Biología

PK-B-273-CL Por qué envejecemos

Salud y Bienestar

Asesor: Gabriela Nicanor de la Cruz

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

Resumen

El envejecimiento y a vejez son dos conceptos distintos. El envejecimiento es el proceso de llegar a viejo, es decir, adulto mayor, independientemente de la edad cronológica. los cambios físicos, bioquímicos, funcionales psicológicos cognitivos que se producen a partir de los 50 años de edad en todas las personas, pero no todas evolucionan de la misma manera. En realidad, el envejecimiento varia de persona a persona. depende mucho de la herencia genética, la configuración física de la personalidad, su biografía y el entorno. De ahí las diferencias existentes entre personas que comparten la misma edad.

 

Desde un punto de vista biológico, el envejecimiento es el resultado de la acumulación de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo, lo que lleva a un descenso gradual de las capacidades físicas y mentales, un mayor riesgo de enfermedad y, en última instancia, a muerte.

El envejecimiento humano es un proceso gradual y adaptativo, caracterizado por la disminución relativa de la respuesta homeostática (equilibrio que le permite a organismo mantener su funcionamiento adecuado), debido a las modificaciones morfológicas, fisiológicas bioquímicas y psicológicas,

El proceso del envejecimiento inicia desde el nacimiento y termina con la muerte, la vejez es una etapa que comienza a partir de los 60 años de edad, que es considerada como la última etapa de vida.

Según la OMS las personas de 60 a 74 años son considerados de edad avanzada, de 75 a 90 años viejos o ancianos, los que sobrepasan los 90 años longevos. A todo individuo mayor de 60 años se le llama ser diferente manera.

Pregunta de Investigación

¿Podemos retardar la vejez?

Planteamiento del Problema

Desde el punto de vista de los investigadores, el envejecimiento es una serie de cambios psíquicos, sociales, biológicos, los cuales se presentan desde el momento del nacimiento hasta la muerte; estos cambios pueden ser por factores internos(deterioro de algún órgano), externo(cambios ambientales), los cuales se van presentando progresivamente en el individuo y a su vez produciendo diferentes síntomas tales como: cansancio, debilidad muscular, agotamiento, falta de energía entre otros; de tal manera esto repercute en la funcionalidad de las personas, ya que no van a presentar la misma vitalidad que presentaban anteriormente para la realización de las actividades cotidianas.

Antecedentes

La vejez por su parte es una situación social, por ejemplo: la vejez social comienza actualmente a los 65 años, la vejez como el envejecimiento también es un fenómeno personal. Se dice que se relaciona con el estado de la salud, con la sensación de cansancio.

El envejecimiento es un fenómeno presente a lo largo del ciclo vital desde el mismo proceso de la concepción hasta la muerte. A pesar de ser un fenómeno natural conocido por todos, es difícil aceptarlo como una realidad innata a todo ser.

Actualmente se considera un problema de salud pública tanto a nivel nacional como internacional, ya que con el cambio de la pirámide poblacional se ha volcado hacia el aumento de esta población. Este aumento será más notable en países en desarrollo, en los que se prevé que la población anciana cuadruplique en los próximos 50 años.

Proceso Del envejecimiento.

El proceso del envejecimiento depende de factores endógenos y factores ambientales o exógenos a él. Lo que afecta no es la conducta cotidiana del organismo con su medio, sino sus facultades, sus posibilidades de enfrentarse a una situación insólita tanto de origen biológico, psicológico o social.

Envejecimiento Biológico: son los cambios físicos que ocurren con el envejecimiento comienza tan pronto como se alcanza la madurez física aproximadamente a los 18-22 años”. Todavía no es posible distinguir que cambios son verdaderamente un resultado del envejecimiento. también produce disminución en la eficiencia y la función de algunos órganos.

 Envejecimiento Psicológico se refiere a la habilidad de una persona para adaptarse a los ambientes cambiantes; se refleja principalmente en las destrezas intelectuales y el bienestar emocional de una persona. Existe gran potencial para el crecimiento y el desarrollo continuo y la mayoría de los ancianos se sienten mejor a medida que envejecen.

El envejecimiento Fisiológico se produce cuando los roles y las funciones de una persona cambian en la sociedad. Se refiere a los roles específicos de la edad que asume una persona dentro del contexto de la sociedad en la que vive y se refleja principalmente en cómo se comporta la persona a la luz de las expectativas de su grupo social. Los roles también prescriben normas y estándares específicos para realizar comportamientos apropiados.

Un punto similar se observa en la teoría de la continuidad de la vejez, que apunta a considerar que la gente que envejece se inclina a mantener tanto como puedan los mismos hábitos, personalidades y estilos de vida que desarrollaron en años anteriores (Costa y McCrae, 1980). De acuerdo con ambas, la teoría de la actividad y la de la continuidad, todas las disminuciones en la interacción social en la vejez se explican mejor por poca salud o discapacidad que por alguna necesidad funcional de la sociedad de “desconectar a los viejos de sus roles previos”

Los resultados de investigaciones parecen apoyar algunos aspectos de la teoría de la actividad. El ejercicio continuado, el compromiso social y los roles productivos, todos parecen contribuir a la salud mental y la satisfacción de la vida. Pero otros estudios sugieren que la actividad informal o aun la integración social meramente percibida pueden ser más importantes en promover el bienestar subjetivo. En otras palabras, nuestras actitudes y expectativas acerca de la actividad o el distanciamiento pueden ser más importantes que nuestras pautas de participación formal. En realidad, lo que aún cuenta como “actividad” depende parcialmente de cómo miramos las cosas, no solamente del comportamiento externo. Este punto está enfatizado por aquellos que adoptan un punto de vista fenomenológico subyacente a la teoría de la interpretación de la vejez.

Si el retiro o las limitaciones de la edad hacen imposible la participación propiamente dicha, la teoría de la actividad sugiere que la gente encontrará sustitutos para los roles o actividades anteriores a los que hayan tenido que renunciar (Atchley, 1987).

Una gran cantidad de actividades sociales, alentadas por los centros de mayores o instalaciones de cuidados de largo plazo, están inspiradas por la suposición de que si la gente mayor está activa e involucrada, entonces todos estarán bien. Esta “ética de la ocupación” y su hostilidad al retiro comprende un sentimiento que parece que está ampliamente compartido, como puede verse en numerosos artículos de revistas de divulgación y autoayuda.

Pero tal participación activa puede ser más factible para los viejos-jóvenes que para los viejos-viejos. Las limitaciones biológicas no pueden ser todas superadas por el esfuerzo voluntario; ninguna cantidad de promoción de la salud puede aparentemente prevenir la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo. Por igual, el ideal de la vejez activa parece en muchos aspectos una prolongación de la edad mediana más que algo especial o distintivo de la última etapa de la vida. Finalmente, a pesar de algún progreso en recientes años, la sociedad todavía coloca obstáculos al compromiso social en las trayectorias de los viejos. Por ejemplo, el volver a casarse es estadísticamente más difícil para las mujeres viejas que para los hombres viejos, y en el mercado laboral la discriminación por la edad es una barrera muy real previniendo que las personas de edad media y las más viejas (cualquiera de más de 40 es oficialmente un “trabajador viejo”) puedan iniciar segundas carreras. El reconocimiento más realista de estos hechos podría permitir a los viejos vivir sus años con mayor dignidad.

Por otra parte, la investigadora Ursula Lehr, plantea que la importancia de los factores sociales y ecológicos que muestran las investigaciones sobre el “successful aging”, es decir el logro de una vejez acompañada de bienestar psicofísico. En los estudios longitudinales, el cotejo de los supervivientes y de los no supervivientes indica que, además de una serie de datos biológico fisiológicos, los primeros demostraron un cociente intelectual más elevado, tanto en las pruebas verbales como en las prácticas, una mejor adaptación o un mejor modo de afrontar los problemas cotidianos, problemas que surgen durante la vejez. Denotaban así mismo una capacidad de reacción más rápida. Además, ya al comienzo de la investigación sobresalió su comportamiento por una mayor complejidad y variabilidad, es decir, acusaban una mayor actividad en los más diversos sectores de intereses. Aquellos que habían muerto en el intervalo se quejaban de un empobrecimiento de su entorno, de monotonía y aburrimiento.

Si se intentan resumir los resultados de los diversos estudios se observa que en los supervivientes coinciden en una mayor actividad, una complejidad y una variabilidad más amplias en el curso de la vida diaria, una referencia abierta al futuro, un estado de ánimo de matiz positivo y una mayor frecuencia de contactos sociales. La longevidad coincide además con una mejor formación escolar, una profesión bien considerada y una mayor actividad profesional, con un status más elevado y con una mayor inteligencia.

El análisis de la variancia permite reconocer que los longevos son más activos, de mejor estado de ánimo con un grado más alto de adaptación.

Para la autora, el siguiente modelo muestra como un componente genético (1) y los factores ecológicos (2) son capaces de influir directamente sobre la longevidad y asimismo (3+4) sobre la inteligencia, la personalidad y la actividad. La estructura de la inteligencia y de la personalidad se ven también troqueladas por el entorno social (5), por los tipos de educación impartidos por los padres. La estructura de la inteligencia y de la personalidad parecen influir igualmente sobre la longevidad, tanto directa (6) como indirectamente, al coincidir con una mejor escolaridad (7) y un estatus social más elevado; ambos se correlacionan directamente con la longevidad (8). La mejor escolaridad supone además de la inteligencia, la personalidad y ciertas circunstancias del medio ambiente, la condición previa de una actividad profesional cualificada la cual, a su vez, se conecta con la longevidad por medio del status socioeconómico. El status social (9), ligado a la correspondiente estructura de la personalidad (10) y a otras circunstancias del medio ambiente (11) permite una nutrición más racional, que puede considerarse también una premisa de la longevidad (12), así como la mayor profilaxis sanitaria y la mayor higiene (16) determinadas por la estructura de la personalidad (13), los factores ecológicos (14) y el estatus socioeconómico (15).

Los estudios longitudinales han hecho posible la demostración de una serie de correlaciones entre los diversos rasgos psíquicos, corporales, sociales y ecológicos por una parte y la mayor duración de la vida, por otra parte. Son precisamente estos resultados los que hacen resaltar la necesidad de una gerontología diferencial, al ofrecer pautas y formas de envejecimiento determinadas por un destino vital y hábitos de vida muy diferenciados, en las esferas somáticas y psíquicas y promovidos por circunstancias sociales y ecológicas muy concretas, con lo cual se contribuye a la consecución de una vejez feliz.

Objetivo

Explicar la importancia de llevar a cabo una buena alimentación combinada con ejercicio a lo largo de la vida, para lograr una vejez aceptable, productiva y saludable en todos los aspectos y llegar a la longevidad deseada.

 

Justificación

Durante las etapas de nuestras  vidas es importante llevar una vida saludable con buena alimentación y ejercicio para tener una vejez productiva .El envejecimiento es un proceso por el cual se pueden optimizar oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con la finalidad de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez, es bueno entender que la vejez es una etapa por la que la mayoría de los seres humanos llegaremos y es importante verlo así, como  una etapa más  en la cual podemos disfrutar de ella si llevamos una vida organizada y responsable.

Hipótesis

Si llevamos una dieta saludable a temprana edad, entonces tendremos una vejez de calidad.

Método (materiales y procedimiento)

Primero investigue sobre las causas de por qué envejecemos y saber cómo podemos llegar a una vejez digna.

Conocer qué métodos implementar en nuestra vida que nos ayuden a envejecer de la mejor manera posible.

Comer alimentos con muchos nutrientes y pocas calorías, como:

Frutas y vegetales

Granos integrales, como avena, pan integral y arroz integral

Leche descremada y queso bajo en calorías, o leche de arroz o de soya fortificada con vitamina D y calcio

Pescados, mariscos, carnes magras, aves y huevos

Frijoles, nueces y semillas

Evite las calorías vacías o huecas:

Estas son alimentos que tienen muchas calorías, pero pocos nutrientes, como papas fritas, dulces, productos horneados, bebidas azucaradas y alcohol

Prefiera alimentos bajos en colesterol y grasas:

Especialmente evitar los que contienen grasas saturadas y trans. Las saturadas son grasas de origen animal, mientras que las trans son grasas procesadas en margarina y grasa alimentaria. Se pueden encontrar en los productos horneados que se venden en tiendas o alimentos fritos en los restaurantes de comida rápida

Tome suficientes líquidos: No se deshidrate. Algunas personas pierden la capacidad de sentir sed a medida que envejecen. Además, ciertos medicamentos pueden aumentar la importancia de beber suficientes líquidos

Haga ejercicio: Si ha comenzado a perder el apetito, la actividad física puede ayudarle a sentir hambre

Galería Método

Resultados

Su finalidad es potenciar el envejecimiento activo como medida para conseguir que las personas mayores disfruten de una vida saludable integrada plenamente en su entorno, así como impulsar el desarrollo de la solidaridad y de las relaciones generacionales

Los factores como el consumo de sal, de tabaco y de alcohol, el ejercicio o las calorías ingeridas son los que tienen más incidencia sobre la longevidad, que también depende del entorno.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

El envejecimiento es parte de la secuencia del desarrollo del ciclo vital que va desde su inicio hasta su culminación, y que tiene lugar en todos los sujetos. Este proceso es el resultado de la interacción de los cambios orgánicos a nivel bioquímico, celular y tisular, conjuntamente con modificaciones psicológicas a nivel de las capacidades cognitivas, sensoperceptivas, personalidad y conducta, y las modificaciones del medio externo que le rodea

Bibliografía

Dra, Maria Oddone

Profesora Titular de Sociología del Envejecimiento, UBA, Buenos Aires

Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Medicina, Unidad de Medicina Experimental. Ciudad de México,

Secretaría de Salud, Instituto Nacional de Cancerología, Unidad de Investigación Biomédica en Cáncer. Ciudad de México, México.

Investigadora CONICET
Coordinadora del Seminario Envejecimiento y Sociedad

https://www.tribunadelinvestigador.com/ediciones/2010/1-2/art-13

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography