Materiales

  • materiales

    Popotes biodegradables

    Las pajillas o popotes más antiguos fueron hechos por los sumerios, utilizaron tallos de plantas, literalmente de paja; análogamente en una piedra pintada hace unos seis mil años aparece un grupo de hombres bebiendo del mismo recipiente con lo que parece ser un popote de caña; no obstante; de modo similar, el mural de Kenamún, ubicado en la ciudad de Tebas y que data del año 1400 antes de era, prueba que los egipcios fueron los primeros en usar popotes para beber cerveza y que éstos servían para evitar tomarse los residuos de la levadura que quedaba en el recipiente. También hay evidencia de que los babilonios usaban popotes, y que, en el caso de la realeza, tomaban sorbos de cebada con un popote de cuya extensión iba del trono real hasta un gran recipiente elaborado del mismo material. Los popotes inicialmente se ofrecieron al mercado como una opción para reducir el riesgo de contraer enfermedades a través de recipientes, vasos y tazas mal lavados. En 1916, la empresa de Stone inventó la primer máquina para hacer popotes, mismos que se convirtieron en un producto primario y necesario para restaurantes y bares en Estados Unidos pues las bebidas no perdían su sabor original; fue hasta 1940 que el popote dejó de ser de papel para ser de plástico y con dobleces hacia cualquier ángulo; diario se utilizan alrededor de 500,000,000 popotes y se estima que una persona utiliza 38,000 popotes en toda su vida, incluso existen varios tipos de popotes.