Ciencias Exactas y Naturales

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK-342-EN El universo, los planetas y las galaxias

Asesor: Elizabeth Acosta Hernández

Autor: Rodrigo Torrentera Rodriguez

Resumen

Fui al museo a visitar el planetario para conocer mas del universo y saber un poco mas si existen hay vida en otro planeta.

Pregunta de Investigación

¿Habrá vida en otros planetas o en el universo?

Planteamiento del Problema

Mucha gente tiene la idea que no solo en el planeta tierra hay vida; que existe más seres vivos fuera de nuestro planeta por lo que trataremos de aclarar la duda que existe en las personas alrededor del mundo. ¿Estamos solos en el universo? ¿Cuántas galaxias existen?  ¿Existen los llamados extraterrestres? ¿Existirán más planetas como la tierra? Interesante ¿no?

Antecedentes

Para poder hablar si hay o no vida en otros planetas tendremos que hablar primero de ¿cómo se creó nuestro planeta?,

 

Comenzaremos por entender que nuestro planeta está en un universo, el cual está conformado por varias galaxias, pues bien nuestra galaxias es la vía láctea  y aquí es donde se ubica nuestro sistema solar

 

Pues bien para empezar entenderemos como es que se creó el universo bueno como todo hay un lado científico y un lado religioso; pero nosotros nos enfocaremos por el lado científico y en este rubro se tienen varias teorías que son la Teoría del Big Bang, la Teoría Inflacionaria, la Teoría del Estado Estacionario y la Teoría del Universo Oscilante, aunque las más aceptadas en la actualidad son la del Big Bang.

 

Una nueva teoría propone que el Universo se originó a partir de la implosión de una estrella de cuatro dimensiones

La teoría del Big Bang, si bien explica el origen del Universo, plantea una gran interrogante:

 

¿Qué provocó la gran explosión?

 

Tres investigadores del Instituto Perimeter de Física Teórica, en Canadá, proponen una excéntrica respuesta. De acuerdo con Razieh Pourhasan, Niayesh Afshordi y Robert Mann, lo que percibimos como el Big Bang en realidad podría ser el “espejismo” tridimensional de una estrella que colapsó en un universo radicalmente diferente al nuestro.

Se cree que el Big Bang comenzó con una singularidad espaciotemporal; un fenómeno en donde se rompen las leyes normales de la física. Las singularidades son súmamente extrañas y nuestra comprensión de ellas es limitada. De acuerdo con los autores, la hipótesis del Big Bang presenta un problema fundamental: es relativamente comprensible y uniforme. Les parece poco probable que de la caótica destrucción de una singularidad surja un Universo predecible.

 

Quizá nuestro Universo nunca fue singular, sino la “envoltura” tridimensional alrededor del horizonte de sucesos de un agujero negro de cuatro dimensiones. Un horizonte de sucesos o de eventos se refiere a la frontera del espacio-tiempo que marca la “entrada” de un agujero negro.

En teoría nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos. (Recientemente Hawking negó los agujeros negros).

En este escenario, nuestro Universo existió a partir de que una estrella cuatridimensional colapsó en un agujero negro. Se originó como, y sigue siendo, una sola característica de los restos de la implosión estelar. Los investigadores hacen hincapié en que esta idea, aunque puede sonar absurda, se basa en las matemáticas modernas que describen el espacio y el tiempo.

 

Bien tomaremos la teoría de big bang como nuestra base, después de esta gran explosión los trozos de materia generados en la misma se fueron enfriando. Una parte de esa materia dio lugar a los 100.000 millones de galaxias que componen el universo. La otra parte se denomina materia oscura y su naturaleza es un misterio hoy en día para los científicos.

Desde su formación el universo no ha dejado de expandirse como un globo que se hincha continuamente. Por eso las galaxias y todos los cuerpos celestes se alejan unos de otros. Como está en continua expansión se dice que el universo no tiene límites definidos.

 

Se piensa que las primeras galaxias que se formaron después del Big Bang eran generalizadamente pequeñas y que fueron aumentando de tamaño mediante un proceso de “acreción”, mediante el cual se fueron fundiendo en otras mayores, o mediante procesos posteriores  de “canibalismo galáctico”, por los que las de mayor tamaño atraían gravitatoriamente a otras, tragándoselas literalmente, mediante procesos de colisiones galácticas, de  los cuales los telescopios, especialmente el Hubble, nos ha dado cuenta en numerosas ocasiones.

 

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, es el resultado de la fusión con varios centenares de pequeñas galaxias. Proceso que continúa en la actualidad, aunque a un ritmo mucho menor que en el pasado, pues en este momento dos galaxias enanas, la galaxia enana de Sagitario y la galaxia enana de Can Mayor, están siendo tragadas y desmanteladas por la Vía Láctea. Tanto una como otra tienen unos cien millones de masas solares, la del Can Mayor se extiende en unos doscientos mil años luz y la de Sagitario se desparrama a lo largo de un millón de años luz. Esta fue descubierta en el año 1994, mientras que la anterior se descubrió en el 2002.

 

Cabe indicar además que las galaxias pueden variar en su forma. De esa manera, pueden reconocerse a las galaxias irregulares (que reflejan perturbaciones generadas a partir de la atracción gravitatoria de otras galaxias cercanas), las galaxias elípticas (con apariencia de elipse) y las galaxias espirales (de estructura circular y brazos curvos envueltos en polvo), por ejemplo.

 

La Vía Láctea, donde se encuentra el Sistema Solar al que pertenece el planeta Tierra. La Vía Láctea se encuentra dentro del Grupo Local, un conjunto de unas cuarenta galaxias, siendo la Vía Láctea la segunda más grande y brillante tras la galaxia de Andrómeda.

 

Este sistema se sitúa en el denominado Brazo de Orión y estaría a alrededor de 28.000 años luz de la zona céntrica de la Vía Láctea.

 

Se debe resaltar que el Sistema Solar cuenta con una sola estrella, llamada Sol, los astrónomos clasifican los planetas y demás cuerpos de nuestro Sistema Solar en tres categorías:

 

  • Primera categoría: Un planeta solar es un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol, con masa suficiente para tener gravedad y mantener el equilibrio hidrostático. Los planetas tienen forma redonda y han despejado las inmediaciones de su órbita. Nuestro Sistema Solar tiene cuatro planetas terrestres o interiores (Mercurio, Venus, la Tierra y Marte) y cuatro gigantes gaseosos exteriores (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno). Desde la Tierra en adelante, todos los planetas tienen satélites que orbitan a su alrededor.
    • Segunda categoría: Un planeta enano es un cuerpo celeste en órbita alrededor del Sol, con suficiente masa para tener forma esférica, pero no la necesaria para haber despejado las inmediaciones de su órbita. Son: Plutón (hasta hace poco catalogado como planeta), Ceres (antes considerado el mayor de los asteroides), Makemake, Eris y Haumea. De momento.

     

    • Tercera categoría: Todos los demás objetos que orbitan alrededor del Sol son considerados colectivamente como “cuerpos pequeños del Sistema Solar”. En esta categoría se incluyen los asteroides (con formas irregulares, la mayoría en el cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter), los objetos del cinturón de Kuiper (Sedna, Quaoar), los cometas helados de la nube de Oort y los meteoroides, que tienen menos de 50 metros de diámetro.

     

    Además, el Sistema Solar contiene pequeñas partículas sólidas que forman el denominado polvo cósmico y gases.

     

    Por ultimo hablaremos de los planetas Su formación se inició hace unos 4.600 millones de años, al mismo tiempo que el Sol. En general, los materiales ligeros que no se quedaron atrapados en el Sol se alejaron de él más que los pesados. En la nube de gas y polvo original, que giraba formando espirales, había zonas más densas en las que más tarde se formarían los planetas.

     

    La gravedad y las colisiones llevaron más materia a estas zonas y el movimiento rotatorio las redondeó. Después, los materiales y las fuerzas de cada planeta se fueron reajustando, y todavía lo hacen. Los planetas y todo el Sistema Solar continúan cambiando de aspecto. Sin prisa, pero sin pausa.

     

    Son astros que giran alrededor de una estrella, el Sol. No tienen luz propia, sino que reflejan la luz solar. Nunca están quietos; al contrario, tienen diversos movimientos. Los más importantes son dos: el de rotación y el de translación.

     

    La rotación, giran sobre sí mismos alrededor de su propio eje, es decir, rotan. Esto determina la duración del día de cada planeta.

     

    Por el movimiento de translación, estos astros describen órbitas alrededor del Sol. Cada órbita es el año del planeta, y cada uno tarda un tiempo diferente en completar esa vuelta. Cuanto más lejos del Sol, más largo es su año. Giran casi en el mismo plano, excepto Plutón*, que tiene la órbita más inclinada, excéntrica y alargada.

     

Objetivo

 

Conocer si hay vida en otros planetas, ya sea en nuestro sistema solar o en otras galaxias. O bien si estamos solos en el universo.

 

Investigar por qué si el universo es tan grande seamos el planeta donde hay vida.

Justificación

Hay muchas historias que platican de extraterrestres, que han visto platillos voladores, lo más sonado de las cosechas donde los extraterrestres dejaban jeroglíficos.

 

Me gustaría saber si es real o solo es una farsa de los medios de comunicación.

Hipótesis

Si hay vida en otros planetas entonces tendríamos que mandar cohete espacial donde no haya tripulantes, donde manden cámaras para tomar fotos, para que pueda ver si hay agua lo que nos podría confirmar que hay seres vivos en el planeta que aterrice.

Si hay agua entonces podrían mandar otro cohete con robots para recolectar muestras y poderlas analizar y checar si pudiera ver una similitud en atmosfera, subsuelo y posiblemente hay vida en ese planeta.

Método (materiales y procedimiento)

Consulte páginas de internet donde hablan un poco de las posibilidades que pueda existir vida en otros planetas.

Fui a Universum, Museo de las ciencias de la Unam, y entre a la sala del Planetario José de la Herrán.

Galería Método

Resultados

  1. Bacterias diminutas en meteoritos

Es conocido que en nuestro planeta han caído miles de meteoritos. Sin embargo, lo que muchos no saben es que en ellos se han encontrado indicios de una posible vida extraterrestre.

 

Tenemos varios ejemplos para representar esta afirmación. En 1911, en Egipto, cayó el meteorito Nakhla. Por diferentes situaciones, recién lo estudiaron en 1999. Dentro de este meteorito se encontraron estructuras filamentosas que dejan después de sí las bacterias. ¿Qué tiene que ver esto? Pues es imposible que algún organismo terrestre pueda entrar al centro de una piedra milenial, por lo que se supone que las bacterias que dejaron esas huellas, no eran de la Tierra.

 

  1. La señal “WoW!”

Los investigadores de la Universidad del Estado de Ohio llevaban realizando un arduo trabajo de investigación con el radiotelescopio “Big Ear”, cuando de repente captaron una señal fuerte y extraña cuya fuente se ubicaba fuera del sistema solar. Para el operador, el doctor Jerry Ayman, el sonido le resultó tan inesperado que resaltó el grupo de los símbolos que le correspondían en el papel y escribió a un lado ”Wow!”.

 

Existen muchas teorías y supuestos significados de aquellos sonidos, sin embargo, ninguno de ellos ha sido reconocido como verídico. Posteriormente, los científicos intentaban captar una radioseñal similar, pero por más que escucharan el espacio exterior, no lograron hacerlo.

 

  1. Pruebas en la historia

Son muchas las pruebas que afirmarían que sí existen los extraterrestres. En el templo de Seti I en Abidos se encontraron jeroglíficos con formas extrañas: algo parecido a un helicóptero, un digirible y un submarino. Este hacía suponer que era un OVNI.

 

También está la pintura de Domenico Ghirlandaio, en el que vemos a la Vírgen María y detrás de ella se puede observar una persona mirando un objeto luminoso en el cielo, parecido a una nave espacial.

 

  1. Existen miles de planetas parecidos a la Tierra

¿Es Namekusein? No. Un grupo de científicos de la Universidad de Berkley publicó los resultados de su investigación, en la cual habían analizado 42.000 sistemas planetarios ubicados fuera de nuestra galaxia y visibles desde la Tierra a simple vista. Descubrieron que alrededor de 22% de los planetas pueden ser adaptados para la vida. Es decir, cada quinta estrella similar al Sol tiene un planeta similar a la Tierra.

  1. El agua no solo existe en la Tierra

El agua es uno de los elementos más importantes para la vida es el agua, y esta no existe solo en la Tierra.

Por ejemplo en el satélite Europa de Júpiter se pudo descubrir que está cubierta por grandes océanos, cuya agua en su totalidad es más de lo que tenemos en la Tierra. La superficie está congelada, pero bajo la fuerza de gravedad de un gigante como Júpiter, el agua debajo de los hielos puede permanecer en su estado líquido y contener vida.

De igual forma en Encélado, el satélite de Saturno, se pudo comprobar que se oculta un océano debajo de su capa de hielo.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Como me llamo tanto este tema a mí me gustaría creer que si hay más cosas fuera de la tierra, pero aún no hay una respuesta que nos aclare si hay personas o gente con la misma inteligencia que nosotros.

 

Por qué vida puede referirse a muchas cosas las plantas, los microorganismos celulares, el agua , la atmosfera tienen cierta particularidad de ser cosas vivientes o darnos un lugar para hacer un planeta habitable para la humanidad.

Bibliografía

https://okdiario.com/curiosidades/2016/09/22/teorias-origen-universo-394283https://lageografia.com/geografia-astronomica/el-universohttps://www.astromia.com/solar/sistemasolar.htmhttps://ramanujan25449.blogspot.com/2011/08/la-formacion-de-nuestra-galaxia.htmlhttps://viajealcosmos.com/elementos-de-la-galaxia/https://aweita.larepublica.pe/magazine/7669-existe-vida-en-otros-planetas-5-contundentes-pruebas-que-lo-demostrarian

Summary

Aprendí que el universo es infinito y que como puede existir vida, como también puede que seamos los únicos en este gran universo.

Ya que esta pregunta todavía no tiene una respuesta, pero los científicos no se quedaran con la duda y trataran de encontrar esa respuesta.

Lo único es saber si estamos preparados si es que hay vida en otros planetas y no seamos los únicos en este gran universo.

 

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography