Biología

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

PP – 241 – B NEUROTRANSMISIÓN CEREBRO – CORAZÓN

Asesor: Monica Romero Jimenez

Autor: Ciary Taesha Granados Lopez

Resumen

Parecería que este trabajo es únicamente una descripción de las funciones fisiológicas de un órgano del cuerpo respecto a otro así como la reacción y respuesta de este último. Sin embargo desde hace años se ha venido observando un gran incremento en las enfermedades del corazón con frecuentes desenlaces mortales; asimismo la cantidad de profesionales en psicología y psiquiatría así como de neurólogos indican problemas en el correcto funcionamiento del cerebro atribuidas en muchos casos al estrés que esta civilización causa y el cual también afecta al funcionamiento cardíaco. Esto hace que entender cómo funcionan las relaciones entre el cerebro y el corazón ya no sea solamente un tema médico sino que se convierte en un asunto de salud fundamental para nuestro bienestar y supervivencia.

Es por esto que a cualquiera que lea este pequeño trabajo le recomiendo que piense en que puede darle una utilidad más allá de la meramente escolar.

 

Pregunta de Investigación

¿Cómo hace el cerebro que funcione el corazón?

Planteamiento del Problema

Mi  investigación busca saber la relación  en forma de neurotransmisión entre cerebro y corazón y ya he encontrado que la neurotransmisión puede tener varias formas diferentes y conocerlas es el objeto de este estudio.

 

Antecedentes

Describir la historia de los descubrimientos neurológicos que han llevado a determinar que existe neurotransmisión entre el cerebro y el corazón, así como los conocimientos en la materia hasta el cierre del siglo XX.

Durante siglos se consideró al cerebro y al corazón como órganos independientes y dado que los nervios son básicamente electro conductores como los múltiples cables que conocemos, no pudo haber mayor adelanto hasta que Franklin descubrió la electricidad. Aún después de esto se requirió largo tiempo para establecer esquemas de funcionamiento para cada parte del sistema nervioso y para cada nervio en particular. Fue necesario que llegara Edison para mostrar los múltiples usos de la electricidad y de ese modo, los estudios del cerebro pudieran establecer la existencia de circuitos y la parte  que las neuronas tenían en esto.

Más adelante hubo necesidad de un muy claro conocimiento de la relación entre transmisión de impulsos cerebrales y su efecto en funciones cardiacas antes de que se pudiera imaginar la posibilidad de sustituir al cerebro en algunas funciones como hoy en día se ha conseguido.

Saber cómo funciona el cerebro, por qué y cómo recordamos, o entender la capacidad de retener las experiencias en la memoria, aunque sea parcialmente, me ha parecido fascinante desde pequeña. Lo comparo con la entrada a un enigmático laberinto o quizás a hacer grandes expediciones en un tranvía por el que viaja la memoria, atrapando momentos, almacenándolos y recuperando información para reconstruir todo lo que se encuentre en el camino.

El cerebro, la mente y la memoria, conceptos que en principio parecieran similares, no lo son para la psicología ni para las neurociencias. Estas disciplinas han establecido sus distinciones para cada uno de ellos. Es curioso que en los últimos años, las neurociencias comienzan a dar cuenta con más precisión de los pensamientos, los impulsos, las emociones, la consciencia y la toma de decisiones; asuntos que creíamos que estaban exclusivamente ligados a la filosofía, a la ética, a la psicología y al psicoanálisis. En el libro Usar el cerebro de Facundo Manes y Mateo Niro se advierte que en las últimas décadas, las neurociencias han tenido un enfoque multidisciplinario que incluye a psicólogos, psiquiatras, filósofos, lingüistas, biólogos, ingenieros, físicos, matemáticos y, por supuesto, neurólogos, entre otros especialistas.

A partir de este enfoque, las neurociencias expanden el horizonte que teníamos de ellas. Lejos de la imagen creada de un científico frío, solitario, calculador, malhumorado y que solo busca fórmulas para ganar un premio o hacerse famoso, aparece esta perspectiva más humanista del científico que colabora con un equipo heterogéneo y es apasionado.

Preguntas como cuál es el origen del pensamiento o qué es la consciencia han merodeado a la humanidad desde hace mucho. En Usar el cerebro se traza una breve historia del surgimiento y resolución, hasta el momento, de estas y otras preguntas.

Hoy en día sabemos que el órgano del cuerpo que controla y dirige nuestro comportamiento es el cerebro, pero esta idea no estuvo tan clara hasta el siglo pasado. Lo indudable de esta afirmación es que también ha existido un vínculo inevitable entre cerebro y corazón, aunque ambos estén localizados en lugares distintos. Por ejemplo, los egipcios creyeron que era el corazón el que regía el cerebro o, al menos, que toda memoria e inteligencia provenía del alma. Los filósofos griegos debatieron incansablemente sobre cuál de los dos órganos tenía un rol más importante: piénsese en Platón, para quien el cerebro era “el asiento del alma” o, por el contrario, en Aristóteles, para quien el corazón era “el continente del alma”. El hecho es que no fue hasta el siglo IV antes de Cristo que se tuvo evidencia de los primeros estudios anatómicos del cerebro, gracias al filósofo Nemesio.  A partir del siglo XIX es que encontramos estudios que detallan la anatomía del cerebro, se nombran algunas de sus estructuras y emergen importantes descubrimientos que nos confirman que es el cerebro el que rige y controla nuestro cuerpo y comportamiento, no el corazón.

Con respecto a las emociones y al corazón, también las neurociencias han hecho investigaciones valiosas. Es a partir de estas que se plantea que el amor modifica nuestro cerebro y que está demostrado que en el estado de enamoramiento se hallan manifestaciones somatosensoriales. Tanto es así, que en estudios de neuroimágenes funcionales se ha podido detectar que cuando nos enamoramos la corteza frontal del cerebro (vital para el juicio) se apaga; así como el rol que tienen los transmisores químicos y hormonales en el estado de enamoramiento. Aun así, falta mucho por conocer de este sistema nervioso y su relación con la toma de decisiones y las emociones.

Más allá de los cuentos que nos hayan hecho cuando pequeños sobre cerebro y corazón, existe una conexión inevitable, necesaria y fundamental entre el sistema nervioso y las emociones. No importa, como decía Platón, que el cerebro sea el “divino órgano” porque está ubicado más cerca del cielo; hay que reconocer que gracias al enfoque multidisciplinario de las neurociencias podemos, desde esta nueva perspectiva, pasar repaso de cómo funcionan el cerebro, el pensamiento, la consciencia y las emociones. Sin duda, conocer mejor la relación y el funcionamiento entre cerebro y corazón será tema de discusión inagotable. Mientras, nuestro cerebro, ese que lo controla todo, seguirá atrapando recuerdos que el sistema de la memoria codificará, almacenará, recuperará y seguirá sintiendo.

Los filósofos  Platón y Aristóteles ya sabían de una relación entre cerebro y corazón aunque diferían al opinar cuál de los dos órganos era donde vivía el alma y por tanto cual gobernaba.

Más adelante Hipócrates, considerado el padre de la medicina estudia las heridas
en la cabeza, la dieta en enfermedades agudas y estudia la depresión e incluye la palabra paranoia por primera vez en este contexto

Celsius en el 42 DC es el primero en estudiar fenómenos neuropsicológicos como las alucinaciones.

Galeno que murió en 201 A.C. jamás corto un cuerpo humano pero con base en animales causó la primera apoplejía causada por cortes en la espina dorsal y con base en

Zorros armo descripciones anatómicas del cerebro.

Hacia 1300 en Salerno Italia se crea la Universidad de Medicina en donde estudio Albert leGrand quien avanzó el estudio de lesiones y heridas craneanas y su efec5o sobre el cerebro.

El siglo dieciséis nos hace apreciar a Wyer quien en defensa de la naciente psicología luchó contra los defensores de seres demoniacos como causantes de las enfermedades cerebrales y mentales.

Es en realidad en tiempos modernos y contemporáneos cuando empieza el desarrollo de la fisiología cerebral. Harrison nos proporciona toda la información necesaria respecto a la forma en que el cerebro y sus anexos por medio del sistema autónomo controlan al corazón en su funcionamiento normal que en algunos casos como el del nervio neumogástrico, de manera directa.

Me permito anexar una ilustración de Harrison que nos permitirá entender bastante la innervación del corazón

INNERVACIÓN DEL CORAZÓN

1-Cerebro 2-Cerebelo 3-Puente  4-Bulbo 5-Medula Espinal 6-Seno Carotideo 7-Aorta 8-Cadena simpática con ganglios para vertebrales.  9:-Seno Mamario 10-Nervio Subclavio(IX par) 11-Nervio Vago Xpar.-Fibras nerviosas y sensitivas. 12.-Nervio Radial 13-Fibras simpáticas que innervan vasos sanguíneos. 14-Bároreceptores del Seno Carotideo 15-Baroreceptores Aorticos. 16_Vias aferentes desde quimio receptores hasta centros bulbares  17-Aorta.

Objetivo

Demostrar que el corazón funciona por medio de impulsos que le llegan del cerebro y explicar un caso práctico.

En resumen es objeto de este trabajo demostrar que el corazón funciona básicamente en correspondencia y dependencia en gran medida del cerebro aún cuando gran parte de las instrucciones cerebrales se transmitan por conducto del llamado Sistema Nervioso Autónomo o Sistema Nervioso Neurovegetativo el cual depende del Sistema Nervioso Central.

El sistema autónomo se divide en Sistema Simpático y en Sistema Parasimpático y ambos actúan sobre el corazón.

Ambos actúan sobre la parte anexa del cerebro llamada Tálamo y uno usa un neuroconductor llamado Acetilsalicilico colina y el otro uno llamado Noradrenalina.

Un ejemplo típico es cuando se presenta un ataque y el cuerpo enfrenta una situación de defensa o huida.

El corazón es muy acelerado por el sistema simpático con el fin de aumentar el flujo de sangre y llevar más oxígeno y nutrientes a los músculos. Sin embargo esto resulta en extremo peligroso ya que puede resultar en derrames incluso llegando a un derrame cerebral que puede ser mortal. Pero el cerebro desde el tálamo envía señales al sistema parasimpático y  lo pone en acción.

El sistema parasimpático tiene entre sus funciones una muy importante que es la homeostasis del organismo y entre esto le correspondería usar substancias que devolverían al corazón el ritmo perdido.

Aquí es muy importante hacer saber que los latidos normales se generan en un lugar del corazón y son enviados estos impulsos del corazón por el  haz de His y más adelante por el haz de Purkinje. Esto vendría siendo el marcapasos normal del corazón.

Justificación

Quiero investigar de que manera el corazón depende del cerebro para funcionar y el cerebro del corazón. Para encontrar detalladamente las conexiones y procesos en los cuales el cerebro controla al corazón.

Una de las principales causas de muerte en México, son las enfermedades del corazón y dentro de éstas fallas de conducción eléctrica del cerebro al corazón.

Se necesitará encontrar y definir los procesos que intervienen en esta relación. Si esto se consigue quizá en un futuro se logren grandes adelantos en la prevención de muerte por disfunción de la comunicación entre cerebro y corazón.

Yo siempre he mantenido una relación cercana con mi abuelo materno y cuando yo tenía 2 años tuvo que operarse del corazón.

Cuando sea grande quiero ser cardióloga, por eso a la hora de seleccionar el tema de mi proyecto, lo platiqué con mi mamá y le pedí investigar como el cerebro hace que el corazón funcione.

El cine, la televisión, las redes sociales nos han llevado a la absurda creencia de que los sentimientos y las emociones dependen del corazón y de esta manera sucede que el corazón no recibe los mismos cuidados que cualquier otro órgano porque se cree que es especial.

En México las enfermedades del corazón son una de las primeras y más graves causas de mortalidad y está justificada cualquier investigación que sirva para quitarle al corazón ese tinte romántico y como decía el doctor Murillo, titular como cardiólogo en el IMSS y en los Hospitales Ángeles de la ciudad de México  “Yo estaría muy contento si el catorce de Febrero en lugar de corazoncitos se regalaran cerebritos.

Creo que es razonable pensar que el cerebro hace más por el amor y la amistad que el corazón. Aunque parece que se ha encontrado recientemente que en el corazón existen cuarenta mil neuronas el gran controlador que el corazón no había hecho nada sigue siendo el cerebro.

Como ya hemos dicho en el apartado anterior en situaciones de peligro las señales llegan al cerebro. Es más fácil pensar que al cerebro la vista le avisa de lumbre y la piel avisa de calor extremo y el cerebro piensa en incendio y lanza las alarmas mientras el corazón debe esperar al sistema nervioso simpático para acelerar sus latidos y enviar más sangre.

Recordemos que el Simpático y Parasimpático pertenecen  a los llamados sistemas periféricos y por tanto están en mejor posición para informar al cerebro.

Hipótesis

Si conocemos la manera en como funciona el cerebro y el corazón, podremos ser más conscientes del cuidado de ambos y en consecuencia buscar tener una vida más sana; tanto física como emocional.

Como ya expusimos al principio es frecuente el caso en el que una enfermedad cardíaca provoque enfermedades mortales a un cerebro como lo es un derrame y de igual forma hay enfermedades cerebrales capaces de causar una arritmia cardíaca mortal.

Por esta razón mientras más se profundice en el conocimiento de las relaciones entre cerebro y corazón será mejor para la salud en general.

Método (materiales y procedimiento)

Es muy importante la letra “Y” que se usa en el título porque es muy importante saber  qué hay neurotransmisión del cerebro al corazón pero también la hay del corazón al cerebro.

Asistí a la biblioteca y busqué diversos libros relacionados con el tema de mi investigación y leí que durante muchos años no estuvo claro cuál de los dos era más importante. El filósofo Platón decía que el alma estaba en el cerebro mientras que Aristóteles decía que el alma estaba en el corazón.

Ya desde la segunda mitad del siglo veinte las neurociencias han permitido entender con más exactitud el funcionamiento de los dos órganos. Esto se debe a que las neurociencias nos señalan con física lo qué pasa entre el cerebro y el corazón. Por ejemplo hay componentes que viajan en la sangre y que se llaman neurotransmisores de los cuales se conoce hasta su composición química y las tareas que realizan y que son muchas y diferentes además de que viajan en las dos direcciones

El doctor Luciano Sposato nos dice en su video de TEX Rio de la Plata que por ejemplo hay enfermedades graves que afectan al corazón y que son causadas por el cerebro como son las arritmias y así mismo cosas tan graves como un derrame cerebral que pueden ser causadas por el  corazón.

Es usual que se crea que el cerebro manda órdenes al corazón y viceversa de manera directa pero esto es falso. Podríamos pensar en el cerebro como el director de una fábrica cuyo trabajo es dirección y control pero cuenta con un cuerpo de mensajeros para llevar instrucciones a los jefes de departamento y asimismo hay mensajeros muchas veces diferentes para llevar información de los departamentos al cerebro. De hecho hay departamentos que funcionan de manera automática y su trabajo siempre es el mismo como los latidos del corazón que suman miles de millones durante toda la vida y sería absurdo mandar un mensaje para cada latido.

Como nos lo dice kidshealth.Org el corazón trabaja muy duro pero ya de antemano sabe que debe latir. De hecho el dato exacto promedio es cuarenta y dos millones de veces al año según nos dice desde Uruguay la Comisión Honoraria para la salud Cardiovascular

Sin embargo que tan rápido debe latir eso ya es otro tema.

Según se podría verificar en la página final que incluye la información estudiada utilizamos investigación en videos, publicaciones y sobre todo lugares de internet. Como complemento

se estudiaron dibujos anatómicos para entender la estructura de ambos órganos, así como de sus innervaciones mutuas.

Lamentablemente por tratarse de elementos sin acceso a los que no son estudiantes de medicina no pudimos utilizar materiales de investigación y debimos recurrir a los medios ya mencionados.

Para comprobar la hipótesis antes expuesta realice una visita al museo del niño, en donde pude conocer de manera más directa el cuerpo humano, ya que había una exposición específicamente de éste tema, en donde me explicaron la importancia que tiene el cerebro siendo éste el que controla todo nuestro organismo.

De igual forma realice una entrevista al Doctor Héctor B. Murillo Márquez, quién es cardiólogo; le hice unas preguntas en su consultorio, las cuales presentaré a continuación:

1.- ¿CUÁL ES EL ÓRGANO MÁS IMPORTANTE DEL CUERPO?

R= No puede ser solo uno, ya que hay varios órganos que si dejar de funcionar causan la muerte, y eso los hace igual de importantes.

2.- ¿CUÁL ES EL ÓRGANO QUE MÁS TRABAJA?

R= Aunque puede parecer que el corazón que late y bombea día y noche sin detenerse, el órgano que más trabaja es el cerebro, basta con saber que el 20% de la energía del cuerpo humano, únicamente la consume el cerebro.

3.- ¿CUÁL ES LA PRINCIPAL FUNCIÓN DEL CORAZÓN?

R= Lo más importante que hace el corazón es enviar sangre a todo el cuerpo, ya que esa sangre es rica en oxígeno y éste es indispensable para que las células hagan las reacciones químicas necesarias para que todo el organismo funcione de manera adecuada.

4.- ¿QUÉ OTRA FUNCIÓN IMPORTANTE HACE EL CORAZÓN?

R= El corazón tiene venas y arterias a su servicio y mientras usa unas para enviar sangre limpia, usa las otras para recoger sangre con impurezas y sin oxígeno. Esa sangre es limpiada con ayuda de otros órganos y llega al corazón lista para ser oxigenada y enviada de nuevo.

5.- ¿CÓMO SE RELACIONA EL CEREBRO CON EL CORAZÓN?

R= El cerebro manda al corazón instrucciones e información importantes que hace que éste realice cambios en su actividad, útiles para el cuerpo.

El doctor hizo mucho énfasis, en mantener una buena alimentación y hacer ejercicio para tener sano a nuestro corazón, además de realizarnos un chequeo por lo menos una vez al año y más si tenemos familiares que tienen problemas de corazón que tal vez puedan ser heredados y en este caso mi abuelo materno ha tenido varios infartos, esta es otra razón por la cual decidí investigar sobre este tema, muy a parte de que me parece un tema sumamente interesante pues de grande quiero ser cardióloga para salvar a muchas personas que padezcan problemas de corazón.

Concluyo con esta entrevista que, el corazón le lleva sangre con oxígeno y nutrientes al cerebro para que realice las funciones del organismo.

Por la tarde me dirigí en búsqueda de un neurólogo, ya que mi proyecto no sólo tiene que ver con el corazón sino también con el cerebro.

Visité también al Dr. Víctor Uriarte Bonilla, a quien realicé algunas preguntas sobre la importancia que tiene el cerebro en todo nuestro cuerpo y como las diferentes partes de éste, dirigen diferentes actividades que realizamos cotidianamente y otras que nos protegen de sufrir algún daño fisiológico.

1.- ¿CÓMO SE RELACIONA EL CEREBRO CON EL CORAZÓN?

R= De una manera bastante compleja, que empieza en la corteza cerebral y luego llega al tallo, a otros elementos anexos y llega a la médula espinal y activa el sistema nervioso autónomo, y sobre todo en los sistemas Simpático y Parasimpático que son fundamentales para ordenar al corazón ataque o huida.

2.- ¿PODRÍA EXPLICAR MÁS DE ESE MECANISMO DE ATAQUE HUIDA?

R= El sistema Simpático, cuando el cerebro percibe situaciones que requieren acción violenta como atacar o huir, da instrucciones al corazón para actuar, por ejemplo acelerando los latidos que se conoce como taquicardia; al cesar el estímulo, el sistema Parasimpático entra en funciones y calma todo porque si el corazón sigue acelerándose,  puede generar un infarto, que es el paro total o parcial del corazón.

3.- ¿EL CORAZÓN LE ENVÍA INFORMACIÓN AL CEREBRO?

R= Así es, recientemente se ha descubierto que el corazón tiene una importante cantidad de neuronas y neurotransmisores. El corazón manda información al cerebro por medio del Sistema Nervioso Simpático y Parasimpático pero también lo hace por medio de neurotransmisores que viajan por la sangre.

4.- ¿LAS ENFERMEDADES DEL CORAZÓN  Y DEL CEREBRO SE AFECTAN UNAS A OTRAS?

R= Desde luego que sí, está perfectamente demostrado que un derrame cerebral afecta al corazón y que una arritmia cardiaca afecta al cerebro.

5.- LAS EMOCIONES MODIFICAN EL FUNCIONAMIENTO DEL CORAZÓN?

R= Esto ya se comentó al explicar los fenómenos de ataque – huida; sin embargo al hablar de emociones más suaves y de mayor duración, la diferencia es solamente la velocidad en que actúan el sistema Simpático y el sistema Parasimpático pero si hay afectación.

El doctor fue muy específico sobre la importancia de mantener en buen estado a nuestro cerebro, además me explicó que nuestros pensamientos juegan un papel muy importante, porque si nosotros no tenemos pensamientos positvos podemos dañar a nuestro cuerpo.

Lo que aprendí de esta plática con el neurólogo fue que el cerebro inerva al corazón por medio de señales nerviosas que transmiten funciones, como incrementar la frecuencia de latidos, o comunicarle estados de ánimo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Así mismo visité el museo UNIVERSUM en el cual descubrí que el cerebro y el corazón tienen una relación simbiótica, es decir, no pueden vivir uno sin el otro.

Visité este museo pues tenía una sala muy grande en donde específicamente hablaban de todo lo relacionado al cerebro. Por ejemplo aprendí el término “Plasticidad Cerebral”, su nombre se lee como algo muy complicado de entender y si lo es, pero lo que aprendí con este término, es que es la capacidad que tenemos para el cambio y adaptación del cerebro, es decir, que gracias a ésta, las personas podemos aprender y  adaptarnos a las exigencias de entornos que cambian de forma constante.

Las neuronas juegan un papel muy importantes, pues reciben, procesan y transmiten información a través de señales químicas y eléctricas, a esto se le conoce como “impulsos nerviosos”, éstos viajan por toda la neurona comenzando por las dendritas hasta llegar a los botones terminales, que se pueden conectar con otra neurona, a esta conexión entre una neurona y otra se le conoce como “sinápsis“, que quiere decir cuando logran comunicarse una neurona con otra neurona  y segregan un “neurotransmisor” y éste es depositado entre la neurona transmisora y la neurona receptora para excitar o inhibir la acción de la otra célula. Es como reaccionar ante un estímulo o que nos pone en riesgo o nos genera placer, como por ejemplo el neurotransmisor llamado “Dopamina” que es conocido como el neurotransmisor del placer, es decir, a mi me gusta el helado de chocolate, al degustarlo, libero este neurotransmisor porque disfruto mucho el helado de chocolate. También la “Serotonina” es un neurotransmisor del bienestar, pues se asocia con la serenidad y el optimismo, las personas con niveles altas de éste neurotransmisor se caracterizan por tener una buena autoestima.

Otro neurotransmisor importante de mencionar es la “Oxitocina” es el del enamoramiento y del amor maternal, mi mamá dice que cuando me vió nacer,  segregó mucho éste neurotransmisor pues además de que ayuda a liberar  leche materna es por el gran amor que mi mamá sintió desde ese momento por mi.

Dejando a un lado las neuronas y neurotransmisores pero sin restarles importancia; también me llamó la atención otra parte de la sala en donde leí que la corteza sensorial  se encarga de registrar la información de los sentidos, y ésta se subdivide en corteza motora que tiene que ver con los movimientos, la corteza auditiva interpreta los sonido, la corteza visual interpreta las imágenes y el cerebelo que se encarga del equilibrio, postura y movimientos finos. También existe la corteza prefrontal, la cual  se encarga de la toma de decisiones, organización  y planeación, mientras que el área de Broca se encarga de la producción del lenguaje y a su vez el área de Wernicke comprende el lenguaje hablado y escrito; y puedo mencionarles muchas más áreas del cerebro y de todas las funciones específicas que realizan; pero quiero concluir que  con toda esta información pude corroborar la gran importancia y lo majestuoso que es el cerebro y como sin el buen funcionamiento de éste no podemos subsistir, o por lo menos, no de la manera adecuada.

ENCUESTA A PÚBLICO EN GENERAL.

1.¿SABE USTED CÓMO SE COMUNICA EL CEREBRO CON EL CORAZÓN?

R1= No, no sé, si me lo enseñaron pero ya no me acuerdo.

R2= Me acuerdo que usaban nervios pero solo me acuerdo de uno que se llamaba Vago y eso porque me hacía gracia el nombrecito.

R3= De hecho lo estudié en Fisiología pero era bastante complicado porque utilizaba varios elementos. Solo recuerdo bien que participaban mucho el  Sistema Simpático y el Sistema Parasimpatico sobre todo en casos de peligro. Lo demás es bastante pero lo tengo algo confuso aunque no hace mucho que lo ví pero también el profesor era bien complicado.

R4= Por teléfono……ja ja ja…..No….Ya en serio creo que por las neuronas, ¿no?

R5= Yo estudio enfermería y dicen que con los nervios pero también hay otras cosas. Yo que usted mejor me iba directo a alguna facultad de medicina y eso falta y les entienda.

  1. ¿CREE USTED QUE ES EL CEREBRO EL QUE CONTROLA AL CORAZÓN POR MEDIO DE IMPULSOS NERVIOSOS O EL CORAZÓN ES INDEPENDIENTE EN MUCHAS COSAS COMO LAS EMOCIONES,EL MIEDO O EL ENAMORAMIENTO.? POR FAVOR DIGAME NADA MÁS SI PREFIERE LA PRIMERA O LA SEGUNDA OPCIÓN?

R1= La verdad no se.

R2= Yo creo que la primera pero aunque no me acuerdo bien si recuerdo que hablaban mucho de varios sistemas nerviosos que tenían trato con el corazón.

R3=La pone algo difícil porque yo creo que es un empate entre el cerebro y el corazon.

R4=Yo creo que la primera por eso de las emociones.

R5=Yo creo que el cerebro es el más fuerte. Si no cúente cuantos enfermos se mueren del corazón y cuantos del cerebro.

  1. ¿DESPUÉS DE UN SUSTO QUIEN ES EL QUE HACE QUE LOS LATIDOS DEL CORAZÓN VUELVAN A SER LENTOS. EL CEREBRO O EL CORAZÓN?

R1=Yo creo que los dos.

R2=Yo creo que el corazón porque después de un susto todo mundo se pone la mano en el corazón y no en lea cabeza.

R3=Otra vez yo creo que es un empate entre el cerebro y el corazón.

R4=Yo creo que el corazón porque si va a estar esperando a que lo pare el cerebro puede darle hasta un infarto.

R5=Es el cerebro porque el primero que sabe que el susto ya pasó es el cerebro y no el corazón.

  1. ¿EL CEREBRO PUEDE INYECTAR SUBSTANCIAS AL CORAZÓN USANDO LOS NERVIOS Y ESTAS SUBSTANCIAS PUEDEN CALMAR AL CORAZÓN O SE DEBEN USAR MEDICAMENTOS?

R1= La verdad no se. No estoy muy seguro.

R2= No entiendo bien tu pregunta. Esta confusa.

R3= Pues yo creo que las dos cosas. Dependería que tan grandote fue el susto o la emoción.

R4= Pienso que el cerebro lo calma. Y luego imagínese aquí qué hay sustos a cada rato. Ni modo de estar tomando pastillas siempre.

R5=Me enseñaron que el cerebro puede ordenarle por los nervios al corazón para que este se calme con una substancia pero no me acuerdo del nombre.

 

 

 

Galería Método

Resultados

Los resultados de mi investigación han sido interesantes porque mucha gente conocida pensaba que las reacciones a las emociones empezaban en el corazón. Otro error común es pensar que un nervio central de manera directa era el causante de los latidos del corazón.

Mucha gente desconoce por completo la función de los sistemas nerviosos periféricos a pesar de haberlos estudiado.

No es extraño encontrar abogados, ingenieros y gente de buen nivel educativo incluyendo maestrías que si se les pregunta la diferencia entre Sistema Nervioso Central y Sistema Nervioso Autónomo demuestran no tener conocimiento alguno sobre éstas diferencias.

Esto viene a confirmar que mi planteamiento implica muy necesario aumentar el conocimiento de las relaciones entre el cerebro y el corazón, para de ésta manera tener mayor educación sobre la salud de todo el cuerpo, que como ya sabemos es regida primeramente por el cerebro y en consecuencia por el corazón, sin dejar del lado a todos los órganos de nuestro cuerpo.

 

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Concluyo este proyecto con muchas ganas de seguir investigando aún más sobre este tema, pues aunque cuento con las “bases” para poder plantear mi tema, es demasiada información y aunque no tan fácil de entender, me deja con las ganas de seguir aprendiendo sobre los procesos que llevan a cabo cerebro – corazón para hacer funcionar todo el organismo.

Bibliografía

  1. Jevons C., SposatoT. 2015. Ciencia Medicina y Salud,la relación entre cerebro y corazón. Argentina, Ciranda Cultural.
  2. Org/es/kids/heart-esp.html3.
  3. Spota B., 2000, Histórico y Evolución de la Neurología.España.Arcuivos de neuropsiquiatria. Vol.4 No 3 .
  4. Bampton C. , 2013 The incredible human body in a book Colombia, Panamericana.
  5. Chagas C. , Almeida R. 2017 El cuerpo humano, México, Lexus.
  6. Tartaglione J., 2009, El Cerebro que late.
  7. [email protected], 2017 ¿Cómo funciona el corazón?, el latido cardíaco. Uruguay. Texas health institute.
  8. El blog de Yes. Solicitar ”Encontrando la relación entre el cerebro y el corazón”.
  9. Papalote, museo del niño.
  10. Museo UNIVERSUM.

 

Summary

Research Question

How do the brain work with the heart?

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography