Ciencias Agropecuarias y de Alimentos

PK-AA-5-QZ IMPORTANCIA DE LA MICROBIOTA INTESTINAL

Salud y Bienestar

Asesor: Paola Berzunza Mata

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

Resumen

La investigación científica ha demostrado que algunos probióticos producen efectos beneficiosos en diversas áreas del tracto gastrointestinal. En la ciencia médica ha surgido una nueva era a partir del reconocimiento del importante papel del “órgano olvidado”, la microbiota intestinal, en diferentes funciones para mantener la salud, las cuales, al interrumpirse, pueden asociarse con la aparición de enfermedades. Un elemento central de esta interacción beneficiosa entre la microbiota y el ser humano es la modalidad mediante la cual las bacterias del tubo digestivo “se comunican” con el sistema inmunitario y, de modo particular, con las células inmunitarias diseminadas en el propio tubo digestivo. En este escenario se describen dos nuevos componentes: los probióticos y los prebióticos. Si bien muchos productos son señalados como probióticos, sólo pueden considerarse como tales aquellos que de modo real y reproducible contienen organismos vivos y se asocian con beneficios para la salud en estudios de alta calidad metodológica con seres humanos. En muchas enfermedades se observaron beneficios relacionados con el uso de probióticos, de manera especial en los síndromes diarreicos, en algunas enfermedades inflamatorias intestinales y en ciertas infecciones. En la actualidad puede incorporarse a esta lista el síndrome de intestino irritable. Si bien se trata de un tema apasionante con muchos potenciales beneficios terapéuticos, se necesitan más ensayos de alta calidad tanto acerca de los probióticos en las enfermedades gastrointestinales, así como investigaciones de laboratorio vinculadas con sus mecanismos de acción.

Pregunta de Investigación

¿Cuál es la importancia de la microbiota intestinal?

Planteamiento del Problema

Actualmente mucha gente sufren  de problemas gastrointestinales esta es una enfermedad que ataca al estómago y a los intestinos ocasionada por bacterias, parásitos, virus y alimentos es por ello importante cuidar nuestra flor intestinal

Antecedentes

Mucho tiempo ha pasado, y mucho se ha avanzado, desde que, en 1683, Anton van Leeuwenhoek escribiera sobre unos “animáculos” que había observado en el tracto gastrointestinal al microscopio, fabricado por el mismo, sin saber que era la primera vez que alguien describía el aspecto de una bacteria. Casi dos siglos más tarde, en 1861, Louis Pasteur, el brillante bacteriólogo francés, descubriría las bacterias intestinales anaerobias. Al propio Pasteur se le atribuye el pensamiento “el papel de lo infinitamente pequeño en la naturaleza es infinitamente grande”.

Poco a poco, los diferentes estudios sobre estas bacterias demostrarán que intervienen a diversos niveles sobre nuestro organismo, en particular la asimilación de vitaminas y nutrientes, pero también la inmunidad.

La microbiota es el conjunto de bacterias que colonizan la piel, el aparato digestivo, incluida la boca, y el aparato genital. Estas bacterias colonizan nuestro organismo desde el vientre materno, pero fundamentalmente desde el momento del nacimiento, especialmente si éste por vía vaginal.

La microbiota se va desarrollando a medida que avanza la vida, de forma que su composición es diferente en la infancia y adolescencia que en la vida adulta.

Se ha prestado mucho interés a los acontecimientos que pueden influir la colonización inicial. El recién nacido adquiere la flora de su entorno inmediato. Se han observado diferencias entre niños nacidos por cesárea y niños nacidos por vía vaginal. Hay diferencias en la flora del recién nacido de países pobres y países ricos. La lactancia materna parece desempeñar un papel importante en la transmisión de la flora bacteriana, en contraposición con la nutrición mediante leches artificiales. La madre transfiere sus propias bacterias, a la vez que transmite los elementos de defensa inmunitaria necesarios frente a esos mismos gérmenes a través de la lactancia materna.

calidad de vida, por lo que entre esas medidas preventivas incluimos una dieta variada.

Nuestra microbiota intestinal contiene 100 billones de bacterias, incluyendo como mínimo 1.000 especies diferentes que comprenden más de 3 millones de genes y 1000 veces el total de todas las células del cuerpo humano. De hecho, la microbiota intestinal puede pesar hasta 2 kg.

Por otra parte, un dato relevante es que solo un tercio de nuestra microbiota intestinal es común a la mayoría de la gente, mientras que los otros dos tercios son específicos en cada persona. Los genes, la edad, la dieta y la cultura en el manejo de la salud y la enfermedad determinan la diferente composición de la flora entre los seres humanos. Aunque cada uno de nosotros tiene una microbiota única, esta cumple las mismas funciones fisiológicas en todas las personas, jugando un papel muy importante en la protección de su salud debido a que:

  • Impiden la multiplicación en exceso y la propagación de bacterias dañinas con lo que contribuyen en la prevención de infecciones.
  • Ayudan con la digestión y absorción de nutrientes, y contribuyen a una digestión más eficiente de los alimentos.
  • Estimulan el sistema inmune del intestino.
  • Modifican ciertas vitaminas, activándolas y haciéndolas útiles para el cuerpo humano.
  • Cambian la activación de genes en las células del intestino, con lo que pueden contribuir a prevenir el cáncer de colon, así como otros procesos inflamatorios crónicos del intestino.

La Microbiota intestinal tiene un papel tan significativo en el funcionamiento del organismo que recientemente se le comenzó a reconocer como todo un órgano del cuerpo humano. Los microorganismos que la conforman, en especial las bacterias, realizan una diversidad de funciones metabólicas que en buena medida determinan el grado en el que aprovechamos lo que comemos y bebemos.

En el proceso de la digestión, el intestino actúa como el principal punto de entrada o barrera hacia la circulación, este mecanismo permite que absorbamos los nutrimentos que el cuerpo necesita y a la vez que desechemos aquellos que son nocivos para la salud, como puede ser el caso de toxinas, microorganismos patógenos o diversos agentes potencialmente cancerígenos como pigmentos, aflatoxinas, pesticidas, nitritos entre otros.

Cuando el equilibrio entre la microbiota y los patógenos se rompe (disbiosis) se puede favorecer el desarrollo de diversas enfermedades tanto infecciosas como enfermedades crónicas e inflamatorias como algunos tipos de cáncer, diabetes u obesidad. Para evitarlo debemos cuidar y apoyar a nuestra microbiota con ayuda del consumo de prebióticos y probióticos

Se ha introducido un nuevo concepto: los probióticos son microorganismos vivos que cuando se consumen en cantidades adecuadas llegan para restituir, fortalecer o complementar la microbiota intestinal., producen efectos beneficiosos para la salud, que se añaden a su valor puramente nutricional, éstos los podemos ingerir en los alimentos como el yogurt

Objetivo

  • Elaborar Yakult
  • Elaborar yogurt
  • Concientizar a las personas de la importancia de la probiótica intestinal
  • Reconocer el papel de los probióticos en la prevención y tratamiento de enfermedades

Justificación

Elegí este tema porque el conocimiento sobre los mecanismos de acción de los probióticos es todavía muy limitado. Avances en este sentido posibilitarán el desarrollo futuro de productos con propiedades funcionales cada vez mejor definidas, y dirigidas a cubrir de forma selectiva las necesidades específicas de determinados grupos de población.

Por ello, la administración de probióticos puede constituir una estrategia idónea para modular la composición de la flora y potenciar sus efectos metabólicos beneficiosos.

Hipótesis

Si doy a conocer la importancia  de la alimentación saludable entonces la gente tomara conciencia sobre la importancia de esta.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales

 Yakult con suero de kéfir

  • 240 ml Suero de leche (se obtiene de los búlgaros)
  • 2/3 taza de leche entera o descremada (160 ml.)
  • 1 taza de agua (240 ml )
  • 3.5 cdas de azúcar mascabado
  • Vainilla o canela opcional
  • Frasco de vidrio
  • Cuchara
  • Cacerola

Yogurt casero

  • Termómetro para alimentos
  • 1 litro de leche
  • 1 vaso de yogurt griego 100 grs o 4 cápsulas de probióticos
  • 1 recipiente de vidrio con tapa
  • 1 recipiente hermético con tapa (termo)
  • 1 cuchara de madera

 

Procedimientos

Yogurt casero

1.- Verter y calentar en una olla  la leche entera o descremada (termómetro 45°)

                   

2.- Añadir las cápsulas o el yogurt y mezclar con una cuchara de madera o silicón

 

3.-Verter la leche en un termo y dejarlo entre 8 a 10 horas

4.- Guardar en un refractario con tapa (puede conservarse entre 6 y 8 días)

 

Yakult con suero de kéfir

1.- En una cacerola colocar el agua, verter el azúcar y revolver con una cuchara  hasta que el azúcar se disuelva y agregar la canela

 

2.- En un frasco esterilizado colocar el kéfir

3.- Agregar la leche al frasco y agregar el agua azucarada al gusto

4.- Revolver y conservarlo en el refrigerador (dura 3 a 5 días)

Galería Método

Resultados

Para la realización de este trabajo el experimento se hizo  conmigo, se comprobó la hipótesis estuve tomando los probióticos que contiene el yogurt  y yakult y llevando una alimentación saludable pude ver un  gran cambio en mí, pude observar una disminución en  mi inflamación intestinal  y pude prevenir enfermedades infecciosas.

Los resultados que obtuve fueron buenos porque mi yogurt tuvo buena consistencia y un sabor rico.

Galería Resultados

Discusión

 

Actualmente no se puede negar que la microbiota juega un papel importante en el organismo, los diversos estudios muestran como el ecosistema bacteriano modula una amplia cantidad de funciones y proporciona protección contra muchos procesos infecciosos.

Lo que observé fue que me lo estuve tomando una semana y me ayudó a no tener enfermedades gastrointestinales.

Conclusiones

Los probióticos por sus múltiples mecanismos de acción han demostrado ser efectivos en la prevención de enfermedades infecciosas, inflamatorias y funcionales del aparato digestivo.

La ingesta de estos productos no hacen magia, ni actúan por si solos, hay que ayudarlos mediante el cambio de nuestros hábitos de alimentación y de actividad física, con estas dos cosas reguladas y la ingesta de los probióticos puedo decir  que las propiedades de este yogurt tiene la capacidad de prevenir enfermedades gastrointestinales.

Antúnez, J., Echeverria, P., & Silva, V. (2016). Microbiota intestinal una estrategia en el tratamiento para la obesidad. Tesis de grado para la Licenciatura en Nutrición y Dietética. Universidad Católica de Chile. Recuperado de:

http://repositorio.ugm.cl/bitstream/handle/20.500.12743/1399/CD%20T613.25%20AN636r%202016.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Guarner, F., & Malagelada. (Febrero, 2018). La Flora Bacteriana del Tracto Digestivo. Revista Elsevier, 26 (1). Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-gastroenterologia-hepatologia-14-articulo-la-flora-bacteriana-del-tracto-13043240

Negrete, E. (n.d). Evaluación de la microbiota intestinal y efecto del probiótico Bacillus Clausii. Tesis para obtener el grado de  Maestro en Ciencias de la Salud.  Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Recuperado de: http://riaa.uaem.mx/xmlui/bitstream/handle/20.500.12055/599/NELENL03T.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Moreno, L. et.al. (Diciembre, 2013). Evidencia científica sobre el papel del yogurt y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española. Nutrición Hospitalaria, 28 (6). ISSN 0212-1611. Recuperado de: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013000600038

Sebastian, J., & Sánchez, C. (Enero, 2018). De la Flora Intestinal al Microbioma. Revista Española de Enfermedades Digestivas, 110 (1). ISSN 1130-0108. Recuperado de: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082018000100009

 

 

 

 

Bibliografía

Antúnez, J., Echeverria, P., & Silva, V. (2016). Microbiota intestinal una estrategia en el tratamiento para la obesidad. Tesis de grado para la Licenciatura en Nutrición y Dietética. Universidad Católica de Chile. Recuperado de:

http://repositorio.ugm.cl/bitstream/handle/20.500.12743/1399/CD%20T613.25%20AN636r%202016.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Guarner, F., & Malagelada. (Febrero, 2018). La Flora Bacteriana del Tracto Digestivo. Revista Elsevier, 26 (1). Recuperado de: https://www.elsevier.es/es-revista-gastroenterologia-hepatologia-14-articulo-la-flora-bacteriana-del-tracto-13043240

Negrete, E. (n.d). Evaluación de la microbiota intestinal y efecto del probiótico Bacillus Clausii. Tesis para obtener el grado de  Maestro en Ciencias de la Salud.  Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Recuperado de: http://riaa.uaem.mx/xmlui/bitstream/handle/20.500.12055/599/NELENL03T.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Moreno, L. et.al. (Diciembre, 2013). Evidencia científica sobre el papel del yogurt y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española. Nutrición Hospitalaria, 28 (6). ISSN 0212-1611. Recuperado de: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013000600038

Sebastian, J., & Sánchez, C. (Enero, 2018). De la Flora Intestinal al Microbioma. Revista Española de Enfermedades Digestivas, 110 (1). ISSN 1130-0108. Recuperado de: https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082018000100009

 

 

 

 

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography