Medio Ambiente

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK-MA-318 La segunda vida de tus juguetes.

Asesor: Ángeles Ellizabeth Iturbide

Resumen

En este trabajo se demostrará que los juguetes aún pueden ser usados después de que algún niño deje de jugar con ellos, muchos de ellos son desechados en lugares incorrectos lo que provoca que haya un aumento de contaminación para los seres vivos. Con el presente trabajo, se busca explotar la creatividad y abrir el panorama y darse cuenta de que se pueden gastar menos recursos naturales al igual que dinero, del mismo modo si no piensan seguir usándolos pueden encontrar a alguien que sí le tome interés; o bien encontrar e informarse de los lugares correctos para desecharlos puesto que muchos de ellos están fabricados con materiales tóxicos, de igual manera se recomienda leer toda nuestra investigación, aquí aprenderás ¿Por qué se puede generar una enfermedad con el uso o mal uso de los juguetes? ¿Qué enfermedades pueden provocar los juguetes a los niños?

Como te darás cuenta se pretenden abarcar varios puntos, dentro de esta investigación se explicará la importancia de cada uno de ellos

*LA PANDEMIA

*LA PIRÁMIDE DE MASLOW

*LA IMPORTANCIA DE LOS JUGUETES

*LA REGLA DE LAS TRES R

*MATERIALES DE LOS JUGUETES

Debemos recordar

”El niño que no juega no es niño y el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y le hará mucha falta”

-Pablo Neruda

Pregunta de Investigación

¿Cómo generar nuevos juguetes y/o artefactos sin invertir y sin salir de mi hogar ¿Cómo cubrir otra necesidad con materiales y juguetes en buen estado?,¿Para qué nos sirven los juguetes?,¿Los juguetes y/o artefactos que voy a crear son seguros?,¿Qué habilidades y capacidades estimulan los juguetes?,¿Qué valores transmiten los juguetes?,¿Somos respetuosos con el medio ambiente cuando adquirimos juguetes?,¿Los juguetes que usas están acordes a sus gustos y edad?,¿Los juguetes tienen género?

Planteamiento del Problema

Planteamiento del problema.

Debido a la pandemia debemos quedarnos en casa y aquí se mostrarán ideas de una segunda vida para los juguetes que quieren desechar, ello les permitirá la creación de nuevos artefactos útiles para el hogar, así mismo podrás entretenerse sanamente, serás amigable con el planeta y por otro lado empezarás a ser consciente de lo que debes aprender o desarrollar pues somos únicos intelectualmente, motriz y altitudinalmente

Antecedentes

Irma Salazar Montenegro, subdirectora de Infancia y adultos, de la Corporación Día de la Niñez, asegura que los juguetes son importantes por ser un elemento con el cual el niño puede jugar e interactuar. Se encuentran presentes a lo largo de la historia, porque han sido necesarios para entretener, divertir y enseñar a los infantes. Cada juguete ha sido fabricado gracias a la creatividad humana y a los gustos de los pequeños, marcados por las condiciones sociales, económicas, políticas y culturales de los pueblos.

En este sentido, los juguetes de hoy no son los mismos de hace 20 años, se han reemplazado, cobrado otro significado, sufrido transformaciones y se presentan a partir de las nuevas innovaciones, formas de vivir y escenarios donde hoy se desarrollan los niños y sus intereses. Si alguien le pregunta: ¿cómo se imagina el primer juguete que existió?, ¿qué contestaría? La verdad es que nadie tiene certeza de cómo era realmente. Sin embargo, se cree que los Homo sapiens jugaban con guijarros (piedras pequeñas) que hacían las veces de canicas, y con estas se divertían.

Con los años se investigó con qué materiales se fabricaron los primeros juguetes y se determinó que las culturas denominadas antiguas lo hacían con barro; los creativos del imperio romano con marfil y los egipcios con arcilla, hueso, cerámica, piedra y madera.

Al parecer, los primeros avances tecnológicos orientados a los juguetes fueron en Egipto, pues se encontraron trompos y juguetes mecánicos, como cocodrilos con mandíbulas

que podían moverse.

Con el tiempo se ha perfeccionado la técnica, y actualmente es fácil conseguir juguetes que ríen, lloran, eructan, comen e, incluso, perfilan su personalidad, gracias a los avances de la industria. Es así como en un mundo invadido por la tecnología, el juguete también ha cobrado esta característica; los nintendos, los ordenadores, entre otros, no solo son elementos de comunicación sino de juego y de fácil acceso para los niños. Los juguetes avanzan en la medida en que la sociedad y la cultura avanzan.

Ahora bien, es importante anotar que juguetes como la pelota, el carro, la cometa, los títeres, entre otros, son elementos que aún con el paso del tiempo siguen siendo los más representativos para los infantes, pues son aquellos que no pasan de moda porque no corresponden a una época específica.  De esta manera, los juguetes no son un fin, sino un medio que tienen la grandiosa virtud de adaptarse, así que lo que realmente importa es lo que representa para la persona. Por ejemplo, un pedazo de madera puede ser un teléfono, una espada, un carrito, o lo que la imaginación y la necesidad del juego requieran.

Investigación Documental

“Los juguetes también son mundo, por eso debemos elegirlos con responsabilidad, conciencia y criterio”

Reciclar Juguetes: ¿Dónde tirar los juguetes viejos?

Los niños crecen, cumplen etapas y por el camino se van quedando los juguetes que no se utilizan. El destino habitual de estos es el fondo de un cajón, cogiendo polvo junto a otros que también han sido etiquetados como obsoletos, hasta que en un arrebato de orden se tiran o se donan. Pero hay una opción cada vez más utilizada que es la de reciclar juguetes, y así aplicar la economía circular en nuestras casas.

Los juguetes han de cumplir su función principal que no es otra que hacer felices a los niños. Por ello, cuando los juguetes no son útiles, deben pasar a las manos de otro que pueda darles una segunda oportunidad. Y si se encuentran en muy mal estado debemos reciclarlos correctamente, para que con sus materiales puedan hacerse otros objetos nuevos.

De esta manera, ayudaremos a mantener nuestro planeta limpio de residuos. Por un lado, reducimos la cantidad de residuos que generamos y, por el otro, se recuperan los materiales ya usados, en lugar de utilizar nuevos recursos.

La regla de las 3 R también se puede aplicar al mundo de los juguetes: reducir, controlando cuántos muñecos, peluches o consolas necesita realmente el niño y cuántos compramos; reutilizar siempre que se pueda, dándoles un nuevo uso o cediendo los juguetes en buen estado a familiares y organizaciones, y reciclar cuando estos estén viejos, estropeados o en mal estado.

Es hora de abrir todos esos cajones y armarios donde se apilan los juguetes que ya no se utilizan y decidir qué hacer con cada uno de ellos.  En esta ocasión, te ofrecemos una guía completa para reciclar juguetes y darles una segunda vida. Tratamos de responder a las preguntas más frecuentes sobre este tema. ¿Nos acompañas?

¿Qué hacer con los juguetes viejos que no se usan?

La acumulación de juguetes y su incorrecto tratamiento al deshacernos de ellos es un problema, no solo a nivel educativo, sino también ambiental, ya que muchos de ellos están fabricados con materiales altamente contaminantes.

¿Qué debemos hacer, entonces, con los juguetes viejos?

Las posibilidades son las siguientes:

  1. JUGUETES RECICLADOS

Aunque veremos más adelante esta parte en profundidad, podemos reutilizar los juguetes antiguos para hacer manualidades divertidas, originales y prácticas. Por ejemplo, un frutero con piezas de Lego o convertir los muñecos viejos en maceteros. ¡Imaginación al poder!

  1. DAR LOS JUGUETES EN BUEN ESTADO A NIÑOS QUE CONOCEMOS

Parece una opción obvia, ¿verdad? Unos primos pequeños, los hijos de algún conocido, otros compañeros del colegio o la guardería… estarán encantados de recibir unos juguetes con los que todavía no han tenido la oportunidad de jugar. Da igual que estén usados, para ellos será una novedad y una distracción.

Tal y como indican en el blog Ser Padres, el niño ya puede ser partícipe de esta decisión a partir de los tres años. Es importante explicarle que esos juguetes no tienen que estar guardados en una caja, que otros niños podrían divertirse con ellos y que él puede elegir a quién quiere regalar cada uno de ellos. De este modo, estará empezando a familiarizarse con el concepto de compartir, no acumular cosas inútilmente y respetar el medio ambiente. Estos tres valores son fundamentales en la educación de cualquier niño.

  1. DONAR LOS JUGUETES A ALGUNA ORGANIZACIÓN

Los juguetes ocupan un papel fundamental en el aprendizaje de los niños. Son vehículos de emoción, entretenimiento y fomentan el desarrollo cognitivo, el juego sano y estimulan la creatividad y la imaginación. Por eso, la Declaración de los Derechos del Niño firmada en 1959, reconoce el derecho de los niños a jugar, divertirse y a llevar a cabo actividades recreativas.

Para ponerle remedio, numerosas asociaciones y ONG recogen juguetes y se encargan de hacerlos llegar a nuevas manos.

Podemos animar a que los niños participen en acciones solidarias de este tipo y regalen los juguetes que quieran. Sin embargo, es importante hacerles entender que no se trata de desprendernos de aquello que ya no nos sirve; los juguetes que se donan deben estar en buen estado para que puedan encontrar un nuevo dueño.

De este modo, fomentamos en los pequeños valores como la solidaridad, el altruismo y la conciencia social y contribuimos al consumo responsable, a la sostenibilidad de los entornos y a la preservación y el cuidado del medio ambiente en general.

  1. RECICLAR JUGUETES EN UN PUNTO LIMPIO

Muchos juguetes están elaborados con materiales que, si no se tratan de la forma adecuada, resultan nocivos

para el entorno. Por ello, si los juguetes se encuentran en mal estado y queremos deshacernos de ellos, no debemos tirarlos a la basura; sino llevarlos a un punto limpio donde puedan hacerse cargo de todos esos residuos peligrosos.

En los juguetes electrónicos puede haber metales contaminantes como el cadmio, el mercurio o el plomo. Otros como las bicicletas, los patines o los coches en miniatura contienen elementos de acero, cobre o aluminio que pueden ser reutilizados.

Buscar el punto limpio más cercano a nuestro hogar y depositar allí los juguetes viejos que no vayas a utilizar más. ¡El contenedor no es su sitio!

¿Dónde se reciclan los juguetes?

El reciclaje debe de ser una práctica habitual en nuestro día a día; sin embargo, a veces hay ciertos objetos que nos despiertan la duda de qué debemos hacer con ellos. Es el caso de los juguetes, por ejemplo.

A medida que el niño crece acumulamos juguetes y es habitual no saber qué hacer con ellos cuando están viejos e inservibles. La respuesta reciclar juguetes. Las muñecas, las consolas, los patines, los coches teledirigidos… son objetos complejos que han sido fabricados con materiales de diversa procedencia, los cuales pueden tener una nueva vida si les damos la oportunidad.

Como decíamos antes, algunos de sus componentes son altamente contaminantes y han de ser tratados de manera adecuada para reducir su impacto sobre el medio ambiente. Esto se agrava, especialmente, con los juguetes electrónicos. Hay que prestar especial atención a consolas de videojuegos, libros parlantes, juguetes con melodías, muñecas que hablan o tienen luz, etc.

Entonces, ¿qué debemos hacer cuándo un juguete se ha roto o ha quedado inservible? Estas son las pautas por seguir:

  • Llevarlos siempre a los puntos limpios donde gestionen los residuos de manera adecuada, teniendo en cuenta la composición del juguete.
  • Retirar siempre las pilas y tirarlas al contenedor de reciclaje indicado para ello.

¿Dónde se tiran los juguetes de plástico?

Cabe pensar que si un juguete es de plástico podemos tirarlo en el contenedor de reciclaje amarillo. Sin embargo, estos solo están dedicados a envases, botellas de plástico, bricks, latas… Los juguetes rotos de este material no se pueden tirar a este contenedor.  De nuevo, su lugar será el punto limpio para ser reciclados de manera correcta.

Lo mismo ocurre con juguetes de cartón plastificados, que tampoco se deben enviar al contenedor de reciclaje de color azul. En él solo tienen cabida aquellos juguetes que están fabricador en exclusiva con papel o cartón.

Sin embargo, si la caja original del juguete es de cartón, ésta sí se debe introducir en el contenedor azul; y si la caja es de plástico, en el amarillo.

Reutilización de juguetes para manualidades

Como decíamos al principio, los juguetes también pueden ser reutilizados y empleados de forma fácil como materiales para hacer diferentes manualidades. Si les gusta trabajar con las manos y tienes una buena imaginación, podrás hacer cientos de cosas diferentes con nuestros juguetes viejos.

Para ir empezando, les dejamos algunas ideas y manualidades originales con juguetes reciclados, una buena forma de reciclar juguetes que ya no sirven.

  • Cuadro de juguetes
  • Contenedor de Legos
  • Macetas de dinosaurios
  • Colgadores
  • Imanes de nevera

Comparte y recicla: puntos de recogida de juguetes

Cuando se encuentran en un buen estado de conversación, un buen uso que podemos hacer con los juguetes, además de reciclarlos, es donarlos a un centro para que otros niños puedan, con gran ilusión, darles una segunda oportunidad.

Descubre algunos lugares donde donar juguetes de segunda mano:

Cruz Roja Española

La Cruz Roja cuenta con un programa de recogida de juguetes, gracias al cual miles de niños reciben un regalo en Navidad.

Ningún niño sin sonrisa

Esta pequeña ONG trabaja todo el año para recaudar juguetes de segunda mano para hacérselos llegar a más de 1.500 niños desfavorecidos de Madrid.

Dona tu bici

Reciclar juguetes también es donarlos. Bicicleta Sin Fronteras se encarga de encontrar un nuevo dueño a esa bici que se le ha quedado pequeña a tu hijo.

Juegaterapia

Esta fundación recoge consolas, mandos y videojuegos para que los niños con cáncer jueguen durante su estancia en el hospital.

Estas son solo algunas de las opciones para reciclar juguetes usados. Los ayuntamientos también organizan periódicamente recogidas de juguetes usados para encontrarles un nuevo dueño.

Donar o reciclar peluches

Los peluches son juguetes a los que se les coge un gran cariño; sin embargo, con el tiempo, los niños también dejan de prestarles atención porque consideran que son “de bebés”. Ese osito o ese conejito podrá hacerle una gran compañía a otro niño.

Si optamos por donar un peluche debemos asegurarnos de que se encuentra en buen estado y lavarlo bien antes de llevarlo a un punto de recogida. Donemos las cosas tal y como nos gustaría que nuestros hijos las recibieran.

En cambio, si este se encuentra en muy mal estado podemos optar por el reciclaje. Como están hechos de materiales textiles, el lugar indicado para los peluches es el contenedor de ropa.

Con estos consejos estés preparado para reciclar correctamente nuestros juguetes y saber qué hacer con los más viejos que ya no sirven.

Implicar a los niños en reciclar juguetes, les permitirá aprender a compartir, a consumir de manera responsable y a entender que con sus juguetes también pueden contribuir a la protección del medio ambiente.

 

  • El reciclaje:
  • Ahorra grandes cantidades de recursos naturales no renovables , como el petróleo, el gas natural, los minerales y árboles.
  • Reducir el volumen de residuos que generamos en casas, escuelas y oficinas, y ahorra espacios en tiraderos.

 

  • Genera más y mejores empleos en la industria del reciclaje, de la que depende millas de familias en México .
  • Permite el auto-empleo.
  • Mejora la infraestructura de servicios y el funcionamiento de diversos sectores.
  • Genera un sentido de pertenencia y utilidad en las comunidades.
  • Contribuye a un entorno más limpio y sano.

 

IMPORTANCIA DE LOS JUGUETES

Los juguetes siempre han desempeñado un papel importante en la vida de los niños. Con frecuencia reflejan la cultura del momento e indican los cambios culturales y las tendencias sociales, tal y como se puede ver en los museos y las bibliotecas de juguetes alrededor del mundo.

A pesar de que los juguetes de hoy día parecen ser diferentes a los de antaño, el propósito de los juguetes siempre ha sido el mismo: llevar alegría y placer, y crear oportunidades para incrementar el aprendizaje y el desarrollo.

Los juguetes añaden magia y emoción al aprendizaje sobre la vida, el funcionamiento de las cosas y cómo llevarse bien con los demás. Saber escoger los juguetes que fomenten el juego sano amplía el desarrollo cognoscitivo, físico y social del niño. Los juguetes que fomentan la creatividad y la imaginación en los niños por lo general son los que se utilizan una y otra vez.

UN JUGUETE PARA CADA NIÑO

Un buen juguete puede y debe estimular la imaginación y el entusiasmo del pequeño, y enriquecer el escenario del juego, favoreciendo la interacción.

El juguete, además, crece con los niños, y lo hace de forma distinta para cada uno de ellos. A veces, el juguete favorito de un pequeño, que le acompaña a todos los sitios, queda arrinconado, sustituido por otro. Otras, un juego que hemos regalado a un niño no le gusta a otro de su misma edad, tal vez porque prefiere juegos más activos, o porque es más retraído, o, simplemente, porque cada niño es diferente.

De todas formas, cuando escojas un juguete para tu hijo, siempre prestar atención a la edad para la cual se recomienda. Buscar juguetes que vayan a la par con los intereses y el nivel de desarrollo del niño. El juguete adecuado, en el momento adecuado, enriquecerá la experiencia de juego del niño y sentará las bases de su aprendizaje.

Es muy importante que los padres piensen en la utilidad de los juguetes educativos para los niños porque, a la vez que entretienen, los ayudan al desarrollo de sus destrezas psicomotoras y a que sean más creativos.

Hay diversos juguetes que corresponden a esa categoría con los cuales aprenden, de manera divertida, ciencias, matemáticas, lenguaje, geografía y otras disciplinas. Y algo muy importante: los conocimientos adquiridos de esa manera no se olvidan.

Otro aspecto muy interesante es que no solamente los infantes disfrutan, sino que pueden integrar a los padres, compañeros de escuela, amiguitos y hasta otras personas adultas en esas actividades lúdicas.

 

Los juguetes educativos vienen en diversidad de formas, dimensiones y colores. Igualmente varían en cuanto a su complejidad, de acuerdo a la edad del niño.

Pero seleccionar un juguete de esta naturaleza conlleva tiempo, porque no todos responden al gusto y al interés del niño; igualmente, hay que tener claro cuál es el área que se pretende desarrollar o la habilidad que se quiere reforzar, teniendo en cuenta que cada persona es diferente y que los métodos de aprendizaje no funcionan de igual manera en todos.

Por ejemplo, habrá niños que quizá necesiten que se les fomente la imaginación, mientras otros pueden requerir un juguete que les ayude a superar algunas debilidades, bien sea en lo personal o con alguna asignatura. Otra alternativa que disfrutarán los pequeños es algo que responda a sus intereses particulares.

También se debe tomar en cuenta el hecho de que al niño o la niña del vecino o de los amigos le haya dado resultado un juguete en especial no quiere eso decir que ocurrirá lo mismo con el nuestro, porque, como expresamos, cada uno es diferente.

Durante los primeros años de edad, cuando el niño todavía es de preescolar, se recomienda comprarle juegos que estimulan los sentidos, sobre todo la vista y el tacto, y la imaginación.

En esa etapa la mente de los niños está fresca y asimila rápido y fácilmente los conceptos. Para ellos hay muchos juguetes de armar figuras, como casas, que vienen en diferentes formas, tamaños y colores. También están los juegos de arcilla, números, letras y juegos magnéticos.

Hay libros que tienen dibujos y cubiertas especiales para que desde temprana edad el niño se relacione con la lectura. Algunos de ellos traen discos con canciones y la narración de los cuentos.

Hay juguetes electrónicos, provistos de botones para hacerlos funcionar, que ayudan al pequeño a desarrollar habilidades motoras y de coordinación. Pero hay que hacer una cuidadosa selección de acuerdo a la edad cronológica y mental del niño. No es bueno adquirir un juguete para guardarlo porque todavía el niño no está en capacidad de manipularlo.

Para los más grandecitos, son ideales los juguetes interactivos, es decir, que deben jugarlos a manipularlos con otros. Eso les ayuda con el aprendizaje y las relaciones sociales.

En ese rango están los rompecabezas, los juegos de ordenadores, los equipos de ciencias: física, química, biología y matemática, microscopios y telescopios, que los ayudan a entender y a explorar el maravilloso mundo de los microorganismos y del espacio.

Para asegurarnos del éxito en la adquisición de un juguete de éstos los expertos recomiendan llevar al niño a la tienda y mostrárselo para ver la reacción y el interés que despierta y adquirirlo ya convencido de que le gusta, de que va a jugar con él y su compra no será una inversión en vano, porque por lo regular éstas son mercancías costosas.

También aconsejan leer las instrucciones del fabricante y buscar orientaciones con educadores y psicólogos para una un mayor acierto.

USO DE LOS JUGUETES

El juego es una actividad natural de todo niño que le suministra muchas oportunidades de aprender y desarrollarse, tanto física como mental y socialmente. Si jugar es el trabajo de niño entonces sus juguetes son sus herramientas y para que los niños hagan bien su trabajo necesitan juguetes apropiados. Por supuesto, la razón principal de la popularidad de los juguetes es lo divertidos que resultan. No obstante, su contribución al desarrollo del niño es notable, por ejemplo, cuando un niño empuja un carrito fortalece sus habilidades motoras.

Cuando salta a la cuerda mejora su coordinación. Al mantenerse sobre un solo pie para darle una patada al balón o al andar en bicicleta mejora su equilibrio. Y cuando construye con bloques o dibuja, aprende a controlar sus movimientos de forma precisa. ¿Y qué hay del intelecto del niño? Las habilidades lingüísticas se desarrollan cuando los juegos infantiles incluyen cantos y rimas, quizás al saltar la cuerda o al jugar a perseguirse. El juego también es importante porque enseña a los niños a relacionarse con los demás, por ejemplo, cuando forman equipo para jugar a la pelota aprenden un sistema de reglas sociales que incluye formas de controlarse y a afrontar sus frustraciones en un entorno social.

COMO EVITAR LOS RIESGOS

Mantenga los juguetes de los niños mayores lejos del alcance de los más pequeños.

Lea cuidadosamente todas las etiquetas e instrucciones de seguridad, junto con el niño si es posible.

Enseñe al niño y sus amigos a usar y guardar sus juguetes.

Eviten los juguetes que hacen ruidos que pudieran alcanzar niveles sonoros dañinos.

Revise los juguetes periódicamente. En muchos casos un juguete dañado se debe reparar o tirar de inmediato.

Los juguetes potencialmente peligrosos, como dardos, herramientas afiladas y juguetes eléctricos, son solo para niños mayores y deben usarse bajo la supervisión de un adulto.

Los juguetes cuyas piezas son tan pequeñas que pudieran tragarse se deben mantener fuera del alcance de los niños pequeños.

FUNCIÓN DE LOS JUGUETES

La función del juguete en los niños es la de apoyar el desarrollo de múltiples aspectos de éste, tanto el físico como el psicológico. Es a través del juguete que los niños exploran, descubren, aprenden e interactúan con múltiples objetos y problemas que forman una parte importante de su adecuado desarrollo como individuos. Los juguetes tienen por objetivo la recreación, sin exceptuar otras funciones como la formación, el aprendizaje, el desarrollo o estimulación de los aspectos intelectuales, psicológicos, sensorio-motrices y de convivencia social, entre otros. Es en los niños en que el juguete es un concepto imprescindible y en el que toma su máximo valor en el contexto del desarrollo humano.

Desarrollar la creatividad, contribuir a la socialización y, sobre todo, hacer que el niño aprenda. Éstas son algunas de las funciones principales del juguete, un elemento imprescindible en la vida del niño, pero que, mal elegido, puede ser incluso perjudicial para el correcto desarrollo de los más pequeños. Entre los 3 y los 6 años, el juguete del niño tiene que tender al desarrollo emocional y las consecuencias del juego deben permitir al niño aprender algo.

Según explica el Doctor en Psicología de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, Amable Cima, “el juguete cumple una función inicial, y es que la creatividad del niño se desarrolle; por lo que no deben ser ni muy complejos, ni muy elaborados, ni destinados sólo a una única función”.

“Los juguetes muy elaborados limitan la creatividad del niño; y al final, los juguetes más caros acaban en un armario y los niños se divierten con una caja de cartón”, recuerda Cima, que subraya la importancia de que el juguete “no perjudique el desarrollo psicológico y emocional del niño: un videojuego de violencia destinado a los adultos, por ejemplo, en manos de un niño puede influir negativamente, porque no distingue bien entre realidad y ficción”.

Así, entre los 0 y los 3 años, explica el profesor, los niños necesitan “juguetes que contribuyan al desarrollo de lenguaje y que aumenten tanto su psicomotricidad como los aspectos neuropsicológicos (atención, concentración y memoria)”. Es decir, juegos con luces, sonidos y colores, que interactúen con el niño.

Entre los 3 y los 6 años, el juguete del niño tiene que tender al desarrollo emocional y las consecuencias del juego deben permitir al niño aprender algo. Son “juegos que desarrollan la creatividad y la fantasía entendidas éstas como situaciones distintas a la vida cotidiana, de manera que el niño puede empezar a distinguir lo que es real de lo que no lo es, jugar a los piratas, por ejemplo, o a los vaqueros”. En esta etapa de la infancia es muy importante, además, la implicación de los padres, algo que los niños valoran enormemente.

La etapa comprendida entre los 6 y los 11 años, necesita “juegos más complejos, que impliquen conductas elaboradas que desarrollen hábitos positivos, sin perder nunca de vista que jugar es aprender; es enfrentarse a situaciones distintas que exigen una respuesta”.

LIBERTAD PARA ELEGIR

Respecto a la tradicional clasificación de juguetes para niñas y juguetes para niños, Amable Cima recuerda que “los niños pueden y deben jugar con lo que les dé la gana”, siempre que sea adecuado a su edad.

“No supone ningún problema que una niña quiera jugar con un tanque, o que un niño juegue con muñecas”. Para los niños, el estereotipo tradicional no existe o no tiene importancia         -explica Amable- que subraya que la distinción de juguetes es producto del estereotipo de los adultos.

“El problema es que la sociedad es muy hipócrita, y si un niño de cinco años pide un castillo de muñecas, por ejemplo, sus padres se van a preocupar por lo que puedan pensar en el colegio sus compañeros”, apunta Cima, que asegura que, desde el punto de vista práctico, hay que dejar que los niños jueguen con lo que quieran.

TECNOLÓGICAMENTE MÁS CAPACES

Al referirse a los juegos de ordenador y a las videoconsolas, el profesor Amable Cima destaca que, “desde que existen los videojuegos, cuando se evalúa el desarrollo de la atención y la psicomotricidad fina, el niño ha mejorado sustancialmente”. “Se observa incluso, que los niños que juegan con videoconsolas que requieren una coordinación bimanual tienen una mejor psicomotricidad que los niños que no juegan con ellas”.

Esta mejora, fruto de un mayor entrenamiento de estas habilidades, hace que los niños de la generación de los videojuegos sean tecnológicamente más capaces que los niños de hace 20 años, pero creativamente menos capaces porque, explica Cima, “los juguetes más sencillos, con menos tecnología, desarrollan más la imaginación y la creatividad”. Por eso, añade, la generación de las videoconsolas, los móviles y el ordenador, puede dar lugar a “adultos incapaces de reaccionar creativamente ante la falta de sus recursos habituales”.

Sobre el contenido de los juegos de ordenador, Cima alerta de la importancia de respetar la recomendación de edad (nunca regalar un videojuego para adultos a un niño), y de comprobar el contenido y el desarrollo del juego: “Igual que nunca se dejaría una pistola cargada a un niño, no se puede dejar en sus manos un juego sin saber lo que contiene, o cómo se desarrolla. Los padres tienen que saber qué dejan a sus hijos”.

Amable Cima es Doctor en Psicología y especialista en trabajo con niños. En la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo, imparte clases de Psicología Clínica Infantil, entre otras asignaturas.

 

En principio, los juguetes ratifican la infancia. En esas fotos del siglo XIX o principios del XX, donde los chicos aparecen con un juguete, lo que ese objeto está haciendo es categorizar, recortar al infante del mundo de los adultos y decir: “acá hay un niño”. La infancia moderna se va construyendo a través de la adjudicación de ciertas características que van definiendo “lo infantil”. Tener juguetes es una de esas características y de este modo empieza a ser signo de infancia, del mismo modo que el juego, el cuarto propio, la nursery, o la escuela. Es decir: en la modernidad, el juguete representa al niño y, sobre todo a partir de las últimas décadas, al niño ya pensado como consumidor. A su vez, la industria de juguetes va a ir contribuyendo a solidificar esta idea de infancia idealizada (porque esa representación excluye la diversidad de infancias reales).

Por ejemplo, hacia el 1900 surge la tendencia de tomar a niños como modelos de las muñecas que se producían; incluso se volvió habitual que los escultores que las hacían se inspiraran en los hijos o nietos de los fabricantes. De esta manera, los juguetes también ratificaban cierta idea de niño, la estética de la infancia, al menos de ese artefacto construido culturalmente que llamamos infancia moderna.

¿QUÉ SIGNIFICACIONES TIENE EL JUGUETE?

Los juguetes pueden ser vistos desde diferentes perspectivas. En términos de la memoria colectiva son muy potentes a la hora de movilizar sensaciones. Ya sea porque se los tuvo o porque no se los tuvo, porque fueron deseados, porque circularon. En cualquier caso, llegan a ser muy importantes en las experiencias de cada uno de nosotros. Pero creo que los juguetes son más que un objeto de nostalgia: promueven ciertos conocimientos que permiten entender a una cultura, por eso elegí pensarlos como objetos materiales de nuestra sociedad, desde una perspectiva que también es política.

¿ES UNA HERRAMIENTA ESCOLAR?

Muchas veces, o casi siempre, el juguete es visto como una herramienta para enseñar, que promueve el desarrollo, que ejercita ciertas habilidades. Esto implica tratar al juguete nada más que como herramienta y entender lo educativo principalmente como un desarrollo de procesos mentales más bien individuales. Y desde la escuela el juguete podría ser pensado como algo más que eso: como un objeto que arrastra marcas culturales y sociales y es un objeto de consumo. No se lo puede entender despojado de la ideología que trae; de lo contrario la mirada se vuelve muy inocente. En general, se liga al juguete con el juego y solemos tener una mirada romántica sobre ambos. Cuando, en un encuentro con docentes, preguntas por el juego, las palabras asociadas que surgen son “creatividad”, “liberación”, “felicidad”. Esa idea sobre el juego se traslada sin más a los juguetes, y entonces no pensamos en ellos críticamente.

Por otra parte, a pesar de que en el discurso nadie estaría en desacuerdo con que jugar es lo más importante para el desarrollo de un chico, en la práctica concreta de la escuela el juego no aparece tanto como sería deseable. De modo que hay varios cuestionamientos que hacer. Por empezar, juego y juguete no tienen por qué estar siempre unidos ya que son de naturaleza diferente, porque el juego no necesariamente tiene que ver con el mercado y el juguete sí, aunque hoy esta relación nos suene natural y estemos ante una cultura infantil que es muy mixturada. Además, porque un juguete puede ser excelente pero también puede no serlo.

¿REMITE A UNA INFANCIA FELIZ?

Ese es el pensamiento habitual, el vínculo naturalizado entre juguete e infancia, pero precisamente para mí poner en foco los juguetes es trabajar en contra o a contrapelo de esa idea, de que la infancia es un período feliz en el que todos jugamos y todos somos inocentes, creativos y felices. Primero porque, obviamente, no es así, pero además porque eso es lo que obtura la posibilidad de indagarlos y seleccionarlos de acuerdo con determinados criterios. Asociar la felicidad a un juguete es un estereotipo que no permite pensar en ellos de una manera más útil para la pedagogía e incluso parala crianza. Me parece que, desde la entrada de una Barbie a la escuela hasta el uso de un encastre, todo debe ser analizado con relación a un proyecto mayor, a un modelo de crianza y también a un modelo educativo. Seguramente es difícil de hacer porque tendemos a pensar la infancia como realidad biológica más que como modelo cultural que cambia o puede cambiar según nuestras intervenciones en el campo social.

MATERIALES DE LOS QUE ESTÁN HECHOS LOS JUGUETES

PLÁSTICO

El plástico es un tipo de polímero sintético que se compone de millones de moléculas más pequeñas conocidas como monómeros, en una secuencia que semeja una cadena. El plástico puede moldearse y se le pueden dar diferentes formas. El cloruro de polivinilo. o PVC, es el plástico más común que se usa en la producción de juguetes blandos para niños, que también contienen aditivos tóxicos tales como los ftalatos y plomo. Existen alternativas de plásticos más seguras para los juguetes infantiles, pero son más difíciles de encontrar.

PVC

El PVC, o cloruro de polivinilo, es un plástico vinílico blando que, de acuerdo con el sitio web de Oregonn Toxics, resulta sumamente tóxico. Mientras poseen un largo plazo de durabilidad, los juguetes con este plástico contienen, de manera típica, aditivos como ftalatos, plomo y cadmio que se utilizan para ablandar el material. El PVC se usa para fabricar juguetes tales como patos de goma, muñecas, pelotas y elementos blandos infantiles.

 

Estos juguetes pueden potencialmente ejercer un impacto negativo sobre la salud de los niños ya que ellos son vulnerables a los químicos tóxicos, en especial mientras su organismo se desarrolla. En particular, los bebés se llevan a la boca juguetes de plástico blando masticable con frecuencia; y los químicos como los ftalatos pueden aflorar cuando los objetos se muerden. De acuerdo al sitio web Eco-Healthy Child Care, el PVC puede provocar problemas de salud tales como cáncer, defectos de nacimiento y desórdenes en el desarrollo.

POLIPROPILENO

El polipropileno es un plástico alternativo al PVC que también se usa en la producción de juguetes. Como termoplástico que se desarrolló primero en Europa y se llevó a U.S.A a mediados de 1950, el polipropileno es bastante rígido, pero no requiere un aditivo de plasticidad como los ftalatos para incrementar su flexibilidad. Es muy simple de procesar. no tóxico y resistente a la corrosión. En forma adicional, el polipropileno tiene alta resistencia a las altas temperaturas y también resiste la tensión y las roturas. Recipientes con un número 5 en el logo de reciclaje están hechos de polipropileno, y los niños pueden reutilizarlos como juguetes en la bañera o el arenero.

POLIETILENO

El polietileno constituye otra alternativa plástica al PVC. También es un termoplástico que no requiere el uso de un aditivo de plasticidad para aumentar su flexibilidad. El polietileno se usó por primera vez en la segunda guerra mundial como material aislante y para recubrir cables bajo el agua. De acuerdo al sitio web de Industria Plástica, el polietileno es en la actualidad el plástico más popular en U.S.A. Es un polímero durable y versátil que varía de rígido a blando y tiene alguna de las mismas propiedades del polipropileno. Los mordillos son un ejemplo de juguete hecho con este material.

CONSIDERACIONES

El PVC, especialmente cuando se usa en la producción de juguetes para niños, resulta controversial ya que existen muchos potenciales problemas de salud en relación a él. Estos efectos sobre la salud pueden no ser detectados en forma inmediata, y puede incluso pasar una generación antes de que se evidencien. Un ejemplo de daño a la salud involucra al sistema endócrino, el cual es sensible a los químicos en extremo, y participa en el desarrollo de órganos, programación celular, y funcionamiento y conducta del cerebro. Deberían considerarse juguetes fabricados con otros materiales plásticos, o elementos naturales como la madera. Los padres deberían también deshacerse de los juguetes plásticos viejos que haya en el hogar, ya que probablemente contengan la mayor incidencia de químicos tóxicos. Adquiere juguetes de tiendas reconocidas y apégate a las grandes marcas.

Juguetes para cada edad del niño

Te enseñamos a elegir y a comprar el mejor juguete para tu hijo según la edad que tenga

Estefanía Esteban Periodista – 19 de octubre de 2020

En el mercado, la oferta de juguetes es tan grande y variada que es muy difícil decidirse por el más adecuado o el mejor. ¿Qué se debe considerar a la hora de elegir un juguete para un niño Guiainfantil.com ha preparado algunos consejos y sugerencias para que los padres puedan orientarse a la hora de elegir y comprar juguetes para los niños?

Elegir juguetes según las edades de los niños

– 0-6 MESES

Necesita juguetes que le ayuden a descubrir su cuerpo y a distinguir diferentes texturas, formas y colores. Los sonajeros, móviles de cuna, muñecos de goma, mordedores, alfombras con actividades, etc.

– 7-12 MESES

El bebé empieza a explorar los objetos y a reconocer voces. Pelotas, muñecos de trapo, juguetes sonoros, tentetiesos, balancines y andadores.

– 13-18 MESES

Los niños a esta edad ya saben andar y reconocen las propiedades de los objetos. Los cubos para encajar y apilar, las bicicletas con ruedas y los cochecitos.

– 19-24 MESES

El niño habla y comprende, empieza a descubrir su entorno. Coches, bicicletas, pizarras, pinturas, instrumentos musicales, muñecas y animalitos.

– 2-3 AÑOS

Empiezan a sentir curiosidad por los nombres e imitan escenas familiares. Triciclos, palas, cubos, rompecabezas, pinturas, teléfonos y muñecas.

– 3-5 AÑOS

El niño empieza a preguntar, a aprender canciones y a jugar con sus amigos/as. Bicicletas, pizarras, magnetófonos, cuentos, marionetas y muñecos articulados.

– 6-8 AÑOS

El niño sabe sumar y restar, leer y escribir. Monopatines, coches teledirigidos, juegos manuales, de preguntas y de experimentos.

– 9-11 AÑOS

Se interesan por actividades complicadas. Complementos deportivos, juegos de estrategia y reflexión, audiovisuales, electrónicos y experimentos.

– MÁS DE 12 AÑOS

Poco a poco desaparecen las ganas de jugar y van construyendo su propia identidad. Libros, música y vídeos-juegos.

10 consejos para elegir juguetes para los niños

  1. El juguete debe ser deseado por el niño.
  2. Que sea seguro. Debe estar confeccionado con materiales que no se astillen o sean cortantes si se rompen. Los colores han de ser sólidos y no tóxicos. Cuanto más pequeño es el niño/a más grandes deben ser los juguetes.
  3. Debemos comprarlos adecuados a su edad pensando, siempre, en la finalidad y actitudes que desarrollan en nuestros hijos.

4.Tengamos en cuenta su personalidad: un niño/a retraído necesitará juegos socializadores (varios jugadores); a un niño/a hiperactivo/a le resultarán adecuados juegos de atención, artísticos, etc…

  1. Que sea simple. Esto aumentaría la gama de usos que se pueden hacer de él, desarrollando su fantasía y su capacidad simbólica.
  2. No comprarlos para satisfacer un capricho momentáneo del niño/a.
  3. Generalmente no deben ser utilizados para premiar o castigar a un niño/a.
  4. Debemos tener en cuenta que el exceso de juguetes mata la fantasía y produce aburrimiento. Los niños necesitan pedir ante todo.
  5. Conviene instruir a los familiares para que no regalen juguetes de forma indiscriminada.
  6. El mejor juguete no es necesariamente el más caro.

Juguetes que puedes construir en casa con los niños

Los juguetes caseros pueden ofrecer más placeres a los niños que los adquiridos, ganados o comprados. Será porque mientras los hacen o los construyen, los niños se divierten. Y no solo eso, los niños adquirirán destrezas y habilidades con sus manos, fortalecerán su imaginación y fantasía, e incrementarán su creatividad. En Guiainfantil.com os animamos a hacer juguetes divertidos en casa, y con material reciclado. Sigue nuestras ideas y nuestro paso a paso:

Juguetes para encajar figuras para bebés

Un camión de bomberos con caja de huevos

Como hacer aviones con unos rollos de papel

Como hacer un futbolín con una caja de cartón

Una cocina completa toda hecha con cartón

 

Juego de la memoria con tapas de plástico.

Campo de futbol con una tapa de caja de cartón.

Caja de herramienta casera con caja de cartón

 

Como hacer caballitos con churros de piscina en casa.

La Pirámide de Maslow

La Pirámide de Maslow forma parte de una teoría psicológica que inquiere acerca de la motivación y las necesidades del ser humano: aquello que nos lleva a actuar tal y como lo hacemos. Según Abraham Maslow, un psicólogo humanista, nuestras acciones nacen de la motivación dirigida hacia el objetivo de cubrir ciertas necesidades, las cuales pueden ser ordenadas según la importancia que tienen para nuestro bienestar.

Es decir, que Maslow proponía una teoría según la cual existe una jerarquía de las necesidades humanas, y defendió que conforme se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollamos necesidades y deseos más elevados. A partir de esta jerarquización se establece lo que se conoce como Pirámide de Maslow.

Abraham Maslow introdujo por primera vez el concepto de la jerarquía de necesidades en su artículo “A Theory of Human Motivation” en 1943 y en su libro “Motivation and Personality”. Más tarde, el hecho de que esta jerarquía soliese ser representada gráficamente en forma de pirámide hizo que el núcleo de la teoría pasase a ser conocido como pirámide de Maslow, cuya popularidad es notable incluso hoy en día, décadas después de que fuese propuesta por primera vez.

Que es la pirámide de Maslow ¿Qué es?

Mientras que algunas escuelas existentes a mediados del siglo XX (el psicoanálisis o el conductismo) se centraban en conductas problemáticas y en el aprendizaje desde un ser pasivo y sin demasiadas opciones de influir en el entorno más de lo que este influye en él, Maslow estaba más preocupado en aprender sobre qué hace a la gente más feliz y lo que se puede hacer para mejorar el desarrollo personal y la autorrealización.

Como humanista, su idea era que las personas tienen un deseo innato para autorrealizarse, para ser lo que quieran ser, y que cuentan con la capacidad para perseguir sus objetivos de manera autónoma si se encuentran en un ambiente propicio. Sin embargo, los diferentes objetivos que se persiguen en cada momento dependen de qué meta se han conseguido y cuáles quedan por cumplir, según la pirámide de necesidades. Para aspirar a las metas de autorrealización, antes han de cubrirse las necesidades anteriores como la alimentación, la seguridad, etc. Por ejemplo, solo nos preocupamos de temas relacionados con la autorrealización si estamos seguros de que tenemos un trabajo estable, comida asegurada y unas amistades que nos aceptan.

En la Pirámide de Maslow, desde las necesidades más básicas hasta las necesidades más complejas, esta jerarquía está compuesta por cinco niveles. Las necesidades básicas se ubican en la base de la pirámide, mientras que las necesidades más complejas se encuentran en la parte alta.

Así pues, las cinco categorías de necesidades de la Pirámide de Maslow son: fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de reconocimiento y de autorrealización; siendo las necesidades fisiológicas las de más bajo nivel, y subiendo niveles en el orden indicado. Eso sí, como hemos visto, la representación visual en forma de pirámide es una aportación posterior al planteamiento de este modelo explicativo por parte de Maslow. Sin embargo, aquí la trataremos como si fuese equivalente a la jerarquía de necesidades descrita por este psicólogo.

Tipos de necesidades

En la pirámide de Maslow, este investigador habla acerca de las necesidades instintivas y hace una distinción entre necesidades “deficitarias” (fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de reconocimiento) y de “desarrollo del ser” (autorrealización). La diferencia existente entre una y otra se debe a que las “deficitarias” se refieren a una carencia, mientras que las de “desarrollo del ser” hacen referencia al quehacer del individuo. Satisfacer las necesidades deficitarias es importante para evitar consecuencias o sentimientos displacenteros.

Las necesidades del “desarrollo del ser”, por su parte, son importantes para el crecimiento personal, y no tienen que ver con el déficit de algo, sino con el deseo de crecer como persona.

Así pues, la pirámide de Maslow tiene 5 niveles de necesidades. Son los siguientes.

  1. Necesidades fisiológicas

Incluyen las necesidades vitales para la supervivencia y son de orden biológico. Dentro de este grupo, encontramos necesidades como: necesidad de respirar, de beber agua, de dormir, de comer, de sexo, de refugio.

Así pues, en este estrato de necesidades se encuentran aquellas que hacen posibles los procesos biológicos más fundamentales que hacen que la existencia del cuerpo sea viable. Proporcionan cobertura a las funciones fisiológicas que mantienen el equilibrio en nuestros tejidos, células, órganos y, especialmente, nuestro sistema nervioso.

Maslow piensa que estas necesidades son las más básicas en la jerarquía, ya que las demás necesidades son secundarias hasta que no se hayan cubierto las de este nivel.

  1. Necesidades de seguridad

En esta parte de la pirámide de Maslow se incluyen las necesidades de seguridad son necesarias para vivir, pero están a un nivel diferente que las necesidades fisiológicas. Es decir, hasta que las primeras no se satisfacen, no surge un segundo eslabón de necesidades que se orienta a la seguridad personal, al orden, la estabilidad y la protección.

Puede decirse que las necesidades que pertenecen a este nivel de la pirámide de Maslow tienen que ver con las expectativas y con el modo en el que las condiciones de vida permiten desarrollar proyectos a medio y a largo plazo. Se fundamentan en una especie de “colchón” basado tanto en bienes como en derechos y capital social.

Aquí figuran: la seguridad física, de empleo, de ingresos y recursos, familiar, de salud, etc.

  1. Necesidades de afiliación

Maslow describe estas necesidades como menos básicas, y tienen sentido cuando las necesidades anteriores están satisfechas.

Para Maslow, esta necesidad se expresa cuando las personas buscan superar los sentimientos de soledad y sentir que hay vínculos afectivos entre ellas y ciertas personas. Es decir, cuando se intenta trascender el ámbito individual y establecer vínculos con el entorno social.

Estas necesidades se presentan continuamente en la vida diaria, cuando el ser humano muestra deseos de casarse, de tener una familia, de ser parte de una comunidad, ser miembro de una iglesia o asistir a un club social. La pertenencia a un colectivo ya sea más o menos pequeño, ayuda a aportar sentido a lo que se hace en el día a día, y además el contacto personal y las relaciones sociales que favorecen estos lazos nos estimulan de un modo que, para Maslow, la experiencia resultante puede ser calificada de necesidad.

Ejemplos de estas necesidades son el amor correspondido, el afecto y la pertenencia o afiliación a un cierto grupo social.

  1. Necesidades de reconocimiento

Este nivel de la jerarquía de necesidades humanas también es conocido como necesidades de estima, y tiene que ver con el modo en el que nos valoramos nosotros y nos valoran los demás, el resto de la sociedad.

Tras cubrir las necesidades de los tres primeros niveles de la Pirámide de Maslow, aparecen las necesidades de reconocimiento como aquellas que favorecen el fortalecimiento de la autoestima, el reconocimiento hacia la propia persona, el logro particular y el respeto hacia los demás; al satisfacer dichas necesidades, la persona se siente segura de sí misma y piensa que es valiosa dentro de la sociedad. Cuando estas necesidades no son satisfechas, las personas se sienten inferiores y sin valor.

Esta necesidad de la jerarquía de Maslow se entiende mejor como una manera de sentirse bien con el propio autoconcepto a través de esas cosas de nosotros mismos que vemos reflejadas en el modo en el que los demás nos tratan.

Según Maslow existen dos necesidades de reconocimiento: una inferior, que incluye el respeto de los demás, la necesidad de estatus, fama, gloria, reconocimiento, atención, reputación, y dignidad; y otra superior, que determina la necesidad de respeto de sí mismo, incluyendo sentimientos como autoconfianza, competencia, logro, independencia y libertad.

Así pues, este nivel de la jerarquía de necesidades humanas se basa en todas aquellas ventajas que supone el hecho de gozar de un buen estatus a los ojos de los demás.

  1. Necesidades de autorrealización

Por último, en el nivel más alto se encuentran las necesidades de autorrealización y el desarrollo de las necesidades internas, el desarrollo espiritual, moral, la búsqueda de una misión en la vida, la ayuda desinteresada hacia los demás, etc.

Este nivel de la pirámide de Maslow es uno de los rangos de la jerarquía de necesidades más difíciles de definir, porque tiene que ver con objetivos altamente abstractos y que no se consiguen con acciones concretas, sino con cadenas de acciones que se producen durante periodos relativamente largos. Por consiguiente, cada individuo tendrá necesidades de autorrealización diferentes y personalizadas.

Críticas a la Pirámide de Maslow

Pese a que algunas investigaciones dan soporte a la teoría de Abraham Maslow, la mayoría de los datos recopilados en muchas investigaciones no parecen ir en la misma línea que la pirámide de Maslow. Por ejemplo, Wahba y Bridwell (1986) concluyen que hay poca evidencia para demostrar la jerarquía postulada por Maslow, a pesar de que aún hoy en día es muy popular.

Además, la Pirámide de Maslow también ha recibido críticas por ser difícil de probar su concepto de autorrealización, ya que es muy abstracto. A fin de cuentas, en ciencia es necesario especificar muy bien el significado de las palabras y proponer unas implicaciones “operacionales” de ellas, y si un concepto deja mucho margen para la interpretación, no es posible realizar investigaciones orientadas a estudiar lo mismo, ni extraer conclusiones claras. Muchos de los conceptos y categorías descritas en la pirámide de las necesidades de Maslow son demasiado ambiguas como para poder ser estudiadas científicamente.

En un estudio publicado en 2011, investigadores de la Universidad de Illinois pusieron a prueba la pirámide de Maslow y descubrieron que la satisfacción de las necesidades de la pirámide correlacionaba con la felicidad de la persona. Pero esta investigación, al contrario que la teoría de Maslow, concluyó que las necesidades de reconocimiento y autorrealización también eran importantes pese a que no estuvieran cubiertas las necesidades más básicas. Por lo tanto, cuestionaba la secuencialidad que Maslow propuso en su teoría: no hacía falta tener cumplidas necesidades básicas para aspirar a alcanzar los objetivos relacionados con las necesidades más refinadas.

Por otro lado, la investigación de Maslow estaba basada en una muestra de individuos muy pequeña y, por lo tanto, poco representativa. La crítica a su metodología hace referencia a que él mismo eligió a las personas que consideraba autorrealizadas, tras leer sobre ellos o hablar con ellos y llegar a conclusiones acerca de lo que es la autorrealización. De hecho, las personas a las que Maslow entrevistó a la hora de realizar su pirámide de necesidades difícilmente pueden representar a la mayoría de la población humana, ya que eran personas pertenecientes a la cultura occidental, ricas o muy influyentes. Algunas de las personas a las que investigó son Albert Einstein o Eleanor Roosvelt. La pirámide de Maslow fue creada a partir del estudio de los casos excepcionales, más que de lo que resulta normal en las poblaciones humanas.

La relevancia y el legado de esta teoría

Independientemente de estas críticas, la pirámide de Maslow representa un aporte importante en un cambio de visión dentro de la psicología y contribuyó a establecer una tercera fuerza dentro de la profesión (las otras dos fuerzas principales eran el psicoanálisis y el conductismo). Su enfoque con respecto a la psicología y de la vida en general inspira entusiasmo, ya no parte del supuesto de que las personas son seres pasivos, ni se centra en las conductas patológicas. El estudio de las motivaciones y de los patrones de conducta no vinculados a los trastornos mentales llegó a ser una muestra de que la psicología no tiene por qué limitarse a la salud mental.

Por otro lado, los trabajos de Maslow fueron un primer intento de estudiar algo de suma importancia: el bien común, esos elementos contextuales que son prioritarios para todas las personas. Si la necesidad de tener acceso a alimentos es uno de los aspectos más importantes para las personas, es posible proponer modelos de gestión de los espacios que tengan en cuenta este principio.

Además, la pirámide de Maslow ha tenido una gran repercusión no solamente en la psicología, sino que también ha sido importante en el mundo empresarial (especialmente en el marketing, pero también en el mundo de los Recursos Humanos) o en el deporte, por ejemplo. El hecho de que establezca una jerarquía de necesidades aporta una manera fácil e intuitiva de establecer planes para motivar y para generar productos atractivos dependiendo del tipo de personas sobre las que se pretenda influir.

La Psicología científica actual debe seguir investigando sobre qué es aquello que nos motiva y nos lleva a aspirar a objetivos, y puede que la pirámide de Maslow no sea un constructo que permita explicar bien cómo actuamos, pero por lo menos es un primer ladrillo en este tipo de estudios y puede ser utilizado como referencia. Eso sí, hace falta seguir trabajando para generar conceptos concretos que se presten a la investigación científica, más allá de la apelación a ideas vagas que pueden significar cosas diferentes para cada individuo.

Objetivo

+ Demostrar que los juguetes tienen distintas funciones después de que su dueño creció y ya no piensa seguir poseyéndolos para obtener nuevos artefactos

+ Enseñar ideas de lo que pueden hacer con sus juguetes mediante nuestra guía e información

+ Informar de los lugares correctos para deshacerse de sus juguetes para evitar contaminar por mayor

+ Dar a conocer a mis compañeros que hacer juguetes se lleva tiempo, de este modo mis compañeros valorarán más sus juguetes

Justificación

No quiero que mis juguetes queden abandonados ya que ahora soy un niño de 10 años, deseo seguir con ellos y me interesa saber cómo poder utilizarlos de otra manera en donde yo pueda crear cosas nuevas para cubrir otras necesidades ya que tienen un valor importante en mi vida de igual manera quiero cuidar el medio ambiente y aprendí que muchos de ellos contaminan si los desecho de manera inadecuada. La pandemia ha cambiado la vida a todas las personas; por ello se realizó esta investigación para que quien lo lea sea creativo  y pueda cubrir algunas necesidades. La pirámide de Maslow donde se ubican las necesidades de los seres humanos se muestra en el 5to escalón la Autorrealización, para los niños es importante desarrollar la creatividad y la resolución de problemas, así mismo, en el tercer escalón encontramos la Afiliación que abarca la amistad y la diversión. Este proyecto enseñará a cubrir varias necesidades al mismo tiempo, dichos resultados también los podrás disfrutar en compañía de tu familia la cual se ubica en el segundo escalón de la misma pirámide

Normalmente las personas suelen abandonar los juguetes y ahora en plena cuarentena se aprovechó para limpiar sin desechar del todo, así mismo se descubrirá que también se puede ahorrar pues como se sabe la pandemia dejó a la gente al día, muchas familias quedaron desempleadas y las necesidades no desaparecen

Así que, con ayuda de información, la creatividad de sus familias y las necesidades se desarrollara este proyecto Independientemente de un trabajo, se aprenderá mucho sobre diversos temas como: creatividad, ahorrar, los juguetes de acuerdo a la edad de los niños, el cuidado del medio ambiente, la importancia de las necesidades y los lugares donde podemos acudir para información, ayuda y más.

Hipótesis

  • A mayor creatividad mayores resultados para los juguetes obsoletos
  • Si sabemos la utilidad de cada juguete entonces podrás adquirir solo los necesarios y así disminuirían el desecho de estos
  • A mayor reutilización menor contaminación
  • Si renovamos los juguetes en cosas necesarias entonces no tenemos que salir a buscarlas en un ambiente que ahorita es peligroso.

Método (materiales y procedimiento)

PRIMER PRODUCTO

Macetas de dinosaurio

Materiales:

1.- Dinosaurio de tu agrado

2.- 1 Cactus o planta de tu preferencia.

3.- Tierra para planta

4.- 1 cúter.

Procedimiento:

1.- cortar un espacio del dinosaurio y verter la tierra en el mismo espacio

2.- Verter la tierra en el espacio

3.- Con ayuda de un adulto colocar el cactus.

Resultado del producto número 1.

Obtuve una maceta reutilizando in juguete abandonado y ayudé a no contaminar.

Segundo producto perchero

Material:

1.- Una tabla 30 de ancho x 80cm de largo.

2.- 3 dinosaurios.

3.- Pintura, para madera de tus colores favoritos

4.- Pegamento (Blaco,5000 o silicón caliente)

5.-Taladro

6.-Pintura en aerosol

7.-1 broca.

Procedimiento:

1.- Elegir un trozo de madera de las dimensiones que prefieras, por ejemplo, yo lo escogí para cosas grandes por ello mi madera es lo suficientemente larga en la que pide escribir mi nombre.

2.-Pintar las letras

3.- pintamos los dinosaurios con pintura en aerosol.

4.- pegamos los dinosaurios con Resistol 5000 (o el pegamento de tu preferencia)

Tercer producto:

Lampara de dinosaurio

Materiales:

1.- 1 base para lampara

2.- 1 foco

3.- Un dinosaurio de tu elección

4.-1.- taladro

5.- 1 broca.

6.- Silicón caliente

7.-Pintura para madera de tu preferencia.

8.-1 Foco

9.- 1 apagador con cable

10.- 1 socket

Procedimiento:

1.- Se con ayuda de un adulto taladramos la base por el centro.

2.- se instaló el cable con el socket por el centro y un apagador.

3.- se pintó la base y los dinosaurios que se ocuparon

4.-Se coloco el foco en la base

5.-Se coloco la cabeza del dinosaurio en el foco y se decoró la base con el resto de los dinosaurios

Galería Método

Resultados

Obtuve tres objetos nuevos para mi hogar

 

El resultado individual de cada pregunta realizada es el siguiente:

1.¿Consideras que es importante darles una segunda vida a tus juguetes?

el 100% de las personas encuestadas consideran que es importante darle una segunda vida a sus juguetes.

2.¿crees que es importante reutilizar tus juguetes?

el 100% de las personas encuestadas consideran que es importante reutilizar los juguetes

3.¿sabes cómo reutilizar sus juguetes? el 90% de las personas encuestadas saben como reutilizar sus juguetes

4.¿Revisas tu armario para saber que juguetes todavía son útiles?

el 100% de las personas encuestadas revisan su armario para saber que juguetes todavía son útiles

5.¿Sabes dónde desechar tus juguetes?

el 100% de las personas encuestadas saben dónde desechar tus juguetes

6.¿tienen algún valor sentimental tus juguetes?

el 100% de las personas encuestadas dicen que sus juguetes tienen un gran valor sentimental.

Galería Resultados

Discusión

El siguiente análisis se llevó a cabo con el propósito de saber la opinión y el conocimiento de personas entre 10-16 años sobre el tema “La segunda vida de tus juguetes”. Dicha encuesta se aplicó a 5 personas el martes 20 de abril del 2021.

1.el 100% de las personas encuestadas consideran que es importante darle una segunda vida a sus juguetes.

2. el 100% de las personas encuestadas consideran que es importante reutilizar los juguetes

3.el 90% de las personas encuestadas saben como reutilizar sus juguetes.

4.el 100% de las personas encuestadas revisan su armario para saber que juguetes todavía son útiles

5.el 100% de las personas encuestadas saben dónde desechar tus juguetes

6.el 100% de las personas encuestadas dicen que sus juguetes tienen un gran valor sentimental.

Conclusiones

Aprendí que la mayor parte de nuestros juguetes son muy importantes para nosotros y a veces son muy difíciles de desechar aunque ya no estén en buen estado pero tambien son un gran peligro para el ambiente ya que están fabricados de materiales que se tardan mucho en degradar, así que nosotros podemos darle otra oportunidad reciclando, reusando y reutilizándolo, Aprendí a divertirme armando mis propios juguetes, por lo que recomiendo ampliamente experimentar de esta manera que se te mostro y es una gran opción, si no nos queremos deshacer de nuestros juguetes favoritos

Hay otras formas de darles otra vida a nuestros juguetes por ejemplo haciendo macetas, percheros, lámparas, adornos para la casa restaurándolos para que estén como cuando los compramos o dándoles un toque moderno y así evitar que pasen de moda. Mi creatividad mejoro en un proceso divertido, incluso conocí más de nuestro planeta y así puedo contribuir a su cuidado

Bibliografía

Boeree, George. (2003). Teorías de la personalidad, de Abraham Maslow. Traducción: Rafael Gautier.

CaminoRoca,J.L.(2013).Los OrígenesdelaPsicología Humanista:elAnálisis Transaccional en psicoterapia y educación. Madrid: CCS.

Mahmoud A. Wahba, Lawrence G. Bridwell.(2004).Maslowreconsidered:Areviewofresearchontheneed hierarchytheory.BaruchCollege, TheCityUniversityofNewYork USA.

Maslow,A.H.(1982).LaPersonalidadCreadora.Barcelona: Kairós.

RosalCortés,R.(1986).Elcrecimientopersonal(oautorrealización): meta de las psicoterapias humanistas. Anuario de psicología / The UB Journal of psychology. Núm.: 34.

Marta Moreno. (2020). juguetes para nuestros hijos. 2021, de ser padres Sitio web: https://www.serpadres.es/3-6-anos/educacion-desarrollo/articulo/medio-ambente-y-ninos-que-hacemos-con-los-juguetes-vjiejos-reutilizar-regalarreciclar

Marta moreno. (2019). Juguetes usados. 2021, de ser padres Sitio we: https://eacur.org/blog/recogid bjuguetes-usados/

Kidealia Media SL. (2018). 8 idea para reciclar juguetes viejos. 2021, de pequeoscioSitioweb: http://www.pequeocio.com/ideas-reciclar-juguetes-viejos/

Dicoro. (2020). 10 divertidas ideas para reciclar juguetes. 2021, de ideas para decorar reciclado Sitio web: https://www.dicoro.com/blog/manualid

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography