Medio Ambiente

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

(PP-354-MA) Papel reciclado

Asesor: Diana Vizcarra

Autor: Alessandra Leonor Gomez Fragoso

Resumen

Resumen

“La producción y consumo de papel tiene impacto ambiental y social sobre el planeta”.

La Tierra es nuestro hogar, así que debemos cuidarlo. Una manera de hacerlo es aplicar la regla de las 7 “erres”, todos los días:

• Reflexionar: Reconocer que los seres humanos estamos interrelacionados con la naturaleza. La información y la educación ambiental nos ayudan a repensar nuestra forma de consumir.

• Rechazar: Los productos tóxicos, no biodegradables o no reciclados deben quedarse fuera de la lista de compras.

• Reducir: Usar menos productos desechables o no necesarios para disminuir el impacto ecológico.

• Reutilizar: Aprovechar al máximo las cosas.

• Reciclar: Recuperar materiales ya usados y utilizados para hacer otra cosa. Reciclar el papel periódico y hacer tarjetas.

• Redistribuir: Debe haber desarrollo sostenible por la huella ecológica .

• Reclamar: Los consumidores tienen que tener participación en las actividades que influyen en su vida diaria.

Los consumidores, que asumen estas siete acciones contribuyen a conservar el medio ambiente, a lograr un mundo más equitativo y de paso, ahorran dinero.

La mayoría del papel que se fabrica en el mundo debe ser reciclado:

• El papel y el cartón deben estar limpios para que pueda reciclarse, así que no los mezclemos con la basura.

• Llevar el papel y el material que ya no necesitemos en centros de acopio. Quizá podamos recibir dinero por esto.

• No importa cuántas hojas de papel se gaste, lo importante es que se lleven al centro de acopio para que liego sea reciclado.

“Más reciclaje, menos tala de árboles”.

Pregunta de Investigación

¿Cómo podemos hacer que el papel, lo volvamos a reutilizar?

Planteamiento del Problema

Si, seguimos consumiendo hojas de papel y no las reciclamos generamos, más basura, y no podemos tener en nuestro planeta más basura porque nos hace daño.

Tenemos que dar solución a nuestra forma de consumir para poder cambiar nuestra forma de hacer las cosas que hacemos; porque es cierto que no dejamos de utilizar el papel, aunque existan más herramientas y formas de trabajo en la escuela como las computadoras.

Para fabricar una tonelada de papel, es necesario utilizar entre: 10 y 15 árboles; 7,800 kilovatios/hora de energía eléctrica, y 26,000 litros de agua. Al reciclar el papel se reducirá el corte de ellos árboles, se ahorrará energía eléctrica y agua. Además, estaremos protegiendo a animales, como los insectos y los pájaros, que dependen mucho de ellos árboles para vivir.

Existe desperdicio de energía y materiales en la industria actual, debido al desconocimiento de las posibilidades de utilizar el papel de desecho o bien el reciclado.

México ocupa el cuarto lugar mundial en la producción de papel reciclado, por encima de países como Alemania, España y Reino Unido.

Antecedentes

En el antiguo Egipto se escribía sobre papiro (de ahí proviene la palabra papel), el cual se obtenía a partir del tallo de una planta abundante en las riberas del río Nilo (Cyperus Papyrus).

Los chinos ya fabricaban papel de los residuos de la seda, la paja de arroz y el cáñamo, e incluso del algodón. En el año 105 de nuestra era estaba compuesto de bambú, morera, ramio u ortiga, cáñamo y trapo. Este conocimiento se transmitió a los árabes, quienes a su vez los llevaron a España y Sicilia. (Podemos hablar de reciclado en Europa, cuando al reutilizar las pieles de los animales, borraban y volvían a utilizarlos por lo caro que era mantener los escritos, ya en el siglo XII).

La producción de papel llegó a América por los españoles. Antes de la llegada de los españoles el papel fue usado como sustancia por los Mayas y los Aztecas. Esta técnica aún es usada por los indígenas del sureste de México. Sin embargo, las sustancias puras no se clasificaban como papel.

El primer taller de papel en Norte América se estableció en Pennsylvania en el Wissahickon Crek cerca de Germantown por William Rittenhause.

Posteriormente, en el siglo XVIII y XIX, con la tecnología de impresión se desarrolla un incremento en la alfabetización, simultáneamente los fabricantes de papel mejoraron sus mecanismos de producción de papel La primera máquina para elaborar papel fue inventada por el francés Nicholás Louis Robert, un empleado del taller Didot en Francia.

El principio básico de la máquina Fourdrinier, primera en fabricar papel, es suspender la pulpa de papel en agua, que es derramada con un movimiento horizontal, las vibraciones de un lado a otro lado causaban que las fibras se intercalan una con otra. En ese momento esto fue conocido como Dandy, el cual presiona mayormente el agua, al mismo tiempo que imprime las marcas de agua o líneas extendidas, sobre la pulpa del papel. Después, estos son transportados a cilindros calientes y secos para que al final del proceso se devanara en un largo rollo perfectamente seco.

El reciclado del papel

El reciclado de papel es el proceso de recuperación de papel ya utilizado, creado para transformarlo en nuevos productos de papel.

Y, a pesar de lo que la gente piensa, el reciclaje no es nada nuevo. Se remonta muy atrás en el tiempo. De una u otra forma el aprovechamiento y reutilización de los materiales de desecho ha estado presente desde los comienzos de la historia del ser humano.

No sólo es sólo exclusivo del hombre… La naturaleza ha reciclado plantas, árboles, insectos y todo tipo de criaturas desde siempre, mediante los ciclos biológicos, aprovechando los recursos minerales y el agua. Por eso se puede afirmar que el reciclaje es tan viejo como la propia naturaleza.

En 1031 d.C. los japoneses empiezan a almacenar el papel usado para reciclarlo. Por lo tanto, todos los documentos o papiros antiguos de Japón están hechos con papel reciclado.

En 1690 d.C. se introdujo por primera vez el reciclaje en la industria manufacturera y fue en E. U., en la histórica ciudad de Rittenhouse Mill, cerca de Philadelphia, se fabricó fibra de papel proveniente de trapos y telas de algodón y lino reciclados.

El reciclado del papel en una economía circular, siglo XXI (2015):

El modelo de producción predominante en la economía mundial se basa en tomar recursos naturales y emplearlos, para fabricar productos que luego se venden y tras un corto tiempo de uso o bien son desechados o bien, en una pequeña parte, son reciclados. Este modelo “lineal” de la economía representa muchos inconvenientes, entre los que destaca el hecho de que no es un sistema eficiente. En cambio, en una economía circular, es decir, aquella que es restaurativa y regenerativa a propósito, y que trata de que los productos, componentes y materias mantengan su utilidad y valor máximos en todo momento, distinguiendo entre ciclos técnicos y biológicos.

La finalidad última de una economía circular es la restauración del capital natural, es decir, poder llevar a cabo desarrollo económico con recursos finitos, de manera sostenida en el tiempo.

La industria del papel es una de las que más utilizan principios de economía circular, llevar a cabo desarrollo económico con recursos finitos de manera sostenida en el tiempo.

Consiste en un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables. Además, funciona de forma eficaz en todo tipo de escala.

Por ello, es pensar más allá del reciclaje, es: reflexionar; rechazar; reducir; reutilizar; reciclar; redistribuir y reclamar, porque es un material biológico.

Del papel pueden extraerse diversos subproductos y residuos en diferentes fases del proceso de fabricación del producto final. Estos subproductos y residuos se introducen en nuevos ciclos para obtener el máximo valor agregado posible en cada momento.

Por lo tanto, es sostenible, ya que no se trata de usar y tirar, es buscar, eficientar, todo el ciclo de vida de los productos.

La industria del papel, hacia la economía circular.

Por sus propias características, la industria del papel es una de las que permiten una aplicación más directa de los principios de la economía circular ya que la base de la industria es un material biológico. Del papel pueden extraerse diversos subproductos y residuos en diferentes fases del proceso de fabricación del producto final. Estos subproductos y residuos se introducen en nuevos ciclos para obtener el máximo valor ´posible en cada momento.

En primer lugar, la materia prima de la industria del papel, la madera, es en recursos renovables. Y, cuando nos referimos a la sostenibilidad de la industria, lo primero que pensamos es en gestionar los desechos. La tasa de reutilización del agua es del 95%, así la industria papelera utiliza de forma intensiva las fuentes de energía renovables, uno de los pilares de la economía circular.

Datos de México en reciclado:

• 1.52 millones de toneladas de papel se produce en un año en una empresa como Bio Papel.

• 31 es el número de rollos de papel de una tonelada que se manufactura en una fábrica grande.

• 4,000 son los kw/h de energía que se ahorran en la producción de 1 tonelada de papel reciclado.

• 22 millones de toneladas de papel se producen al año en México, de las cuales más del 80% es reciclado.

• 62 es el número de plantas de papel que hay en México.

• 4,000,000 de toneladas de cartón y papel se acopiaron en 2016 para ser reciclado.

• 7,000,000 de toneladas de gases de efecto invernadero se capturan gracias al reciclado de papel.

Gases de efecto invernadero

La actividad económica, como conjunto de procesos de trabajo que los humanos realizan con el fin de asegurar la reproducción material de las sociedades, no se desarrolla en el vacío, sino que depende en buena parte del marco natural en el que se inserta, en un mundo interrelacionado como el nuestro, de toda la biosfera.

Por eso la forma concreta, en que se desenvuelven dichos procesos, no es independiente de la organización económica de que se dotan las distintas sociedades. Aunque los problemas ambientales, y su relación con la actividad productiva de la sociedad, se pueden rastrear desde tiempo inmemorial, ha sido en los últimos decenios cuando desde un punto de vista local al principio, y de forma global – pensemos en la capa de ozono, pérdida de biodiversidad, efecto invernadero, etc. – en los últimos años cuando han comenzado a surgir preguntas, y también respuestas, con respecto a la relación entre actividad humana y medio natural, así como a las posibles soluciones e instrumentos a utilizar para las mismas.

Y, a pesar de que la conciencia ecológica crece hoy por todas partes, la historiografía ecológica está todavía en su infancia. No tendríamos que mirar siempre la ecología como la destrucción irreversible de los combustibles fósiles; el aumento del efecto invernadero se deja sentir a pesar de que mucha gente mantiene aún un consumo exosomático de energía más propio de antes de la Revolución Industrial que del capitalismo avanzado. El agujero de la capa de ozono crece en un tiempo muy corto.

Producción de papel en el mundo

Los analistas de la industria forestal consideran que la perspectiva del aumento del consumo es una señal de crecimiento económico saludable y de la mejora de la calidad de vida. El consumo de papel es utilizado como un “indicador de desarrollo”, cuando en realidad es un indicador de despilfarro de los recursos naturales. Además, numerosos indicadores económicos y sociales señalan la pérdida de calidad de vida en zonas y países del planeta donde crece la demanda de papel.

Las naciones industrializadas, con el 20% de la población mundial, consumen el 87% del papel para escribir e imprimir , consumen, pero, sobre todo, derrochan recursos, ya que entre el 30 y el 40% de los residuos sólidos urbanos generados en Europa son papel y cartón . Usamos demasiado papel y, además lo tiramos a la basura.

El consumo de papel en España era, en 2002, de algo más de 170 kg/habitante/año, alejados todavía de los 206 kg/habitante de Reino Unido o los 225 kg/habitante de Alemania . Este dato sirve al sector papelero para reclamar y predecir un mayor consumo de papel para acercarnos a los países “más avanzados”. Producir y derrochar papel poder ser un objetivo de los que se enriquecen con este negocio, pero es a todas luces una mala noticia para el planeta.

“La fibra virgen de madera es y deberá ser la principal fuente de materia prima de la industria del papel”.

De momento, sólo un 8 – 9% de los materiales utilizados para la fabricación de papel a nivel mundial procede de fuentes no madereras: paja de arroz y trigo, bagazo de caña de azúcar, cáñamo, algodón, kenaf, etc. El resto del papel se produce a partir de fibra virgen (55%) y fibra reciclada (38%) .

Pero las fuentes de fibra procedentes del papel recuperado y las fibras de origen agrícola están muy lejos de su potencial. Alemania y Japón ya han mostrado que es factible aumentar tal porcentaje. El cultivo del kenaf, por ejemplo, ha permitido la fabricación de papel prensa en Texas y California, en E.U.

En España, donde durante mucho tiempo se utilizaron diversos tipos de fibras agrícolas (desde la paja de arroz al esparto ), todavía hay empresas que utilizan fibras a partir del sisal o la albahaca.

Los inconvenientes técnicos que surgen con nuevas fibras podrán ser subsanadas. Si fue necesario un gran trabajo de ingeniería producir una fuente de pasta a partir del eucalipto, es igualmente necesario un esfuerzo adicional para mejorar la calidad de la fibra reciclada y fibra de origen agrícola.

Además, debido a su menor contenido en lignina, la transformación de estas fibras agrícolas en pasta de papel requiere menos productos químicos, menos tiempo y menos energía.

“Los organismos modificados genéticamente y las plantaciones gestionadas de manera industrial serán una fuente sostenible de materia prima”.

Pretenden hacernos creer que puede ser sostenible el cultivo de “súper árboles” modificados genéticamente, cultivados de forma intensiva con profusión de abonos y herbicidas. La realidad es que la intensificación de la gestión suele atraer encaminados impactos negativos sobre el suelo y la biodiversidad .

Al contrario de lo que se predica, estudios independientes contradicen las supuestas ventajas de las plantas modificadas genéticamente y, por ejemplo, afirman que se han incrementado el uso de herbicidas en plantas transgénicas que supuestamente iban a reducir su consumo.

Olvidando el principio de precaución que exige evaluar previamente el impacto de la liberación de nuevos organismos al medioambiente, la industria papelera investiga y desarrolla actualmente súper árboles para generar nuevas razas resistentes al frío, un más rápido crecimiento, menor lignina , etc. Según varias fuentes procedentes de los centros de investigación forestal en Galicia, las grandes empresas papeleras están cerca de obtener Eucalyptus globulus transgénicos.

Las plantaciones industriales han sido ampliamente contestadas no sólo en los países del sur, sino también en el norte rico, como es el caso de España. Lejos de parecerse a ecosistemas forestales, la tendencia de las plantaciones es parecerse a ejércitos de árboles manejados mediante modelos agrícolas intensivos: tratamiento del suelo, abonado, plantación, tratamientos fitosanitarios, cosecha, destoconado, y nueva plantación.

El Problema

La producción y consumo de papel tienen un fuerte impacto ambiental y social sobre el planeta.

La industria papelera y de celulosa ocupa el quinto lugar del sector industrial en consumo mundial de energía, y utiliza más agua por cada tonelada producida que cualquier otra industria. También, la industria pastero-papelera se encuentra entre los mayores generadores de contaminantes del aire y del agua, así como gases que causan el cambio climático .

La fabricación y consumo de papel y el futuro de los bosques están estrechamente unidos. Aunque frecuentemente la cantidad de madera empleada en la fabricación de pastas vírgenes se infravalora al no contabilizarse los consumos de restos y residuos de aserraderos. Lo cierto es que cerca del 40 % de toda la madera talada para usos industriales en el mundo se destinó a la producción de papel : el 25% son cortas directas para la industria del papel, mientras que el otro 15% restante procede de subproductos de otros sectores (aserrío, fabricación de tableros, etc.)

Las fuentes de esas fibras, según los tipos de masas forestales son las siguientes: 17% procede de Bosques Primarios (bosques vírgenes), sobre todo en regiones boreales; el 54% de Bosques Secundarios ; y, por último, el 29% de Plantaciones Forestales .

En muchos lugares del planeta, los bosques y otros ecosistemas naturales han sido y son todavía sustituidos por plantaciones de árboles de crecimiento rápido cuya gestión implica la utilización masiva de herbicidas y fertilizantes químicos tóxicos. Además, los monocultivos de árboles para la industria del papel son frecuentemente rechazados por las comunidades locales debido a sus impactos negativos sobre los modos de vida y el bienestar de la población

¿Qué deberían hacer los fabricantes de papel en el mundo?

Greenpeace pide a las empresas fabricantes de pasta y papel que se comprometan a cumplir los siguientes objetivos:

Producción limpia:

1. Reducir los impactos combinados sobre el Medio Ambiente de la utilización de agua, energía, madera y sustancias químicas en todo el proceso de la producción de papel, incluyendo la producción/obtención, separación, el transporte y uso de fibra.

2. Reducir e ir eliminando emisiones nocivas de las fábricas de pasta y el uso de cloro y sus derivados en el blanqueo. En las fábricas ya existentes, se pueden llevar a cabo mediante la introducción de tecnologías de blanqueo y separación avanzadas (des lignificación basada en oxigeno: recuperación máxima de aguas residuales y el uso de sistemas de blanqueo sin compuestos de cloro).

Suministro responsable de fibra:

3. Acabar con la utilización de fibras de celulosa y madera procedentes de regiones con bosques primarios y otros bosques de alto valor para la conservación.

4. Acabar con la sustitución de ecosistemas naturales por plantaciones para la obtención de fibra de papel, así como la introducción de estas plantaciones en el interior de espacios naturales protegidos o zonas sensibles para la conservación.

5. Obtener las fibras de celulosa virgen a partir de bosques y plantaciones gestionadas según os más altos estándares de sostenibilidad. Para la mayoría de las ONG, el sistema de certificación forestal del Forest Stewardship Council (FSC) es el esquema de certificación internacional más creíble y que se acerca a este objetivo.

6. Utilizar materiales alternativos (cáñamo, paja o kenaf , por ejemplo) para fabricar papel cuando el análisis del ciclo de vida demuestre que son medioambiental y socialmente preferibles a otras fuentes de fibra virgen.

7. Eliminar El uso industrial intensivo de pesticidas, herbicidas y fertilizantes en las plantaciones destinadas a la producción de fibra.

8. No permitir la utilización de fibra de celulosa procedente de organismos genéticamente modificados.

9. Investigar los suministros y poner en marcha sistemas de cadena de custodia que garanticen su origen ambientalmente positivo del abastecimiento de fibra.

10. Aumentar el contenido de fibras recicladas.

11. Eliminar la producción de papeles fabricados únicamente con fibra virgen y reducir considerablemente la dependencia de fibras virgen procedentes de bosques y plantaciones.

12. Aumentar el contenido de fibra reciclada post consumo en todos los papeles.

Mejorar los beneficios sociales:

13. Hay que asegurar que la producción de papel contribuye en la calidad de vida de la población del entorno de las fábricas. En los países en desarrollo, mejorar los servicios sociales, crear trabajo estable en las comunidades locales, respeto a los derechos de los trabajadores y mejoras en las condiciones de salud y educación.

Guía para el consumo de papel

Los consumidores de papel ya sean empresas administradoras públicas o la ciudadanía, tienen la capacidad de influir en los procesos de producción de papel a través de sus hábitos de compra o de las especificaciones técnicas del papel que demandan a sus proveedores y vendedores.

Cada vez más, la demanda del consumidor está siendo una vía importante en la mejora de políticas sociales y ambientales en el mundo empresarial, influyendo en el desarrollo de nuevas tecnologías, así como las inversiones necesarias para llevarlas a cabo.

Recomendaciones:

 Reducir el consumo de papel.
 Eliminar el consumo innecesario y excesivo de papel.
 Adquirir fotocopiadoras, impresoras y faxes que puedan ser modificados para imprimir por las dos caras, dos páginas por folio, etc.
 Aumentar la eficacia en el uso de papel en empresas y demás entornos.
 Replantear los procesos de diseño para reducir el papel usado en copias e impresiones.
 Reducir él envió y la recepción de correo no deseado.
 Reducir las impresiones, tiradas y fotocopias de documentos en función de su verdadera demanda.

Fotocopiadoras e impresoras bajo sospecha.

Para reducir el consumo de papel en las oficinas es imprescindible poner bajo tela de juicio el actual uso que hacemos de fotocopiadoras e impresoras.

Además de usar solo papel 100% reciclado (el papel reciclado A4 y A3 no dan ningún problema para impresión y fotocopia), es urgente ajustar las propiedades de impresión para que la impresión de documentos “por defecto” ocupe el mayor espacio posible y consuma menos papel; hay que ajustar el formato de página, la orientación, el tipo de papel, los márgenes, tamaño de letra, calidad de impresión, impresión por las dos caras, etc. Objetivo último: para cada documento, la calidad de impresión necesaria y el menos consumo de papel.

Comprometerse con el papel amigo del amiente:

 Adquirir un compromiso (empresarial, municipal, personal, etc.) para consumir papel desde criterios sociales y ambientes exigentes. Fijar un calendario para efectuar el cambio de manera progresiva y comunicar el compromiso al resto del personal, proveedores, clientes, socios y público en general.

 Rechazar la fibra virgen, elegir papel reciclado.

 Eliminar la utilización de papel y sus derivados de fibra virgen 100%, incluyendo papel de periódico, embalajes, papel sanitario y de cocina, documentos de oficina y publicaciones.

 Buscar papel y derivados que contengan la mayor proporción posible de fibra reciclada post-consumo .

Una vez hecho el cambio a papel reciclado, fijar una fecha para aumentar el porcentaje del contenido post. Consumo tan pronto como sea posible. El porcentaje de las impresiones y el destinado a escritura no debería ser menor del 50% para no estucados y del 20% para los estucados. Avisar a los proveedores que se quiere papel con estos porcentajes o incluso mayores.

 Después de aumentar el contenido de reciclado post-consumo, dar preferencia a productos de papel que contengan a su vez otros materiales recuperados (como residuos agrícolas y fibra pre-consumo).

Cuidado con el origen de la fibra virgen

Origen del suministro. Verificar con proveedores y fabricantes el origen de cualquier contenido de fibra vegetal en el papel, y dar preferencia a quienes establezcan garantías en la trazabilidad del producto (cadena de custodia), de manera que se pueda identificar claramente el origen de las fuentes de la fibra de papel.

Bosques amenazados. Rechazar cualquier papel cuya fibra sepa que procede de bosques de alto valor para la conservación (Bosques Primarios, bosques raros y amenazados, etc.) o lugares del planeta afectados por la tala ilegal de los bosques.

Conversión de bosques en plantaciones. Dar preferencia a papeles que garanticen estar libres de fibra que provenga de ecosistemas de bosques naturales convertidos en plantaciones . Hay que poner fin a la conversión de bosques en plantaciones.

Certificado FSC. Dar preferencia a papeles con contenido de fibra virgen que provenga de la gestión responsable de los bosques desde criterios sociales y ambientales exigentes, certificada a través de una tercera parte independiente. Hasta la fecha el Forest Stewardship Council (conocido por las siglas FSC) es el esquema de certificación internacional más creíble y que mejor se acerca a este objetivo.

Fibras alternativas. En la medida de lo posible, dar preferencia a papeles que provengan de fibras alternativas no madereras (bagazo, arroz, trigo, cáñamo, kenaf, por ejemplo) siempre y cuando el análisis del ciclo de vida de estos papeles indique que son social y ambientalmente preferibles a otras fuentes de fibra virgen

Rechaza los organismos modificados genéticamente (GMOs). No comprar apeles con contenido de fibra que se sepa proviene de árboles y plantas transgénicos.

Dar preferencia a papeles libres de cloro. Dar preferencia a papeles procesados sin cloro o derivados de cloro ((procesado libre de cloro o PCF), mientras reúnan los requisitos del contenido reciclado. (Para mayor información sobre las tecnologías de trituración y blanqueo ver el anexo “Tipos de procesos de blanqueo”) .

Objetivo

Hacer del reciclaje parte de nuestra vida.

Elaborar papel reciclado con la finalidad de aprender a reutilizar las cosas y con ello cuidar el medio natural.

Justificación

Este proyecto nos ayudará a reutilizar el papel y así no contaminar el medio ambiente.

 

Hipótesis

Si, aprendemos a reutilizar el papel usado, entonces sabremos informar a nuestros padres, maestros y compañeros como contaminar menos nuestro planeta.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales:

 

  • Papel usado.
  • Bastidor con mall.
  • Tina pequeña.
  • Tela de algodón.
  • Agua caliente.

 

 

 

Procedimiento:

 

  1. Cortar el papel en pedacitos.
  2. En un recipiente poner a remojar el papel en agua caliente.
  3. Cuando se suavice, mezclarlo en la licuadora, vaciarlo en la tina y agregar mucha agua (puede ser fría).
  4. Sumergir el bastidor en la tina, levantarlo de tal forma que quede cubierta la malla por el papel y permitir que el agua escurra.
  5. Retirar el exceso de agua pasando el papel en la tela de algodón, quitar el bastidor y dejar secar la hoja.
  6. ¡Listo!, ya tenemos la primera hoja de papel reciclado

 

Galería Método

Resultados

El tamaño de la hoja inicial es muy grande por lo que realizamos otros bastidores, tanto para disminuir el tamaño, como para poder hacer más hojas en menos tiempo.

Galería Resultados

Discusión

  1. Mezclaremos pétalos, para tender libretas con sellos distintivos y originales para nuestras nuevas hojas. Utilizaremos elementos de preferencia naturales.
  2. Haremos papel de colores con pintura vegetal cuando mezclemos en la licuadora.
  3. Es muy rápido el procedimiento, lo complicado es secar tantas hojas, pero ha sido un éxito nuestro experimento.

Conclusiones

El papel “Amigo de los Bosques”

 

El consumo de papel menos perjudicial para el medio ambiente debe tener en cuenta el origen de la fibra de celulosa, y cumplir con los siguientes requisitos:

 

  • Papel que no proceda de la destrucción de Bosques Primarios.

 

  • El mayor porcentaje posible de fibra reciclada.

 

  • Si hay fibra virgen, debe estar certificada según los estándares de sistema de certificación forestal del Forest Stewardship Council (FSC).

 

  • Son aconsejables las fibras procedentes de residuos agrícolas y/o cultivos no madereros.

 

  • El blanqueo totalmente sin cloro. Procesamiento totalmente libre de cloro (PCF) para el caso de la fibra reciclada o totalmente libre de cloro (TCF) para la fibra virgen.

 

Por, tanto si reciclamos las hojas, cuidamos los bosques.

Bibliografía

  • Quintas Ornelas, Jennifer y López Santos Raquel, “Estudios de factibilidad económica para la instalación de una planta productora de papel reciclado”, Instituto Politécnico Nacional (UPICSA), México 2010.

 

  • Muy Interesante, Junior, Edición 57, enero 2019. Posters: El papel reciclado.

 

  • Aguilera Kink. Federico, Alcántara Vicent (comp). De la Economía ambiental a la economía ecológica.  Barcelona: ICARIA FUHEM, 1994, CIP- Ecosocial.

 

  • Greenpeace, El papel. Cómo reducir el consumo y optimizar el uso y reciclaje de papel. Guías para un consumo responsable de los productos forestales, octubre 2014.

 

 

Páginas de internet:

 

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography