Ciencias Agropecuarias y de Alimentos

PP-AA-4-CL Maguey el árbol de las maravillas.

Educación de calidad
Vida de ecosistemas terrestres

Asesor: Diana Laura Hernández

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Resumen

En el siguiente proyecto de investigación podremos conocer los de grandes beneficios que se pueden obtener del maguey ya que esta bondadosa planta no solo es proveedor de alimentos y bebidas ancestrales.

No obstante, a que se obtienen alimentos exquisitos, también lo podemos utilizar en materia agropecuaria, con la finalidad de evitar la erosión del suelo y volverlo más productivo, sin embargo una de sus más valiosas características es la absorción de dióxido de carbono en grandes, generando con ello un aire más limpio al respirar.

Lamentablemente descubriremos que tan bondadosa especie, se encuentra en peligro de extinción, por lo que se tratara de generar el cultivo del maguey mediante dos métodos diversos.

 

Pregunta de Investigación

¿Cómo podemos evitar la extinción del maguey?.

Planteamiento del Problema

Se puede evitar que el maguey pulquero siga en peligro de extinción.

Antecedentes

Etimología:

Agave (del griego αγαυή, ‘noble’ o ‘admirable’) o maguey es un género de plantas monocotiledóneas, generalmente suculentas, pertenecientes a la antiguafamilia Agavaceae  a la que le daba su nombre. Actualmente se encuentran en la  familia Asparagaceae  según el sistema de clasificación APG III.

El maguey  es una planta suculenta de origen mexicano con la que se obtienen diversos productos tales como el pulque, bebida embriagante de gran arraigo en nuestro país; una especie de papel o película que se extrae de las pencas para formar hojas lo suficientemente fuertes para contener un platillo tradicional mexicano llamado mixiote, y también se obtiene forraje de dichas pencas para alimentar animales.

Los españoles usaron la palabra caribeña maguey para nombrarla y este es, quizá, el nombre común más difundido.

En México, diferentes culturas dieron distintos nombres a esta planta: metl, mecetl (náhuatl), uadá (otomí), doba (zapoteco) y akamba (purépecha).

 

Leyenda de Mayuhuel.

Desde tiempos ancestrales el maguey ha tenido gran simbolismo en México. Dentro de la cosmovisión mesoamericana se creía que era una diosa que bajó del cielo para amarse con Quetzalcóatl, llamada Mayahuel. Esta deidad estaba relacionada a la tierra, la fertilidad, la alimentación. Era una joven hermosa que llevaba el nombre de Mayahuel; que quería decir ‘metl’ lo que rodea al maguey y ‘yahualli’ redondo en náhuatl.

Ella vivía apartada en el cielo con su la abuela Tzitzímitl, uno de los demonios celestiales de la oscuridad que intentan impedir que el sol salga, quien la cuidaba celosamente prohibiéndole salir sin su permiso, a riesgo de perder la vida como castigo por desobedecerla.

Fue así que estaban los dioses del panteón mexica y tuvieron lástima por los hombres al ver que tenían comida y sustento, pero nada que les alegrara el corazón, les hiciera bailar, cantar o que les produciera placer y gozo. Así comenzaron a discutir sobre qué les podían regalar, algunos pensaron en comida dulce, otros en telas para las noches frías y coloridas para el día, sin embargo no se ponían de acuerdo. Entonces fue cuando Quetzalcóatl recordó a Mayahuel.

Además de su belleza, la joven poseía una planta mágica que no solo otorgaría alegría a los hombres; también les daría techo, bebida, comida y muchos dones más. Al oír esto, los dioses encomendaron la tarea a Quetzalcóatl de traerla.

De esta manera el joven dios, convertido en ‘Ehécatl’ (viento) decidió viajar en la noche mientras todos dormían hasta el lugar lejano donde vivía encerrada Mayahuel. “Te vengo a buscar para llevarte al mundo” le dijo a la virgen al despertarla convenciéndola con sus suaves palabras de acompañarlo al mundo de los hombres para compartir su mágica planta.

Aunque el riesgo era muy alto porque no sólo enfrentaría la furia de su abuela, si no también de sus compañeras las Tzitzimime que eran poderosas y vengativas, la doncella decidió escapar con Quetzalcóatl. Mayahuel y Quetzalcóatl, en su huida la joven pareja se enamoró sin poder evitarlo, prometiéndose amor eterno al finalizar su misión de otorgarles la planta tan especial a la humanidad.

Al llegar a la tierra los enamorados se transformaron en un árbol de dos ramas, una de ellas era ‘Quetzalhuéxotl’, que era la de Ehécatl, y la otra Xochicuáhuitl, que era la virgen. Sin embargo su abuela pronto se percató de la ausencia de Mayahuel, por lo que acompañada de las demás diosas de la oscuridad Tzitzimime descendieron a la tierra a buscar a la pareja.

Fue en ese momento que las ramas se desgajaron en dos y la anciana diosa reconoció a su nieta, la cual la tomó y rompiéndola en pedazos entregó a cada una de las otras diosas un trozo para devorarlo y retirarse después.

Pero al parecer la rama de Quetzalcóatl quedó intacta, fue cuando el dios retornó a su forma de Ehécatl (viento) y reunió los huesos de su amada que enterró y de ahí salió el ‘metl’ o maguey que al raspar su tronco fluye un dulce líquido el cual al fermentarse se convierte en ‘octli’ (pulque) que despierta la alegría de los hombres.

Figura 1.- Diosa Mayahuel.

El maguey junto con el maíz fue fundamentales en la vida de los pueblos del centro de México a lo largo de su historia. Goncalves de Lima, citado por Ruvalcaba (1983) afirmó que “si queremos definir al pueblo mexica, en la fase que corresponde a la capa mítica del periodo de Huitzilopochtli, por un elemento de cultura sacado del dominio etnobotánico, había de convenirse en denominarlo una civilización del maguey”.

Después de la Conquista, el maguey continuó cultivándose y sus múltiples productos se siguieron aprovechando, al desaparecer las restricciones que prohibían su consumo la ingesta de pulque se generalizó entre toda la población y a finales del siglo XIX surgió una gran industria pulquera la cual vivió su mayor esplendor durante el Porfiriato con la aparición del ferrocarril y la consolidación de las haciendas.

Durante este mismo periodo iniciaron campañas de desprestigio en contra del pulque, mismas que continuaron durante la Revolución Mexicana, esta situación aunada a la incursión de compañías cerveceras que penetraron el mercado basándose en su experiencia en campañas mercadológicas y el apoyo del Estado mexicano, minaron poco a poco el consumo y acabaron con la industria pulquera del país.

El género Agave fue dado a conocer científicamente en Europa, en 1753, por el naturalista suaeco Carlos Linneo, quien lo tomó del griego Agavos. En la mitología griega, Ágave era una ménade hija de Cadmo, rey de Tebas que, al frente de una muchedumbre de bacantes asesinó a su hijo  Penteo sucesor de Cadmo en el trono. La palabra agave alude, pues, a algo admirable o noble.

​Su área de origen es la región árida que hoy se encuentra repartida entre el norte de  México, el sur de los Estados Unidos y Colombia, etc. Se estima que el género empezó a diversificarse hace 12 millones de años, por lo cual ha logrado una enorme diversidad de especies, superando las 300. Reciben numerosos nombres comunes, como agave, pita, maguey, cabuya, fique o mezcal, entre los más conocidos.

El maguey es una planta que pertenece a la familia de las agaváceas y al género agave. A mediados del siglo XVIII, el naturalista sueco Carlos Linneo determinó que el nombre genérico de los magueyes era agave.

En nuestro país hay más de cien variedades de este género, con sus especies y subespecies que ofrecen formas y tamaños diferentes. Está, por ejemplo, el maguey espadín, en Oaxaca; el agave azul, en Jalisco; el henequén, en Yucatán, y los magueyes pulqueros en Hidalgo, Tlaxcala, Puebla y Estado de México, por mencionar algunos.

Son plantas hermafroditas y monocotiledóneas, es decir que su semilla es indivisible, como el maíz. Tienen forma de piña de la cual salen sus pencas, rectas o dobladas, carnosas, de bordes espinosos, a veces de color amarillo, y con una púa en la punta. Sus flores (llamadas quiotes) llegan a medir 12 metros. El color va desde el verde claro hasta el verde oscuro casi púrpura, pasando por varios tonos de azul.

La mayoría de los magueyes desarrollan sus flores en ramas; otros en una inflorescencia formada por un eje principal alargado llamado espiga o quiotes o calehual (del nahuatl quiotl = tallo, brote). Las flores, conocidas como gualumbos, fertilizadas producen las semillas que el viento y la lluvia dispersan. Después de florecer y reproducirse sexualmente, el maguey muere. Las semillas heredan y mezclan los genes de la planta madre y de la otra de la cual proviene el polen.

El maguey aguamielero vive entre cinco y doce años, según la especie, antes de producir cientos de flores que ofrecen néctar a insectos, aves y murciélagos a cambio del polen de otros individuos de su especie.

Tipos de agave

En México existen 274 especies de agave distribuidas entre los 34º de latitud Norte, hasta los 70º de latitud Sur en el continente americano, los cuales se dividen en cuatro grupos de acuerdo a su importancia económica de los cuales se obtienen los siguientes productos nativos de nuestras tierras mexicanas.

-Fibras textiles (Agave fourcroydes)

-Pulque, mixiote y forraje (Agave salmiana)

-Tequila (Agave tequilana Weber)

-Mezcal y bacanora (la más común Agave angustifolia Haw)

Ahora bien la especie objeto de nuestro estudio es con la que se hace el pulque, la cual pertenece al grupo de Agave salmiana, de nombre común maguey pulquero, manso o de montaña, ​ es una planta suculenta de origen mexicano, a partir de cuyo zumo se produce la bebida alcohólica llamada pulque.

En una lengua del Caribe, maguey era el nombre que los nativos daban a las plantas de sábila o aloe; cuando los españoles arribaron a las Antillas en el siglo XVI, conocieron de la planta e hicieron extensivo el nombre a todas las otras de forma similar que encontraron a su paso por las Américas. Así fue como más de 400 variedades de plantas amarilidáceas fueron llamadas magueyes. Tan solo en México crecen y prosperan al menos 136 especies, 26 subespecies, 29 variedades y 7 formas de magueyes, desde los pequeños magueyes henequeneros cuyas fibras utilizaron los antiguos nativos meso americanos para proveerse de vestimenta y gran número de utensilios, hasta los gigantescos magueyes del altiplano mexicano que llegan a alcanzar tres metros de altura y 10 metros de circunferencia.

El maguey, el árbol de las maravillas -conocido así por los españoles- es una fuente inagotable de diversos recursos para la vida diaria de los pueblos otomíes, también llamados “vacas verdes” de los indígenas mexicanos, su jugo posee grandes cantidades de inulina, la cual se hidroliza parcialmente en fructosa y otro componente no metabolizable, que se utiliza en diagnóstico médico para evaluar la función renal.

Partes del maguey.

El maguey pulquero es una planta de la cual se pueden aprovechar todas sus partes, incluso sus plagas. Los productos de mayor valor comercial, que se pueden obtener en primera instancia sin el uso de tecnología moderna son: aguamiel, pulque, gusano rojo, blanco y las pencas que se utilizan en la elaboración de barbacoa. Para una familia campesina el maguey tiene una amplia variedad de usos como los siguientes:

 

Figura 2.-Partes del Maguey.

 

a) Pencas, son utilizadas como recipientes para servir los alimentos en el campo durante el almuerzo y comida, también se utilizan para beber el pulque. Los mezotes o pencas secas se utilizan como combustible para calentar los alimentos en los hogares. Se pueden obtener infinidad de remedios para aliviar enfermedades, se extrae fibra para la elaboración de telas, cepillos, artesanías, estropajos y papel. Las pencas son fundamentales para la elaboración de barbacoa y extracción de gusano blanco. En algunos lugares se utilizan como decoración en las ofrendas de Día de Muertos.

b) Las púas se utilizan como agujas para cerrar los costales, como clavos y para atrapar animales ponzoñosos.

c) De la piña se obtiene el aguamiel, fructuosa, sal de gusano, pienso para los animales, dulces y fertilizante. Una vez seca puede utilizarse como combustible, maceta y para elaborar instrumentos musicales.

d) De las raíces se extrae el gusano rojo o chinicuil, fibra para elaborar cepillos, escobas, canastos y jabón para ropa.

e) El quiote, huevo y flores del maguey son base de varios platillos nutritivos y deliciosos que forman parte de la dieta de las familias campesinas como los guisos de gualumbos, jugo y dulce de quiote. Las pencas y el quiote maduro se utilizan todavía en algunos lugares para la construcción de viviendas. El quiote también se utiliza para elaborar un instrumento de música prehispánica.

f) El aguamiel y el pulque poseen propiedades alimenticias y curativas, existe una gran cantidad de estudios al respecto donde se demuestra el contenido nutricional de estas bebidas. Con ellas se pueden preparar varios alimentos como atoles, tamales, vinagre, pan y dulces. Del pulque se puede obtener un destilado que hace las veces de aguardiente.

g) El aguamiel deshidratado produce una miel de alto valor nutritivo, se puede utilizar para preparar mermeladas, galletas, atole, agua de sabor y artículos para el cuidado de la piel.

h) La planta completa es útil como cerca viva para proteger los cultivos de los animales, para delimitar terrenos y formar terrazas para evitar la erosión. El maguey pulquero es una planta que por sí sola puede proporcionar todo lo necesario para la subsistencia de una familia campesina. El hecho de que su aprovechamiento sea integral es prueba de la convivencia que el hombre ha tenido con ésta por miles de años, por ende, el conocimiento tan completo de qué partes se pueden aprovechar del maguey, así como en qué momento del ciclo de vida de la planta.

Del maguey Pulquero podemos obtener, múltiples beneficios como los siguientes:

Como alimento se puede explotar de diversas formas, en primer lugar tenemos el aguamiel, la base para producir miel, vinagre, aguardiente, alcohol, mezcales, atoles, jugo, y por supuesto, pulque, jarabe de agave, miel y azúcar. Entre sus beneficios, su jugo ayuda a reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en la sangre.

También algunas partes del maguey sirven para hacer dulces y postres como el quiote asado, la penca asada, ximfi o el raspado en almíbar o cristalizado, azúcar, piña y penca horneadas. Es importante decir que del corazón del maguey tostado o quemado se extraen las pencas o trozos de maguey que son una golosina para chicos y adultos, estas pencas tatemadas y enmieladas por el jugo del agave tienen un sabor dulzón y no se mastican solo se chupan, de la misma manera que los trozos de caña de azúcar recién cortados.

Figura 3.- Dulce y miel del quiote.

Gracias al esta planta, podemos disfrutar de insectos, manjares de la comida prehispánica, como los chinicuiles o gusanos de maguey, quiotes (el tallo de la flor del maguey), de igual forma que los gualumbos (flores de maguey).

 

Figura4.- Gualumbos (Flores de maguey).

 

Figura 5.- Chinicuiles.

Y finalmente, las hojas tienen un uso muy popular, para tapar la barbacoa mientras se cuece o para envolver los mixiotes.

Figura 6.- pencas usadas en cocción de barbacoa.

Así mismo la fibra del maguey se obtiene de las pencas. A la vieja usanza, la penca era triturada con un mazo para retirar la pulpa, después, con una pieza filosa, jade u obsidiana era tallaba hasta dejar las fibras descubiertas. Hoy, una máquina hace el proceso más rápido.

Figura 7.- Artesano liberando la pulpa de la penca.

Una vez que se han obtenido las fibras se ponen a secar para elaborar, a través de la técnica del hilado, una tira con tal resistencia que se pueden fabricar costales, bolsas, mantas, telas, tapetes, lazos, ayates finos para ropa o incluso adornos, huipiles.

Y no sólo sirve para el vestido, sino también para elaborar herramientas de trabajo u artículos de uso cotidiano: redes de pesca, sogas, reatas, petates, hamacas, morrales, incluso hasta cuerdas para instrumentos musicales, entre otros. La fibra es tan fuerte que se utiliza para amarrar los armazones de madera de las casas.

 

Figura 8.- Bolso fabricado con fibras de maguey.

Dentro de la industria el maguey no tiene desperdicio, el quiote seco por ejemplo se utiliza en la construcción de casas, con él se elaboran vigas, cercas para delimitar terrenos, garrochas, con los quiotes ahuecados y las pencas frescas se construyen canales para la recolección del agua de lluvia y los techos de las casas. El aguamiel también sirve como pegamento de muros y hasta las púas pueden fungir como clavos.

Las mujeres también saben cómo aprovechar toda las bondades de la planta: del xité (residuos de la penca) se obtiene jabón para lavarse cuerpo y cabello; lejía para lavar trastes, se obtienen también estropajos, cepillos y escobas, recipientes para agua, tapas para recipientes, cunas para los bebés, banquitos.

 

Figura 9.- Cepillos.

¿Qué bebidas se obtienen del maguey?

Déjame contarte que no solo el pulque, se obtiene de la planta, sino también el aguamiel, sotol, bacanora, el licor de cocuy, el mezcal y el tequila.

 

Figura 10.- Pulque.

 

¿Cómo se hace pulque?

El pulque es una bebida fermentada de origen prehispánico, entre 7 y 15 grados de alcohol, proveniente del maguey pulquero o cimarrón.

 

 

Figura 11.- Maguey adulto.

Para hacer pulque es necesario que el maguey tenga entre 8 y 15 años. Cuando está listo, se le quitan las hojas del centro y se raspa el interior del tallo o piña, dos veces al día, para estimular la producción de una savia dulce llamada aguamiel. De cada maguey puede extraerse entre 3 y 6 litros de aguamiel; sin embargo, la humedad, la altura y el terruño, son factores determinantes para la producción de este líquido.

Figura 12.- Maguey abierto.

 

Figura 13.- Agua miel dentro del maguey.

 

 

Figura 14.- Maguey de aproximadamente 10 años con hojas, quiote y flores, altura aproximada 12 metros.

 

Figura 15.- Extracción del agua miel.

El tlachiquero es la persona que extrae el aguamiel con un acocote (especie de guaje) para depositarlo en tinas donde se fermentará de forma natural, y después, se convertirá en pulque. El pulque se puede tomar solo o mezclado con fruta, verdura o algún cereal como tuna, apio o avena respectivamente. Debido a las características químicas del pulque, industrializarlo es difícil, lo que también contribuye a que esta bebida desaparezca. Aunque hay esfuerzos para destilarlo o enlatarlo, aún hay un camino largo que recorrer para que esta bebida tenga la misma popularidad del mezcal o el tequila.

 

 

Figura 16.- Tlachiquero.

 

Figura17.- Tlachiquero.

Desde hace años el pulque, bebida de los dioses, ha estado en el radar por la advertencia de una posible desaparición del maguey, planta de la que proviene esta bebida espirituosa, ya que el maguey al ser capado solo dura de tres a cuatro meses dando aguamiel, posteriormente muere.

 

Peligro de extinción.

 El maguey pulquero se produce principalmente en los estados de Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México y Puebla; sin embargo, hoy en día, esta planta suculenta de origen mexicano está en peligro de extinción.

 

Figura18.- Maguey seco.

Figura 19.- Maguey seco.

 

¿Cuáles son las causas de este problema?

Debido a que se extraen grandes cantidades de pulque, las plantaciones de maguey se han visto sobre explotadas y no se ha reforestado el número ideal de plantas para la sustentabilidad de la producción.

Desafortunadamente el maguey pulquero no ha corrido con la misma suerte que el agave con el que se produce el tequila y el mezcal que se ha beneficiado por la denominación de origen.

El Maguey pulquero de Hidalgo se encuentra en peligro de extinción desde hace unos años, se había reportado una especulación sobre desaparición del maguey y sus derivados. Sin embargo, el maguey con el que se elabora el tequila (Agave tequilana) y el mezcal están protegidos por la regulación de la denominación de origen.

El maguey pulquero no cuenta con esa certificación y su conservación requiere mayor atención. Asimismo, la sobreexplotación de esta planta supone que la práctica de extracción del pulque también está en peligro de desaparecer. Aunado a lo anterior, las sequías y el cambio climático provocan que esta planta tenga un menor tamaño.

Por esta razón, ejidos en Hidalgo y Tlaxcala han solicitado la reforestación, el rescate y la producción de este maguey que es importante para seguir produciendo esta bebida tradicional de México.

Por si fuera poco, el cambio climático y las fuertes sequías, tienen como consecuencia que el tamaño del maguey sea menor, lo que afecta su producción y tiempo de vida.

 

Objetivo

Realizar la reforestación del maguey a efecto de que esta planta no se extinga, demostrando con ello que el maguey nos ayuda, a proveer de nutrientes a la tierra, producir oxigeno e incluso alimento para el ser humano.

Justificación

Será posible disminuir la sobre explotación del maguey pulquero y el deterioro del suelo con la plantación del Maguey.

Hipótesis

Será posible disminuir la sobre explotación del maguey pulquero y el deterioro del suelo con la plantación del Maguey.

Método (materiales y procedimiento)

Método 1.

-Maguey adulto.

-Tela

-Herramientas de cultivo y tierra de siembra.

Desarrollo:

Una vez que el maguey ha alcanzado su etapa adulta, se procede a ponerle un capucho desde la base del quiote hasta la punta de este, con la finalidad de que todas las semillas caigan dentro del capucho de tela (aproximadamente 5 mil semillas).

Posteriormente esta semilla o bulbillo será sembrada como cualquier otra semilla en los surcos limpios.

Figura 20.- Plantación de semilla de maguey.

 

Metodo 2

-Maguey.

-Herramientas de cultivo y tierra de siembra.

Desarrollo:

El maguey en su edad madura produce pequeños rizomas (hijuelos o retoños) al rededor del mismo, estos retoños se extraerán de la tierra y se trasplantaran ya que el rizoma haya alcanzado de 30 a 45 cm, separarlo de la base del maguey maduro, para posteriormente plantarlo en surcos nuevos y propiciar el cultivo.

 

Figura 21.- Maguey de 45 cm.

 

Galería Método

Resultados

El resultado fue que el cultivo del maguey es realmente fácil ya que es una planta sumamente noble que no requiere de minuciosos cuidados, sin embargo suele ser más lento cuando se hace con el método de siembra de semilla, ya que el maguey tarda de 8 a 10 años en alcanzar la madurez. La floración se produce una sola vez, emite un quiote que es un largo tallo de casi 10 m de altura (puede ser ramificado) que nace del centro de la roseta, con numerosos grupos de pequeñas flores tubulares. La planta muere tras desarrollar el fruto, pero por lo general produce retoños en su base.

Por otro lado el método de los rizomas es más sencilla ya que la edad óptima de reproducción de los magueyes es entre los 3 y los 5 años, anualmente puede producir entre uno y dos hijuelos, los cuales, una vez separados, se deben plantar, cubriendo un 75 % de su volumen con el sustrato. Este tipo de reproducción produce una copia idéntica de la planta madre (clon), sin embargo por eso el uso extensivo de este método puede poner en riesgo la importante diversidad genética de estas plantas.

Figura 22.- Plantación adulta de Maguey.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Aporta nutrientes a la tierra y absorbe dióxido de carbono.

Es sumamente viable el cultivo del maguey y con ello podríamos salvar un pedazo de mundo.

Ya que es una planta tremendamente útil para la tierra seca, erosionada; una tierra donde puede haber fríos de menos diez grados o calores altísimos. Una tierra en apariencia inutilizable. Lo común es que una zona como esa, desertificada, sea explotada con animales, pero esto fomenta que acaben con lo poco que queda en la zona; propicia que aumenten las áreas desérticas, y por tanto contribuye a la decadencia del campo.

El maguey puede salvar una tierra así, no sólo detiene la erosión sino que la revierte toda vez que es un regenerador del suelo. Esta es una planta retenedora de suelo, tiene el potencial no solo de mejorar la salud del suelo y el pasto, sino también ayudar a mitigar y potencialmente revertir el cambio climático.

Genera una buena cantidad de oxígeno, ya que tienen la capacidad de extraer grandes cantidades de dióxido de carbono (uno de los gases invernadero causantes del calentamiento global) de la atmósfera y producir más biomasa (y forraje animal fermentado) en la superficie del suelo y en las capas subterráneas de forma continua cada año que cualquier otra especie desértica y semidesértica. Además de ser un excelente fijador de nitrógeno.

Los beneficios de del maguey se ven directamente sobre el suelo, en el mantenimiento del ecosistema. Esta planta crece contra todo pronóstico. En las áreas más castigadas de México (y el mundo), los desiertos, de donde la población debe emigrar por falta de trabajo y falta de agua, el maguey puede crecer, florecer (en su ciclo de vida, sólo lo hace una vez) y regalar sus beneficios en climas áridos y cálidos. El maguey es de las plantas que una vez establecidas, requieren poca o ninguna irrigación para sobrevivir y prosperar. Los magueyes solos pueden extraer y almacenar en la superficie del suelo el equivalente en peso seco de 30-60 toneladas de CO2 por hectárea.

Además de que sector agrícola también puede obtener un gran beneficio, pues el material restante del proceso para obtener la fibra del maguey, se puede ocupar para crear una especie de composta, para hacer más fértil el campo.

Bibliografía

Visita Larousse Cocina: https://laroussecocina.mx/nota/pulque-en-riesgo-maguey-esta-peligro-de-extincion/

 «Agave (Agave) salmiana». Enciclovida. Conabio. Consultado el 23 de marzo de 2020.

↑ «Agave salmiana». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 26 de agosto de 2013.

 García-Mendoza, A. J. (2012). México, país de magueyes. Suplemento “La Jornada del campo”. La Jornada, sábado 18 de febrero de 2012, no. 53, p. 4. Versión electrónica: Artículo sobre los distintos tipos de magueyes o mezcales o agaves

 «Agave salmiana». World Checklist of Selected Plant Families. Consultado el 26 de agosto de 2013.

 Agave salmiana en PlantList

Bailey, L.H. & E.Z. Bailey. 1976. Hortus Third i–xiv, 1–1290. MacMillan, New York.

CONABIO. 2009. Catálogo taxonómico de especies de México. 1. In Capital Nat. México.

Tequila tradición y destino. Por Enrique Martínez Limón. Editorial Revimundo (1999)

De México al mundo. Editor María Luisa Sabau García

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography