Medio Ambiente

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK – 150- MA Fungicida casero a base de arándanos para terminar con los hongos en el jardín.

Asesor: REYNA ELIZALDE GONZÁLEZ

Equipo [ ]: César Vargas Maciel() , Leonardo Rodrigo Serrano Araiza(6o Conejo)

Resumen

Los fungicidas, herbicidas e insecticidas son plaguicidas utilizados en la protección de cultivos.

Existen diferentes fungicidas a base de productos químicos que controlan los hongos a las plantas pero que también dañan la salud y el medio ambiente. Es por eso importante elaborar un fungicida con productos orgánicos, que nos permiten combatir diferentes tipos de plagas.

Pregunta de Investigación

¿Cómo elaborar un fungicida a base de arándanos para no contaminar el medio ambiente?

Planteamiento del Problema

En nuestra localidad existen muchas plagas que pueden dañar las plantas, para eso queremos crear un fungicida a base de arándano para cuidar las plantas y eliminar los hongos en el jardín ya que otros contaminan y afectan la respiración.

Antecedentes

Las superficies con las que entramos en contacto son una de las principales vías de contaminación, ya que son colonizadas por microorganismos patógenos capaces de generar biofilms, convirtiéndose en reservorios que pueden estar implicados en contaminaciones cruzadas. En este sentido, se hace necesario aplicar tratamientos a las superficies que entran en contacto con nosotros, ya sea de forma química, física o enzimática, para disminuir la adherencia, colonización o el crecimiento de los microorganismos patógenos.
Teniendo en cuenta la diversidad de microorganismos y las distintas superficies donde debe de actuar los bactericidas y bacteriostáticos, estos deben de ser de baja toxicidad por inhalación, no irritantes para la piel a las dosis de empleo, no deben alterar las superficies a tratar, ser solubles en agua, no generar resistencia, tener
bajo costo y respetar el medio ambiente.
Con el numero crecimiento de enfermedades infecciosas causadas por diferentes bacterias patógenas y
su mayor resistencia hacia los diferentes tipos de antibióticos, existen una gran cantidad de
diferentes agentes antimicrobianos utilizados en gran variedad de superficies. Estudios se han dirigido hacia el desarrollo materiales antimicrobianos para prevenir o inhibir el crecimiento, proliferación o formación de biofilms de microorganismos, ya que en la actualidad son crecientes las preocupaciones en torno a los problemas vinculados al uso de los agentes microbianos ya que habitualmente su implica riesgos para la salud humana y para el medio ambiente.
Una planta medicinal es un recurso, cuya parte o extractos se emplean como drogas en el tratamiento de alguna afección. La parte de la planta empleada medicinalmente se conoce con el nombre de droga vegetal, y puede suministrarse bajo diferentes formas galénicas: cápsulas, comprimidos, crema, decocción, elixir, infusión, jarabe, tintura, ungüento, etc.
El uso de remedios de origen vegetal se remonta a la época prehistórica, y es una de las formas más extendidas
de medicina, presente en virtualmente todas las culturas conocidas. La industria farmacéutica actual se ha basado en los conocimientos tradicionales para la síntesis y elaboración de fármacos, y el proceso de verificación científica de estas tradiciones continúa hoy en día, descubriéndose constantemente nuevas aplicaciones. Muchos de los fármacos empleados hoy en día —como el opio, la quinina, la aspirina o la digital— replican sintéticamente o aíslan los principios activos de remedios vegetales tradicionales conocidos incluso desde épocas prehistóricas. Su origen persiste en las etimologías —como el ácido salicílico, así llamado por extraerse de la corteza del sauce o la digital, de la planta del mismo nombre.
En el metabolismo normal de todos los seres vivos, el organismo produce algunas sustancias a partir de los
nutrientes obtenidos del medio; algunos de estos compuestos químicos forman parte del proceso en todas o casi todas las especies, mientras que otros reflejan las peculiaridades de cada una de ellas.
Entre los compuestos de la primera clase —llamados metabolitos primarios— se cuentan los glúcidos y lípidos, aprovechados en la alimentación; los compuestos de uso terapéutico, por el contrario, corresponden normalmente a los metabolitos secundarios, y se obtienen sólo de organismos específicos.
Sólo raramente la planta entera tiene valor medicinal; normalmente los compuestos útiles se concentran en
alguna de sus partes: hojas, semillas, flores, cortezas y raíces se utilizan con relativa frecuencia. Los modos de
aplicación varían del mismo modo; una forma frecuente de empleo es la infusión, en que el principio activo se
disuelve en agua mediante una cocción más o menos larga.
La administración de las plantas medicinales y de los productos derivados de estas debe estar acompañada de los máximos cuidados, para garantizar el buen suceso del tratamiento.
Contrariamente a la creencia general, los mejores resultados no siempre se obtienen con el uso de las plantas
frescas o con preparaciones caseras.
El hacer extractos de plantas procesadas permite obtener más principios activos.
Aceite
Existen tres formas de preparar líquidos oleosos, para consumo directo, o combinado con otras formas de preparación. La primera forma de preparación se refiere a la extracción del aceite esencial por arrastre de vapor.

La segunda forma se refiere a plantas que tienen semillas oleaginosas con propiedades medicinales. De las semillas se puede obtener el aceite por medio de prensado o extracción. La tercera forma se aplica en las plantas que contienen sustancias solubles o extraíbles en aceites vegetales como los de: almendra, durazno, maní, oliva, zapuyul. En este caso el contacto, o la inmersión de la planta medicinal en el aceite duran entre 10
y 30 días.
Cataplasma y emplasto
La cataplasma se prepara machacando la parte de la planta que contiene las propiedades curativas que se pretende usar, se calienta y se aplica directamente sobre el área afectada que se quiere tratar. Para preparar emplasto se mezcla la parte de la planta a utilizar con una harina, logrando una pasta que se aplica sobre el área afectada, al igual que la cataplasma.
Cocimiento
Se prepara hirviendo durante algunos minutos (del orden de los 5 minutos) la planta y luego se filtra. Debe
verificarse que el calor no afecte o destruya los principios activos. Esta forma de usarse es apropiada en general para las partes duras de la planta, como son: troncos, raíces, cortezas y semillas.
Compresa
Es una preparación similar a la cataplasma, pero en este caso en lugar de aplicar la planta directamente, se utiliza una extracción acuosa, aplicada a un paño o toalla. Las compresas pueden ser calientes, generalmente aplicadas en el caso de inflamaciones y abscesos; o bien frías, preferibles para tratar casos de cefalea o
conjuntivitis.
Extracto
Los principios activos de las plantas medicinales se obtienen también por un tipo de extracción llamada “sólido- liquido”. Este proceso consta de tres etapas: 1. Penetración del disolvente en los tejidos de los vegetales e hinchazón; 2. Disolución de las sustancias extraíbles; 3. Difusión de las sustancias extraíbles disueltas fuera de la célula vegetal. La forma de extracción más frecuente es por maceración, este proceso tiene algunas ventajas sobre la percolación y contracorriente. También se puede procesar la extracción mediante métodos que involucran el ultrasonido, el eléctrico, y el vórtice (turbo). La extracción de los extractos requiere un cierto equipamiento y conocimiento de procesos químicos.
En su presentación final pueden ser: tinturas (1:10); extractos fluidos (1:2), blandos, con una consistencia
parecida a la miel, viscosos o firmes (masas plásticas, que licuan al calentarlas), secos (cuando se ha desecado la mezcla) y nebulizados (obtenidos por automatización del disolvente.)
Infusión
Es la forma de preparación más frecuente y sencilla, se le denomina también apagado o té. Forma parte de una cultura de consumo de hierbas aromáticas que se usan no solo para fines medicinales. Consiste en poner en contacto las partes de las plantas con agua hirviendo por unos minutos, dejando que se enfríe progresivamente. Al no usarse calor directo, garantiza que sus partes no sufren deterioro. Más frecuentemente se usa para las partes blandas de las plantas como hojas y flores.
Jarabe
Los jarabes se preparan extrayendo con agua los componentes activos o medicinales de la planta y disolviendo
luego en esta una gran cantidad de azúcar o miel como preservante. Puede prepararse a partir de extractos hidroalcohólicos, conservarse por períodos largos y se le suele dar un sabor agradable para
facilitar su administración a los niños.
La preparación se inicia en forma semejante a la infusión, pero se deja reposar algunas horas y luego se filtra el líquido, se agrega el azúcar o la miel, se diluye y se lleva a hervir algunos minutos para coagular las sustancias albuminosas, luego se cuela y se guarda en botella o frasco de color ámbar, se etiqueta y se guarda (hasta 30 días) en lugar limpio y protegido del calor y de la luz.

Jugo
Los jugos se obtienen siempre al exprimir o licuar las plantas frescas o sus frutos. En algunos casos, sobre todo para tubérculos o raíces se recomienda ponerlos en remojo durante un período de 8 a 12 horas antes de exprimirlos.
En los tiempos actuales son crecientes las preocupaciones en torno a una serie de problemas vinculados a diferentes tipos de sustancias químicas que implican graves riesgos para la salud humana y para el medio ambiente, a las que estamos expuestos habitualmente.
En los distintos ámbitos de nuestra vida cotidiana consumimos productos cuya peligrosidad muchas veces
ignoramos, alejándonos así cada vez más, de la posibilidad de optar y tomar las precauciones pertinentes.
Dentro de estos productos se encuentran los denominados bacteriostáticos que constituyen una alarmante causa de enfermedades y de diversos daños ambientales, utilizados a nivel doméstico, laboral, agrícola y forestal, para combatir organismos que de una manera u otra nos resultan perjudiciales.
Sin embargo, pareciera que poco a poco una nueva conciencia se está despertando, y es quizá en parte,
redescubriendo y renovando aquellas prácticas y saberes que han quedado olvidados y silenciados por un sistema dominante que impone reglas universales, que podamos transitar hacia la reversión de esta situación.
Es en este sentido que el presente material intenta servir como herramienta para el trabajo a pequeña escala, explorando las alternativas que puedan surgir del empleo de plantas como sustitutos ecológicos de los bactericidas o bacteriostáticos sintéticos, no como soluciones aisladas, sino enmarcadas dentro de un enfoque integrador que tome en cuenta los distintos aspectos de esta problemática.
Las plantas con acción antibiótica, antivírica, antiséptica, bactericida (destruye las bacterias) y bacteriostática (impide el desarrollo de las bacterias) son: Eucalipto, Propóleo, Arándano, Pino, Capuchina, Liquen de Islandia, Orégano, Abeto, Ajedrea, Tomillo, Serpol, Drosera, Grindelia, Salvia, Ajo, Bardana, Celidonia, Ciprés, Enula, Hisopo, Lupulo, Romero, Melisa, Nogal, Loto, etc.

Se dice que un principio es antibacteriano cuando es capaz de eliminar las bacterias o inhibir su crecimiento. Los antibacterianos se clasifican en: Bactericidas; cuando destruyen las bacterias invasoras, y Bacteriostáticos; cuando inhiben su crecimiento, es decir impiden que las bacterias se desarrollen.

Según la variedad del material vegetal, parte de la planta a emplear y estabilidad del aceite esencial que se pretenda obtener, se emplean diversos procedimientos físicos y químicos de extracción, donde su correcta aplicación será lo que determine la calidad del producto final.
Los métodos directos se aplican principalmente a los cítricos, porque sus aceites están presentes en la corteza de la fruta, y el calor de los métodos de destilación puede alterar su composición. El aceite de los cítricos está contenido en numerosas celdas del epicarpio. Al exprimir la corteza tales celdas se rompen y liberan el aceite, el cual se recoge inmediatamente para evitar que sea absorbido por la corteza esponjosa que resulta después de este tipo de procesos. Los fenómenos que ocurren durante la extracción del aceite se clasifican en varias etapas:
La ceración de la epidermis y de las celdas que contienen la esencia, generación en la cáscara de áreas con presión mayor que sus circundantes a través de las cuales el aceite fluye al exterior y abrasión de la cáscara, con la formación de pequeñas partículas de la raspadura.
La destilación consiste en separar por calentamiento, en alambiques u otros vasos, sustancias volátiles que se
llaman esencias, relativamente inmiscibles con el agua, de otras más fijas, enfriando luego su vapor para reducirlas nuevamente a líquido.
Como la mayor la de los aceites esenciales son una mezcla de compuestos volátiles, que cumplen la ley de Raoult, lo que representa que a una temperatura dada, la presión total del vapor ejercida por el aceite esencial, será la suma de las presiones del vapor de sus componentes individuales, por lo que durante el proceso de la destilación de vapor, la vaporización del aceite ocurre a una temperatura menor que la del punto de ebullición del agua.
La destilación por arrastre con vapor de agua, es el proceso más común para extraer aceites esenciales, más no es aplicable a flores ni a materiales que se apelmazan. En esta técnica se aprovecha la propiedad que tienen las moléculas de agua en estado de vapor de asociarse con moléculas de aceite.
La extracción se efectúa cuando el vapor de agua entra en contacto con el material vegetal y libera la esencia,
para luego ser condensada. Con el fin de asegurar una mayor superficie de contacto y exposición de las glándulas de aceite, se requiere picar el material según su consistencia. El vapor de agua se inyecta desde una caldera externa por medio de tubos difusores, ubicados en la parte inferior de la masa vegetal que se coloca sobre una parrilla interior de un tanque extractor. El vapor de agua provoca que los aceites esenciales se difundan desde las membranas de la célula hacia fuera. Los vapores de agua y aceite esencial que salen, se enfrían hasta regresar a la fase liquida, y se separan en un decantador.

Objetivo

Elaborar un fungicida a base de arándano para terminar con los hongos en el jardín sin que este contamine al medio ambiente.

Justificación

A nosotros nos intereso este tema porque crear un fungicida casero para eliminar los hongos en el jardín sin que contamine el medio ambiente porque los demás que son industrializados contaminan por tener propiedades con elementos tóxicos.

Hipótesis

Si creamos un fungicida a base de arándano entonces podremos eliminar los hongos en el jardín sin contaminar y no dañar la respiración de la gente.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales:

 Matraz de bola.

 Refrigerante contra corriente.
 Manguera.
 Tripie.
 Mechero.
 Caucho.
 Vaso de precipitados.
 Tubo de vidrio.
 Embudo.
 20 grs de clavo.
 40 grs de arándano.

50 ml de agua

.Procedimiento:
1. Se conectan y acomodan todos los instrumentos de laboratorio.
2. Se meten los 40 grs. de arándano, los 20 grs de clavo.

3. Se llena de agua el refrigerante contra corriente.

4. Se prende el mechero y se acerca al matraz.

5. Se espera hasta que el agua del arándano empiece a ebullir y constantemente se vierte agua en el embudo.

6. Se espera hasta que el agua del arándano se termina de evaporar y se apaga el mechero.

7. Se guarda el procedimiento en un gotero y está listo para usarse.

 

Galería Método

Resultados

Se obtuvieron 5 ml de aceite esencial de arándano. Su color variaba entre amarillo y transparente, su color era el característico del arándano. El rendimiento del destilador fue favorable ya que se hizo de una forma casera, aunque se podría mejorar corrigiendo algunos imprevistos en el montaje debido a la perdida de vapor. Al realizar las pruebas con el extracto, vimos una disminución del crecimiento de las bacterias en un 70%, confirmando que el arándano tiene propiedades bactericidas y bacteriostáticas.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

El arándano cuenta con claras propiedades bactericidas y bacteriostáticas. Al momento de segregar en altas concentraciones el extracto funciona como inhibidor en el cultivo para evitar que intenten obtener nutrientes de su territorio, siempre es necesario conocer nuevas estrategias para mantenernos más saludables. Por lo tanto, concluimos que la hipótesis resultó correcta, pues los hongos fueron eliminados correctamente sin contaminar el
ambiente.

Bibliografía

GARZA, A. & MELO C. Eficacdy Andrea; URIBE E., Jorge Hernán. Extracción de aceites esenciales con vapor de agua: banco de ensayos y propuesta de plan de negocio. Universidad Nacional DE Colombia Sede
Medellín, 2004. BANDONI, Arnold. Los Recursos Vegetales Aromáticos en Latinoamérica. Su aprovechamiento industrial para la producción de aromas y sabores. CYTED, Editorial de la Universidad Nacional de La Plata. La Plata Argentina, 2000. CALLEJAS, pablo Andrés. Obtención de extractos de plantas en medios acuosos y/o alcohólicos para aplicaciones medicinales y alimenticias. DIAZ, JA Informe Técnico.
Caracterización del mercado colombiano de plantas medicinales y aromáticas. Instituto Alexander Van
Humboldt – El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial 111 P. Bogotá D.C DIAZ J, A.; AVILA L., M. Y OYOLA J., Análisis del Mercado Internacional de Aceites Esenciales y Aceites Vegetales. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander van Humboldt. Bogotá, 2002. FUNDACIÓN JARDIN BOTÁNICO MEDELLÍN. Seminario y exposición nacional de Plantas aromáticas y medicinales. Medellín, 1998. GALLO, Sonia; ALBARRACIN, Gloria Cristina. Comparación de dos métodos de extracción de aceite
esencial utilizando Piper aduncum (cordoncillo) procedente de la zona cafetera. Universidad Nacional de
Colombia Sede Manizales, 2003.

Summary

Fungicides, herbicides and insecticides are pesticides used in the protection of crops.

There are different fungicides based on chemicals that control fungi to plants

but also harm the health and the environment. That is why it is important to develop a fungicide

with organic products, that allow us to fight different types of pests.

With these homemade fungicides it can be guaranteed that the harvested food will be free of

chemical products.

Research Question

How to make a fungicide with cranberries? Why does this fungicide not pollute and others do?

Problem approach

In our town there are many pests and can damage plants, for that we want to create a fungicide of blueberries to care for plants and eliminate all the fungi that exist. Since, those who sell are toxic to plants and health.

Background

Objective

To develop a homemade cranberry fungicide to kill fungi in the garden and do not contaminate.

Justification

We were interested in this topic because we want to create a home fungicide to eliminate fungi in the garden without polluting the environment, because all industrialized fungicides contaminate because they have toxic properties.

Hypothesis

If we create a cranberry fungicide then we will eliminate the fungi in the garden without polluting.

Method (materials and procedure)

Materials: 

 a flask.

Coolant countercurrent.

Hose.

Tripod.

Bunsen burner.

Rubber.

Beaker.

Test tube.

20 grams of cloves.

40 grams of cranberries.

50 ml. Of water.

  1. All the instruments of laboratory are connected.
  2.  Put 40 grams of cranberries, 20 grams of cloves.
  3. Fill with water,coolant countercurrent.
  4. The Bunsen burner is lighted and the flask is put close.
  5. Wait until the water of the cranberry start to boil and constantly pour water in the funnel.
  6. Wait until the water of the cranberry is finished to evaporate and turn off the bunsen burner.
  7.  The procedure is kept in a dropper and it is ready touse.

Results

Se obtuvieron 5 ml de aceite esencial de arándano. Su color variaba entre amarillo y transparente, su color era el característico del arándano. El rendimiento del destilador fue favorable ya que se hizo de una forma casera, aunque se podria mejorar corrigiendo algunos imprevistos en el montaje debido a la perdida de vapor. Al realizar las pruebas con el extracto, vimos una disminución del crecimiento de las bacterias en un 70%, confirmando que el arándano tiene propiedades bactericidas y bacteriostáticas.

 

Discussion

Conclusions

The cranberry has clear bactericidal properties and bacteriostatic When segregating in high concentrations the extract works as an inhibitor in the culture for avoid trying to get nutrients of its territory, it is always necessary know new strategies for keep us healthier Therefore, we conclude that the hypothesis was correct, because the fungi were eliminated.

 

Bibliography

GARZA, A. & MELO C. Eficacdy Andrea; URIBE E., Jorge Hernán. Extracción de aceites esenciales con vapor de agua: banco de ensayos y propuesta de plan de negocio. Universidad Nacional DE Colombia Sede
Medellín, 2004. BANDONI, Arnold. Los Recursos Vegetales Aromáticos en Latinoamérica. Su aprovechamiento industrial para la producción de aromas y sabores. CYTED, Editorial de la Universidad Nacional de La Plata. La Plata Argentina, 2000. CALLEJAS, pablo Andrés. Obtención de extractos de plantas en medios acuosos y/o alcohólicos para aplicaciones medicinales y alimenticias. DIAZ, JA Informe Técnico.
Caracterización del mercado colombiano de plantas medicinales y aromáticas. Instituto Alexander Van
Humboldt – El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial 111 P. Bogotá D.C DIAZ J, A.; AVILA L., M. Y OYOLA J., Análisis del Mercado Internacional de Aceites Esenciales y Aceites Vegetales. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander van Humboldt. Bogotá, 2002. FUNDACIÓN JARDIN BOTÁNICO MEDELLÍN. Seminario y exposición nacional de Plantas aromáticas y medicinales. Medellín, 1998. GALLO, Sonia; ALBARRACIN, Gloria Cristina. Comparación de dos métodos de extracción de aceite
esencial utilizando Piper aduncum (cordoncillo) procedente de la zona cafetera. Universidad Nacional de
Colombia Sede Manizales, 2003.