Medicina y Salud

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

“Esencia de Lavanda como alternativa para disminuir el estrés en los perros”

Asesor: Gabriela Nicanor de la Cruz

Autor: ARIADNA SUGEY FERNANDEZ ESTRADA

Resumen

Es muy común que la mayoría de los hogares tenga una mascota, ya que nos brindan compañía, diversión, afecto, protección, entre muchas otras cosas, pero es una realidad que en muchos casos no se percibe a nuestra mascota como un ser sensible que también necesita de nuestra protección y cuidados especiales.
Son muchas las situaciones que pueden afectar el comportamiento y carácter de un perro, desde una visita al veterinario, un espacio cerrado, el estruendo de cohetes, etc. Sin embargo es posible emplear alternativas que nos permitan brindar a nuestra mascota bienestar. Este estudio se encamina el uso de la esencia de lavanda en una preparación apta para la aplicación en los perros, con lo que se pretende lograr elaborar un producto sencillo, económico y eficaz para aliviar el estrés en las mascotas.

Pregunta de Investigación

¿ La esencia de lavanda puede utilizarse para disminuir el estrés en los perros?

Planteamiento del Problema

Existen muchas situaciones que producen estrés y ansiedad en nuestras mascotas. Si elaboramos un producto a base de esencia de lavanda y lo aplicamos en ellos, se podría ayudar a disminuir su estrés y ansiedad.

Antecedentes

Los Animales Si tienen Emociones
El tema de las emociones en los perros siempre ha sido un dilema entre los científicos y las personas que amamos a las mascotas. Actualmente ya existe evidencia científica que apoya la presencia de emociones en los animales.
Los animales de compañía poseen dos tipos de cerebro: El cerebro reptiliano y el cerebro emocional. El primero, el cerebro reptiliano, se encuentra en la base del encéfalo, fue el primer cerebro en aparecer en todos los animales mamíferos y constituye el gestor y motor de nuestros instintos. Allí se albergan todos los comportamientos que no se tienen que aprender y de los cuáles depende nuestra supervivencia como el alimentarnos, reproducirnos, protegernos, dormir, etc. Tras años de evolución a partir de este cerebro, crece el cerebro emocional o cerebro límbico responsable de la voluntad, la memoria, la atención, los instintos sexuales y las respuestas emocionales. El cerebro límbico ocupa en el humano el 70% del total de la masa cerebral y en nuestros peludos el 90%. El cerebro de un niño de cuatro años tiene formado en su totalidad el cerebro emocional, lo cual explica la fuerte empatía entre los niños y los animales, cuyo cerebro es completamente infantil. Para todos los animales, las emociones tienen una alta eficacia biológica; es decir, de supervivencia. Los animales poseen emociones que son el lenguaje sin palabras que todo ser viviente puede entender. Es a través de sus emociones que se comunican con nosotros y en la medida en que podamos aprender y desarrollar nuestra sintonía emocional, nuestra relación con ellos y con otras personas será más fuerte y saludable.
De hecho, cuanto más tiempo pasamos con nuestras mascotas nos es más fácil distinguir su estado de ánimo o sus emociones según sus gestos, actitudes, forma de andar, incluso los sonidos que produce. Algunas de las emociones que podemos encontrar en ellos son: excitación, miedo, timidez, enojo, desagrado, afecto…

Estrés en los Perros
Entonces es razonable pensar que el estrés no es exclusivo de los humanos, sino que también afecta a nuestras mascotas. El estrés es una reacción automática del organismo a un estímulo o emoción, ya sean positivos o negativos. Nos permite mantenernos alerta, adaptarnos y enfrentarnos a esas situaciones novedosas. El estrés es un estado en el cual el perro se encuentra amenazado, tiene pánico o está abrumado ya sea por una sensación de alegría o tristeza extrema. La respuesta natural del perro ante estos estados puede ser muy diversa y es necesario saber identificar cuándo nuestro perro está sufriendo un ataque de estrés y saber qué hacer o evitar para poder ponerle remedio lo antes posible.
Nuestras mascotas pueden desarrollar estrés después de haber vivido una situación traumática. Por ejemplo, si al acudir al veterinario le realizan algún procedimiento que le haga daño o se sienta excesivamente nervioso en el lugar, la próxima vez que tenga que acudir puede desarrollar alguna conducta negativa.

Otro causante del estrés en perros son los sonidos estridentes, los cuales puede no haber oído con anterioridad y puedan causarle mucho miedo: como los petardos, las tormentas o las motocicletas. El perro tiene un oído mucho más agudo que el nuestro, por lo que es normal que dichos sonidos lo inquieten e intimiden.

Nuestra mascota también puede sentir mucho estrés si lo dejamos solo durante muchas horas y no está acostumbrado a estarlo. Es muy importante que acostumbremos desde pequeño al perro a estar un ratito solo en casa, de lo contrario a medida que vaya creciendo le será mucho más difícil acostumbrarse y debido al gran estrés que puede sufrir en soledad puede romper muebles, objetos e incluso ladrar durante horas molestando a los vecinos.
Si no está acostumbrado a viajar en coche o en transporte público puede que la primera vez que suba a uno de estos vehículos se ponga extremadamente nervioso, se haga pis o defeque, vomite en más de una ocasión, salive o llore constantemente. No obstante, a medida que vaya acostumbrándose a viajar el nivel de estrés se reducirá en gran medida.

Un factor más de estrés en los perros es la situación en la que se encuentren en el hogar. Si sus dueños tienden a pelearse constantemente o notan que hay un clima de tensión, sufrirán los mismos efectos que podría tener un ser humano en la misma situación.
Pero ¿cómo es el estrés en los perros? ¿Cómo se puede identificar? Los síntomas de un perro cuando está estresado son:
• Jadeo
• Hiperactividad o nerviosismo
• Letargo
• Incapacidad para mantener la atención o concentrarse
• Ritmo cardíaco elevado
• Micción y defecación más frecuente de la habitual
• Vómitos, diarreas
• Boca seca, mucha sed
• Salivación excesiva
• Autolamido compulsivo
• Conductas inusuales y también compulsivas, como correr en círculos, perseguirse la cola, etc.
• Pérdida de pelo
• Pérdida de apetito
• Rigidez muscular
Como vemos, estos síntomas del estrés en los perros son los mismos que sentimos nosotros cuando estamos nerviosos o ansiosos. Algunos síntomas parecen contradictorios (nerviosismo-letargo, boca seca-salivación), pero es que no todos los perros reaccionan de la misma manera ni tienen todos los síntomas.
El estrés en un momento determinado no es preocupante, de hecho puede ser bueno según la situación, ya que ayuda al perro a mantener el estado de alerta. Pero si se trata de un estado prolongado en el tiempo, el estrés en los perros puede causar problemas de comportamiento, agresividad, miedos, ansiedad, depresión…
Cualquier alteración o falta de bienestar en un perro puede causar estrés. Es muy importante saber identificar la causa para saber cómo ponerle solución. Una vez identificada la causa del estrés de nuestro perro, podremos realizar las acciones necesarias para ayudarlo:
• Lo primero es eliminar, si es posible, ese estímulo que le causa el estrés, o al menos reducir lo máximo posible la exposición del perro a ese estímulo.
• Intentar mejorar la comunicación nuestro perro y reforzar vuestro vínculo, eso le aportará mucha seguridad.
• Brindarle a la mascota un ambiente tranquilo, sin ruidos altos ni movimientos bruscos… Sin sustos.
• Revisar las necesidades básicas del perro: ¿Está alimentándose, ejercitándose, descansando lo necesario? Si no es así, cambiar lo que sea conveniente.
• Dejar que disfrute los paseos, que sean algo más que caminar. Darle libertad para explorar, sentir, socializar… Así vivirá más relajado y feliz.
• Establece una rutina, si es que no tenemos alguna. Darle las comidas a las mismas horas, los paseos… Tener unos horarios marcados ayuda mucho a los perros a sentirse bien.
• Dar masajes a tu perro. ¡Sí! Les dan mucho bienestar y relajación.
• Pasar tiempo con él: jugar, darle cariño, enseñarle cosas.

Aromaterapia, alternativa natural contra el estrés
Además de las acciones que describimos, existe una alternativa coadyuvante y natural para ayudar a nuestra mascota, y ésta es el uso de aromaterapia. La aromaterapia es una disciplina con 4500 años de historia que, en la actualidad, suele ser utilizada como una práctica complementaria a la medicina convencional. Consiste en el uso es extractos de aceites esenciales de plantas, por inhalación o por aplicación directa en la piel, para sanar diversas dolencias, tanto físicas como emocionales. Dependiendo del extracto, sus propiedades son muy diversas: antibacterianas, antimicóticas, antivirales, anti pruriginosas, regenerativas, anti inflamatorias, calmantes, estimulantes del SNC, etc.
En las últimas décadas su empleo también se extendió a las mascotas y se está consolidando como una especialidad que promete bienestar, equilibrio y cura, particularmente en casos de miedo, nerviosismo y alteración. Además, en muchas escuelas veterinarias ya se dicta como cátedra.
El olfato, ese sentido que nunca descansa, está mucho más desarrollado en los animales que en los humanos. Los humanos tenemos 20 millones de receptores olfativos, los perros entre 100 a 400 millones; la superficie olfativa humana es de aprox. 5cm, mientras que la del perro puede superar los 150cm, la célula olfativa humana tiene de 6 a 8 cilios, la canina tiene 100. Por eso, debemos tener bien claro que la aromaterapia en perros no puede emplearse de la misma forma que en los humanos. Las moléculas de aceite esencial entran por la nariz, toma contacto con las células de la nariz por medio de los cilios, esta señal química es tomada por el bulbo olfatorio y la convierte en señal eléctrica que es enviada a por las neuronas a distintas partes del cerebro, donde actúan liberándose neurotransmisores para producir su efecto. Todo debe estar mucho más diluido para que no cause ningún tipo de daño. Su empleo es seguro, si se realiza una buena revisión acerca del método a emplear con la mascota. Una vez adaptada a las características perrunas, esta disciplina puede resultarle útil, tanto a nivel físico como emocional.
La aromaterapia se considera de gran utilidad, por ejemplo, para promover actitudes positivas en entrenamientos, como repelente de parásitos externos o para inhibir conductas no deseadas, como es el caso de la ansiedad por separación. Un estudio reciente demostró que el uso de la aromaterapia de lavanda era efectivo y seguro como método de relajación en los caninos con ansiedad de separación de los dueños. En más del 70 por ciento de los pacientes, los síntomas desaparecieron o disminuyeron.
¿Por qué utilizar aceite de lavanda?
El aceite de lavanda para perros tiene muchos beneficios: calma, reduce la inflamación y actúa como repelente natural

El aceite de lavanda se obtiene a partir de las flores de la lavanda, una planta muy habitual en el Mediterráneo, aunque actualmente es posible conseguirla fácilmente en cualquier lugar, ya sea en su forma original o en esencia. Son conocidas sus propiedades relajantes desde la antigüedad y se considera un calmante natural. Algunas de sus propiedades más reconocidas son:

• Calmante: es su efecto más conocido, facilita el sueño, relaja los músculos y ayuda a reducir los estados de ansiedad y estrés
• Antiséptico: tiene propiedades antimicrobianas
• Analgésico: puede utilizarse para aliviar el dolor, especialmente los de tipo muscular
• Antiinflamatorio: el uso de aceite en la zona afectada reduce la inflamación
• Cicatrizante: para heridas, quemaduras, algunas dermatitis, etc.
Su beneficio en los perros es:
Relajante natural: Su aroma tiene propiedades relajantes, ayuda al perro relajarse y a descansar
Repelente de insectos: El aceite de lavanda solo o en combinación con otros aceites esenciales como la artemisa son repelentes naturales de insectos, gracias a sus compuestos químicos linalool y cuminaldehído. Podemos esparcir gotas de este aceite por la alfombra o el suelo para que actúe como una barrera natural.
Calmante: el aceite de lavanda es calmante en los perros en la piel y para el estrés.
Es muy importante aplicarlo cuidadosamente y diluido en agua u otros aceites para evitar una reacción perjudicial sobre su piel, además primero se debe realizar una prueba aplicando el preparado en una pequeña porción de su piel para verificar que no exista alergia a esta esencia. En un difusor lleno de agua podemos esparcir unas cuantas gotas del aceite y utilizarlo como un ambientador natural sobre la casa, muebles, las camas de las mascotas. De esta manera podemos utilizar la esencia como aromaterapia para nuestro perro. Sobre la piel también podemos aplicar el aceite de una forma suave y no directamente, sino diluido. Debemos recordar evitar ojos, nariz, boca y las áreas genitales y anales. Incluso puedes realizar ligeros masajes sobre el dorso y el vientre de la mascota.
Como podemos ver existen varias formas de ayudar a nuestro perro a liberarse del estrés que se genera por múltiples situaciones, y dependerá de las características de la mascota y los recursos a nuestro alcance elegir la forma en que lo ayudaremos.

Objetivo

Elaborar un producto a base de esencia de lavanda y comprobar si es útil para disminuir el estrés en los perros.

Justificación

Me interesé en este tema porque en algunas temporadas como Septiembre y Diciembre, cuando muchas personas estallan cohetes por diversión, mi perro se asusta mucho y se pone muy inquieto. Entonces decidí buscar una alternativa para ayudarlo a estar tranquilo en situaciones como éstas.

Hipótesis

La esencia de lavanda aplicada de forma tópica, es una alternativa eficaz para disminuir el estrés en los perros.

Método (materiales y procedimiento)

Para llevar a cabo mi proyecto elaboré una muestra con aceite de lavanda, basándome en las recomendaciones para el uso de esta esencia que estudié en la investigación bibliográfica. Los materiales empleados son los siguientes:

3 gotas de aceite esencial de lavanda
10 ml de aceite de aceite de almendra (medio vehicular)
1 frasco ámbar, ya que los aceites esenciales son fotosensibles

Realicé la aplicación del producto en mi perro durante dos semanas, cada tercer día cuando lo notaba inquieto o triste. Las zonas donde lo aplique utilizando una pequeña cantidad del aceite fueron: abdomen, parte interna de las orejas y patas, dando un ligero masaje.

Galería Método

Resultados

Comencé a notar el efecto calmante del producto que elaboré después de la segunda aplicación en mi mascota. Noté a mi perro relajado y en algunas ocasiones después de un rato se quedó dormido. Es importante mencionar que no observe irritación de la piel en las zonas donde se aplicó el aceite.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Pude comprobar que la esencia de lavanda si es efectiva para relajar a una mascota, es un producto de fácil empleo y aplicación, sin embargo si deben tomarse precauciones para su empleo con el objetivo de no dañar el olfato del perro, evitar su ingestión directa que podría ser tóxica y aplicar pequeñas dosis en una sustancia vehicular para evitar la irritación de la piel.

Cabe mencionar que al aplicar el aceite en la mascota estamos compartiendo tiempo y atención que definitivamente es algo indispensable para su bienestar y para mantener una relación sana y afectuosa con nuestro perro.

Bibliografía

1. O´Hara, Gwydion
La Magia de la Aromaterapia
Ed. Llewellyn Español, 2001

2.Ibañez, Paula
Aromaterapia para Mascotas
Ed. Catalonia, 2017

3.https://misanimales.com/las-emociones-los-perros/

4.https://wakyma.com/blog/estrés-en-los-perros/

5.http://misanimales.com/la-aromaterapia-en-perros-que-es/

6.http://www.terapeutadeperros.com/nueva_entrevista-sobre-el-uso-de-los-aceites-esenciales-con-los-perros/DiegoFernández

7.https://mascotas.hola.com/mipactoconaranza/aromaterapia-para-mascotas/65

Summary

It is very common that most homes have a pet, since they provide us with company, fun, affection, protection, among many other things, but it is a reality that in many cases our pet is not perceived as a sensitive being that also you need our protection and special care.

Research Question

Can lavender scent be used to reduce stress in dogs?

Problem approach

There are many situations that cause stress and anxiety in our pets. If we make a product based on lavender essence and apply it to them, it could help reduce your stress and anxiety.

Background

Objective

Make a product based on lavender essence and see if it is useful to reduce stress in dogs.

Justification

I became interested in this topic because in some seasons such as September and December, when many people explode rockets for fun, my dog ​​is very scared and very restless. So I decided to find an alternative to help him be calm in situations like these.

Hypothesis

The lavender essence applied topically, is an effective alternative to reduce stress in dogs.

Method (materials and procedure)

To carry out my project, I prepared a sample with lavender oil, based on the recommendations for the use of this essence that I studied in the bibliographic research. The materials used are the following:

3 drops of lavender essential oil
10 ml of almond oil oil (vehicular medium)
1 amber bottle, since essential oils are photosensitive

I applied the product to my dog for two weeks, every third day when he felt uneasy or sad. The areas where I applied it using a small amount of the oil were: abdomen, inner part of the ears and legs, giving a light massage.

Results

I began to notice the calming effect of the product that I made after the second application on my pet. I noticed my dog relaxed and sometimes after a while he fell asleep. It is important to mention that you do not observe skin irritation in the areas where the oil was applied.

Discussion

Conclusions

I was able to verify that the essence of lavender if it is effective to relax a pet, is a product that is easy to use and apply, however if precautions must be taken for its use in order not to harm the dog’s nose, avoid its direct ingestion that It could be toxic and apply small doses in a vehicle substance to avoid skin irritation.

It is worth mentioning that by applying the oil to the pet we are sharing time and attention that is definitely something essential for its well-being and to maintain a healthy and affectionate relationship with our dog.

Bibliography

1. O´Hara, Gwydion
La Magia de la Aromaterapia
Ed. Llewellyn Español, 2001

2.Ibañez, Paula
Aromaterapia para Mascotas
Ed. Catalonia, 2017

3.https://misanimales.com/las-emociones-los-perros/

4.https://wakyma.com/blog/estrés-en-los-perros/

5.http://misanimales.com/la-aromaterapia-en-perros-que-es/

6.http://www.terapeutadeperros.com/nueva_entrevista-sobre-el-uso-de-los-aceites-esenciales-con-los-perros/DiegoFernández

7.https://mascotas.hola.com/mipactoconaranza/aromaterapia-para-mascotas/65