Ciencias Agropecuarias y de Alimentos

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

PP-AA-123 GERMINAR SEMILLAS EN CASA: UNA OPCIÓN SALUDABLE

Asesor: Zayda Maya Solis

Angelí Tanit Hernández González[Primero Quetzal]

Resumen

https://youtu.be/8mgarD6nFaY

Este proyecto se basó en el interés por conocer procedimientos para la elaboración en casa de germinados de diferentes semillas; se aplicó una metodología donde se desarrollaron técnicas diferentes de germinar las semillas en casa de forma sustentable y así obtener brotes para el consumo familiar; se trabajó con semillas de linaza, chía, lenteja y trigo ya que son de fácil acceso.  Las 3 técnicas distintas que se usaron, se nombran: coladera, frasco y servilleta ya que son los elementos característicos para su realización.   Se parte de la premisa que al conocer los beneficios de una alimentación que incluya germinados orgánicos entonces se estará ayudando a la economía y salud familiar.

Pregunta de Investigación

¿Cómo puedo germinar y obtener nutrientes de diferentes semillas?

Planteamiento del Problema

La mala alimentación en la primera infancia, genera problemas de crecimiento, desarrollo intelectual, aparición de enfermedades, entre otros aspectos que limitan el desarrollo normal del individuo. La desnutrición como la obesidad son dos problemáticas que atañen a nuestro país. Los factores son diversos, de los cuales no podemos ejercer control de modo alguno. Sin embargo, considero que la educación nutricional de los pequeños aporta un sentido de pertenencia y conciencia personal sobre sus propias formas de consumir alimentos y sobre todo conocer los beneficios que ciertos alimentos les proporcionan para el desarrollo.

Considero que crear espacios de aprendizaje para que los alumnos logren participar en la elaboración de alimentos saludables, la búsqueda de alimentos nutritivos y sobre todo la sustentabilidad de los mismos.

Cuando la familia en general desconoce los beneficios de ciertos grupos alimenticios, basa su comida en una dieta poco balanceada; Nos surge el interés por investigar cómo germinar semillas en casa y valorar los beneficios que aporta tanto a la sustentabilidad como a la salud de quien lo practica.

Antecedentes

La germinación se inicia con la  entrada de agua en La semilla (imbibición) y finaliza con el comienzo de la elongación de la radícula.

A continuación según Pita 1998 las FASES DE LA GERMINACIÓN SON:

1) Imbibición

La primera etapa de la germinación se inicia con la entrada de agua en la semilla desde el medio exterior (imbibición). La hidratación de los tejidos de la semilla es un proceso físico con una duración variable según la especie considerada. Así, las semillas del chícharo apenas se imbiben durante las tres primeras horas, mientras que en apio, la entrada de agua se completa en unos 30 minutos.  Una vez que la semilla se ha hidratado, comienzan a activarse toda una serie de procesos metabólicos que son esenciales para que tengan lugar las siguientes etapas de la germinación.

Otros factores que pueden influir en esta etapa de la germinación son: la falta de suficiente agua (déficit hídrico), el exceso de agua, la velocidad de hidratación o la temperatura a la que tiene lugar la imbibición.

2) Germinación “sensu stricto”

Una vez que la semilla se ha hidratado adecuadamente, se entra en una segunda etapa del proceso de germinación, la denominada fase de germinación “sensu stricto” (en sentido estricto), que se caracteriza, entre otros hechos, porque se produce una disminución en la absorción de agua por las semillas. Durante esta etapa tiene lugar una activación generalizada del metabolismo de la semilla, lo cual es esencial para que se desarrolle la última fase del proceso de germinación, la fase de crecimiento.

3) Fase de crecimiento

En esta última fase de la germinación, paralelamente al incremento de la actividad metabólica, se produce el crecimiento y emergencia de la radícula a través de las cubiertas seminales. Las semillas que han alcanzado la fase de crecimiento no pueden volver a etapas anteriores y en el caso de que las condiciones del medio no permitan que esta fase pueda seguir adelante, la semilla morirá. Una vez que la radícula ha roto las cubiertas seminales, se inicia el desarrollo de la plántula, proceso complejo y variable según las especies, que implica un elevado gasto de energía que se obtiene mediante la movilización de las reservas nutritivas de la semilla.

 

Es posible germinar casi cualquier semilla comestible para el consumo humano:

  • Legumbres: alfalfa, fenogreco, frijol chino, lenteja, judía, guisante, trébol, etc…
  • Cereales: avena, trigo, maíz, mijo, centeno, alforfón, cebada, quinoa, arroz, etc…
  • Oleaginosas: sésamo, girasol y frutos secos como la almendra, la nuez, etc…
  • Verduras: brécol, zanahoria, apio, repollo, espinaca, hinojo, nabo, cebolla, puerro, perejil, rábano, etc…
  • Mucilaginosas: berro, lino, rúcula, mostaza, etc…

INFORME NUTRICIONAL

Según María Inés Elorza los nutrientes que aportan los germinados son:

Aminoácidos esenciales. Los germinados, especialmente de legumbres, proporcionan al organismo proteínas completas que se transforman en los ocho aminoácidos esenciales que son los que no puede sintetizar el organismo humano. La falta de uno sólo de estos compuestos puede favorecer la aparición de alergias, debilidad, mala digestión, deficiencias en la inmunidad o envejecimiento prematuro de las células.

  • Vitamina C. Una de las sustancias que más aumenta por efecto de la germinación. Los brotes de trigo, lentejas, soja, garbanzos y judías son excelentes fuentes de esta vitamina, por ejemplo la soja germinada incrementa su contenido en vitamina C hasta un 100% y los brotes de trigo en un 600% en sólo 5 días.
  • Beta carotenos (pro-vitamina A). El germinado de alfalfa, por ejemplo, contiene más beta carotenos que el tomate o el pimiento verde y muchas frutas. Los germinados de col y de guisantes también son excelentes fuentes de esta vitamina esencial para el crecimiento, el desarrollo, la buena vista y el aparato reproductor.
  • Vitamina B. La tiamina (B1), la riboflavina (B2) y la niacina (B3) son abundantes en los germinados de alfalfa, trigo, girasol, centeno y sésamo. Contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Vitamina E. Esta vitamina actúa como antioxidante celular, es un excelente protector del corazón y un buen tonificante. El trigo germinado llega a incrementar hasta tres veces su contenido.
  • Vitamina K. Posee propiedades coagulantes, se encuentra en la alfalfa germinada.
  • Clorofila. Las semillas germinadas que más clorofila sintetizan son las de trigo y las de alfalfa. La clorofila es absorbida directamente por la sangre a través del sistema linfático, en el torrente sanguíneo activa el metabolismo celular, mejora la defensa, resistencia, capacidad regeneradora de las células, y la respiración, entre otras propiedades, potencia los procesos naturales de curación, depura la sangre, frena las infecciones y equilibra la relación ácido-base en el organismo.
  • Calcio. Los germinados de sésamo proporcionan abundante calcio, también son excelentes fuentes de este mineral los brotes de almendra, girasol, alfalfa y garbanzo.
  • Potasio. Se encuentra en los brotes de almendras, sésamo, girasol, soja y judías.
  • Hierro. Contienen en cantidades importantes los brotes de alfalfa, fenogreco, lentejas, soja roja y soja verde
  • Oligoelementos. Los germinados contienen oligoelementos como el yodo, el zinc, el selenio, el silicio, el cromo y el cobalto.
  • Enzimas. Cuando se comen crudas las enzimas de las semillas germinadas -llamadas diastasas- facilitan la digestión de la fibra, las proteínas y las grasas.
  • Digestivos, nutritivos y de bajas calorías. Aportan muy pocas calorías, por ejemplo 100 grs. de brotes de soja: 30 calorías.

Cualquier semilla de leguminosa o grano de cereal puede ser germinado, aunque, los más apreciados por su ternura y buen sabor son los brotes de: legumbres (porotos mung, lenteja, alfalfa), cereales (trigo, cebada) y también de berro, rábano, calabaza, girasol, lino, sésamo, etc. El sabor es variable, por ejemplo el de alfalfa es muy agradable, el de mostaza es el más picante y el de trigo tiene sabor dulce por los carbohidratos que contiene

  • Alfalfa: completo y más consumido por su agradable sabor. Contiene vitaminas A, B, C, E y K, calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizaste, combate la fatiga y la debilidad.
  • Arroz integral: es rico en vitamina B, fósforo, potasio, magnesio, sodio, calcio y silicio. Ayuda a la adecuada conservación de huesos y dientes.
  • Arvejas: proporcionan clorofila, proteínas, carbohidratos, fibra, vitamina A, hierro, potasio y magnesio.
  • Avena: la semilla germinada más recomendable para trastornos nerviosos, depresiones y alteraciones del sueño. Contiene vitaminas B y E, proteínas, carbohidratos, fibra, minerales y un alto contenido en silicio, necesario para el desarrollo de las estructuras musculares, cerebrales y nerviosas.
  • Berro: muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primaveral. Alcaliniza y depura la sangre, neutraliza el exceso de toxinas. Regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y C.
  • Garbanzos: son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C. No producen gases durante la digestión
  • Lentejas: retrasan el envejecimiento y son ricas en proteínas, vitamina C y hierro.
  • Maíz: alto contenido en magnesio, necesario para conservar la tensión muscular especialmente en el tracto intestinal.
  • Mostaza: adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Rica en vitamina C, proteínas y lípidos.
  • Porotos Mung: son ricos en vitaminas A, C, y complejo B.
  • Semillas de calabaza: contienen proteínas, vitamina E, fósforo, hierro y zinc.
  • Semillas de girasol: ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas B y E, calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.
  • Rabanito: contiene abundante clorofila, útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos.
  • Sésamo: buena fuente de fibra, proteínas, vitaminas B y E, magnesio, potasio, hierro, fósforo y calcio.
  • Soja verde: contiene proteínas que dan lugar al aminoácido metionina, de efecto relajante. Fortalece el sistema nervioso y contribuye a rebajar el exceso de colesterol. Son ricas en vitaminas A, C, hierro y potasio.
  • Trigo: es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. Previene infecciones, remineraliza, regenera las células y sirve para tratar trastornos nerviosos.

En un artículo publicado por la organización ANIMA, los brotes de semillas se hacen a través del siguiente procedimiento:

1°- Remojar

El primer paso es poner a remojar semillas y/o granos. Esto desactiva las enzimas inhibidoras que mantienen a la semilla “dormida.” Comienza asimismo el proceso de producción de otras enzimas y la conversión del almidón, las proteínas y las grasas. Las semillas duplican y hasta triplican su volumen, por lo que deben estar muy bien cubiertas de agua purificada. Una técnica que suele usarse es con frascos de vidrio de boca ancha, otros en colador y unos más en servilletas.  Si se remoja por más de 12 horas, es necesario cambiar el agua al menos 2 veces en el día. Una vez remojadas el tiempo necesario, que varía según la especie vegetal, se enjuagan con agua fresca antes de ponerlas a germinar en un lugar ventilado con temperatura templada.

2°- Germinar.

Las semillas remojadas y enjuagadas se colocan en el frasco, en las servilletas o en el colador, . Es mejor que no haya mucha luz al principio, para acompañar el proceso de iniciación del germinado, para lo cual, si es necesario, puede mantenerse en un lugar oscuro.  Los brotes que contienen mucha clorofila, como los de alfalfa y trébol, necesitan una suave luz solar indirecta (detrás de un vidrio). Nunca deben exponerse directamente a la luz del sol. Para mejores resultados, en la técnica de frasco  hay que enjuagar los brotes 2 ó 3 veces por día, colocando el tarro bajo el chorro de agua purificada, y retirando luego toda el agua a través de la malla. Esto remueve los desperdicios. Luego, se vuelve a colocar boca abajo a 45°. En otra técnica como la servilleta es necesario mantenerla húmeda durante todo el tiempo, evitando la humedad excesiva que genere hongos.

También hay germinadores, con el colador que tiene un plato debajo que abastece de líquido a los brotes, también es necesario cambiar el agua para evitar se acumule y generen bacterias.

3°. – Cosechar

Así se llama al momento en que se recolectan los brotes maduros. Es el momento, también, de remover y desechar las cáscaras, lo cual dará mejor sabor a los brotes, además de permitirles durar más en el refrigerador. Si se usan para hacer jugos, no es necesario quitar las cáscaras. En el caso de las semillas de girasol, hay que quitar las cáscaras antes de ponerlas a germinar, como ya se dijo. Para desechar las cascarillas, hay que meterlos en una gran olla con agua fría hasta la mitad. Retirar luego los que floten, separándolos hacia un costado con una mano y sosteniendo los brotes con la otra. Los desechos se retiran con la mano o con alguna espumadera de madera o plástico. Los granos, arvejas y lentejas no requieren ser descascarillados antes de la cosecha. Las semillas de sésamo se cosechan al segundo día, apenas con un inicio de brote, pues luego adquieren un sabor muy amargo. Cumplido el tiempo de brotado, se guardan en el refrigerador en un contenedor bien cerrado. Duran hasta 3 o 4 días, dependiendo del clima y el tipo de brote.

Objetivo

Desarrollar métodos de germinados de semillas en casa de forma sustentable, para obtener brotes para el consumo familiar.

Justificación

Me surge el interés por conocer acerca de cuál es el procedimiento para la elaboración en casa de germinados de diferentes semillas ya que mi mamá a veces me da de comer esos germinados y me parecen ricos; ella dice que son fáciles de hacer, pero no conocemos ninguna técnica para hacerlos.

Me gustaría investigar las formas en que podemos hacer nuestros propios germinados en casa y sobre todo conocer algunas formas en las que podamos comerlos toda mi familia. También quisiera saber cuáles son los beneficios que me aporta comer esos germinados, ya que mi mamá siempre dice que son saludables y que me harán crecer; yo quisiera saber en qué me ayudan para que yo pueda crecer sana y fuerte.

Hipótesis

Si conocemos los beneficios de una alimentación que incluya germinados orgánicos entonces estaremos ayudando a la economía y salud familiar.

Método (materiales y procedimiento)

En este proyecto desarrollaremos técnicas de germinados de semillas en casa de forma sustentable, para obtener brotes para el consumo familiar, de tal modo que elegiremos 4 semillas que se consiguen fácilmente y se germinará con 3 técnicas diferentes las cuáles se describirán a continuación

IMAGEN 4: Semillas para muestra: linaza, lenteja trigo y chia

TÉCNICA 1:

Esta técnica la denominaremos “FRASCO” ya que es el elemento primordial y las indicaciones son las siguientes:

Se coloca en un frasco de vidrio de boca ancha la semilla para remoja por más de 12 horas (la cual requiere cambio de agua al menos 2 veces en ese lapso de tiempo).

IMAGEN 5: Semillas remojadas en técnica de frasco

Una vez remojadas se enjuagan con agua fresca antes de ponerlas a germinar en un lugar ventilado con temperatura templada.  Para germinarse colocan en el frasco boca abajo a 45°,, tapado con una malla de nylon;  para que drene el agua, permitiendo que las semillas permanezcan húmedas necesitan una suave luz solar indirecta (detrás de un vidrio).

Para mejores resultados, hay que enjuagar los brotes 2 ó 3 veces por día, colocando el tarro bajo el chorro de agua purificada y retirando luego toda el agua a través de la malla.

TÉCNICA 2

Esta técnica la denominaremos “COLADOR” ya que es el elemento primordial y las indicaciones son las siguientes: |

IMAGEN 6: Semillas usadas en técnica de colador

 

Deja las semillas en remojo de 12 a 24 horas. Pasado ese tiempo, colar y enjuagarlas.  Poner las semillas en un colador de malla y acomodarlas de forma  que queden en una sola capa..

IMAGEN 7: Semillas ya remojadas y distribuidas, en técnica de colador.

 Colocar un recipiente con agua debajo del colador, a modo que el agua toque ligeramente las semillas. Deja reposar en un lugar luminoso y cubrirlas con una tapa de vidrio para que la luz pase fácilmente.

Rociar las semillas para mantenerlas húmedas, pero no mojadas de dos a tres veces al día, según lo veas necesario.

En el segundo día ya se comenzará a ver el brote. A medida que pasa el tiempo la semilla va creciendo una larga raíz por debajo, dentro del agua, si el agua del recipiente inferior se ve turbia, es mejor cambiarla.

Pasados 4 ó 5 días están listos para ser cosechados. Solo se retiran del colador y se enjuagan con un poco de agua. Las raíces también se comen o se pueden cortar y desechar.

TÉCNICA 3

Esta técnica la denominaremos “SERVILLETA” ya que es el elemento primordial y las indicaciones son las siguientes:

IMAGEN 8: Semillas ya remojadas y distribuidas, en técnica de servilleta

Vaciar con cuidado las semillas en las servilletas, tratando de dejar espacio suficiente entre ellas. Rociar agua sobre las semillas y la servilleta, de forma que se humedezcan.

IMAGEN 9: Distribución de semillas en técnica de servilleta

Durante 4 días rociar agua de dos a tres veces sobre la servilleta y después de ese tiempo rociar, solo 1 vez al día.

A partir del día 6 colocarlo cerca de donde le dé la luz solar. En el día ocho ya se puede cosechar.

 

Galería Método

Resultados

TÉCNICA DE FRASCO

Se colocó en frascos de vidrio de boca ancha semillas para remoja durante 12 horas (lenteja, linaza, trigo y chía), se realizó el cambio de agua 2 veces. Una vez remojadas se enjuagaron con agua fresca y se pusieron a germinar en un lugar ventilado con temperatura templada, se colocaron en el frasco boca abajo a 45°, tapado con una malla de nylon; de forma que se drenaba el agua. Se enjuagaron los brotes 2 veces por día, colocando el tarro bajo el chorro de agua purificada y retirando luego toda el agua a través de la malla.

A continuación, se muestran algunas imágenes de los resultados que se fueron obteniendo:

IMAGEN 10: Semillas escurriendo después del procedimiento de remojado.

Los frascos fueron colocados a 45° en un recipiente en un espacio con luz indirecta.

IMAGEN 11: Semilla de chía después de 12 horas de remojo.

La semilla de chía no es funcional para trabajar en la técnica de frasco, ya que al remojarla se activa su capa gelatinosa y no permite posteriormente ser colada lo que provoca que no pueda germinar en este procedimiento.

 IMAGEN 12: Semilla de linaza después 1 día de germinado.

La semilla de linaza en este momento no presenta el crecimiento de ningún brote; sin embargo, va cumpliendo con el proceso de crecimiento.

IMAGEN 13: Semilla de trigo después 1 día de germinado.

La semilla de trigo en este momento no presenta el crecimiento de ningún brote; sin embargo, va cumpliendo con el proceso de crecimiento.

IMAGEN 14: Semilla de lenteja después 2 día de germinado.

Se identifica un pequeño brote en algunas lentejas, se continúa con el procedimiento indicado.

IMAGEN 15: Semilla de trigo enmohecida día 4

 Se interpreta por la reacción de la semilla, que tuvo un exceso de humedad durante el procedimiento. No pudo ser consumida.

IMAGEN 16: Semilla de chía enmohecida y con algunos brotes día 5

Desde un inicio la semilla tenía una capa de gelatina propia que se hizo al ponerla en remojo, se dejo con el resto de las muestras, pero sin ningún cuidado de riego, al día 5 se comenzaron a ver unos brotes solo de aproximadamente el 5% de todas las semillas germinadas. No pudo ser consumida.

IMAGEN 17: Semilla de linaza día 5

 Solo el 20% de las semillas germinaron, el olor que tenia era de humedad, no se veía de buen aspecto. No pudo ser consumida.

IMAGEN 18: Semilla de lenteja día 7

 El 80% de las semillas germinaron, el olor que tenía era de humedad y había algunos brotes que se veían enmohecidos y otros saludables. A pesar de haber germinado el aspecto y olor daban desconfianza por lo cual no pudo ser consumida.

El procedimiento de la técnica de frasco es complicado y requiere de prestar mucha atención en el riego y cambio de agua, se requiere observar constantemente los brotes para evitar que se sequen o que se enmohezcan.

TÉCNICA DE COLADERA

Se dejaron las semillas en remojo de 12 a 24 horas. Pasado ese tiempo, se colaron enjuagaron. Se pusieron las semillas en coladores pequeños de plástico de forma que solo cabía 1/3 de cucharada de semillas.

Se colocó un recipiente con agua debajo del colador, a modo que el agua tocaba ligeramente las semillas. Se dejo reposar en un lugar luminoso pero no se pudo cubrirlas de la luz directa con una tapa de vidrio como se indicó en el procedimiento. Se rociaron las semillas para mantenerlas húmedas de dos a tres veces al día,

A medida que pasó el tiempo, las semillas se fueron marchitando sin germinar.

A continuación, se muestran algunas imágenes de los resultados que se fueron obteniendo:

Bajo esta técnica las semillas no germinaron y se presentaron diferentes dificultades a continuación descritas.

IMAGEN 19: Semillas germinadas en técnica de coladera

No se pudo trabajar con la semilla de Chía ya que se salía por los orificios del colador.

IMAGEN 20: Semillas de lenteja  en técnica de coladera

Los brotes linaza en el día 2 germinaron un poco pero después la semilla se marchitó.

IMAGEN 21: Semillas de trigo enmohecida día 3

Los brotes no germinaron, se atribuye a que no se taparon de la luz a través de un vidrio ya que los coladores eran tan pequeños que no hubo manera de taparlos.

Este procedimiento fue mucho mas complicado que la técnica de frasco ya que el nivel del agua debido del colador, constantemente se evaporaba y era necesario estarlo rellenando para que cumpliera su función. Las semillas tenían que ser hidratadas constantemente ya que se evaporaba su humedad en cuestión de horas.  Una vez germinada recibirían agua del recipiente que se encuentra debajo; sin embargo, no se pudo observar este proceso.

 IMAGEN 22 : Semilla de lenteja remojada sin germinar.

 

TÉCNICA DE SERVILLETA

Se vació con cuidado las semillas en las servilletas dejando espacio suficiente entre ellas. Se rociaron con agua para mantenerlas siempre húmedas. Durante 4 días se rociaron con agua dos veces al día. El día 6 se detuvo el experimento ya que los brotes en su mayoría no germinaron.

A continuación, se muestran algunas imágenes de los resultados que se fueron obteniendo:

La lenteja en la técnica de servilleta, no tiene buenos resultados en comparación con la de frasco; los días de mucho calor requería que la servilleta fuera humedecida con mayor frecuencia.

IMAGEN 23: Semilla de lenteja día 3

 

La lenteja mantuvo esta misma apariencia durante todo el proceso de germinado. No hay crecimiento, más que unos cuantos brotes de milímetros. El resto de las semillas presentaba aspecto de secas. No se pudieron consumir.

IMAGEN 24: Semilla de trigo día 3

 

El trigo mantuvo esta misma apariencia durante los primeros días

IMAGEN 25: Semilla de trigo día 5

Al final, aproximadamente el 40% de los brotes germinaron de 2 a 3 centímetros; un 30% de las semillas les salió hongo por exceso de humedad, por lo cual no se pudo consumir.

La linaza mantuvo esta misma apariencia durante todo el proceso de germinado. No hay crecimiento, más que unos cuantos brotes de milímetros. El resto de las semillas presentaba aspecto de secas. No se pudieron consumir.

IMAGEN 26: Semilla de linaza día 4

La semilla que se mejor se desarrolló con esta técnica de trabajo, es la chía quien progresivamente mostró crecimiento.

IMAGEN 27: Semilla de linaza día 2, muestra pequeños brote de aprox. 1mm

 IMAGEN 28: Semilla de linaza día 3, muestra pequeños brote de aprox. 2 a 3 mm

 IMAGEN 29: Semilla de linaza día 6 Muestra germinado de 5mm aprox.

A pesar de que la chía fue la semilla que mejor germinó con esta técnica, al cabo de 6 días, en una día caluroso, el germinado se secó y ya no se logró recuperar a pesar de regarlo. No se pudo consumir.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

El proyecto en sí, me pareció interesante cuando lo comencé a trabajar, creo que es necesario tomar en cuenta procedimientos muy rigurosos y control de variables para que las técnicas funcionen adecuadamente.

En relación a la investigación pude aprender nuevas formas para germinar semillas, así como los beneficios que estos ofrecen al crecimiento; experimenté con diferentes materiales y semillas sobre los procesos de germinado; sin embargo, me fue complicado llevar a cabo todos los cuidados necesarios para que los brotes fueran adecuados para el consumo.

A partir de la revisión de la información, mi experimento no logró culminar de la forma prevista; ya que, hasta el momento de la situación experimental, identifiqué todas estas variables que no se consideraron:

Se requiere de un espacio de casa destinado solamente para los germinados, dependiendo del tipo de procedimiento es la característica específica: espacios obscuros, espacio de luz indirecta, espacio para escurrir y mantener de forma horizontal los frascos, cuestión que, aunque no sea muy compleja, puede llegar a abrumar en hogares de espacios reducidos.

Se requiere de disponibilidad de tiempo y disciplina para el cuidado del germinado, en específico sobre el riego; algunas veces se debe regar hasta 3 veces o cambiar el agua 2 veces al día según el clima, ya que en días calurosos se secaban con mayor rapidez.

Durante el proceso se requiere mantener humedad, pero no caer en el exceso, este procedimiento implica mucha precisión ya que fácilmente un germinador se puede secar o en su contraparte, llenar de moho por el exceso de humedad.

Con respecto a la adquisición de semillas para germinar también implican un proceso complejo; los brotes con mayor carga nutricional son aquellos que se derivan de plantas orgánicas, las cuales no son fáciles de conseguir. Se pueden usar semillas normales de alimentos que se consiguen en el supermercado, pero la variedad que se puede conseguir en estos lugares es muy precaria.

Para concluir menciono que mi proyecto a pesar de las dificultades, sigo considerándolo atractivo y funcional; en lo personal los brotes de germinado me gustan y el procedimiento me resultó interesante; posiblemente si tomo en cuenta todas estas variables y tengo mayor control de ella como:

  • Disposición de un espacio específico bajo tan solo 1 técnica de germinado.
  • Temporalizadores que indiquen el momento exacto del riego.
  • Medidas que por ensayo y error se precisen para un riego adecuado.
  • Uso de semillas comerciales de fácil acceso.

Concluyo que es un tema interesante que puede modificar las prácticas de alimentación de familias y apoyar en la alimentación saludable; pero que requiere de gran conocimiento y sobre todo dominio de las técnicas para realiza el germinado adecuado.

Aprendí y se queda en marcha un nuevo proyecto con variables más controladas para crear germinados de consumo personal.

Bibliografía

Belén Acosta. (30 DE JULIO DEL 2019). Tipos de germinados y cómo hacerlos. 12 DE MARZO DEL 2021, de ecología Verde Sitio web: https://www.ecologiaverde.com/tipos-de-germinados-y-como-hacerlos-2158.html

MARIANA HERNANDEZ LIANI. (marzo 2018). CÓMO HACER GERMINADOS DE LENTEJAS. 25 de enero de 2021, de conasi.eu Sitio web: https://nutririana.com/como-hacer-germinados-de-lentejas/

MARIA INES ELORZA. (2019). BROTES Y GERMINADOS Sus beneficios y cómo hacerlos en casa. 25 de enero del 2021, de Santiago Medio Ambiente Sitio web: http://www.munistgo.info/medioambiente/wp-content/uploads/2016/10/Brotes_y_Germinados.pdf

ANIMA. (2017). GERMINADOS. 25 DE EENRO DEL 2021, de ANIMA. ORG Sitio web: http://www.anima.org.ar/

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography