Ciencias Agropecuarias y de Alimentos

PK-AA-147-CL LA SUAVE CARICIA DE LA FLOR DE LA CALÉNDULA

Salud y Bienestar

Asesor: JESSICA DANIELA CERVANTES MARTÍNEZ

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

Resumen

Cerca del fin de año 2019 y particularmente en nuestro país a partir de marzo 2020 el mundo entero cambió. La forma en la que estábamos acostumbrados a vivir se transformó completamente y nos vimos forzados a vivir una nueva “normalidad”. Esto tuvo varios efectos negativos en nuestra rutina diaria y en la forma a la que estábamos acostumbrados a convivir, sin embargo, también nos abrió los ojos a nuevas cosas y a encontrar dentro de la difícil situación mejores formas de aprovechar nuestro tiempo. Una de ellas  fue comenzar a hacer huertos caseros y cuidar de las plantas que ya crecían en casa. A partir de aquí comencé a interesarme en las propiedades de las plantas y flores que tenemos en nuestro jardín y pude aprender que varias de ellas tienen múltiples beneficios. La caléndula, por ejemplo, aporta muchos beneficios para nuestra piel lo que me motivó a investigar más acerca de ella y sus propiedades para este proyecto de ciencias.

Pregunta de Investigación

¿Puedo hacer una pomada o aceite natural a base de una flor que crece en mi jardín que ayude a cicatrizar y desinflamar?

Planteamiento del Problema

La flor de la caléndula tiene muchas propiedades naturales  que benefician a la piel y se utiliza actualmente en algunos cosméticos para brindarle hidratación, suavidad o elasticidad. Sin embargo, muchos de estos productos contienen químicos que pueden tener efectos secundarios negativos a largo plazo o peor aún, no contienen los ingredientes naturales que declaran en sus etiquetas.

Antecedentes

HISTORIA Y GENERALIDADES

La caléndula (Calendula officinalis) es una planta medicinal de múltiples usos y muy apreciada por sus propiedades curativas. Es originaria de Egipto, llegó a Europa en la época de las cruzadas y empezó a cultivarse en los huertos y jardines de los conventos y monasterios.

Es una planta que se utiliza en la región mediterránea desde la época de los antiguos griegos, aunque con anterioridad ya era conocida por los hindúes y los árabes por sus cualidades terapéuticas como una hierba medicinal, así como un tinte para telas, productos de alimentación y cosméticos.

Se presume que llegó a América junto a los conquistadores en su forma original. Sin embargo, la flor que conocemos actualmente es el resultado de los cruces  con otras especies nativas como la Caléndula arvensis o la maravilla (margarita) silvestre  mexicana.

Es sobradamente conocida en jardinería. Se cultiva muy a menudo en los jardines de los que escapa con facilidad. Se usa como planta ornamental y desde hace siglos se utiliza como planta medicinal debido a sus cualidades terapéuticas. Crece en climas templados y, aunque resiste bien heladas y sequías, requiere lugares soleados para su óptimo desarrollo. La multiplicación se hace por semillas, manual o mecánicamente, directamente sobre el terreno de cultivo. En zonas de invierno poco riguroso la mejor época para sembrar es otoño (incluso primavera), ya que permite iniciar tempranamente la cosecha y obtener más flores, las cuales se colocan en capas delgadas y se secan rápidamente en secadero, o lentamente a la sombra en cobertizos bien ventilados. Si el mercado requiere sólo pétalos secos, éstas son removidos después del secado.

Calendula officinalis

LA CALÉNDULA Y SUS PROPIEDADES TERAPEÚTICAS

La caléndula es una planta que se caracteriza por tener unas grandes flores anaranjadas muy hermosas, en las cuales se concentran sus principales propiedades medicinales y cosméticas. No es de extrañar que estas flores se hayan convertido en un ingrediente común de lociones y ungüentos caseros para la piel, pues son cicatrizantes, antibacterianas, antiinflamatorias y calmantes.

Flor de la caléndula

Las flores de caléndula son protagonistas de muchísimos remedios naturales para aliviar afecciones de la piel y también para mejorar su apariencia y mantenerla saludable y hermosa.

Posee propiedades cicatrizantes y regeneradoras, por lo que es una gran solución natural para favorecer la curación de heridas y regenerar los tejidos de la piel dañados, motivo por el que también se usa para combatir las estrías y afecciones como la psoriasis, los eccemas, los herpes labiales, las irritaciones de la piel, etc.

Su elevado contenido en mucílagos, antioxidantes y flavonoides le otorgan la capacidad de cuidar la piel del rostro, aportándole suavidad y manteniéndola bien hidratada y humectada.

Ese mismo ácido salicílico es lo que hace que sea una planta ideal para reducir la visibilidad de las manchas oscuras presentes en la piel.
También contiene ácido salicílico y, por ello, es un tratamiento muy útil en caso de acné, pues al aplicarla sobre la piel ayuda a que los poros se abran y, por ende, a que toda la suciedad acumulada pueda eliminarse. Previene la formación de impurezas y favorece la curación de granos y espinillas.

Gracias a sus propiedades antibióticas, antibacterianas y antiinflamatorias, las flores de caléndula son perfectas para tratar los hongos en la piel y la dermatitis atópica, entre otras.

Sus antioxidantes neutralizan la acción de los radicales libres, por lo que previene el envejecimiento celular de la piel y ayuda a que esta se mantenga joven y bella.

Caléndula en estado silvestre

DESCRIPCIÓN BREVE Y PROPIEDADES DE LOS INGREDIENTES ADICIONALES.

El aceite de olivo y sus propiedades para la piel

El aceite de oliva se ha relacionado con una amplia gama de beneficios de cuidado de la piel, con resultados de estudios que sugieren que puede ayudar a tratar todo: desde acné hasta quemaduras solares.

Aceite de Oliva

¿Cómo ayuda el aceite de oliva a la piel?

Las grasas son increíblemente importantes para la salud de la piel. Aquellas saludables, que se encuentran en  ingredientes como el aguacate, el pescado y el aceite de oliva, son cruciales para ayudar a que la piel retenga su humedad. Cuando se aplica tópicamente, los estudios han indicado que el aceite de oliva puede ayudar a tratar casos de quemaduras solares, posiblemente como resultado de sus propiedades antioxidantes. El aceite de oliva también se ha relacionado con la mejora de la radiodermatitis (vinculada con la exposición repetida a la radiación), así como con la ayuda para luchar contra el daño causado por los radicales libres asociado al envejecimiento prematuro.

El aceite de oliva es hidratante porque es rico en vitaminas A, D, K y E y antioxidantes que aportan elasticidad y firmeza a la piel.

La cera de abeja

La cera de abeja es un ingrediente que las abejas producen para formar la estructura de los panales y brindarle a estos la protección que necesitan para mantenerse en perfectas condiciones. Concretamente, la cera se produce en las glándulas localizadas en el abdomen de las abejas jóvenes, y su producción necesita de un importante esfuerzo por parte de las abejas, ya que para producir 1 kg de cera, una abeja debe consumir entre 4 y 12 kg de miel. Tiene una consistencia grasa y la utilizan para crear todas las secciones que conforman los panales, en las cuales se almacena, posteriormente, el polen.

Cera de abeja

Es esta sustancia grasa la que, mediante un proceso en el que se aplica calor, se extrae para poder usarla a nivel doméstico, cosmético e industrial. Entre otros, se utiliza para la elaborar diversos productos, como velas, crayolas, cosméticos, cremas para la piel, bálsamos labiales, productos para pulir muebles, tratamientos para cuero, etc.

Las propiedades de la cera de abeja para la piel

De la misma forma que sucede con la miel o el propóleo, la cera de abeja también es un producto elaborado por las abejas que cuentas con propiedades muy beneficiosas para la salud y belleza de la piel, razón por la que se ha empleado para elaborar muchísimos productos cosméticos, como jabones, cremas, lociones etc.

Destaca por ser muy rica en componentes antioxidantes y vitamina A; veamos a continuación cuáles son los principales beneficios de la cera de abeja para la piel:

Hidratante y nutritiva: tiene la capacidad de atrapar la humedad natural y crear una capa protectora en la piel, lo cual evita la deshidratación y resequedad de la misma. La protege de los daños que puedan causar los agentes externos y la mantiene bien hidratada y con una suavidad extrema.

Reduce las cicatrices: cuenta con propiedades cicatrizantes muy potentes que ayudan a reducir la visibilidad de aquellas marcas que hayan dejado las heridas en la piel. Esto sumado a sus efectos hidratantes, la convierte también es un estupendo remedio natural para eliminar estrías.

Blanquea la piel: ayuda a unificar el tono de la dermis, reduciendo la coloración de aquellas zonas que tienden a oscurecerse con más facilidad.

Añade luminosidad en el cutis: aplicada como mascarilla o crema sobre la piel del rostro, aporta un extra de luminosidad y deja el cutis con una apariencia más radiante y sin impurezas.

Preserva la juventud de la piel: al tener componentes antioxidantes, otra de las propiedades de la cera de abeja para la piel más destacadas es que actúa como un buen producto antiedad. Lo consigue al frenar la acción de los radicales libres, los cuales causan un envejecimiento prematuro y que las células que conforman la piel se oxiden, dando paso así a la aparición de arrugas.

Calma la piel irritada: posee propiedades analgésicas, antibacterianas y antiinflamatorias, las cuales permiten sanar la piel dañada con más rapidez y aliviar las irritaciones, el enrojecimiento, el escozor, etc.

Objetivo

Elaborar una pomada a base de la flor de caléndula y potencializar su efecto añadiendo aceite de oliva y cera de abeja natural para aliviar diferentes afecciones de la piel tales como quemaduras y heridas leves, acné y manchas asociadas a la alta exposición al sol.

Justificación

Una de las consecuencias positivas que nos dejó la pandemia que vivimos en estos últimos dos años, es que nos permitió abrir nuevas ventanas y nos dió acceso a nuevas actividades que no habíamos tenido oportunidad de practicar. Actividades que nos han ayudado a minimizar los efectos emocionales  y nos han mostrado nuevas perspectivas, como el consumo de proximidad y la autosuficiencia.

Por ejemplo, aprendimos que podemos hacer nuestro pan, cocinar nuevas recetas, así como experimentar con nuevos ingredientes y ¿por qué no? a hacer nuestros propios remedios naturales y caseros. Esta experiencia de crear algo con nuestras manos y no comprarlo en un supermercado ha sido muy gratificante.

Así, nació esta idea. Investigar qué podemos hacer con las flores y los ingredientes naturales que tenemos en casa.

Hipótesis

Si mezclo la flor de la caléndula con diferentes ingredientes naturales con semejantes beneficios, ¿podré potencializar su efecto hidratante, anti-inflamatorio y cicatrizante?

Método (materiales y procedimiento)

  1. Flores secas de caléndula
  2. Cera de abeja
  3. Aceite de Oliva
  4. Tarro de cristal alto de boca ancha con tapa.
  5. Tarro plástico para pomada de 20g.

Tomar en cuenta las siguientes porciones para adaptarlas a la cantidad de pomada que se quiera realizar: Para una cantidad de 750 g de aceite hay que utilizar aproximadamente 50 g de cera. Respecto a la cantidad de caléndula, la proporción deberá ser 1/3 de volumen de flor y 2/3 de aceite de oliva.

  1. Esterilizar el bote previamente con agua hirviendo para impedir el desarrollo de bacterias.
  2. Introducir las flores secas de caléndula en el bote. Llenar aproximadamente un tercio.
  3. Rellenar el bote con el aceite de oliva. Tapar y colocar en un lugar que quede expuesto a la luz solar durante 40 días para que las flores maceren.
  4. Pasados los 40 días colar el aceite en un cazo.
  5. Colocar el cazo con el aceite dentro de una olla más grande con agua para calentarlo a baño María. Procurar que el aceite no se caliente demasiado.
  6. Añadir la cera de abeja al aceite y remover bien los ingredientes para que se integren.
  7. Una vez disuelto el aceite de abeja, vertir la preparación en los tarros y dejar enfriar hasta que adquiera la consistencia adecuada. Es importante que estos tarros también estén previamente esterilizados.

 

Galería Método

Resultados

Se observaron diferentes beneficios en la elaboración de la pomada en base a la flor de la caléndula.

El primero y muy importante, es el beneficio emocional que nos da el darnos cuenta que podemos obtener productos de alta calidad elaborados por nosotros en nuestro tiempo libre.

El segundo es observar cómo este producto genera un beneficio visible en nuestra piel ya que gracias a sus propiedades antiinflamatorias y de cicatrización se ha utilizado para heridas leves, eliminar celúlas muertas y regenerar el tejido así como coadyuvante en las molestias e irritación por picaduras de insectos.

A mediano plazo, me interesa observar si puede ayudar al tratamiento contra el acné y las verrugas.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

La mezcla de diferentes componentes naturales con similares beneficios para la piel ha demostrado  tener propiedades antiinflamatorias y relajantes para diferentes afectaciones en la piel.

Estas propiedades han resultado especialmente benéficas para coadyuvar al mejoramiento de heridas y regenerar tejidos con daño moderado en la piel.

El ocupar productos naturales  disminuye la aparición de efectos secundarios  y resulta en un producto con excelentes beneficios a bajo costo.

Pomada de flor de la caléndula

Bibliografía

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography