Medicina y Salud

(PP-MS-301-LA) Bálsamo cutáneo a base de aceite de coco, cera de abeja, cúrcuma, romero, sauce y árnica auxiliar en el alivio de inflamación por golpes leves.

Salud y Bienestar

Asesor: Verónica Padilla

Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)

Resumen

El presente trabajo de investigación pretende elaborar un producto que ayude a mitigar las molestias superficiales de las caídas que los pequeños tengan en su día a día con materiales e ingredientes que sean de fácil alcance, ya que los productos comerciales son difíciles de encontrar, costosos y tienen origen químico en su mayoría, por lo que para algunos niños no son recomendables ya que pueden presentar alergias ante alguno de esos componentes, además de que su origen natural lo hace más amable con la piel de los pequeños. La elaboración de este bálsamo es muy fácil por lo que prácticamente cualquier persona que lo haga con las cantidades adecuadas de ingredientes podrá realizarlo y aplicarlo. Las propiedades de las hierbas que elegí son muy buenas para mitigar la inflamación, y el dolor ocasionado por la misma, así como evitar que se hagan moretones por la estimulación de la irrigación sanguínea producto de los beneficios de los productos naturales que se utilizaron, además investigamos acerca de los riesgos que existen comúnmente para propiciar accidentes en niños pequeños y de este modo poder cuidar las situaciones del contexto y prevenirlos ya que durante la infancia los pequeños aprenden por experiencias, la mayoría de estas veces lo hacen por ensayo y error por lo cuál es muy común que tengan accidentes. El objetivo del producto es que se sienta alivio después de una caída.

Pregunta de Investigación

¿Cómo elaborar un bálsamo cutáneo a base de aceite de coco, cera de abeja, cúrcuma, romero, sauce y árnica para auxiliar en el alivio de inflamación por golpes leves?

Planteamiento del Problema

La infancia es la etapa principal para aprendizaje en los seres humanos, es de vital importancia que en base a su movimiento comprendan el mundo con sus experiencias, la idea es que se ayude a mejorar la hinchazón que provocan los golpes leves a consecuencia de estas situaciones diarias.

Los productos que existen en el mercado son muy caros y difíciles de conseguir, por lo que es necesario encontrar otra opción más alcanzable y natural.

Antecedentes

Durante la transición evolutiva,  las caídas, golpes y choques contra objetos son constantes.

Aprender a gatear, a caminar, a correr con nuevas habilidades motoras que requieren de entrenamiento hasta poder dominarla correctamente.

Por eso, desde los 6/7 meses debemos adaptar la casa a las necesidades de los pequeños, dejarles espacio intentando minimizar los riesgos de las caídas y choques que tendrán lugar. Solo la prevención podrá reducir las consecuencias de la lesión y ayudará a los pequeños a adquirir nuevas habilidades, en definitiva, a crecer con seguridad infantil.

Elegir un producto a base de ingredientes naturales es una opción favorable para evitar consumir productos químicos y a su vez elegir productos de bajo costo en comparación con los comerciales. 

Figura 1. Niños Pintando

A continuación, exponemos algunas de las propiedades de los ingredientes del bálsamo. 

  • Aceite de coco: El aceite de coco está compuesto por ácidos grasos beneficiosos para el cuerpo, además de contener hierro y vitamina E y la K, lo que lo convierte en un producto completo y muy saludable, a nivel externo, el aceite de coco es una excelente opción para cicatrizar la piel y ayudarla a recuperarse de heridas, golpes o moretones.
  • Cera de abeja: La composición química de las ceras le confiere propiedades antibióticas, emolientes, cicatrizantes, antinflamatorias y se utilizan como excipiente en la industria farmacéutica, posee propiedades analgésicas, antibacterianas y antiinflamatorias, las cuales permiten sanar la piel dañada con más rapidez y aliviar las irritaciones, el enrojecimiento, el escozor, etc.
  • Cúrcuma: La cúrcuma, que pertenece a la familia del jenjibre y crece en climas tropicales ha sido utilizada en medicina china como analgésico, para aliviar el dolor y para reducir los efectos de las lesiones y hematomas.
  • Romero: Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y tonificantes, lo cual provoca que la sangre circule mejor y los músculos reciban una mayor cantidad de oxígeno y se recuperen más rápidamente de alguna lesión o tensión.
  • Sauce: La corteza de sauce, además de sus componentes analgésicos, contiene también propiedades anticoagulantes, antirreumáticas, antipirética, astringentes y desintoxicantes. El sauce es un árbol reconocido por sus beneficios medicinales. El nombre científico del sauce blanco es Saalix alba, también conocido como “salguero”. A diferencia de otros árboles, el árbol de Sauce crece casi en todas partes del mundo, por lo que podemos encontrarlo en las zonas templadas de Asia, Europa, África y Norteamérica. Desde tiempos milenarios, la corteza de sauce ha sido usada en la medicina natural para aliviar el dolor y la fiebre. Ya en el siglo V, en la Antigua Grecia, era utilizada por Hipócrates para calmar los dolores.

Figura 2. Cúrcuma                     Figura 3. Romero                          Figura 4. Corteza de Sauce

  • Arnica: Sus propiedades son las siguientes:

Funciona como un antiinflamatorio. El árnica está compuesta principalmente por la helenalina, el mayor responsable de los efectos terapéuticos del tabaco de montaña. Gracias a este componente, el hinchazón de las lesiones se reducirá y los moratones desaparecerán.

  • Es un analgésico natural: su contenido en flavonoides, ácidos fenólicos y amacina entre otros (ricos antioxidantes), ayuda a aliviar dolores de cabeza, articulares, musculares, así como el dolor por lesiones y contusiones.
  • Antibacteriana o antimicrobiana: su poder cicatrizante evita que las bacterias desarrollen su actividad. Actúa de forma rápida y eficaz sobre zonas enrojecidas, irritadas o con prurito.
  • Gracias a todas estas propiedades, esta planta se ha convertido en un imprescindible de los remedios naturales para cuidar la musculatura y otros tejidos de nuestro organismo.

La mezcla de estos aceites darán un alivio en la hinchazón de la piel a causa de un golpe superficial leve, aunado con las propiedades del aceite de coco y la cera de abeja

Cera de Abeja

Se trata de una cera con un agradable aroma a miel y propóleo. Sus diferentes usos se deben principalmente a sus propiedades hidratantes, emolientes y suavizantes.

 La cera de abeja destaca por su poder de hidratación, ya que no es irritante y presenta gran compatibilidad con la piel. Resulta un buen 

emoliente que contribuye a hidratar y proteger la piel. Además, actúa con gran efectividad como emulsionante para dar consistencia a los cosméticos en los preparados caseros.

Figura 5. Cera de abeja 

 

Según Daniel E. Borges del O.B. Centro de Investigaciones Apícola en su artículo técnico «Cera de abejas» de la Revista ACPA 2/2006, «La composición química de las ceras le confiere propiedades antibióticas, emolientes, cicatrizantes, antinflamatorias y se utilizan como excipiente en la industria farmacéutica.»

Aceite de coco

 El aceite de coco es un producto de rápida absorción que penetra con suma facilidad en todas las capas dérmicas, hidratándolas rápidamente. Debido a esto, este producto es ideal para pieles muy secas.

Además, el aceite de coco contiene ácido láurico, uno de los componentes de la leche materna. 

 

Figura 6. Aceite de coco                    La función de este ácido no es otra que proteger la piel, proporcionándole una increíble suavidad al mismo tiempo que ayuda en su la reestructuración celular,  mejora el proceso de curación mediante la reducción de la hinchazón y el enrojecimiento.

Recomendaciones y medidas preventivas para evitar lesiones en el hogar por caídas y golpes.

  1. Mantener TODAS las zonas de tránsito de la casa despejadas.
    Juguetes, cajas, mobiliario auxiliar, elementos de decoración, etc., pueden causar tropiezos y lesiones por golpes contra ellos. Sabemos que mantener el orden en una casa con niños es tarea difícil, hay que encontrar un equilibrio que permita crear rincones para cada actividad o asistencia, evitando que juguetes y otros útiles de bebés estén repartidos por toda la casa.
  2. Una correcta iluminación es clave para evitar accidentes.
    Podemos ayudarnos de puntos de luz (luces quitamiedos) aunque no siempre nos da la garantía de ver correctamente la zona de tránsito. Iluminar las zonas por donde se desplaza el pequeño no solo le evitará golpes, también nos ayudará a detectar otros riesgos.
  3. Evitar superficies resbaladizas.
  4. En este punto todos tenemos en mente el baño y la cocina como espacios donde el agua y la grasa pueden hacernos resbalar y caer. Pero también los suelos demasiado encerados o las alfombras que se deslizan fácilmente son causantes de caídas. Por lo tanto la sujeción de estos elementos nos ayudará a evitar que se deslicen.
  5. Ayuda extra en el baño.
    En la ducha o bañera, las alfombras (o pegatinas) antideslizantes, así como un asa de ducha, nos evitará más de una caída, ofreciendo al pequeño elementos con los que ganar autonomía.
  6. Escaleras protegidas y adaptadas a los niños.
    No solo para los niños, muchos accidentes se producen cuando el adultos lleva en brazos al bebé mientras sube o baja por las escaleras. Para evitarlo, además de la iluminación que comentábamos en el punto 2, la señalización de peldaños con tiras antideslizantes nos ayudará en el tránsito y será una excelente punto visual para nuestro pequeño cuando empecemos a enseñarle a subir y bajar escaleras.
    Antes de que eso ocurra y el niño se desplace de forma autónoma por las escaleras, estas deberán contar con barreras de seguridad. Los huecos superiores a 10 cm pueden provocar atrapamientos (de extremidades, de cabeza y de cuello) y caídas desde gran altura, por lo que las redes de seguridad certificadas no deben faltar para cubrir esos espacios.
    Además un pasamanos ubicado a 110 cm de altura desde el suelo, ayudará a los pequeños a desplazarse con mayor seguridad hasta que dominen totalmente la habilidad.
  7. Bloqueo de ventanas, balcones y terrazas.
    Los balcones, las ventanas y las terrazas tienen un grave riesgo cuando tenemos menores en casa. La protección es imprescindible.
    Ya sea mediante redes de seguridad infantil certificadas para ello o bloqueos de seguridad, debemos evitar que el niño pueda asomarse (y escalar). 
  8. Artículos de puericultura con certificación y siguiendo las instrucciones del fabricante.
    Una hamaca de bebé donde no utilizamos el arnés de seguridad, un cambiador donde dejamos solo al bebé, son los elementos donde más accidentes infantiles suceden. Por otro lado, está el tema de los andadores y Correpasillos, en este caso lo tenemos claro: el mejor andador es el que no se usa.
    En el caso de productos de puericultura heredados, o muy usados, examina bien las instrucciones y la homologación de cada uno de ellos. Pueden haber mermado la seguridad debido al uso y desgaste o por ser productos sin certificación.
  9. Cambiadores: nunca dejarlos solos.
    Es importante no dejar nunca solo a un bebé encima del cambiador. Dejar todo preparado para el cambio de pañal, la ropa o el baño. Si tenemos que salir un momento del espacio, nos llevaremos al bebé, pero nunca lo dejaremos solo.
  10. El ejemplo es la única manera de educar.
    Y sí, en la prevención de lesiones también cuentan nuestras acciones. Si asomamos al bebé al balcón o ventana, el niño lo verá como algo normal y aunque no estemos nosotros también querrá hacerlo. Si nos subimos a una silla, mueble o escalamos sin seguridad, ocurrirá lo mismo, o si bajamos y subimos las escaleras corriendo. Por lo tanto evitar estas acciones es una medida preventiva y educativa de gran valor.
  11. Las caídas y los golpes son inevitables, minimizar las consecuencias es nuestro deber. Las etapas de transición evolutiva hasta que adquieren nuevas habilidades llevan implícito las caídas constantes y los golpes contra objetos.
    Pero también tras cada caída es inevitable levantarse y seguir practicando. 
  12. Y levantarse siempre es más fácil si la lesión es mínima. Por ello adaptar el hogar es imprescindible: protección de esquinas y bordes para minimizar las consecuencias de los choques, espacios de tránsito libres, buena iluminación y bloquear todos los espacios de riesgo como ventanas, balcones y escaleras son básicos para seguir creciendo sin graves lesiones.

 

Medidas de seguridad para la prevención de caídas de los niños al salir

Cuando estés fuera de casa, considera tomar estas precauciones:

  • Cochecitos. Al comprar un cochecito, busca uno con una base ancha que sea menos probable que vuelque. Siempre usa el arnés de seguridad cuando tu bebé o niño pequeño esté en el cochecito. Para evitar que el cochecito vuelque, no cuelgues bolsas en las asas. Verifica el límite de peso de los cochecitos que tienen un lugar para que los niños mayores se paren en la parte de atrás.
  • Carritos de compras. Los carritos de compras se pueden volcar fácilmente. Solo coloca a un niño en el asiento designado y usa el cinturón de seguridad. No permitas que tu hijo se siente en la canasta, se pare en el carrito ni se cuelgue de los costados del carrito. Un adulto debe empujar un carrito cuando haya un niño en el asiento.
  • Parques infantiles. Busca áreas de juego con superficies que absorban los golpes, como astillas de madera, mantillo, goma o arena. Cuando ocurren caídas sobre el cemento, tierra compacta y césped, es más probable que ocurran lesiones. Lleva a tu hijo a actividades apropiadas para su edad de modo de ayudar a prevenir caídas de los equipos. 
  • Cascos y otros equipos de protección. Siempre pídele a tu hijo que use un casco cuando ande en bicicleta, rollers, patineta o motocicleta. Cuando use patines, una patineta o un monopatín, tu hijo debe usar protectores para las muñecas, los codos y las rodillas.
  • Escaleras mecánicas. Sostenle la mano a tu hijo cuando usen una escalera mecánica. Estate atento a la ropa suelta, los cordones o zapatos tales como chancletas que puedan causar tropiezos. No dejes que tu hijo se siente o juegue en una escalera mecánica. No uses un cochecito en una escalera mecánica.
  • Ten cuidado con las superficies resbaladizas. Recomienda a tu hijo que circule por las zonas mojadas, oscuras y pavimentadas con cuidado en épocas de bajas temperaturas. Asegúrate de que tu hijo use zapatos, zapatillas o botas con tracción cuando haya mal tiempo. Un abrigo voluminoso o grueso puede proporcionar amortiguación en el caso de una caída. Enséñale a tu hijo a no correr alrededor de una piscina. 

Objetivo

Elaborar un bálsamo que se utilice de manera superficial en la piel de los pequeños con la finalidad de mitigar las molestias que surgen de un golpe leve.

Justificación

Durante la niñez se presenta un proceso de aprendizaje mediante experiencias, esta adquisición de conocimientos está ligada directamente al movimiento y es justo en este tiempo en que se presentan caídas o lesiones frecuentes, la mayoría de ellas no representan  mayor dificultad o gravedad por lo que no requieren de atención médica, sin embargo pueden llegar a generar molestias superficiales. Para estas molestias, existen algunos productos comerciales, pero al no ser tan populares no son tan fáciles de conseguir o su precio es demasiado alto, además de que contienen ingredientes químicos para su conservación, los cuales pueden ser causa de alergia en los niños.

Pensamos en este producto, pues está hecho con ingredientes naturales, económicos y de fácil alcance, además de que se evita el uso de químicos en la piel de los pequeños.

Hipótesis

Si logramos elaborar un bálsamo cutáneo a base de aceite de coco, cera de abeja, cúrcuma,  romero, sauce y árnica entonces lograremos aliviar la inflamación por golpes leves sin el uso de químicos a los cuales los niños pueden ser alérgicos.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales: 

 

  1. 1 contenedor de desodorante en barra vacío y limpio. 
  2. 1 espátula 
  3. 1 contenedor (refractario) de vidrio limpio.
  4. Cacerola de peltre limpia y seca. 
  5. 2 contenedores para baño maría
  6. 4 frascos de gerber vacíos, limpios y hervidos. 

 

                        Figura 7.Materiales

Ingredientes:

 

  1. 50 gr de aceite de coco
  2. 50 gr de cera de abeja pura
  3. 200 ml de aceite de oliva extra virgen 
  4. 15 gr de romero seco
  5. 15 gr de cúrcuma
  6. 15 gr de corteza de sauce
  7. 15 gr de árnica seca.

 

                        Figura 8. Ingredientes

Procedimiento:

Para los aceites: 

  1. Lavar  los frascos de gerber
  2. Colocar los frascos con la boca hacia arriba en una olla profunda y cubrir por completo con agua fría (mínimo 2.5 cm. por encima de ellos). Alrededor de los frascos pon las tapas y comienza a hervir. Deben hervir a borbotones durante 10 minutos como mínimo para esterilizarlos.
  3. Con la ayuda de unas pinzas, saca los frascos y colócalos sobre una servilleta de papel limpia, procurando que ésta sea lo único con lo que entren en contacto. Dejar secar por 24 horas.
  4. Verter el aceite de oliva en cada frasco (Figura 9)
  5. Colocar el romero, cúrcuma, sauce y árnica en cada frasco (1 frasco por ingrediente), enseguida verter 50 ml de aceite de oliva extra virgen y tapar perfectamente. Una vez que estén todos listos, se volverá a colocar los frascos con la boca hacia arriba en una olla profunda y cubrir por completo con agua fría (mínimo 2.5 cm. por encima de ellos). Deben hervir a borbotones durante 10 minutos como mínimo para cerrar al vacío. (Figura 10)
  6. Dejar macerar los aceites por 40 días para obtener aceites esenciales. (Figura 11).

                      Figura 9.                                  Figura 10.                                 Figura 11.

 

Para el bálsamo: 

  1. Colocar en la cacerola a baño maría los 50 gr. de cera de abeja, poner a fuego lento y mezclar hasta derretir. (Figura12).
  2. Colocar en la cacerola a baño maría los 50 gr. de aceite de coco, poner a fuego lento y mezclar hasta derretir. (Figura 13).
  3. Una vez derretidos ambos ingredientes, se deberán mezclar poco a poco hasta formar una mezcla homogénea. (Figura 14).
  4. Retirar del fuego, añadir 5 gotas de aceite de cúrcuma, 6 gotas de aceite de romero, 5 gotas de aceite de sauce y 8 gotas de aceite de árnica. (Figura 15).
  5. Mezclar hasta incorporar todo.
  6. Verter la mezcla en el contenedor final, dejar enfriar hasta que comience a solidificarse. Meter al refrigerador y esperar a que se forme una barra. (Figura 16)
  7. Colocar de manera superficial en la piel del pequeño en las zonas que provoquen dolor, tenga hematomas o se encuentren hinchadas posterior a una caída o golpe superficial. 

A pesar de que son ingredientes naturales y se han manejado de manera adecuada, se recomienda que no se utilice en heridas que tengan rasguños o lesiones abiertas.

 

                                        Figura 12.                                                          Figura 13.

                      Figura 14.                              Figura 15.                             Figura 16.

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Logramos hacer un bálsamo con consistencia adecuada para administrar en la piel. A pesar de que se trató de trabajar con medidas de sanidad adecuadas, consideramos que solo se tiene que utilizar sobre piel que no tenga heridas graves o expuestas.

Lo estuvimos usando durante algún periodo en casa y tuvimos muy buenos resultados en mitigar los hematomas que provocan hinchazón en la piel. 

Con relación al olor, de manera general es adecuado para los niños, es suave pero dulce, así que es agradable para los pequeños.

Bibliografía

 

-Andrew Chevalier (1996) Enciclopedia de plantas medicinales (1ra Edición) Cinco Tintas

 

-Angulo Alfredo (2017) Aceite de coco, todos sus beneficios. Recuperado de

https://nutricionyfarmacia.es/blog/salud/aceite-de-coco/

-Verdemiel (2020) Cera natural de abeja. Recuperado de https://www.verdemiel.es/blog/2020/12/28/cera-de-abeja-ecologica-propiedades-y-usos/

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography