Medicina y Salud

Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)

PK-58-MS El aparato locomotor y sus sistemas que lo componen

Asesor: Zayda Maya Solis

Autor: Jesus Eduardo Serratos Salinas

Resumen

El aparato locomotor no es independiente ni autónomo, pues es un conjunto integrado con diversos sistemas, por ejemplo, con el sistema nervioso para la generación y modulación de las órdenes motora, el sistema óseo, es el elemento pasivo, está formado por los huesos, los cartílagos y los ligamentos articulares y el sistema muscular, formado por los músculos los cuales se unen a los huesos y por lo tanto al contraerse provocan el movimiento del cuerpo.

Pregunta de Investigación

¿Cómo funciona el aparato locomotor?

Planteamiento del Problema

Nuestro cuerpo está destinado para hacer distintas funciones, pero a veces nosotros mismos lo dañamos con nuestras acciones, por ejemplo: sometemos a nuestro sistema nervioso a demasiado estrés, nos alimentamos de manera incorrecta y lo forzamos a realizar actividades en las cuales dañamos a nuestras articulaciones, músculos y huesos.

Antecedentes

El aparato locomotor o sistema musculo esquelético está formado por el sistema óseo (huesos, articulaciones y ligamentos) y el sistema muscular (músculos y tendones que unen los huesos). Permite al ser humano o a los animales en general interactuar con el medio que le rodea mediante el movimiento o locomoción y sirve de sostén y protección al resto de órganos del cuerpo.

El aparato locomotor no es independiente ni autónomo, pues es un conjunto integrado con diversos sistemas, por ejemplo, con el sistema nervioso para la generación y modulación de las órdenes motoras. Este sistema está formado por las estructuras encargadas de sostener y originar los movimientos del cuerpo y lo constituyen dos sistemas:

Sistema óseo: Es el elemento pasivo, está formado por los huesos, los cartílagos y los ligamentos articulares.

Sistema muscular: Formado por los músculos los cuales se unen a los huesos y por lo tanto al contraerse provocan el movimiento del cuerpo.

Además de estos, hay que agregar el sistema nervioso, ya que este es el responsable de la coordinación y la estimulación de los músculos para producir el movimiento.

Los huesos

El hueso es un órgano duro, blanco y resistente que forma parte del esqueleto de los vertebrados. Está compuesto principalmente por tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo constituido por células, y componentes extracelulares calcificados. Al principio del desarrollo embrionario, los huesos son blandos y están formados por un tejido que recibe el nombre de cartílago, más adelante sobre este tejido se van depositando sales minerales y calcio, dándole consistencia y transformando el cartílago en hueso.

Después del nacimiento, casi todo el cartílago se ha transformado en hueso y sólo permanece en los extremos de éste. Esta zona de cartílago permite al hueso crecer y alargarse hasta la edad aproximada de los veinte años, cuando este tejido desaparece.

Es un tejido resistente a los golpes, presiones y tracciones, pero también elástico. Los huesos proporcionan inserción a los músculos, protegen órganos vitales como el corazón, pulmones, cerebro, etc. , así mismo permite el movimiento de partes del cuerpo para la realización de trabajo, movimiento de traslado, equilibrio y otras actividades, estableciendo así el desplazamiento del individuo.

Las articulaciones

 

Una articulación en anatomía es el punto de contacto entre dos huesos del cuerpo. Es importante clasificar los diferentes tipos de articulaciones según el tejido que las une. Así se clasifican en fibrosas, cartilaginosas, sinoviales o diartrodias. El cuerpo humano tiene diversos tipos de articulaciones, como la sinartrosis (no móvil), sínfisis (con movimiento mono axial) y diartrosis (mayor amplitud o complejidad de movimiento).

Los músculos

El músculo es cada uno de los órganos contráctiles del cuerpo humano y de otros animales, formados por tejido muscular. Los músculos se relacionan íntimamente bien con el esqueleto, forman parte de la estructura de diversos órganos y aparatos. La unidad funcional y estructural del músculo es la fibra muscular.

El músculo es un tejido formado por células fusiformes constituidas por el sarcolema que es la membrana celular y el sarcoplasma que contienen los organelos, el núcleo celular, mioglobina y un complejo entramado proteico de fibras llamadas actina y miosina cuya principal propiedad, llamada contractilidad, es la de acortar su longitud cuando son sometidas a un estímulo químico o eléctrico. Estas proteínas tienen forma helicoidal o de hélice, y cuando son activadas se unen y rotan de forma que producen un acortamiento de la fibra. Durante un solo movimiento existen varios procesos de unión y desunión del conjunto actina-miosina.

Los nervios

Los nervios son manojos de prolongaciones nerviosas de sustancia blanca, en forma de cordones que hacen comunicar los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Forman parte del sistema nervioso periférico.

 

¿Para qué sirve el aparato locomotor?

El aparato locomotor no sólo permite la enorme y diversa variedad de movimientos de los que nuestro cuerpo humano es capaz, sino que a la vez mantiene el cuerpo erguido, en su posición exacta, lo cual es sumamente importante para la salud de los órganos internos. Sin el aparato locomotor estaríamos condenados a la inactividad, como las plantas, ya que no podríamos desplazarnos físicamente a voluntad.

Otras funciones del aparato locomotor son:

Dotar al cuerpo de su configuración y apariencia externa.

Darle rigidez y resistencia.

Proteger las vísceras u órganos internos.

Los huesos son la parte rígida del aparato locomotor su conjunto constituye el sistema óseo o esqueleto.

Sistema Óseo

El sistema óseo está conformado por los huesos y el esqueleto, por huesos y cartílagos. Existen 206 huesos y estos son de diferentes tamaños y formas.

La función principal de este sistema es sostener el cuerpo, ayudar a la locomoción y proteger los órganos internos. Los huesos se clasifican según su forma en largos, cortos, planos e irregulares.

Funciones del sistema óseo

-Los huesos le dan al cuerpo humano su forma definida y determinan su postura. Brindan rigidez y sostén a los tejidos blandos.

-Los huesos sirven como escudo interno contra las fuerzas provenientes de afuera del cuerpo, aislando y defendiendo los órganos vitales.

-Brindan al organismo la posibilidad de movimiento coordinado voluntario, lo que permite el desplazamiento.

-En la médula ósea se guardan diversos minerales como el calcio y el fósforo.

 

La estructura de un hueso se divide en:

Cartílago: Es un tejido flexible y grueso ubicado en los extremos de los huesos: los protege y les sirve de amortiguación cuando se unen y friccionan uno contra otro en las articulaciones.

Médula ósea o hueso esponjoso: Está ubicado en el interior del hueso compacto. Se asemeja a una esponja y sus orificios están llenos de médula.

Hueso compacto: Este tipo de hueso es fuerte, sólido y blanquecino. Es el que forma la parte exterior y dura de los huesos.

Periostio: Esta membrana delgada y densa está ubicada sobre la superficie de los huesos y cuenta con nervios y vasos sanguíneos que sirven para nutrir el tejido óseo.

Las tres regiones del esqueleto humano

Para el estudio del esqueleto humano se consideran tres regiones: cabeza, tronco y extremidades superiores.

 

Los músculos forman la parte activa del aparato locomotor están unidos a los huesos mediante las interacciones musculares, poseen actividad propia, la contracción que se origina como respuesta a los estímulos nerviosos.

Sistema muscular

el sistema muscular es el conjunto de los más de 650 músculos del cuerpo, cuya función principal es generar movimiento, ya sea voluntario o involuntario -músculos esqueléticos y viscerales, respectivamente. Algunos de los músculos pueden enhebrarse de ambas formas, por lo que se los suele categorizar como mixtos.

El sistema muscular permite que el esqueleto se mueva, mantenga su estabilidad y la forma del cuerpo. En los vertebrados se controla a través del sistema nervioso, aunque algunos músculos (tales como el cardíaco) pueden funcionar en forma autónoma. Aproximadamente el 40% del cuerpo humano está formado por músculos, vale decir que, por cada kg de peso total, 400 gramos corresponden a tejido muscular.

El sistema muscular es responsable de:

Locomoción: efectuar el desplazamiento de la sangre y el movimiento de las extremidades.

Actividad motora de los órganos internos: el sistema muscular es el encargado de hacer que todos nuestros órganos desempeñen sus funciones, ayudando a otros sistemas como por ejemplo al sistema cardiovascular.

Información del estado fisiológico: por ejemplo, un cólico renal provoca contracciones fuertes del músculo liso generando un fuerte dolor, signo del propio cólico.

Mímica: el conjunto de las acciones faciales, también conocidas como gestos, que sirven para expresar lo que sentimos y percibimos.

Estabilidad: los músculos conjuntamente con los huesos permiten al cuerpo mantenerse estable, mientras permanece en estado de actividad.

Postura: el control de las posiciones que realiza el cuerpo en estado de reposo.

Producción de calor: al producir contracciones musculares se origina energía calórica.

Forma: los músculos y tendones dan el aspecto típico del cuerpo.

Protección: el sistema muscular sirve como protección para el buen funcionamiento del sistema digestivo como para los órganos vitales.

el sistema nervioso tiene la función básica de conectar los centros de procesamiento nervioso como el cerebro, con la periferia de las extremidades y los diversos órganos del cuerpo.

El primer lugar, esto permite activar la musculatura y propiciar el movimiento, tanto voluntario (caminar, sujetar cosas, etc.) como involuntario.

Sistema nervioso
sistema nervioso al conjunto de órganos y estructuras de control e información del cuerpo humano, constituido por células  altamente diferenciadas conocidas como neuronas, que son capaces de transmitir impulsos eléctricos a lo largo de una vasta red de terminaciones nerviosas.

El sistema nervioso es común al ser humano y la mayoría de los animales cardados, los artrópodos, los moluscos, platelmintos y cnidarios. Otros grupos animales, como los protozoos, los poríferos y las plantas, en cambio, no poseen sistema nervioso diferenciado.

Este aparato de transmisión de energía química y eléctrica recorre el cuerpo entero y permite la coordinación de los movimientos y acciones del cuerpo, tanto las conscientes como las reflejas, a partir de lo cual se distinguen dos tipos de sistema nervioso: el somático y el autónomo. El primero se ocuparía de la conexión entre las extremidades del cuerpo y el cerebro, mientras que el segundo se ocupa de las acciones reflejas e involuntarias.

El sistema nervioso del cuerpo humano se divide en dos conjuntos:

Sistema Nervioso Central (SNC). Encargado del procesamiento de la información recopilada por los sentidos y de la toma de acciones conscientes. Lo integran los siguientes órganos:

El encéfalo: su parte más voluminosa, que abarca el cerebro, dividido en sus dos hemisferios; el cerebelo, que integra las funciones motoras y está en la región de la nuca; y el tallo cerebral que conecta la médula espinal al encéfalo, compuesto por mes-encéfalo, protuberancia anular y bulbo raquídeo.

La médula espinal: prolongación del encéfalo que va por dentro de los huesos de la columna vertebral y a la que se conectan todas las terminaciones nerviosas del cuerpo.

Sistema Nervioso Periférico (SNP). El sistema nervioso periférico se compone de nervios, que recorren el cuerpo y se dividen en dos grupos:

Nervios craneales. Son 12 pares de nervios ubicados, como su nombre lo indica, en la cabeza, en donde controlan la información pertinente al rostro, cuello y sentidos principales, conectándolo todo al cerebro.

Nervios espinales. Son 31 pares de nervios que controlan la información del tronco y de las extremidades, conectándose a la médula espinal.

¿Cómo cuidar al aparato locomotor?

Como ya hemos visto el sistema locomotor está compuesto por los huesos, músculos, articulaciones y tendones que requiere de cuidados para su adecuado funcionamiento y manutención.

 

Cuidado del sistema óseo:

Adoptar una postura correcta al sentarte, al caminar o al estar de pie; así se evita deformidades en los huesos.

Consumir alimentos que contengan calcio y vitamina D, como la leche y sus derivados, pues son sustancias necesarias para la formación de los huesos.

Practicar ejercicio regularmente, ya que mantiene saludable tu sistema locomotor y el cuerpo y previene la aparición de enfermedades en la edad adulta.

Para evitar lesiones, es recomendable realizar un calentamiento de unos 15 minutos antes de practicar ejercicio físico o algún deporte.

 Utilizar implementos de seguridad, como cascos, tobilleras, coderas, muñequeras, entre otros, cuando se practique deportes riesgosos.

Ante una lesión, acudir al consultorio más cercano, para que un especialista evalúe la gravedad.


Cuidados del sistema muscular:

Si no se está preparado o entrenado, evitar la actividad física intensa. De esta forma, se previene la fatiga muscular y las lesiones.

Cuando se termine de realizar ejercicios, establecer períodos de recuperación suficientemente largos.

No forzar los músculos, ya que te puede dar un calambre o desgarro.

Realizar ejercicios que se pueda aguantar, sin excederse, para no sufrir un desgarro, que es una rotura muscular de difícil recuperación.

Cuando el cuerpo esté caliente luego del ejercicio físico, no exponerse al frío intenso, porque podría sufrir espasmos, que son dolorosos e imposibilitan al cuerpo para realizar normalmente los movimientos.

Cuando se trate de levantar algo pesado, adoptar una posición correcta para no provocar un desgarro, un espasmo o una hernia.

Consumir alimentos que contengan calcio y hierro, como la carne, eso ayuda a fortalecer los músculos.

Tomar mucha agua, ya que los músculos, a medida que trabajan, necesitan eliminar sustancias tóxicas, y el agua es muy útil para este propósito.

El cuidado del aparato locomotor incluye las siguientes recomendaciones:

Realizar calentamiento antes de someterse a una actividad física o ejercicio.

Mantener una dieta rica en potasio, calcio y hierro (aunque sin excesos perjudiciales para la función renal).

Evitar las situaciones de desgaste extremo de las articulaciones (sobre todo en oficios como escritor, pianista, tejedor, y otros oficios manuales) o tomar precauciones para minimizar el daño.

Evitar el sobre peso.

Realizar actividades físicas de manera regular (vida activa).

Utilizar posturas adecuadas cuando se realicen actividades de largo plazo (incluso dormir), mediante materiales ergonómicos y tomar consciencia de la postura.

Existen dolencias propias del aparato locomotor, algunas por causas más o menos naturales y de desgaste, y otras causadas por agentes externos al organismo. Entre ellas destacan las siguientes
Artrosis, artritis, osteoporosis, mal de Parkinson, mal de San Vito.

Objetivo

Conocer cómo está conformado el aparato locomotor y cómo poder prevenir afectaciones en este.

Justificación

Elegí este tema porque quiero saber cómo es que el cerebro, músculos y huesos trabajan en conjunto para que podamos hacer nuestras actividades diarias y así también saber cómo es que podemos nosotros mismos cuidar y evitar que nuestro organismo se dañe, quiero aprender a prevenir las diferentes enfermedades que podrían afectar a nuestro aparato locomotor.

Hipótesis

Si conocemos cuales son los sistemas que conforman al aparato locomotor entonces podemos investigar qué funciones tiene cada uno de ellos para hacer que nuestro cuerpo funcione correctamente.

Método (materiales y procedimiento)

Para llevar a cabo este proyecto primeramente realicé una visita documental asistiendo a la biblioteca José Vasconcelos, aquí consulté varios libros de los cuales pude obtener información muy importante, así mismo consulté varias páginas en Internet.

Posteriormente visité la sala de anatomía del Museo de la Medicina que se encuentra cerca del centro histórico de la Ciudad de México, ahí pude observar de manera mas detallada y real los huesos, músculos, el cerebro y nervios que conforman a nuestro aparato locomotor.

Además de otros órganos del cuerpo humano.

Galería Método

Resultados

ttps://youtu.be/WpgjdSFrewc

Con mi investigación pude comprobar que el sistema locomotor está compuesto por los huesos, músculos, articulaciones y tendones que requiere de cuidados para su adecuado funcionamiento.

Sin el cuidado apropiado de nuestros músculos y huesos no podríamos desarrollar todas las actividades que cotidianamente hacemos, como por ejemplo: correr, saltar, subir y bajar escaleras, etc.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

 

Aprendí que nosotros mismos podemos hacer que nuestro cuerpo especialmente el aparto locomotor y los sistemas que están en conjunto con él funcionen adecuadamente y se dañen lo menos posible y podemos lograrlo con un adecuada alimentación, con la forma correcta de prepararlo para hacer ejercicio sin dañar a nuestros músculos, articulaciones, tendones y huesos ademas de darnos un respiro en nuestras actividades para no someter a nuestro cerebro a demasiado estrés.

Bibliografía

Thomas Mc Cracken, asistente: Richard Walker. (1999). Nuevo Atlas del cuerpo humano. New York: Visor Cultural, S. A..

Grupo Editorial Arquetipo. (2004). -Anatomía humana, Cuerpo humano. Montevideo: Grupo Editorial Arquetipo 2004

Javier Crespo, Nuria Curell, Jordi Curell. (2000). -Atlas de anatomía y salud corporal. Barcelona: Editorial: THEMA, Barcelona.

CULTURAL S.A. . (2001). El cuerpo y la salud anatomía. Madrid España: Edita: CULTURAL S.A. Madrid España.

Steve Parker . (2007). Cuerpo humano. USA: Editorial: D.K..

 

 

Summary

Research Question

How does the locomotive system? What are it's functions?

Problem approach

Locomotive system and it’s components.

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography