Divulgación y enseñanza de la ciencia

PJ-DC-330-AG Estrategias de salud mental para el control de crisis de ansiedad en adolescentes

Asesor: MARISA CALLE MONROY

Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)

Resumen

Los ataques de ansiedad, problema psicológico que surge por algún tipo de trastorno mental, es importante mencionar que la ansiedad es un aspecto normal de la adolescencia, el problema es cuando dicha ansiedad es excesiva y el adolescente no cuenta con redes de apoyo, para comprender lo que le sucede y encontrar momentos de alivio, aunado que en la actualidad en casa ambos padres trabajan de tiempo completo, lo que resulta difícil detectar el problema. Podemos añadir que la pandemia también produjo ciertas presiones en gran parte de la sociedad, los adolescentes no son la excepción, con la pandemia, como variable, incremento el número de pacientes adolescentes. Si nos paramos a pensarlo tiene sentido, dado que el confinamiento y el distanciamiento privaron a los adolescentes de infinidad actividades que ya realizaban, mismas que los mantenía ocupados, haciendo lo que les agradaba, interrumpieron las clases presenciales además de aislarlos de sus amigos. La ansiedad es una de las formas más frecuentes de psicopatología en la infancia y adolescencia, presentando tasas de prevalencia entre un 10 y un 20%, por encima de la depresión y de los trastornos de la conducta. Existen varios problemas por ejemplo el trastorno de ansiedad generalizada o ataque de pánico que son las más comunes, afortunadamente hay algunas formas de controlar la ansiedad en caso de una emergencia las cuales seria por ejemplo; tomar agua fría ayuda a tranquilizarse, dormir adecuadamente, concentración, ejercicios de respiración, es recomendable buscar ayuda de algún especialista para un mejor tratamiento del problema.

Pregunta de Investigación

como controlar la ansiedad si podemos conocer su origen

Planteamiento del Problema

la problematica que surge de la ansiedad es un problema mental o tambien conocida como crisisis de panico  o de angustia , es un aumento del miedo o malestar intenso que en poco tiempo  puede llegar a afectar seriamente  el comportamiento fisico, algunos sintomas van desde la falta de aire,mareo , presion en el pecho , miedo a perder el control, vomito entre otras .

Antecedentes

Podemos iniciar comprendiendo el cómo se nos define esta problemática. Entendemos que son varias las razones por las cuales es natural que aparezcan sentimientos de ansiedad durante la adolescencia. Esto se debe a que es una etapa en la que surgen muchos cambios en ámbitos fundamentales de la vida.  

Se relaciona bastante el ámbito físico con lo mental durante la adolescencia, hablamos de la pubertad, esta etapa en la que ocurren la mayoría de cambios físicos que diferencian las etapas de la vida, esta etapa de la adolescencia definen generalmente madurez, y como mencionamos mientras esta activa este periodo ocurren muchos cambios físicos y emocionales. 

  • La pubertad se refiere al aspecto biológico, anatómico y fisiológico del proceso, es decir, a todos los cambios hormonales y físicos tanto visibles como no visibles.

 

La adolescencia se refiere a todas las novedades en el ámbito de lo psicológico, lo social y lo emocional.  Es muy importante comprender que todos los cambios derivados del proceso de la pubertad tienen un impacto significativo en la mente del joven.

Como adultos y habiendo pasado ya esta etapa, cuando se analiza el comportamiento de algún adolescente se piensa muchas veces que exageran bastante o que no saben controlarse, esto sin ponerse  a pensar y recordar que un adulto en algún momento pasó por esa etapa y como ya lo mencione, el adolescente cuando pasa por estos cambios justamente no sabe qué hacer o porque le pasa esto, es decir, las vivencias de una persona cuyo cuerpo empieza a cambiar: crecer de estatura, empiezan a verse sus extremidades desproporcionadas, aparece vello en lugares donde antes no había, inician sensaciones de excitación sexual que no puede controlar y empieza a emanar olores extraños. 

Algunos autores, como Uribarri, sugieren que estas vivencias son difíciles de asimilar porque el cuerpo se vive como si estuviera fuera de control, como una entidad que cambia sin que el joven pueda decidir el modo y el ritmo, y del que, además, no puede saber el resultado final. 

Una razón por la cual suelen aparecer sentimientos de ansiedad durante la adolescencia, es que en esta etapa se da un cambio muy relevante en la relación con los padres. Para los jóvenes, surgen muchas emociones contradictorias que los llevan a cuestionar, a distanciarse e incluso a entrar en conflicto con sus papás.

 

Esto nos lleva a la relación primordial que tienen los padres y el impacto sobre el hijo, este suele volverse crítico con sus padres, comienza a cuestionar sus vidas y todo lo que hacen.

 

 En muchas ocasiones, incluso adoptan una actitud de desprecio y devaluación hacia ellos. Esto da como resultado que se sientan perdidos y solos porque ya no cuentan más con la imagen interna de esos padres ideales, protectores y poseedores de la verdad. Todo esto genera intensos sentimientos de ansiedad porque hay una pérdida de las figuras que habían aportado al niño toda esa seguridad.

 

Es importante mencionar que, atravesar por esta situación, difícil tanto para los hijos como para los padres, es necesario para que se fundamenten las bases de la independencia y la madurez. Cuando el adolescente es capaz de cuestionar a sus padres, también tiene la posibilidad de diferenciarse y de constituirse como individuo. De otra manera, permanece como un niño que no crece, que no piensa por sí mismo y que no se siente capaz de tener una identidad propia.

 

Considero importante mencionar que la ansiedad es un aspecto normal de la adolescencia porque se están atravesando procesos complejos que requieren de un esfuerzo emocional y mental. Incluso, cierta dosis de ansiedad es necesaria para el desarrollo. El problema es cuando dicha ansiedad es excesiva y el adolescente no cuenta con medios internos y redes de apoyo externas para comprender lo que le sucede y encontrar momentos de alivio.

 

Podemos añadir que la pandemia también produjo ciertas presiones en gran parte de las personas, los adolescentes no son la excepción hay pruebas contundentes que demuestran que la pandemia, como variable contextual, hizo crecer el número de adolescentes que tienen ansiedad. Si nos paramos a pensarlo tiene mucho sentido, dado que el confinamiento y el distanciamiento durante la Covid privaron a los adolescentes de muchas de las actividades que más les interesan, interrumpieron su educación y los aislaron de sus amigos.

 

El confinamiento como medida decretada durante la emergencia sanitaria para contrarrestar el impacto del Covid-19, aunque es positivo también afecta significativamente la estructura psíquica de los adolescentes, el confinamiento prolongado que dio paso a más ansiedad, estrés, limitación hacia el acceso de las familias a alimentos y a otros artículos esenciales; y los cierres de escuelas que dejaron a los adolescentes sin un entorno importante de protección, afectaron directamente la salud, la seguridad y el bienestar general de los adolescentes y sus familias.

 

En general, la ansiedad es una palabra que se utiliza para describir diferentes condiciones mentales, además es considerada como un fenómeno que se encuentra enraizado en la sociedad moderna; es una emoción de alarma que se experimenta con inquietud, desasosiego, temor indefinido, preocupación desbordante y miedo a perder el control.

 

En la mayoría de las veces, las personas desarrollan algún tipo de ansiedad cuando se encuentran en situaciones que les genera preocupación o estrés, por lo general, las personas que soportan una situación de emergencia sufren antes, durante y después de la situación, problemas psicológicos que afectan en su estabilidad emocional y bienestar psicosocial. Las situaciones de emergencia causan malestar a la mayoría de las personas, que se manifiesta, por ejemplo, en forma de ansiedad y tristeza, desesperación, trastornos del sueño, cansancio, irritabilidad o ira y/o dolor, depresión (OMS, 2019).

 

Es aquí donde entramos en otro desencadenante bastante importante, la relación que tienen la ansiedad y la depresión consta de muchas variables de gran riesgo.

 

La depresión en adolescentes es un problema de salud mental grave que provoca un sentimiento de tristeza constante y una pérdida de interés en realizar diferentes actividades. Afecta la manera en que tu hijo adolescente piensa, se siente y se comporta, y puede provocar problemas emocionales, funcionales y físicos. Aunque la depresión puede ocurrir en cualquier momento de la vida, los síntomas entre los adolescentes y los adultos pueden ser diferentes. Durante mucho tiempo se consideró a los síntomas depresivos y ansiosos del adolescente, en particular, como una problemática de tipo psicológico, pero con el paso del tiempo se ha observado que existe un porcentaje importante de pacientes con estos síntomas en los cuales el problema no es psicológico, sino más bien neurobiológico.

 

Cuando se habla de depresión, en general, nos referimos a baja del ánimo y anhedonia, que es la disminución de la capacidad para experimentar placer. En los adolescentes y niños, los síntomas cognitivos son muy importantes, con disminución marcada de la concentración, disminución de la memoria a corto plazo, pseudo demencia y baja en el rendimiento escolar.

 

La ansiedad es una de las formas más frecuentes de psicopatología en la infancia y adolescencia, presentando tasas de prevalencia entre un 10 y un 20%, por encima de la depresión y de los trastornos de la conducta. Sin embargo, en muchas ocasiones no es diagnosticada ni tratada. Los trastornos de ansiedad a menudo se inician en la infancia y la adolescencia y son progresivos, persistentes y crónicos o de curso recurrente. El diagnóstico precoz y su tratamiento puede reducir el impacto en la vida del adolescente, académica, social y familiar y prevenir la persistencia de un trastorno de ansiedad en la vida adulta

 

A continuación, se describe la clínica de los trastornos de ansiedad en la infancia y la adolescencia:

 

Trastorno por ansiedad de separación: En este caso el miedo es excesivo o inadecuado para el nivel de desarrollo del niño concerniente a la separación de sus figuras de apego, puesto de manifiesto en al menos 3 de las siguientes circunstancias y con una duración de al menos 4 semanas.

 

Trastorno por ansiedad generalizada 

  • Preocupación exagerada ante la vida en general 
  • Múltiples miedos sin base real que afectan a diversas facetas de la vida .
  • La ansiedad se manifiesta ante situaciones presentes, pasadas y posibles acontecimientos futuros .
  • Este afrontamiento ansioso de la realidad se acompaña de un sentimiento de inseguridad e ineptitud.
  • Son comunes las quejas somáticas — Estado permanente de nerviosismo y tensión.

Fobia Simple

Consiste en la presencia de un miedo irreprimible, persistente y difícil de vencer ante un estímulo o situación en concreto y que solo aparece en presencia de ese estímulo. Ese miedo se ve como irracional, aunque en los niños no siempre es así. Debe producir un intenso malestar y limitar el desarrollo de una vida normal.

Fobia Social 

Es cuando hay un miedo o ansiedad intensa ante situaciones sociales en las que la persona se expone al escrutinio por parte de otros. La persona teme actuar de una determinada manera o mostrar síntomas de ansiedad que puedan ser valorados negativamente por parte de los demás. La edad media de aparición son los 13 años. La clínica suele ser:

  • Conductas evitativas: ante reuniones sociales, hablar o comer en público.
  • Rubor, sudoración, temblor, tartamudez y sentimientos de ridículo en situaciones sociales.

Mutismo Selectivo 

Es cuando hay un fracaso constante de hablar en público en situaciones sociales específicas, en las que existe expectativas por hablar, a pesar de hacerlo en otras situaciones. La alteración interfiere en los logros educativos o en la comunicación social y debe durar al menos un mes.

Ataque de pánico 

El niño o adolescente presentará un ataque imprevisto de miedo o malestar en minutos y con al menos 4 de los siguientes síntomas: palpitaciones, sudoración, temblor, dificultad para respirar, mareo, escalofríos, calor, parestesias, sensación de ahogo, dolor torácico, náuseas, dolor abdominal, despersonalización, desrealización, miedo a perder el control, o a morir. Al menos uno de los ataques se ha seguido de un mes o más de preocupación acerca de tener otro ataque o conductas evitativas en relación con los ataques.

Agorafobia 

Miedo al menos a dos de las siguientes circunstancias: 

  • Uso del transporte público 
  • Estar en espacios abiertos 
  • Estar en sitios cerrados 
  • Hacer cola o estar en medio de una multitud
  • Estar solo fuera de casa

 Evitan estas situaciones por miedo a no poder escapar o recibir ayuda si se tiene un ataque. 

 

Tratamiento general.

El tratamiento de los trastornos de este tipo requiere de una aproximación multimodal y de un enfoque terapéutico global, con el objetivo de disminuir la sintomatología, evitar complicaciones a largo plazo, prevenir la aparición de comorbilidad psiquiátrica y el desarrollo de trastornos depresivos y ansiosos en la edad adulta.

 

La primera intervención es la psicoeducación del niño y sus padres sobre la ansiedad. Los tratamientos eficaces son la psicoterapia (cognitivo-conductual) y el tratamiento farmacológico (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina: ISRS). La elección del tratamiento debe tener en cuenta: la gravedad del trastorno, el diagnóstico específico del trastorno de ansiedad, el tiempo de evolución, presencia de comorbilidades, edad y grado de desarrollo del niño (cuanto más pequeño más se debe intervenir con los padres), características familiares y sociales, tratamientos previos ineficaces, recursos disponibles.

 

El tratamiento de primera elección es la psicoterapia y la segunda la farmacológica en niños a partir de los 6 años, con síntomas moderados o graves y si ha fracasado la psicoterapia.

 

Cuando ya se ha consultado a algún profesional y cuando ya se ha dictaminado el diagnóstico y tratamiento quedaría seguir avanzando en el control de las emociones, crisis, malestares que se manifiesten en el proceso, esto queda más a voluntad del adolescente en cuestión, algunos consejos son:

 

La sobrealimentación o atracones.

Mucha gente cae en la trampa de acudir a la nevera para atiborrarse de comida cada vez que nota que la ansiedad está llegando a ser excesiva, conducta que puede desencadenar en otros trastornos.

Ejercitar el cuerpo.

Muchas veces se nos olvida que la ansiedad también está conectada con nuestra autoestima y autoconcepto. Practicar deporte con regularidad, procurar comer sano y mantener una buena higiene personal hará que nos sintamos mejor con nosotros mismos.

Concentración y respiración.

En muchos sentidos, nuestro estado de ánimo y nuestras emociones dependen en gran parte del grado de activación del sistema nervioso. Si falta oxígeno, experimentamos más estrés, ya que nuestro cuerpo entrará en fase de alarma para encontrar una solución a esa situación. 

Duerme bien.

Esta condición es indispensable, ya que en estado soñoliento es muy fácil que las situaciones cotidianas nos sobrepasan. Dormir bien hace que estemos mucho más preparados para afrontar el día a día. De hecho, está demostrado que la falta de horas de sueño hace que aumente mucho el riesgo de desarrollar trastornos de ansiedad. Además, el desgaste mental de no descansar lo suficiente 

hace que rindamos peor y tengamos           dificultades para concentrarnos y para razonar, y esto puede favorecer la acumulación de responsabilidades.

Evita la cafeína

Si consumes productos con cafeína, como el café o ciertas bebidas de cola, estarás poniendo trampas. Recuerda que la distinción entre cuerpo y mente es tan solo un espejismo, y muchas de las sustancias que consumimos habitualmente afectan a cómo nos sentimos. La cafeína hace que nos volvamos propensos a activarnos ante estímulos a los que normalmente no daríamos mucha importancia.

Despeja tu mente un momento.

Muchas veces, la ansiedad se debe al hecho de estar rodeados de elementos que nos recuerdan algo que nos preocupa. Por eso, es útil desconectar, aunque sea por unos momentos, para luego volver con las fuerzas renovadas.

 

Objetivo

conocer como surge la ansiedad en los adolescentes y proporcionar estrategias para su control , siendo asi que la ansiedad surge de problemas con trastornos mentales, un solo ejempl0 podria ser la depresion, es una de las que mas causa ataques de ansiedad ya que juega con la mente de la persona  nublando el juicio de la persona afectada por este problema.

Justificación

la ansiedad en los adolescentes va incrementando especialmente en personas con algun tipo de problema como la depresion o algun tipo de trastorn0 mental .De acuerdo con la secretaria de salud, el trastorno de ansiedad se encuentra entre los problemas mentales, emocionales que se presentan en la ninez y adolescencia aseguro clarissa villa senor paidopsiquiatra de los servicios de salud mental de la secretaria de salud . Segun las estadisticas estos cinco anos ha aumentado demasiado con un porcentaje de 75 %.

Es importante atenderlo ya que en un futuro podria tener diversas consecuencias que pueden llegar a ser graves e irreversibles,  se recomienda buscar ayuda de especialistas yz que asi hay mejor eficada para controlar los estados de animo

Hipótesis

Si conocemos cómo surge la ansiedad, entonces podremos proporcionar técnicas para su control

Método (materiales y procedimiento)

      Encuesta hecha a la psicóloga Yoise Anguiano Macuil  en la clínica Sinaí

Galería Método

Resultados

Descubrimos que existen etapas de el trastorno y sus formas de controlar todos los aspectos y niveles de ansiedad que tenga  el adolescente en estos tiempo de pandemia dándonos ideas de cómo surge y sus métodos de control.

Galería Resultados

Discusión

En las que gracias a las entrevistas realizadas podré  saber cómo ayudar a controlar el problema de ansiedad en los adolescentes dándoles métodos de urgencias en caso de que se presente el ataque de ansiedad.

Conclusiones

En las entrevistas realizadas a la licenciada Yoise de la clínica Sinaí.

confirmamos que la ansiedad es un trastorno común en la adolescencia el cual no se elimina pero se controla  dándonos ideas de cómo controlar el problema de ansiedad

Bibliografía

Así afecta la ansiedad a los y las adolescentes ANSIEDAD, GESTIÓN EMOCIONAL, TERAPIA. (29 DE MARZO DE 2022). Así afecta la ansiedad a los y las adolescentes. 21/4/22,delapsicólogaonlineSitioweb:https://www.lapsicologaonline.com/blog/17/3/2022/as-afecta-la-ansiedad-a-los-y-las-adolescentes ps

Cómo controlar la ansiedad

Arturo Torres. (2021 ). Cómo controlar la ansiedad, en 7 pasos útiles. 12/4/22, de psicología y mente Sitio web: https://psicologiaymente.com/vida/como-controlar-la-ansiedad

Summary

It is important to mention that anxiety is a normal aspect of adolescence, the problem is when such anxiety is excessive and the adolescent does not have support networks to understand what is happening and find moments of relief, added to the fact that currently at home both parents work full time, which makes it difficult to detect the problem. We can add that the pandemic also produced certain pressures in much of society, adolescents are no exception, with the pandemic, as a variable, increased the number of adolescent patients. If we stop to think about it, it makes sense, given that the confinement and distancing deprived adolescents of countless activities they were already engaged in, which kept them busy, doing what they liked, interrupted their face-to-face classes and isolated them from their friends. Anxiety is one of the most frequent forms of psychopathology in childhood and adolescence, presenting prevalence rates between 10 and 20%, above depression and conduct disorders. There are several problems such as generalized anxiety disorder or panic attack which are the most common, fortunately there are some ways to control anxiety in case of an emergency which would be for example, drinking cold water helps to calm down, sleep properly, concentration, breathing exercises, it is advisable to seek help from a specialist for better treatment of the problem.

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography