo suficiente —unos 170.000 kilómetros cúbicos— como para aumentar el nivel del mar en casi medio metro.
Impacto sobre el clima
El deshielo glaciar en los polos está ralentizando las corrientes oceánicas, un fenómeno relacionado con la alteración de la climatología mundial y la sucesión de episodios meteorológicos cada vez más extremos en todo el globo.

¿Que está calentando la tierra?

Desaparición de especies
El derretimiento de los glaciares provocará también la extinción de numerosas especies, ya que es el hábitat natural de numerosos animales terrestres y acuáticos.
Menos agua dulce
La desaparición de los glaciares significa también menos agua para el consumo de la población, menos capacidad para generar energía hidroeléctrica y menos disponibilidad para el regadío.

SOLUCIONES PARA EVITAR EL DESHIELO DE LOS GLACIARES
Los glaciólogos creen que, a pesar de la pérdida masiva de hielo, aún estamos a tiempo salvar los glaciares de una desaparición anunciada. En las siguientes líneas desvelamos algunas ideas y propuestas que podrían ayudar a alcanzar ese objetivo:
Detener el cambio climático
Para salvaguardar los glaciares es imprescindible disminuir las emisiones mundiales de CO2 un 45 % en la próxima década y a cero después de 2050 para así frenar el calentamiento global.
Frenar su erosión
La revista científica Nature sugirió levantar un dique de 100 metros frente al glaciar Jakobshavn (Groenlandia), el más castigado por el deshielo del Ártico, para contener su erosión.
Unir icebergs artificiales
Un arquitecto indonesio, Faris Rajak Kotahatuhaha, fue galardonado por su proyecto Recongelar el Ártico, que consiste en recoger el agua de los glaciares derretidos, desalarla y congelarla de nuevo para crear grandes bloques hexagonales de hielo. Gracias a su forma, estos icebergs podrían juntarse y formar masas heladas.
Aumentar su grosor
La Universidad de Arizona propuso una solución aparentemente sencilla: fabricar más hielo. Su propuesta consiste en recoger agua de debajo del glaciar mediante bombas impulsadas por energía eólica para expandirla sobre las capas de hielo superiores, de forma que esta se congele en la superficie reforzando la consistencia.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

El derretimiento de los glaciares, fenómeno que se acentuó durante el siglo XX, nos está dejando un planeta sin hielo. La actividad humana es la mayor culpable con la emisión de dióxido de carbono y otros gases responsables del calentamiento terrestre. El nivel del mar y la estabilidad global dependen de la evolución de estas grandes masas de nieve recristalizada.

Los glaciares de la Tierra llevan más de medio siglo retrocediendo en silencio ante el avance imparable del cambio climático. No hay rincón del planeta —excepto el suroeste asiático— capaz de resistir los efectos de un fenómeno que ha derretido más de 9,6 billones de toneladas de hielo glacial en el mundo desde 1961, según desveló en 2019 un estudio satelital de la Universidad de Zurich (Suiza), y que amenaza con evaporar más de un tercio de los glaciares para 2100, tal y como vaticina el Fondo Mundial para Naturaleza (WWF).

POR QUÉ SE DERRITEN LOS GLACIARES: CAUSAS

El aumento de la temperatura terrestre ha sido, sin duda, el responsable del derretimiento de los glaciares a lo largo de la historia. Hoy la rapidez con la que avanza el cambio climático podría extinguirlos en un tiempo récord. Veamos, en detalle, las causas del deshielo glaciar:

Emisiones de CO2: la concentración atmosférica de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero (GEI) derivados de la industria, el transporte, la deforestación o la quema de combustibles fósiles, entre otras actividades del ser humano, hace que el planeta se recaliente y se fundan los glaciares.

Calentamiento oceánico: los océanos absorben el 90 % del calor terrestre, un hecho que afecta al derretimiento de los glaciares marinos ubicados, sobre todo, en las zonas polares y en las costas de Alaska (Estados Unidos).

Bibliografía

https://es.wikipedia.org/wiki/Glaciar

http://coleccionlalupa.com.ar/1764-2/

EL DESHIELO DE LOS POLOS Y SUS CONSECUENCIAS

https://www.iberdrola.com/medio-ambiente/derretimiento-glaciares-causas-efectos-soluciones

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography