Ciencias Sociales y Humanidades

(PP-SH-44-BU) Detectives obteniendo huellas digitales.

Asesor: Myrna Veronica Fernandez Mendez

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Resumen

Aprende a identificar como un detective a los sospechosos y registrar pistas importantes que se encuentran en la escena del crimen a partir de la detección de huellas dactilares.

Es una característica individual que se utiliza como medio de identificación de las personas. El reconocimiento de huellas dactilares es uno de los métodos de identificación personal más utilizados y con mayor grado de acierto en cuanto a la detección del dueño. La huella digital posee características únicas.

En esta investigación se trabaja la identidad personal de cada uno a través de la obtención de la huella dactilar obtenida de algún objeto y que permita identificar las características que los hacen ser especiales y además comprueban que las huellas digitales nos hacen únicos.

Pregunta de Investigación

¿Para qué sirven las huellas dactilares?

Planteamiento del Problema

Conocer cómo se obtiene una huella dactilar que se encuentra en un objeto.

Antecedentes

La dactiloscopia (palabra que deriva de los vocablos griegos daktylos, dedos, y skopein, examen o estudio) sea uno de los procedimientos más fiables para la identificación del ser humano, algo indispensable en determinados ámbitos de nuestra vida, especialmente en la esfera criminológica.

La necesidad de identificarnos, es decir, de diferenciarnos los unos de los otros, es tan remota como la historia del hombre. Las tribus primitivas empleaban nombres u otros datos, como el lugar de nacimiento, el oficio, rasgos congénitos o de conducta, para tal fin. Es imposible determinar cuándo nos dimos cuenta por primera vez de la singularidad de nuestras huellas dactilares.

Se han encontrado crestas de fricción –los montículos en la piel de las yemas de los dedos– en materiales de construcción del Neolítico, aunque existe la posibilidad de que tuvieran una intención decorativa. La cultura china es la primera que sabemos que utilizó impresiones de crestas de fricción como método para identificar a las personas.

Tras la invención del papel, hacia el año 105 d. C., se convirtió en una práctica habitual estampar los documentos oficiales, como contratos y testamentos, con una marca del dedo o de la palma de la mano bañada en tinta. Probablemente por la expansión del comercio, otras regiones asiáticas adoptaron esta costumbre. En Japón, por ejemplo, se promulgó una ley en el año 702 d. C. según la cual los maridos analfabetos que quisieran divorciarse podían contratar a otro hombre para redactar el documento y después firmarlo con su índice.

“La ciencia estudia las huellas”

El estudio científico de las huellas dactilares, sin embargo, no despegó hasta la Edad Moderna, concretamente hasta el siglo XVII, cuando, gracias a la invención del microscopio, el anatomista italiano Marcello Malpighi pudo observar con precisión las diferentes formas de las líneas de las yemas de los dedos y postuló que quizá su función era mejorar el agarre de objetos.

A pesar de la trascendencia de sus investigaciones, es a Jan Evangelista Purkyne a quien se considera el padre de la dactiloscopia. En 1823, este anatomista checo publicó Commentatio de examine physiologico organi visus et systematis cutanei (Comentario del examen fisiológico del órgano de la vista y del sistema cutáneo), tesis en la que describe los grandes surcos de las manos y clasifica las huellas dactilares en nueve categorías.

Este primer sistema dactiloscópico pasó sin pena ni gloria entre sus contemporáneos, y no fue hasta unas décadas más tarde cuando se empezó a aplicar en el campo de la criminalística. William James Herschel fue un oficial del Imperio británico encargado de administrar el distrito de Hooghly, en Bengala (India), que prosiguió con la costumbre oriental de hacer estampar la yema del dedo en los documentos contractuales.

Gracias a su extensa colección de dibujos, no solo observó que las huellas dactilares de cada persona eran únicas, sino también que permanecían inalteradas pese al paso del tiempo. En 1877 propuso aplicar este método para la identificación de reclusos en las instituciones penales del territorio, pero sin éxito. El éxito que tampoco cosechó Henry Faulds cuando intentó que los funcionarios de Scotland Yard emplearan la dactiloscopia para la identificación de criminales.

Este médico escocés pasó buena parte de su vida como misionero en un hospital y un centro de enseñanza para estudiantes de Medicina en Japón, ayudando, por ejemplo, a introducir los métodos antisépticos. El hospital fue asaltado por un ladrón y la policía arrestó a un miembro del personal, pero Faulds, convencido de su inocencia, cotejó las huellas y vio que diferían, por lo que el detenido quedó en libertad.

Tras una intensa tarea de recopilación de impresiones tanto de monos como de personas, en 1880, el científico publicó un artículo en la revista Nature hablando del valor del patrón de las crestas, único para cada individuo, especialmente en su uso como evidencia. Por eso está considerado el padre de la dactiloscopia en las investigaciones criminológicas. Orgulloso de sus hallazgos, Faulds envió una carta al famoso naturalista Charles Darwin, quien se negó a trabajar en la idea, pero se la pasó a Francis Galton, su primo.

Las investigaciones del antropólogo inglés, también conocido por ser pionero en la eugenesia –término que acuñó–, se centraron en cuestiones hereditarias. Galton fue el primero en aplicar métodos estadísticos al estudio de las diferencias humanas, tanto físicas como intelectuales, lo que le llevó a aproximarse a la antropometría, que utiliza las medidas corporales de un individuo para identificarlo.

El primo de Darwin registró en tarjetas las medidas de un buen número de voluntarios, acompañándolas de la impresión de los dedos. Y descubrió, por ejemplo, que las crestas de fricción no cambian en ningún momento de la vida, a no ser que haya una lesión o quemadura severa que afecte a la dermis. En Huellas dactilares (1882), el primer libro sobre la materia, Galton habló de la existencia de un patrón en estos dibujos de las falanges digitales, que describió y clasificó en 41 categorías.

El criterio de cada país es distinto para exigir el mínimo de puntos coincidentes para establecer acreditada la identidad entre el autor de la huella dubitada y el de la indubitada.

En Alemania son 12 puntos, en Gran Bretaña 16, en Colombia 10, por poner algunos ejemplos.

En España se exige judicial y administrativamente de 8 o 10 puntos coincidentes, según sentencias del Tribunal Supremo del 2 de diciembre de 1992 y de 2 de noviembre de 1994.

Objetivo

Reconocer la importancia de su identidad personal y las características que los hacen únicos.

Reconocer las huellas digitales de cada uno y sus posibles usos.

Conocer una forma de obtención de huellas digitales.

Justificación

Es importante saber que cada ser vivo tiene huellas muy particulares, el ser humano no es la excepción y podemos tomar las impresiones dejadas en los objetos que tocamos, esto nos ayuda de muchas maneras como el conocer específicamente de quién son esos rastros, así como el tomar correctamente las impresiones para su estudio.

Hipótesis

Si se toca algo, entonces probablemente podemos obtener una huella dactilar.

Método (materiales y procedimiento)

Recolección de huellas dactilares a través del uso de diversas técnicas y materiales tales como la harina, crema y polvo de grafito.

Galería Método

Resultados

Mezclando polvo de carbón con fécula de maíz de puede fijar en un objeto y debido a la grasa de la huella dactilar, es posible que se fije en ella el polvo, mostrando la huella dactilar que allí se encuentra.

Galería Resultados

Discusión

Si se lava la superficie o se barre la huella en el objeto, no se obtendrán las huellas claras para poder revisarlas, valorarlas y asignarlas.

Conclusiones

Podemos obtener huellas dactilares de superficies planas y de preferencia lisas, estas se pueden analizar con las huellas de las personas y, debido a que cada ser humano tiene huellas diferentes, se puede realizar un análisis de las líneas para descubrir a quién pertenece la huella obtenida del objeto.

Bibliografía

https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-antigua/20191231/472606130857/huellas-dactilares-historia.html

http://www.tekhnosur.com/index.php?option=com_content&view=article&id=118:la-historia-de-las-huellas-digitales&catid=2:noticias&Itemid=11

https://forense.hpchile.cl/index.php/articulos/19-dactiloscopia/146-metodos-de-identificacion-de-huellas-dactilares

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography