Ciencias Agropecuarias y de Alimentos

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

PP-MA-152 “Deshidratador solar” Una alternativa sustentable para una sana alimentación.

Asesor: Diana Laura Hernández

Resumen

El secado solar es la forma mas antigua y saludable de conservar los alimentos. El hombre ha utilizado la energía solar para secar los alimentos perecederos desde hace miles de años, logrando conservar una gran variedad de alimentos de forma natural. Llevar a cabo este método en casa, es sencillo, económico y complementa de manera muy saludable la alimentación de la familia. En este periodo largo de pandemia, es relevante que los cambios a nuestra cotidianeidad estén también en nuestros hábitos alimenticios.

Pregunta de Investigación

¿Qué alternativas tienen las familias para consumir productos alimenticios saludables y no perecederos en tiempo de pandemia?

Planteamiento del Problema

La lamentable situación global actual a causa de la pandemia nos ha obligado como sociedad a cambiar nuestros habilitos cotidianos entre ellos la alimentación, ya que debido al sedentarismo ocasionado de esta situación, también nos vemos en la necesidad de buscar un espacio en casa para realizar otras actividades como por ejemplo hacer ejercicio, sin embargo no podemos llevar a cabo todas aquellas actividades que tanto nos gustan que aunque parecen vánales como niños no podemos negar, una de ellas es el antojo de degustar en ocasiones de un dulce, y hoy en día se ha vuelto complicado incluso salir a la tienda, por lo que en un afán de mantener el gusto de probar un alimento dulce y al mismo tiempo que este sea sano y no perecedero, surge esta iniciativa basada en un proyecto vigente actualmente realizado por muchas personas, pero con el enfoque hacia los niños creando una opción sencilla, divertida, económica y principalmente sana que nos permita tener en casa un dulce al alcance de nuestra mano sin salir a la tienda.

Antecedentes

 

Definición y características principales

“La deshidratación de alimentos sirve para preservar los productos por un largo tiempo, muy por encima del que poseen en su estado natural, por lo cual este proceso es utilizado en muchas industrias. El proceso consiste básicamente en la eliminación del agua contenida en los 3alimentos, lo cual inhibe el crecimiento de microorganismos en el producto y reduce, e incluso en algunos casos elimina, las reacciones químicas del propio alimento, así como la actividad enzimática. En general, el proceso reduce el volumen del producto en un 80% y el peso del mismo un 90% aproximadamente, haciendo más fácil su transporte y manejo. Aunque comúnmente se consideran equivalentes los términos de secado y deshidratado, es necesario mencionar las diferencias existentes entre ambos métodos, las cuales se refieren al porcentaje de agua contenida en el producto final y al proceso en sí mismo. Estrictamente no existe un valor a partir del cual se marque la diferencia entre secado y deshidratado, sin embargo comúnmente se considera que el secado es un método tradicional próximo a la desecación natural en el que el producto final contiene más de 8% de agua, como los frutos secados al sol por ejemplo; mientras que la deshidratación es una técnica artificial, que consiste en someter el alimento a una corriente de aire caliente a condiciones específicas controladas durante periodos de tiempo establecidos, en la que como resultado se tiene menos de 8% de agua.”

(Fragmento: Tesis UNAM – Fernando García Torres diciembre 2015)

Imagen 2. Jitomate deshidratado (Claustronomía. Revista Gastronómica Digital, 2014)

Desarrollo Histórico en el Mundo y en México

La deshidratación de alimentos por distintos métodos y procesos ha sido utilizada desde que el hombre adoptó el sedentarismo como estilo de vida y se formaron las primeras comunidades, cuya actividad principal era la agricultura.

Imagen 3. Escena de la vida cotidiana en Mesoamérica.

Hace más de 3,000 años los Incas de Perú producían papas y verduras secas aplicando los principios de la liofilización, un proceso de secado que se basa en sublimar el hielo de un alimento congelado, aprovechando las bajas temperaturas nocturnas para congelar las verduras que al día siguiente eran aplastadas para que exudaran los jugos, la operación se repetía hasta obtener capas muy finas que eran puestas al sol. Este proceso se realizaba a presiones atmosféricas reducidas debido a la altitud de las montañas (alturas superiores a los 3,000 metros).

Imagen 4. Alimentos Incas deshidratados. Representación de la alimentación de la época pre – colombina.

De forma similar, las tribus indias de los Sioux y Cree de América del Norte desecaban la carne de búfalo disponiéndola en tiras, para golpearlas y extenderlas al sol, a la vez que le agregaban ácidos procedentes de los zumos de moras y nueces, para posteriormente sumergirlas en grasa con lo cual finalizaba el proceso de secado. A esta carne seca le llamaban pemmican.

Imagen 5. Mujer sioux deshidratando carne.

 

Por otro lado, los aztecas ponían a secar al sol semillas de calabaza, granos de maíz, pescado e incluso algas, que eran consumidas como condimento de otros alimentos o acompañadas de tortillas.

Imagen 6. Aztecas deshidratando semillas.

 

La técnica de la deshidratación de alimentos mediante aire caliente como se conoce actualmente surge desde hace dos siglos en Italia y España como consecuencia de la importación de fruta desde África. Posteriormente, durante el siglo XIX, se empezaron a desarrollar en Estados Unidos los primeros secadores artificiales que sustituyeron a los solares, que eran los más comunes.

Imagen 7. Deshidratador artificial del siglo XIX

 

Durante la primera Guerra Mundial comenzó el deshidratado de gran escala debido a la necesidad de suministrar alimentos a los ejércitos, transportando productos agrícolas como col, zanahorias, apios, papas, maíz y nabos, secos a grandes distancias. Durante la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos entraron en operación más de 160 plantas de deshidratación, y para el año de 1975 en Francia se instaló el primer deshidratador artificial con control de temperatura de 40°C y un flujo continuo de aire caliente el cual era utilizado para secar rodajas delgadas de frutas y vegetales.

Imagen 8. Soldados ingiriendo frutos deshidratados en la segunda guerra mundial.

Actualmente el auge y ventajas de estos productos es tal que se utilizan en diversas aplicaciones, como misiones espaciales, quedando como muestra el programa Gemini que duró 14 días de vuelo en el espacio, para los que se necesitaron 0.58 Kg/día de comida deshidratada por astronauta.

Imagen 9. Astronautas comiendo frutos deshidratados en el espacio.

Con el paso del tiempo se fueron desarrollando diversos métodos para la preservación de alimentos como el uso de sales, encurtidos, pasteurización, conservantes, y más recientemente, la radiación, sin embargo, el más utilizado siempre ha sido el deshidratado natural o artificial mediante el uso de distintas fuentes energéticas, como la solar

En México, al igual que en el mundo, desde que llegaron las primeras civilizaciones surgió la necesidad de conservar los alimentos, esto debido a las largas distancias que se recorrían continuamente y por la dificultad de obtener ciertos alimentos en determinadas épocas del año.

Dentro de estas formas de conservación la más común y sencilla fue el secado al sol, seguida de la salazón para carnes y pieles, el ahumado y la cocción, el enchilado, la obtención de pastas, el tostado de ciertos alimentos y hasta llegar a la más compleja de aquellas épocas que corresponde a la fermentación; todas ellas surgieron de la observación y la experimentación.

Imagen 10. Alimentos deshidratados en México.

Con el paso del tiempo se han ido perfeccionando las técnicas de conservación y se han realizado estudios científicos para determinar los factores que intervienen en mayor grado durante proceso.

El principal uso de los alimentos deshidratados es como ingrediente y/o condimento en la elaboración de platillos, dándole a estos un valor agregado tanto por la presentación como por el sabor. Los productos que mayormente se deshidratan corresponden a hortalizas y en muchos casos son utilizados, a nivel industrial, como colorantes, condimentos y saborizantes, entre otros.

Imagen 11. La industria de la deshidratación.

Las principales ventajas que representan estos productos en comparación con el uso de alimentos frescos son el tiempo de vida de los mismos, la considerable reducción de espacio para su almacenamiento y su fácil transporte y embalaje. En el caso de las frutas, se tiene preferencia por frutas tropicales deshidratadas como: piña, plátano, papaya y mango como una alternativa a “snacks” o colaciones bajas e incluso libres de grasas, los cuales causan un impacto positivo al verlos como un alimento saludable, al igual que con otros productos como pescado, carnes, té, café, azúcar, almidones, sopas, comidas precocidas, especias, hierbas, etc.

A nivel internacional los productos más demandados son:

  • Frutas: Mango, piña, plátano, aguacate, papaya, ciruelas y marañones.
  • Hortalizas: Zanahorias, tomates, cebollas, ajos, chiles picantes y dulces.
  • Hierbas: Aromáticas (cilantro, perejil, apio, mentas, etc.)
  • Infusiones: Rosa de Jamaica, manzanilla, flor de naranja, té de limón y azahares.
  • Especias: Laurel, tomillo, romero, oréganos, etc.

 

Objetivo

A través de la deshidratación generar alimentos saludables y no perecederos en casa, basados en frutas y/o verduras, libres de conservadores para ser almacenados en casa y que nosotros los niños siempre tengamos a nuestro alcance.

Justificación

Tener una sana alimentación, es primordial en el desarrollo físico y mental de los niños, un proyecto que permita crear en casa un aparato o artefacto que deshidrate frutas y verduras, nos dará una botana, snack o alimento que nosotros mismo procesaremos de manera fácil y natural para conservar los nutrientes de nuestros productos.  Es económico y aunque el proceso de deshidratación es lento, los resultados son de gran beneficio.

Hipótesis

Si elaboramos nuestro propio deshidratador en casa, entonces podemos obtener alimentos sanos y nutritivos de manera fácil, económica y hasta divertida, reduciendo el riesgo de salir de casa y fortaleciendo nuestra salud al mismo tiempo que comemos una golosina.

Método (materiales y procedimiento)

Las consultas realizadas para esta investigación, dadas las circunstancias actuales, fueron echas desde plataformas y bibliotecas virtuales, parte de la investigación escrita fue gracias a Félix Daniel Vélez, Ingeniero de los alimentos egresado de la Facultad de Estudios Superiores UNAM (FESC) en el año 2008. Nos concedió una entrevista y asesorías para la realización del deshidratador casero.

Imagen 12. Entrevista a Ing. Daniel Vélez.

 

Para ahorrar y hacer una rica fruta o verdura deshidratada construiremos un deshidratador muy fácil de hacer.

Materiales:

  • 2 bastidores de madera para bordar, de 40 cm de diámetro.
  • 1 caja de sujeta papeles.
  • Lazo o cuerda.
  • Tela tul o de mosquitero.

 

Procedimiento

1.-Para comenzar extendemos nuestra tela y pasamos uno de los aros del bastidor por abajo (el más chico) y el más grande por arriba (la tela quedará en medio) entonces presionamos y ajustamos, ahora hay que recortar por fuera del bastidor hasta que nos quede una pieza y las necesarias.

Nota: Para que no se mueva de lugar la tela, presionamos el bastidor con pinzas sujeta papeles, como se muestra en la imagen.

 

 

 

 

 

2.- Unir los bastidores con lazo o cordón resisten, dejando un espacio de 25 a 30 cm entre cada bastidor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3.- Envolver con tela de mosquitero, las circunferencias de los bastidores, dejando completamente cubiertos a su alrededor, como se muestra.

 

 

 

 

 

 

 

 

4.- Sujetar la tela mosquitero de la parte superior e inferior, con alguna liga o el mismo cordón.

5.- Donde se encuentra la tela mosquitera, dejar abertura en esta, para abrir y cerrar con las pinzas piza papeles, como se ve en la imagen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La estructura quedara de la siguiente manera.

 

6.-Finalmente, cortaremos rodajas de la fruta o verdura que deseamos deshidratar y se colocara en cada bastidor charola, procurando no encimas una rodaja sobre otra.

 

 

Galería Método

Resultados

Exponemos al sol directamente, y si hay algún chubasco o corriente de aire húmeda, metemos a casa nuestro deshidratador y colocamos al día siguiente nuevamente a los rayos del sol. Hasta notar que nuestros productos están completamente secos o crujientes.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Un deshidratador es un aparato sencillo y que nos facilita enormemente la tarea de secar los alimentos, pero no hemos inventado nada. Los alimentos se secan desde el Neolítico y hay indicios de que todas las civilizaciones han utilizado este método. Es fácil de comprender, ya que es un método sencillísimo.

Una alimentación equilibrada, ayuda a mantenernos sanos en cuerpo y mente, es un momento difícil para la humanidad, y contribuir en casa, desde casa y para algo tan vital como es el desarrollo físico del ser humano, en especial de las niñas y los niños, hace de este proyecto, deshidratador solar, un elemento importante en la casa y en nuestra familia.

Bibliografía

García Torres Fernando. (2015) Aprovechamiento de energía geotérmica. Tesis Doctorado Economía de la Energía. UNAM.

Seymour John. (2010) La conservación de alimentos y productos artesanales. España. Ed. Blume.

https://elcorreodelsol.com/articulo/construir-un-deshidratador-solar

https://mejorconsalud.as.com/como-hacer-tu-propio-deshidratador/

https://gastronomiasolar.com/deshidratador-solar-secado-alimentos/

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography