Ciencias Exactas y Naturales

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

EL MAMUT DE TULTEPEC PP-SH-172

Asesor: ALICIA PANIAGUA

Resumen

Los hallazgos de mamuts en Tultepec proporciona valiosa información de la prehistoria  en México del medio donde habitaban los mamut  y de la lucha que debían librar los antiguos grupos de cazadores-recolectores de hace 14,000 años para conseguir alimento. El objetivo de este trabajo es el de investigar por que en esta parte han aparecido gran cantidad de fósiles de mamuts.https://www.youtube.com/watch?v=O2hfFQwSyn4

Pregunta de Investigación

¿Por qué se han encontrado fósiles de mamut en Tultepec?

Planteamiento del Problema

En fechas recientes se han encontrado varios fósiles de mamut en el municipio de Tultepec.

Antecedentes

 

Los mamuts eran proboscídeos de gran tamaño, de dimensiones iguales y en algunos casos superiores a los elefantes modernos. Las especies más grandes conocidas son M. sungari (mamut del río Songhua), con una altura en la cruz de 5,3 metros y una longitud de 9,1 metros; y el mamut imperial, que tenía una altura mínima de 5 metros en cruz. Entre las especies más pequeñas se encuentran M. exilis (mamut pigmeo), M. lamarmorai (mamut de Cerdeña”), o la raza enana de M. primigenius (mamut lanudo), que tenían una altura en la cruz de 1 a 2 metros. Los mamuts probablemente tenían un peso de entre 6 y 8 toneladas, pero algunos machos excepcionalmente grandes podrían haber sobrepasado las 12 toneladas.

Los mamuts se caracterizaban principalmente por su cabeza abombada, probóscide musculosa y largos colmillos curvados. Las especies norteñas se encontraban recubiertas de pelo para soportar los fríos glaciares de su ecosistema. El colmillo de mamut más grande del que se tiene registro es de un mamut lanudo, cuya longitud alcanzó los 5 metros, su espalda era arqueada y sus orejas relativamente pequeñas, pero a diferencia de este, su trompa poseía en su extremo dos lóbulos y sus patas delanteras se dotaban de 5 dedos mientras las traseras de 4.

Se han encontrado fósiles de especies de mamuts enanos en la Isla Santa Bárbara (M. exilis) y en Cerdeña (M. lamarmorae). También existía una raza de mamuts lanudos enanos en la Isla de Wrangel, al norte de Siberia, dentro del Círculo Polar Ártico.

La trompa de los mamuts era móvil y prensil, y estaba muy bien adaptada para realizar   movimientos precisos como arrancar plantas del suelo y llevarlas a la boca.​También las utilizaban para mojarse con agua, para bañarse o cubrirse con barro para protegerse de los mosquitos y otros insectos.

Utilizando su trompa, los mamuts adultos ingerían unos 180 kg de alimentos diarios. Ingerían casi cualquier tipo de vegetal, aunque su alimento preferido era la hierba.

Comían otras partes de las plantas, como las hojas y la corteza de los árboles, en invierno, cuando la nieve cubría la hierba. La dificultad para masticar hierba, (debido a su riqueza en silicio, que desgasta la dentadura) hizo que los mamuts, al igual que los elefantes desarrollasen dientes molares especializados con una superficie de pequeñas crestas de esmalte.

Las pinturas rupestres permiten saber algunas cosas sobre los mamuts que nunca se habrían podido descubrir a partir de sus esqueletos: las pinturas prehistóricas presentan los mamuts con la espalda curvada, mientras que los fósiles parecen indicar que la espalda de estos proboscídeos era plana. Esta curvatura de la espalda se debía a una joroba de grasa, músculo o pelo que los mamuts tenían en la espalda. La cola de los mamuts era más corta que la de los elefantes.

Basándose en estudios realizados en sus parientes próximos, los elefantes actuales, los mamuts probablemente tenían un periodo de gestación de 22 meses y daban a luz una sola cría en cada embarazo.

La estructura social de los mamuts con manadas compuestas de hembras encabezadas por una matriarca, y los machos que vivían solos o en grupos pequeños después de llegar a la madurez sexual. Una vez que abandonaban la manada donde se habían criado, los machos se dedicaban a buscar hembras de otros grupos para aparearse.

En la época de transición entre el Plioceno y el Pleistoceno, los continentes se encontraban prácticamente en la misma posición que en la actualidad. Las placas tectónicas sobre las que reposan probablemente no se han movido más de 100 km las unas en relación a las otras desde principios del Pleistoceno.

El clima del Pleistoceno se caracterizaba por ciclos glaciales repetidos en los que los glaciares continentales llegaban hasta el paralelo 40 en algunos puntos. Se calcula que durante el máximo glacial, el 30% de la superficie de la Tierra estaba cubierta de hielo. Además, una zona de permafrost se extendía hacia el sur desde el límite de la capa de hielo, unos pocos centenares de km en Norteamérica y más lejos en Eurasia. La temperatura media anual en los límites del hielo era de -6º C; en el límite del permafrost, de 0º C.

Al sur de las capas glaciales se acumulaban grandes lagos, porque las vías de drenaje estaban bloqueadas y el aire más frío reducía la evaporación. El centro-norte de Norteamérica estaba completamente cubierto por el lago Agassiz. Más de cien cuencas, ahora secas o prácticamente secas estaban llenas en el oeste americano. El lago Bonneville, por ejemplo, estaba donde se encuentra actualmente el Gran Lago Salado. En Eurasia se desarrollaron grandes lagos como resultado del drenaje de los glaciares. Los ríos tenían un caudal mayor y se entrelazaban. Los lagos africanos estaban más llenos, supuestamente debido a una menor evaporación.

Debido al clima, más frío y seco que en la actualidad, los desiertos eran más secos y extensos. Las precipitaciones eran menores debido a la reducción de la evaporación oceánica y continental, por lo que los bosques eran raros. El ecosistema terrestre predominante era las llanuras de hierba, prados y sabanas de sauces. Las estepas cubrían gran parte de la zona subglacial en Eurasia.

Las condiciones climáticas permitían una diversidad vegetal que soportaba muchas especies diferentes de animales que normalmente habitarían en zonas distintas. Especies que actualmente viven en el norte, como los lemmini convivían con especies que actualmente viven en el sur, como las mofetas. R. Dale Guthrie argumenta que la larga temporada de crecimiento de las plantas del Pleistoceno era más favorable a la diversidad que a la homogeneidad. Esto se debe porque estos ecosistemas eran mejores para los animales no especializados, que necesitaban comer diferentes tipos de animales para alimentarse correctamente.

La vasta región que se extendía desde el este de Europa, a través de Siberia hasta Alaska y el Yukón recibía el nombre de la estepa del mamut. La abundancia de hierba, forbias y lamiáceas creó un ecosistema de estepa especialmente favorable para los grandes mamíferos como el mamut. La flora del Pleistoceno era especialmente nutritiva debido a que el duro clima obligaba a las plantas a acumular fibras y carbohidratos para poder sobrevivir.

La mayoría de los mamuts se extinguieron a finales de la última glaciación. Aún no se ha encontrado una explicación definitiva de su extinción. Una pequeña población sobrevivió en la isla de Saint Paul (Alaska) hasta el año 6000 a. C.2​ aproximadamente y los mamuts enanos de la isla de Wrangel (Siberia) no se extinguieron hasta el año 2000 a. C. aproximadamente. Hay diversas teorías para explicar la extinción de los mamuts en concreto y la extinción de la Megafauna del Pleistoceno en general, pero lo más probable es que la extinción no se deba a una sola causa, sino a una combinación de varios factores.

En Norteamérica la extinción de los mamuts, según los últimos descubrimientos científicos, está datada de hace entre 10.500 y 7.500 años. Para llegar a esta conclusión, los científicos se han basado en hallazgos de ADN encontrados en muestras de tierra del permafrost, en la tundra que está en Alaska junto al río Yukón. Las muestras analizadas de tierra contenían restos de orina y heces de mamut.

LA OSAMENTA DEL MAMUT HALLADO EN TULTEPEC. 

En diciembre de 2015 de manera fortuita se produjo un hallazgo en la localidad de San Antonio Xahuento en el municipio de Tultepec, Estado de México en la avenida la Saucera localizada al pie de una pronunciada loma donde por las condiciones del terreno se localizaba el lago de Xaltocan, lugar donde se realizaban trabajos de excavación para una red de drenaje cuando a escasos dos metros de profundidad se hallaron huesos de gran tamaño que se trataba de la osamenta de un mamut.

Un grupo de arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) trabajaron en recuperar la osamenta, pues creen que podría aportar evidencia sobre la vida de los humanos primitivos en México.

Esa Investigación fue dirigida por Luis Córdoba del INAH quien estableció que el mamífero tiene entre 14.000 y 12.000 años. El hallazgo sorprendió a los investigadores por la manera como estaban los restos óseos y lo que esto les podría decir sobre la muerte del animal.

Los huesos fueron hallados desordenados y dispersos; no estaban en orden anatómico, así que analizándolos, concluyen que fue parcialmente destazado por cazadores recolectores nómadas de esos años que pasaban por esta zona. Grupos que tenían una organización y experiencia para poder hacer los cortes de manera adecuada y obtener la carne de estos enormes animales.

Los trabajos de excavación aportaron valiosos datos geológicos pues muestran capas estratigráficas que permitieron a los arqueólogos determinar la antigüedad del mamut, además de identificar una serie de eventos geológicos y climáticos como severas sequias y las cenizas de dos erupciones volcánicas.   Las capas más superficiales eran rellenos modernos de escombro y basalto, después reminiscencias de suelos agrícolas y sequías, más abajo ceniza volcánica de erupciones ocurridas hace 12,900 años, y después limos verdosos que indican fondos de pantano.

En esta última capa se encontró la mayor parte de la osamenta, que se estima data de hace 13,000 o incluso 14,000 años.

El mamut era un adulto joven, posiblemente de 20 a 25 años de edad, que pudo haber medido 3 metros de altura, es decir que tenía gran tamaño porque sus defensas miden 1.30 metros de largo y casi 18 centímetros de diámetro”.

Junto al cráneo, aparece la primera vértebra cervical, después los componentes óseos de una pata trasera con su muñeca y falanges, lo cual hace suponer que fue cortada y movida en bloque, y cerca está un fémur.

En el centro de la excavación se encuentra la pelvis, que es el hueso más grande, después las costillas y las vértebras, la mayoría fracturadas. Asimismo, se pueden ver dos escápulas, y en la orilla sur, huesos de otra de las patas: cúbitos, radios y un húmero.

El descubrimiento en Tultepec es importante porque indirectamente señala la presencia de humanos hace 40.000 años.

Posteriormente en el año 2019 se hace un segundo hallazgo al que se le dio el nombre de “PROYECO TULTEPEC, MAMUT 2” en San Antonio Xahuento del Municipio de Tultepec donde Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hallaron 824 huesos, pertenecientes a 14 mamuts nuevamente en Tultepec, Estado de México.

El hallazgo de los restos de 15 mil años de antigüedad, es considerado como “un parteaguas”, debido a que fueron encontrados en trampas, lo que cambia las teorías científicas que señalaban que estos solo eran cazados de manera azarosa.

El arqueólogo Luis Córdoba Barradas, director del área de Salvamento Arqueológico del INAH quien estuvo a cargo del rescate de los esqueletos, detalló que en la zona de excavación, ubicada a 10 kilómetros de donde será construido el aeropuerto de Santa Lucía, fueron recuperados 8 cráneos, 5 mandíbulas y un centenar de vértebras.

También fueron halladas 179 costillas de mamut, 11 escápulas, cinco húmeros, pelvis, fémures, tibias y “otros huesos pequeños”.

Con este hallazgo, el INAH informó que Tultepec puede ingresar en la lista de los llamados ‘Megasitios de Mamut’.

El arqueólogo Córdoba informó que podría haber más restos en la zona, ya que se han referido tres lugares con trampas en el municipio de San Antonio Xahuento, lo que indicaría que se trata de una “línea de trampas”.

De acuerdo con el investigador, las trampas prehistóricas de Tultepec fueron excavadas en la arcilla del fondo del Lago de Xaltocan, hace aproximadamente 15 mil años, cuando sus niveles descendieron y dejaron expuestas grandes llanuras.

Este fenómeno coincidió con una gran erupción del Popocatépetl, que motivó una gran movilización de animales y seres humanos hacia el norte de la Cuenca de México, donde la caída de la ceniza volcánica fue menor.

Ello explica que, entre los restos de mamut, se encontraron finas capas de ceniza, así como la presencia de bentonita (arcilla del lecho lacustre).

En opinión de Salvador Pulido, director de Salvamento Arqueológico del INAH manifestó que las excavaciones realizadas en Tultepec representan “la punta del iceberg” para comprender lo acontecido en la Cuenca de México durante el Pleistoceno etapa en la que vivieron los mamuts.

Los Arqueólogos han manifestado que válela pena realizar prospecciones con georradar para descartar o validar la hipótesis de que se encuentren más fosas en la zona, y llevar a cabo sondeos arqueológicos en las faldas del Cerro de Tultepec, donde debieron estar los campamentos de los cazadores-recolectores.

Los materiales recuperados se exhibirán en la exposición del Museo del Mamut, ubicado en dicho municipio, y permitirán tratar temas poco abordados, como las enfermedades que aquejaban a estos animales.

El hallazgo de más de 800 huesos de mamut fue encontrado en la zona noroeste de la cuenca de México, en el municipio de Tultepec, en el Estado de México se considera como el principal hallazgo encontrado en el país con restos de esta especie que permite determinar que esta zona era habitada por cazadores recolectores hace más de 14 mil años.

 

Los restos óseos fueron encontrados incompletos a 10 kilómetros de Santa Lucía, lugar donde se planea construir el nuevo aeropuerto del país.

De manera fortuita, el terreno que sería destinado para construir un basurero, sorprendió a los trabajadores al encontrarse con cráneos, colmillos y otros restos óseos de este animal, lo que motivo a que el terreno fuera asegurado para que los investigadores del INAH iniciaran con la excavación.

De acuerdo con los investigadores, este tipo de restos muestran indicios de que los animales fueron cazados, además de que se encontró materia de ceniza volcánica.

Con este descubrimiento se logra concluir que, en Tultepec, hace más de 14 mil años era una zona de caza de mamuts, donde se construyeron múltiples trampas para acorralar al animal para posteriormente ser aprovechado.

El INAH señala que en diferentes sitios de esa zona es común hallar restos de megafauna del Pleistoceno, como consecuencia de las obras de infraestructura y desarrollo urbano, quedando al descubierto un pasado lacustre determinado por cinco lagos: Zumpango, Texcoco, Xochimilco, Chalco y Xaltocan que conforman la Cuenca de México, así como un hábitat favorable para que animales herbívoros como el mamut se alimentaran.

Con los meses de trabajo han determinado que existe una línea de trampas, pues al fondo de los hoyos se han encontrado gran cantidad de huesos lo que muestra que eran trampas para mamut que oscilan entre los 2 metros, espacios suficientes para que los mamut quedaran atrapados y utilizadas por más de 500 años.

En el Estado de México hay por lo menos 20 sitios donde han sido hallados vestigios de animales del pleistoceno, pero pocas veces se han encontrado ejemplares tan completos como “El mamut de Tultepec”, del cual se recuperaron más de 200 huesos, que corresponden a 85 por ciento del total de la osamenta que se exhibe en un Museo que fue construido hace dos años por el gobierno local, destacó el arqueólogo Luis Córdoba Barradas, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Fue el 22 de diciembre de 2015, cuando trabajadores que hacían excavaciones para introducción del drenaje en San Antonio Xahuento, encontraron huesos de gran tamaño que fueron identificados por los arqueólogos del INAH como los restos de un mamut. El Ayuntamiento de Tultepec 2016-2018 concertó con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) la colaboración y coordinación para realizar los trabajos de exploración, recuperación, consolidación, restauración e instalación del que quizás sea uno de los ejemplares más completos de mamut hallados en todo México. https://www.milenio.com/cultura/esta-es-la-historia-de-los-mamuts-hallados-en-edomex

A nivel mundial no existe un registro del hallazgo de este tipo de trampas para mamut, lo que posiciona a Tultepec al Estado de México y a México en la prehistoria, por eso la relevancia del hallazgo.

Al Primer mamut hallado en Tultepec, se le puso el nombre de Tollin que tiene que ver con el topónimo del municipio que es una cuestión de identidad con el municipio.

 

Objetivo

Saber cuál es la razón por la que se han encontrado una gran cantidad de fósiles de Mamut en Tultepec.

Justificación

En los últimos años en el lugar donde vivo se han encontrado un gran número de restos de mamut por lo que me gustaría saber cuál es la razón.

Hipótesis

Si logo investigar la razón por la cual en el lugar donde vivo hay un gran número de fósiles de mamuts; entonces aprenderé otra parte de la historia de los mamuts, ya que hasta el momento es en Tultepec es dónde se han encontrado un gran número de fósiles.

 

 

 

Método (materiales y procedimiento)

Para la investigación de este trabajo se realizará visitas virtuales y búsqueda de información digital debido a la pandemia COVID 19.

Galería Método

Resultados

Los hallazgos de los fósiles de Mamut en Tultepec obedecen a que esta zona formaba parte de la Cuenca de México compuesta por una serie de Lagos, lo que hacía que en la zona hubiera una flora y fauna abundante y hacer un habitad perfecto para los mamuts como para otras especies de animales. Así mismo las condiciones del lugar facilitaban a los grumos humanos que habitaban la caza del mamut.

Además, em esta zona norte de la Cuenca de México se han realizado varias exploraciones de osamentas de mamut en sitios como Coacalco, Ecatepec, Nextlalpan, Tecámac, y San Pablo de las Salinas siendo el más importante el de Tultepec observando que dichos mamuts murieron atascados en el lodo de los lagos, pues al ser animales muy pesados, esto les impedía el poder salir de esas trampas naturales.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Los mamuts se caracterizaban principalmente por su cabeza abombada, probóscidemusculosa y largos colmillos.

  • Los mamuts adultos ingerían unos 180 kg de alimentos diarios. Ingerían casi cualquier tipo de vegetal, aunque su alimento preferido era la hierba.
  • Los mamuts eran proboscídeosde gran tamaño.
  • Los Mamut de Tultepec pueden aportar evidencia sobre la vida de los humanos primitivos en México.
  • La antigüedad del mamut se determino con las capas estratigráficas.
  • El mamut de Tultepec tiene entre 14.000 y 12.000 años.
  • Tultepec hace más de 14 mil años era una zona de caza de mamuts, donde se construyeron múltiples trampas para acorralar al animal para posteriormente ser aprovechados.

Bibliografía

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography