Ciencias de los materiales

pj─298─cm Tinta Campeche

  • Categoría: Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)
  • Área de participación: Ciencias de los materiales
  • Asesor: MARISA CALLE MONROY
  • Equipo [ ]: Juan Gerardo Mendoza Núñez() , Ana Sofía Cervantes García() , Valeria Chávez Cabrera(3o Xcaret)

Resumen

El Palo Azul es un árbol que tiene gran importancia en la Cultura de Campeche y de México, porque es una de las plantas nativas más antiguas que se encuentran en nuestra región.En la época prehispánica, esta planta se volvió esencial para poder dar pigmento a sus templos a las figuras de los dioses que recreaban, debido a sus propiedades de duración, así como por sus creencias, porque le llamaban al antepasado de la pintura moderna como el antepasado de los dioses.El objetivo de elaborar esta tinta es brindar mejor adherencia de la pintura a las superficies, así como hacer más segura la tinta, porque en caso de ingestión, lo único que se debe de hacer es tomar un vaso de agua combinado con el Palo Campeche.Gracias a los taninos que contienen los tallos, es de gran ayuda para la adherencia y la sustancia policiclica y la hematixilina resultan de gran utilidad para que la tinta tenga un color fuerte. Conseguimos los resultados esperados, los cuales son 500 ml de una tinta a base de palo Campeche que tienen como características un color negro, no posee un olor específico, una consistencia espesa y es bastante adherible tanto a las superficie rugosa de las paredes.Por lo cual, el uso que se les puede dar es como para la tinta en sello  y también como pigmento para pintar las paredes.

Pregunta de Investigación

¿Cómo elaborar una tinta para sellos a base de palo azul?

Planteamiento del Problema

El palo Campeche es en árbol que tiene gran importancia en la cultura de Campeche y México , porque es una de las plantas nativas más antiguas que existen en nuestra región , además era de gran utilidad en las actividades religiosas , como pintar sus templos o en actividades diarias como teñir sus prendas.

Esto se debe a los componentes y características  que contienen, como sus toninos , las cuáles contienen una sustancia polociclínica derivada del benzopireno y esta es la hemotoxilina , la cual se usa para la pigmentación de la ropa en la actualidad.

El palo Campeche tiene importantes propiedades curativas y medicinales , porque sus mismos tatinos liberan otras sustancias , propias de la corteza ,una vez que es hervida , se crea un té.

Por estas y otras propiedades fisicoquímicas , tiene una gran variedad de usos , los más importantes son los de su uso en la medicina y como tinte , lo que la convierte en un ingrediente ideal para la elaboración de tinta.

Antecedentes

El Campeche es un árbol que puede alcanzar los 8 metros de altura y crece en las zonas tropicales de América del norte y central, sobre todo en México y las Antillas. Tiene hojas largas y flores amarillas que dan un fruto en legumbre muy delgada. Otros nombres comunes son: Palo Campeche, palo negro, palo tinte… y su nombre científico es Haematoxylon campechianum .

De él se aprovechan el jugo, la madera y la raíz. Como uso medicinal podemos decir que se utiliza en síntomas de:

  • Leucorrea: se usa en forma de irrigaciones vaginales.
  • Úlceras cancerosas y de tipo gangrenoso: se aplica externamente.
  • Dolores cólicos del sistema digestivo. Durante el siglo XIX, los barcos de vela que entraban a los puertos del Carmen y de Campeche cargaban en sus bodegas un abanico de productos provenientes de Europa y de Estados Unidos y salían con una única mercancía: el palo de tinte. El caso de la B. Anizan y Cía., dirigida por dos hermanos franceses, es particularmente ilustrativo de cómo extranjeros llegaron a construir un inmenso y a la vez efímero emporio comercial a través de la extracción y exportación del palo de tinte; pero ¿lograrían insertarse exitosamente a la elite regional del momento? A partir de una búsqueda de fuentes en archivos judiciales, civiles y hemerográficos, el presente artículo se propone aportar elementos sobre la construcción de redes sociales alrededor de la actividad comercial tintórea en la región de los Ríos en el transcurso del siglo XIX.

Durante el siglo XIX, los barcos de vela que entraban a los puertos del Carmen y de Campeche (puertos situados en el sureste de México en la costa del Golfo) con gran variedad de mercancías provenientes de Europa y de Estados Unidos, salían con una única mercancía: el palo de tinte, también conocido como ek’, palo de Campeche y por su nombre científico Haematoxylum campechianum. Veremos a lo largo del presente trabajo que este comercio, ya existente desde la época del virreinato, tomó proporciones nunca antes alcanzadas durante la segunda mitad del siglo XIX, y definió el devenir socioeconómico de la región implantada en el sur del Golfo de México conocida como la región de los Ríos. Lo anterior queda expuesto a partir de la historia de una familia de origen francés que, articulándose a la prominente elite carmelita, se convirtió en uno de los máximos exponentes del auge generado a partir de la explotación y comercialización del palo de tinte: la familia Anizan.

El comercio de esta madera, ya conocida como materia tintórea por los mayas prehispánicos, inició tempranamente en la época virreinal de Nueva España. Fue en 1561 cuando el conquistador y encomendero del pueblo de Calotmul en la provincia de Valladolid (Yucatán), Marcos de Ayala, descubrió los diferentes colores que proporcionaba este árbol. Según el testimonio de los diversos testigos interrogados en la Probanza de Marcos Ayala de 1578,1 dicho conquistador, quien participó en la conquista y pacificación de la provincia de Yucatán y de Tabasco junto con los Montejo, había introducido la manera de hacer seda y de extraer del añil y del palo de tinte gran variedad de colores para teñir los paños de Nueva

España, así como los de la metrópoli y Flandes. El comercio de esos colores sería aprovechado por las naciones europeas, en particular Francia, Inglaterra y Holanda, famosas por su industria textil.2 Marcos Ayala tuvo la exclusividad en el corte del palo durante un periodo de diez años a través de la merced otorgada por Felipe II,3 cuya comercialización le permitió un oportuno ingreso económico a la provincia de Yucatán, desprovista de cualquier otra fuente de riqueza. A partir de 1575 los navíos de la corona retornaron a Sevilla con 1 350 quintales de cargamento de palo. García Bernal (2006) calcula que unos 19714 quintales salieron del puerto de Campeche entre 1575 y 1598, cifra por debajo de la realidad, ya que entre 1580 y 1591 existe un vacío en las fuentes documentales (p. 150 y cuadro XXII). En 1577 los oficiales de la corona ubicaban el árbol en los lugares cercanos a la costa y, por ende, a los puertos de embarque: Tabasco, Tixchel, Champotón, Telchaque, La Ceyba, Pozo de Lerma, San Francisco de Campeche, Sisal, Dzilam, Tabuzos, Río Lagartos, Conil y Cabo Catoche,4 siendo este último el lugar predilecto entre los ingleses para la tala del árbol, antes de que empezaran a registrar otras costas de tierra en busca de los árboles tintóreos. En el transcurso de los siguientes siglos la región de los Ríos, ubicada en la circunvalación de Laguna de Términos (al sur del estado de Campeche) y antigua región de la Chontalpa maya, fue el lugar predilecto para la explotación del palo de tinte por la abundancia de los ríos y, por ende, de terrenos bañados en los afluentes que facilitaban su extracción, aunado a cualidades óptimas para el crecimiento de este árbol. Así comentaba el inglés Dampier (2004): “el verdadero palo de tinte […] crece en la región de Yucatán, e incluso ahí sólo en algunos lugares cerca del mar”. Para 1665, la línea de mira ya estaba puesta en la bahía de Campeche, específicamente en la isla de Tris, hoy día Ciudad del Carmen, en la Laguna de Términos, porque en Cabo Catoche. Es decir, en los inicios de la explotación de este producto natural por la corona española, el árbol se encontraba en los lugares más húmedos de la península y no exclusivamente en la región de los Ríos. Por ser esta un área poco hospitalaria y con una baja densidad poblacional, la corona perdió su control frente a la presencia de los piratas establecidos en la zona para extraer y sacar de forma ilícita la madera, hasta su definitiva expulsión en 1716 (Sierra, 1998, p. 64). Los circuitos comerciales del palo de tinte entre 1750 y 1807 han sido objeto de un acucioso trabajo publicado por Contreras Sánchez (1990) en el que la autora pone en evidencia las rutas oficiales de la madera tintórea entre Campeche y los puertos españoles y de dominio español: Cádiz, Santa Cruz de Tenerife (islas Canarias), Santo Domingo, La Habana y Veracruz, así como las rutas de contrabando. Pero no sería hasta la segunda mitad del siglo XIX, en pleno proceso de inserción de la recién estrenada república mexicana al sistema capitalista mundial, que esta actividad comercial alcanzaría un gran auge en la región que nos ocupa. Entre 1850 y 1910 todos los barcos, sin excepción alguna, procedentes tanto de Europa (Liverpool, Hamburgo, Amberes, Barcelona, Génova, Marsella, Le Havre,

Burdeos, Queenstown) como del Caribe (Kingstown, La Habana, Santo Thomas) y Norteamérica (Nueva York, Nueva Orleans, Mobila) que zarpaban en los puertos abiertos al tráfico de altura para los buques nacionales e internacionales de Campeche y del Carmen, salían cargados con una única mercancía: toneladas de palo de tinte extraído de la región de Palizada y del Carmen, enclavadas en la parte oriental de la región de los Ríos.5 Las cifras de exportación llegaban a picos superiores a las 30 000 toneladas al año, sólo contando los barcos que salían del puerto de la villa del Carmen. Era la única mercancía valiosa de la costa del sur

del actual estado de Campeche que interesaba a los extranjeros

En el antiguo imperio maya, los pobladores ocupaban el vocablo “Ek” para denominar a un árbol de tronco rojo y ramas espinosas. Este árbol crece de forma silvestre en el estado de Campeche; lugar que dio origen a su actual nombre.

Crece en sitios húmedos y, aunque es comestible, su valor nutricional es escaso. Su uso ha sido medicinal por ejemplo como apoyo en el tratamiento para cólicos. También es apreciado como madera para ebanistería.

Llega a medir 6 metros de altura, sus hojas están formadas por hojitas ovaladas de 3 y 6 centímetros de largo. Sus flores de cinco pétalos son amarillas con corola blanca y generan una especie de legumbre como fruto.

Su nombre científico “Haematoxylum campechianun”, proviene del griego “color de sangre”, refiriéndose a su madera roja. Este árbol era apreciado por los antiguos habitantes de la península por sus propiedades colorantes para teñir telas. Mezclaban el líquido que se obtenía de su madera con sulfato de hierro, y producían un colorante vegetal doméstico. Los españoles también lo usaron extendiendo su fama por Europa, donde era conocido como de “Palo de Tinte”.

Se dice que durante el siglo XVI se inició un intercambio comercial entre la industria textil europea y América Central. Debido al palo de tinte, los barcos venían desde Marsella cargados con tejas y enseres, llevándose a cambio el Palo de Campeche. Alcanzó su auge en el siglo XVIII, cuando los piratas franceses, ingleses y holandeses incursionaron en el comercio del árbol.

Para el siglo XVIII, el 95% de la seda, el algodón, la lana y el cuero se teñía con palo de Campeche. Se cree que fue el producto más importante durante la época colonial y hasta fines del siglo XIX. Por su alta demanda, los ingleses ocuparon por varios años tierras novohispanas al margen de lagunas, hasta que fueron expulsados.

Posteriormente, continuaron la explotación en las selvas de Belice, su explotación provocó una recesión del colorante en el mercado inglés. Por ello se ocasionando múltiples guerras entre las colonias inglesas y españolas de América Latina, todo a fin de controlar las cosechas de este árbol.

Aunque este auge económico terminó abruptamente con la invención europea de los colorantes artificiales o anilinas en 1903. Para 1950, el consumo mundial del palo de Campeche todavía alcanzaba las 70,000 toneladas.

En nuestros días para la producción del pigmento sólo se utiliza la parte más seca y dura del tronco. El procedimiento tradicional se trata de hervir la madera en grandes calderas hasta producir una especie de jugo. El resultado se concentra en una pasta azulosa y oscura, casi negra, con el que se pueden teñir telas. Actualmente, este ejemplar está considerado como en peligro de extinción.

El palo de Campeche (Haematoxylum campechianum) es un arbusto endémico (originario) de la península de Yucatán, estando distribuido en Guatemala, Bélice y siendo mayor su abundancia en México. También está levemente extendida en las islas antillanas del Caribe, y durante el periodo de colonialismo español se intentó introducir en Europa sin éxito, para ser usado como árbol ornamental y explotado por el tinte. El palo de Campeche es un árbol de bajo tamaño cuyo máximo puede llegar hasta los 6 metros, sus hojas son perennes, es decir, no son cambiadas durante la estación fría, con tamaños que van desde los 3 a 6 cm de largo, y además presenta pequeñas espinas en sus ramas. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Fabaceae, por lo que está emparentado evolutivamente con las leguminosas. Su tronco es nudoso y retorcido, de corteza áspera y grisácea, desde el cual nacen ramas aplanadas que portan hojas compuestas y flores blancas amarillentas, hermafroditas (con estructuras reproductivas masculinas y femeninas en el mismo individuo), del tipo inflorescencias (flores compuestas en agrupaciones terminales de ramas). Posee frutos de tipo drupas, de unos 25 cm de longitud, los cuales son carnosos, rodeados de una semilla única leñosa. Éstos pueden ser comidos, pero no representan un aporte energético muy alto para los humanos. Posee especies emparentadas del mismo género, y que presentan un estado de conservación más holgado que el palo de Campeche, como el Haematoxylum brasiletto. La sobreexplotación de esta especie desde el siglo XVIII la fecha ha disminuido sus abundancias de manera drástica, siendo considerada una especie en serio riesgo de extinción. Es muy poco frecuente en su localidad de mayor abundancia (México, Campeche). Crece en suelos ricos en agua, por lo general de tipo pantanosos, ciénagas y limosos, por lo que sus requerimientos hídricos deben ser satisfacidos de manera constante. Esto ha imposibilitado la masificación del cultivo y la recuperación de la especie, dado el retroceso de los pantanos producto del calentamiento global, además de la sobreexplotación de los individuos que han logrado sobrevivir de manera muy difícil. En estado natural crece como hierba y raramente requería de cultivos y plantaciones muy intervenidas por efectos humanos. Hoy es precariamente encontrado en estado natural, habiendo sido declarado en muchas ocasiones como una especie extinta. A pesar del estado de conservación de este árbol, es posible encontrar aún la comercialización de éste en cuanto a la obtención del tinte desde su corteza y tronco, lo cual está penado en varios países donde las leyes de conservación ecológica son más estrictas. Definición Tinta caligráfica* preparada a partir de la mezcla del colorante* campeche* que, mezclado con sales de hierro* en una disolución acuosa, reacciona y da como

resultado un líquido de color negro. Fue muy empleada como un sustituto económico de las tintas ferrotánicas* en las escuelas a partir del siglo XIX. es TINTA DE CAMPECHE :Esta tinta tiene como base el palo azul o campeche que se suele combinar con el bieromato de calcio o sino en la forma siguiente: Agua destilada 1300 gramos. Palo campeche 300 “Agallas 200 “Sulfato ferroso 200 “goma arábiga 100 ” La nuez de agallas y el palo azul cortados en pequeños trozos y triturados por un molinillo de los usados para café, se mezclan con, los demás elementos y la goma arábigo disuelta. Se deja estacionar durante unos días en recipiente cerrado y finalmente se filtra quedando la tinta lista para usar.

TINTAS DE ANILINA NEGRA Y DE COLORES:Estas tintas tienen como base los colores de anilina en solución acuosa y su proceso es indistintamente el mismo para cualquier color que se desee. Se disuelven en cantidad, 2 partes de anilina en 100 partes de alcohol, en otra vasija se calientan 70 partes de agua con 4 partes de goma arábiga hasta ebullición. Se retira del fuego y se le agrega estando aún caliente, la solución alcohólica de anilina, revolviendo la preparación. La tinta queda preparada después que se le agregue algo de azúcar para darle brillo, y el elemento conservador que puede ser ácido bórico, oxálico o acético indistintamente.

TINTAS DE NIGROSINA :Se usan generalmente como tintas de copiar. Para fabricarlas se lleva hasta ebullición un litro de agua destilada y en este estado se le agregan 200 gramos de nigrosina a los cuales una vez bien disueltos se añaden 140 gramos de azúcar (glucosa) y 30 gramos de glicerina. La glicerina es para que no se seque muy rápido. Como conservador se le agregan algunas gotas de ácido fénico y después de reposar varias horas queda lista para usar.

TINTAS ESTILOGRAFICAS :Estas tintas son especialmente preparadas para usar en las lapiceras fuente; se fabrican bajo distintas fórmulas, las cuales conviene experimentar para poder adoptar el tipo más conveniente. A continuación presentamos varias fórmulas para que nuestros lectores puedan fabricar la que más le convenga.

Agua 500,0 gramos Carmín de índigo 3,5 ” Goma arábiga 8,9 “Acido tánico 21 “Ácido pirogálico 0,6 “Sulfato ferroso 14 ” Azúcar 2 ” Otra fórmula: Agua 500 gramos Tanino 14 ” Acido pirogálico 3,5 “Carmín de índigo c/s Sulfato ferroso 30 “Goma arábiga disuelta 60 “Ácido fénico 4 a 6 gotas.

Del agua de esta fórmula tomamos la mitad (250 grs.) y disolvemos en ella 14 gramos de tanino y los 3,5 gr. de ácido pirogálico, añadiendo luego carmín de índigo en cantidad suficiente. En los otros 250 grs. de agua se disuelven los 30 gr. de sulfato ferroso, se mezclan las dos soluciones y se agitan, se filtra y se añaden 60 centímetros cúbicos de solución de goma arábiga y de 4 a 6 gotas de ácido fénico, se deja en reposo por algunas horas y finalmente se filtra. Otra fórmula de tinta estilográfica sería: Agua 100 gramos Alcohol a 95o 30 “Glicerina 12 “Acído acético 2 “Violeta de metilo 10 “Goma arábiga 6 “Azúcar 2 ” Esta preparación da

una tinta color violeta, cuya intensidad puede variarse, variando la cantidad de violeta de metilo., Una tinta azul se obtiene con la siguiente fórmula: Agua 1000 gramos Alcohol a 95o 25 “Azul de metileno 10 “GIicerina 35 “Goma arábiga 6 “Azúcar 2 “Acido silícico 2 ” Para tinta negra:Agua 1000 gramos Negro de hidracina 40 “Glicerina 10 “Goma arábiga 4 “Azúcar 2 “Esencia de clavo 4 ” Las soluciones de los colorantes deben hacerse con preferencia con la glicerina o con el alcohol cuando existe en la fórmula y después de diluirlos perfectamente, agregar los demás componentes y filtrar.

TINTAS PARA HECTOGRAFO :Estas tintas se preparan en la siguiente forma: se disuelven calentando 5 partes de anilina violeta de París en 10 partes de alcohol de 95o; 5 partes de goma arábiga en 35 partes de agua. Se mezcla todo y transcurridas 24 horas se filtra por una franela. Otra fórmula: Disolver 15 partes de colorante de anilina en 40 partes de alcohol caliente. Agregar a continuación 5 partes de ácido acético, 500 partes de agua y 100 partes de glicerina. Se calienta todo mezclado y se filtra.

TINTA LITOGRAFICA :Una tinta litográfica líquida se prepara con los elementos siguientes: Agua 2000 gramos, Bórax 60gr., “Goma laca 60gr., “Sebo 30gr., “Cera 40gr., “Jabón blanco 100gr., “Negro de anilina 25gr., “Negro de humo 25gr. ” El bórax se disuelve en el agua y en caliente se le agrega la goma laca hasta su completa disolución; luego en caliente se agregan los demás elementos revolviendo el preparado hasta obtener una tinta uniforme. Otra fórmula muy usada de tinta para litografía, se prepara con: cera de abejas 30 gramos, jabón blanco 8 gramos negro de humo de buena calidad, cantidad suficiente. La cera y el jabón se funden y se le añade el negro de humo antes de inflamar la mezcla, agitando con una espátula; se inflama la mezcla y se deja arder durante 30 segundos; se apaga la llama y agitando continuamente se añade goma laca en escamas 8 grs. Se calienta de nuevo la preparación hasta que se inflame espontáneamente; se apaga la llama y se deja enfriar la tinta, y a continuación se vierte en moldes.

TINTAS SIMPATICAS :Se llaman tintas simpáticas a soluciones de distinta naturaleza que sirven para escribir entre líneas en forma invisible y que por calentamiento del papel o por medio de reactivos se hace aparecer la escritura, la que algunas veces al enfriarse el papel desaparece y otras veces queda para siempre después de revelada. Existen muchísimas fórmulas para la fabricación de tintas simpáticas, siendo una de las más conocidas, la solución en agua de cloruro de cobalto. Con esta tinta la escritura invisible se hace aparecer calentando el papel, hecho lo cual aparecen los rasgos de la escritura de color azul; y desaparecen al enfriarse.

Otra tinta se prepara con una solución muy diluída de almidón en agua que luego se calienta para cocer al almidón, y con esto se escribe sobre papel; para revelar lo escrito se moja el papel con agua de yodo; esta agua se puede preparar en la siguiente forma: en un vasito con agua se agregan 2 ó 3 gotas de tintura de yodo de manera que esta cantidad se disuelva bien en el agua, siendo esta cantidad

suficiente pata lo que necesitamos. Como estas tintas son actualmente poco usadas, creemos que basta con lo explicado.

Objetivo

Elaborar una tinta para sellos a base de palo azul.

Justificación

El palo de tinte o palo Campeche es una especie arbórea perteneciente a la familia de las leguminosas . Es nativa de Mesoamérica , particularmente de la península de Yucatán y en especial del estado de Campeche, Guatemala y Belice. Su nombre científico es Haematoxylon campechanum , y quiere decir madera sangra.Este árbol fue muy importante como fuente para la producción de tinte rojo, negro y azul, la madera de este árbol se ha utilizado tradicionalmente para teñir vestidos mezclando el líquido obtenido por decocción de su madera  con sulfato de hierro.Es ocupado desde épocas prehispánicas por la cultura maya, la usaban para elaborar pinturas que usaban en sus rituales o para pintar sus pirámides.Los tallos contienen taninos y una sustancia policlínica derivada del benzopireno: la hematoxilina, la cual resulta de utilidad como colorante.Queremos utilizar el palo de Campeche para elaborar una tinta que va a ser utilizada en los sellos, muchas personas alrededor del territorio mexicano y en el mundo no conocen el significado que esta planta tiene, por sus compuestos químicos es una de las mejores alternativas naturales para hacer tinta sin la utilización de material sintético.

Hipótesis

Si logramos elaborar una tinta para sellos a base de palo azul , entonces obtendremos una alternativa casera.

Método (materiales y procedimiento)

Materiales:

300 grms. de Palo Campeche.

200 grms. de Nuez de agallas.

200 grms. de Sulfato ferroso.

100 grms. de Goma arábiga.

1.3 l. de agua destilada.

Mechero de Bunsen.

Mortero.

 

Balanza Granataria.

2 vasos de precipitados de 1 L.

Varilla de agitación.

 

Procedimiento:

 

  • Primero pesamos bien los componentes necesarios para que no se vuelva viscosa la mezcla.
  • Con el mortero se muelen de sulfato ferroso hasta que sea un polvo fino.
  • Se le agrega un 50 ml de agua destilada y se revuelve.
  • El resto del agua se calienta con el Mechero de Bunsen durante 10 minutos.
  • Después en uno de los vasos de precipitados se agrega el agua calentada y el sulfato ferroso con el agua.
  • Luego se agrega la goma arábiga y la nuez de agallas en trozos pequeños hasta que se disuelve.
  • Se deja reposar en un recipiente cerrado durante 3 días y su etiqueta.

 

Galería Método

Resultados

Obtuvimos 500 ml de una tinta a base de Palo Campeche que tiene como principales características:un color oscuro, no posee un olor en específico, tiene una consistencia espesa y es bastante adherible tanto a las superficies de las hojas, como a la superficie rugosa de las paredes.

Tuvo un costo aproximado de 200$

Galería Resultados

Discusión

Las tintas convencionales utilizan gran cantidad de químicos y no tienen otro uso. En cambio nuestra tinta puede ser usado tanto para teñir telas, como tinta de sellos en nuestro caso, y como pigmento de paredes.

La goma arábiga y el Palo Campeche deben de estar a una determinada temperatura, por lo tanto, fue complicado que se mezclara con los demás componentes

 

Conclusiones

De acuerdo con los datos obtenidos podemos decir que la tinta es ocupada principalmente en los sellos, también se puede usar como pigmento en las paredes, sobretodo para dar mantenimiento a los templos indígenas, gracias a sus distintos componentes y propiedades.

Bibliografía

Disponible en: Calvo, Ana (1997), p. 221] [Kroustallis, S. (2008), pp. 154-155] [Perego, François (2005), pp. 133-134], consultado el 12 de Febrero del 2019.

Disponible en: https://www.seccionamarilla.com.mx/resultados/tinta/campeche/1, consultado el  12 de Febrero de 2019

Disponible en: http://tesauros.mecd.es/tesauros/materias/1171586.html,  consultado el 12 de Febrero del 2019.

Disponible en: http://tintesnaturales.blogspot.com/2012/10/historia-del-uso-del-palo-de-campeche-o.html, consultado el 12 de Febrero del 2019.

Dsiponible en: http://caligrafiaarteydiseo.blogspot.com/2012/10/tintas-el-arbol-campeche.html, consultado el 12 de Febrero del 2019



pj─298─cm Tinta Campeche

Summary

 

El Palo Azul is a tree that has great importance in the Culture of Campeche and Mexico, because it is one of the oldest native plants found in our region.In pre-Hispanic times, this plant became essential to be able to give pigment to its temples to the figures of the gods they recreated, due to their properties of duration, as well as their beliefs, because they called the ancestor of modern painting as the ancestor of the gods.The objective of making this ink is to provide better adhesion of the paint to the surfaces, as well as to make the ink more secure, because in case of ingestion, the only thing that must be done is to drink a glass of water combined with the Palo Campeche.Thanks to the tannins that contain the stems, it is of great help for the adhesion and the polycyclic substance and the hematixilina are very useful for the ink to have a strong colorWe obtained the expected results, which are 500 ml of a Campeche stick based ink that has a black color characteristics, does not have a specific smell, a thick consistency

Research Question

How to make an ink for stamps based on blue stick?

Problem approach

The palo campeche tree is that it has great importance in the culture of Mexico and Campeche ,because it is one of the oldest native plants that exist in our region, in addition was very useful in daily activities or religious activities, how to paint their temples as dye your clothes.

This is due to the components and features that contain, as their toninos, which contain a substance derived from the benzopyrene polociclinica and this is the hemotoxilina, which is used for pigmentation of clothes today.

 

The palo Campeche has important healing and medicinal properties because their same tatinos release other substances own crust,

 

once it is boiled, it creates a tea.

 

For these and other physicochemical properties, it has a wide variety of applications, the most important are those of use in medicine and as a dye, or that it makes it an ideal ingredient for the manufacture of ink.

Background

El Campeche es un árbol que puede alcanzar los 8 metros de altura y crece en las zonas tropicales de América del norte y central, sobre todo en México y las Antillas. Tiene hojas largas y flores amarillas que dan un fruto en legumbre muy delgada. Otros nombres comunes son: Palo Campeche, palo negro, palo tinte… y su nombre científico es Haematoxylon campechianum .

De él se aprovechan el jugo, la madera y la raíz. Como uso medicinal podemos decir que se utiliza en síntomas de:

  • Leucorrea: se usa en forma de irrigaciones vaginales.
  • Úlceras cancerosas y de tipo gangrenoso: se aplica externamente.
  • Dolores cólicos del sistema digestivo. Durante el siglo XIX, los barcos de vela que entraban a los puertos del Carmen y de Campeche cargaban en sus bodegas un abanico de productos provenientes de Europa y de Estados Unidos y salían con una única mercancía: el palo de tinte. El caso de la B. Anizan y Cía., dirigida por dos hermanos franceses, es particularmente ilustrativo de cómo extranjeros llegaron a construir un inmenso y a la vez efímero emporio comercial a través de la extracción y exportación del palo de tinte; pero ¿lograrían insertarse exitosamente a la elite regional del momento? A partir de una búsqueda de fuentes en archivos judiciales, civiles y hemerográficos, el presente artículo se propone aportar elementos sobre la construcción de redes sociales alrededor de la actividad comercial tintórea en la región de los Ríos en el transcurso del siglo XIX.

Durante el siglo XIX, los barcos de vela que entraban a los puertos del Carmen y de Campeche (puertos situados en el sureste de México en la costa del Golfo) con gran variedad de mercancías provenientes de Europa y de Estados Unidos, salían con una única mercancía: el palo de tinte, también conocido como ek’, palo de Campeche y por su nombre científico Haematoxylum campechianum. Veremos a lo largo del presente trabajo que este comercio, ya existente desde la época del virreinato, tomó proporciones nunca antes alcanzadas durante la segunda mitad del siglo XIX, y definió el devenir socioeconómico de la región implantada en el sur del Golfo de México conocida como la región de los Ríos. Lo anterior queda expuesto a partir de la historia de una familia de origen francés que, articulándose a la prominente elite carmelita, se convirtió en uno de los máximos exponentes del auge generado a partir de la explotación y comercialización del palo de tinte: la familia Anizan.

El comercio de esta madera, ya conocida como materia tintórea por los mayas prehispánicos, inició tempranamente en la época virreinal de Nueva España. Fue en 1561 cuando el conquistador y encomendero del pueblo de Calotmul en la provincia de Valladolid (Yucatán), Marcos de Ayala, descubrió los diferentes colores que proporcionaba este árbol. Según el testimonio de los diversos testigos interrogados en la Probanza de Marcos Ayala de 1578,1 dicho conquistador, quien participó en la conquista y pacificación de la provincia de Yucatán y de Tabasco junto con los Montejo, había introducido la manera de hacer seda y de extraer del añil y del palo de tinte gran variedad de colores para teñir los paños de Nueva

España, así como los de la metrópoli y Flandes. El comercio de esos colores sería aprovechado por las naciones europeas, en particular Francia, Inglaterra y Holanda, famosas por su industria textil.2 Marcos Ayala tuvo la exclusividad en el corte del palo durante un periodo de diez años a través de la merced otorgada por Felipe II,3 cuya comercialización le permitió un oportuno ingreso económico a la provincia de Yucatán, desprovista de cualquier otra fuente de riqueza. A partir de 1575 los navíos de la corona retornaron a Sevilla con 1 350 quintales de cargamento de palo. García Bernal (2006) calcula que unos 19714 quintales salieron del puerto de Campeche entre 1575 y 1598, cifra por debajo de la realidad, ya que entre 1580 y 1591 existe un vacío en las fuentes documentales (p. 150 y cuadro XXII). En 1577 los oficiales de la corona ubicaban el árbol en los lugares cercanos a la costa y, por ende, a los puertos de embarque: Tabasco, Tixchel, Champotón, Telchaque, La Ceyba, Pozo de Lerma, San Francisco de Campeche, Sisal, Dzilam, Tabuzos, Río Lagartos, Conil y Cabo Catoche,4 siendo este último el lugar predilecto entre los ingleses para la tala del árbol, antes de que empezaran a registrar otras costas de tierra en busca de los árboles tintóreos. En el transcurso de los siguientes siglos la región de los Ríos, ubicada en la circunvalación de Laguna de Términos (al sur del estado de Campeche) y antigua región de la Chontalpa maya, fue el lugar predilecto para la explotación del palo de tinte por la abundancia de los ríos y, por ende, de terrenos bañados en los afluentes que facilitaban su extracción, aunado a cualidades óptimas para el crecimiento de este árbol. Así comentaba el inglés Dampier (2004): “el verdadero palo de tinte […] crece en la región de Yucatán, e incluso ahí sólo en algunos lugares cerca del mar”. Para 1665, la línea de mira ya estaba puesta en la bahía de Campeche, específicamente en la isla de Tris, hoy día Ciudad del Carmen, en la Laguna de Términos, porque en Cabo Catoche. Es decir, en los inicios de la explotación de este producto natural por la corona española, el árbol se encontraba en los lugares más húmedos de la península y no exclusivamente en la región de los Ríos. Por ser esta un área poco hospitalaria y con una baja densidad poblacional, la corona perdió su control frente a la presencia de los piratas establecidos en la zona para extraer y sacar de forma ilícita la madera, hasta su definitiva expulsión en 1716 (Sierra, 1998, p. 64). Los circuitos comerciales del palo de tinte entre 1750 y 1807 han sido objeto de un acucioso trabajo publicado por Contreras Sánchez (1990) en el que la autora pone en evidencia las rutas oficiales de la madera tintórea entre Campeche y los puertos españoles y de dominio español: Cádiz, Santa Cruz de Tenerife (islas Canarias), Santo Domingo, La Habana y Veracruz, así como las rutas de contrabando. Pero no sería hasta la segunda mitad del siglo XIX, en pleno proceso de inserción de la recién estrenada república mexicana al sistema capitalista mundial, que esta actividad comercial alcanzaría un gran auge en la región que nos ocupa. Entre 1850 y 1910 todos los barcos, sin excepción alguna, procedentes tanto de Europa (Liverpool, Hamburgo, Amberes, Barcelona, Génova, Marsella, Le Havre,

Burdeos, Queenstown) como del Caribe (Kingstown, La Habana, Santo Thomas) y Norteamérica (Nueva York, Nueva Orleans, Mobila) que zarpaban en los puertos abiertos al tráfico de altura para los buques nacionales e internacionales de Campeche y del Carmen, salían cargados con una única mercancía: toneladas de palo de tinte extraído de la región de Palizada y del Carmen, enclavadas en la parte oriental de la región de los Ríos.5 Las cifras de exportación llegaban a picos superiores a las 30 000 toneladas al año, sólo contando los barcos que salían del puerto de la villa del Carmen. Era la única mercancía valiosa de la costa del sur

del actual estado de Campeche que interesaba a los extranjeros

En el antiguo imperio maya, los pobladores ocupaban el vocablo “Ek” para denominar a un árbol de tronco rojo y ramas espinosas. Este árbol crece de forma silvestre en el estado de Campeche; lugar que dio origen a su actual nombre.

Crece en sitios húmedos y, aunque es comestible, su valor nutricional es escaso. Su uso ha sido medicinal por ejemplo como apoyo en el tratamiento para cólicos. También es apreciado como madera para ebanistería.

Llega a medir 6 metros de altura, sus hojas están formadas por hojitas ovaladas de 3 y 6 centímetros de largo. Sus flores de cinco pétalos son amarillas con corola blanca y generan una especie de legumbre como fruto.

Su nombre científico “Haematoxylum campechianun”, proviene del griego “color de sangre”, refiriéndose a su madera roja. Este árbol era apreciado por los antiguos habitantes de la península por sus propiedades colorantes para teñir telas. Mezclaban el líquido que se obtenía de su madera con sulfato de hierro, y producían un colorante vegetal doméstico. Los españoles también lo usaron extendiendo su fama por Europa, donde era conocido como de “Palo de Tinte”.

Se dice que durante el siglo XVI se inició un intercambio comercial entre la industria textil europea y América Central. Debido al palo de tinte, los barcos venían desde Marsella cargados con tejas y enseres, llevándose a cambio el Palo de Campeche. Alcanzó su auge en el siglo XVIII, cuando los piratas franceses, ingleses y holandeses incursionaron en el comercio del árbol.

Para el siglo XVIII, el 95% de la seda, el algodón, la lana y el cuero se teñía con palo de Campeche. Se cree que fue el producto más importante durante la época colonial y hasta fines del siglo XIX. Por su alta demanda, los ingleses ocuparon por varios años tierras novohispanas al margen de lagunas, hasta que fueron expulsados.

Posteriormente, continuaron la explotación en las selvas de Belice, su explotación provocó una recesión del colorante en el mercado inglés. Por ello se ocasionando múltiples guerras entre las colonias inglesas y españolas de América Latina, todo a fin de controlar las cosechas de este árbol.

Aunque este auge económico terminó abruptamente con la invención europea de los colorantes artificiales o anilinas en 1903. Para 1950, el consumo mundial del palo de Campeche todavía alcanzaba las 70,000 toneladas.

En nuestros días para la producción del pigmento sólo se utiliza la parte más seca y dura del tronco. El procedimiento tradicional se trata de hervir la madera en grandes calderas hasta producir una especie de jugo. El resultado se concentra en una pasta azulosa y oscura, casi negra, con el que se pueden teñir telas. Actualmente, este ejemplar está considerado como en peligro de extinción.

El palo de Campeche (Haematoxylum campechianum) es un arbusto endémico (originario) de la península de Yucatán, estando distribuido en Guatemala, Bélice y siendo mayor su abundancia en México. También está levemente extendida en las islas antillanas del Caribe, y durante el periodo de colonialismo español se intentó introducir en Europa sin éxito, para ser usado como árbol ornamental y explotado por el tinte. El palo de Campeche es un árbol de bajo tamaño cuyo máximo puede llegar hasta los 6 metros, sus hojas son perennes, es decir, no son cambiadas durante la estación fría, con tamaños que van desde los 3 a 6 cm de largo, y además presenta pequeñas espinas en sus ramas. Pertenece a la división Magnoliophyta, familia Fabaceae, por lo que está emparentado evolutivamente con las leguminosas. Su tronco es nudoso y retorcido, de corteza áspera y grisácea, desde el cual nacen ramas aplanadas que portan hojas compuestas y flores blancas amarillentas, hermafroditas (con estructuras reproductivas masculinas y femeninas en el mismo individuo), del tipo inflorescencias (flores compuestas en agrupaciones terminales de ramas). Posee frutos de tipo drupas, de unos 25 cm de longitud, los cuales son carnosos, rodeados de una semilla única leñosa. Éstos pueden ser comidos, pero no representan un aporte energético muy alto para los humanos. Posee especies emparentadas del mismo género, y que presentan un estado de conservación más holgado que el palo de Campeche, como el Haematoxylum brasiletto. La sobreexplotación de esta especie desde el siglo XVIII la fecha ha disminuido sus abundancias de manera drástica, siendo considerada una especie en serio riesgo de extinción. Es muy poco frecuente en su localidad de mayor abundancia (México, Campeche). Crece en suelos ricos en agua, por lo general de tipo pantanosos, ciénagas y limosos, por lo que sus requerimientos hídricos deben ser satisfacidos de manera constante. Esto ha imposibilitado la masificación del cultivo y la recuperación de la especie, dado el retroceso de los pantanos producto del calentamiento global, además de la sobreexplotación de los individuos que han logrado sobrevivir de manera muy difícil. En estado natural crece como hierba y raramente requería de cultivos y plantaciones muy intervenidas por efectos humanos. Hoy es precariamente encontrado en estado natural, habiendo sido declarado en muchas ocasiones como una especie extinta. A pesar del estado de conservación de este árbol, es posible encontrar aún la comercialización de éste en cuanto a la obtención del tinte desde su corteza y tronco, lo cual está penado en varios países donde las leyes de conservación ecológica son más estrictas. Definición Tinta caligráfica* preparada a partir de la mezcla del colorante* campeche* que, mezclado con sales de hierro* en una disolución acuosa, reacciona y da como

resultado un líquido de color negro. Fue muy empleada como un sustituto económico de las tintas ferrotánicas* en las escuelas a partir del siglo XIX. es TINTA DE CAMPECHE :Esta tinta tiene como base el palo azul o campeche que se suele combinar con el bieromato de calcio o sino en la forma siguiente: Agua destilada 1300 gramos. Palo campeche 300 “Agallas 200 “Sulfato ferroso 200 “goma arábiga 100 ” La nuez de agallas y el palo azul cortados en pequeños trozos y triturados por un molinillo de los usados para café, se mezclan con, los demás elementos y la goma arábigo disuelta. Se deja estacionar durante unos días en recipiente cerrado y finalmente se filtra quedando la tinta lista para usar.

TINTAS DE ANILINA NEGRA Y DE COLORES:Estas tintas tienen como base los colores de anilina en solución acuosa y su proceso es indistintamente el mismo para cualquier color que se desee. Se disuelven en cantidad, 2 partes de anilina en 100 partes de alcohol, en otra vasija se calientan 70 partes de agua con 4 partes de goma arábiga hasta ebullición. Se retira del fuego y se le agrega estando aún caliente, la solución alcohólica de anilina, revolviendo la preparación. La tinta queda preparada después que se le agregue algo de azúcar para darle brillo, y el elemento conservador que puede ser ácido bórico, oxálico o acético indistintamente.

TINTAS DE NIGROSINA :Se usan generalmente como tintas de copiar. Para fabricarlas se lleva hasta ebullición un litro de agua destilada y en este estado se le agregan 200 gramos de nigrosina a los cuales una vez bien disueltos se añaden 140 gramos de azúcar (glucosa) y 30 gramos de glicerina. La glicerina es para que no se seque muy rápido. Como conservador se le agregan algunas gotas de ácido fénico y después de reposar varias horas queda lista para usar.

TINTAS ESTILOGRAFICAS :Estas tintas son especialmente preparadas para usar en las lapiceras fuente; se fabrican bajo distintas fórmulas, las cuales conviene experimentar para poder adoptar el tipo más conveniente. A continuación presentamos varias fórmulas para que nuestros lectores puedan fabricar la que más le convenga.

Agua 500,0 gramos Carmín de índigo 3,5 ” Goma arábiga 8,9 “Acido tánico 21 “Ácido pirogálico 0,6 “Sulfato ferroso 14 ” Azúcar 2 ” Otra fórmula: Agua 500 gramos Tanino 14 ” Acido pirogálico 3,5 “Carmín de índigo c/s Sulfato ferroso 30 “Goma arábiga disuelta 60 “Ácido fénico 4 a 6 gotas.

Del agua de esta fórmula tomamos la mitad (250 grs.) y disolvemos en ella 14 gramos de tanino y los 3,5 gr. de ácido pirogálico, añadiendo luego carmín de índigo en cantidad suficiente. En los otros 250 grs. de agua se disuelven los 30 gr. de sulfato ferroso, se mezclan las dos soluciones y se agitan, se filtra y se añaden 60 centímetros cúbicos de solución de goma arábiga y de 4 a 6 gotas de ácido fénico, se deja en reposo por algunas horas y finalmente se filtra. Otra fórmula de tinta estilográfica sería: Agua 100 gramos Alcohol a 95o 30 “Glicerina 12 “Acído acético 2 “Violeta de metilo 10 “Goma arábiga 6 “Azúcar 2 ” Esta preparación da

una tinta color violeta, cuya intensidad puede variarse, variando la cantidad de violeta de metilo., Una tinta azul se obtiene con la siguiente fórmula: Agua 1000 gramos Alcohol a 95o 25 “Azul de metileno 10 “GIicerina 35 “Goma arábiga 6 “Azúcar 2 “Acido silícico 2 ” Para tinta negra:Agua 1000 gramos Negro de hidracina 40 “Glicerina 10 “Goma arábiga 4 “Azúcar 2 “Esencia de clavo 4 ” Las soluciones de los colorantes deben hacerse con preferencia con la glicerina o con el alcohol cuando existe en la fórmula y después de diluirlos perfectamente, agregar los demás componentes y filtrar.

TINTAS PARA HECTOGRAFO :Estas tintas se preparan en la siguiente forma: se disuelven calentando 5 partes de anilina violeta de París en 10 partes de alcohol de 95o; 5 partes de goma arábiga en 35 partes de agua. Se mezcla todo y transcurridas 24 horas se filtra por una franela. Otra fórmula: Disolver 15 partes de colorante de anilina en 40 partes de alcohol caliente. Agregar a continuación 5 partes de ácido acético, 500 partes de agua y 100 partes de glicerina. Se calienta todo mezclado y se filtra.

TINTA LITOGRAFICA :Una tinta litográfica líquida se prepara con los elementos siguientes: Agua 2000 gramos, Bórax 60gr., “Goma laca 60gr., “Sebo 30gr., “Cera 40gr., “Jabón blanco 100gr., “Negro de anilina 25gr., “Negro de humo 25gr. ” El bórax se disuelve en el agua y en caliente se le agrega la goma laca hasta su completa disolución; luego en caliente se agregan los demás elementos revolviendo el preparado hasta obtener una tinta uniforme. Otra fórmula muy usada de tinta para litografía, se prepara con: cera de abejas 30 gramos, jabón blanco 8 gramos negro de humo de buena calidad, cantidad suficiente. La cera y el jabón se funden y se le añade el negro de humo antes de inflamar la mezcla, agitando con una espátula; se inflama la mezcla y se deja arder durante 30 segundos; se apaga la llama y agitando continuamente se añade goma laca en escamas 8 grs. Se calienta de nuevo la preparación hasta que se inflame espontáneamente; se apaga la llama y se deja enfriar la tinta, y a continuación se vierte en moldes.

TINTAS SIMPATICAS :Se llaman tintas simpáticas a soluciones de distinta naturaleza que sirven para escribir entre líneas en forma invisible y que por calentamiento del papel o por medio de reactivos se hace aparecer la escritura, la que algunas veces al enfriarse el papel desaparece y otras veces queda para siempre después de revelada. Existen muchísimas fórmulas para la fabricación de tintas simpáticas, siendo una de las más conocidas, la solución en agua de cloruro de cobalto. Con esta tinta la escritura invisible se hace aparecer calentando el papel, hecho lo cual aparecen los rasgos de la escritura de color azul; y desaparecen al enfriarse.

Otra tinta se prepara con una solución muy diluída de almidón en agua que luego se calienta para cocer al almidón, y con esto se escribe sobre papel; para revelar lo escrito se moja el papel con agua de yodo; esta agua se puede preparar en la siguiente forma: en un vasito con agua se agregan 2 ó 3 gotas de tintura de yodo de manera que esta cantidad se disuelva bien en el agua, siendo esta cantidad

suficiente pata lo que necesitamos. Como estas tintas son actualmente poco usadas, creemos que basta con lo explicado.

Objective

To elaborate an ink for stamps based on palo campeche

 

Justification

The dye stick or Campeche is a tree species belonging to the legume family.

It is native to Mesoamerica, particularly of the peninsula of Yucatan and in particular the State of Campeche, Guatemala and Belize

Its scientific name is Acaciahaematoxylon campechanum, and means wood bleeds.

This tree was very important as a source for the production of red, black and blue dye the wood of this tree has been used traditionally for dye dresses by mixing the liquid obtained by decoction of its wood with iron sulfate.

It is occupied since pre-Hispanic times by the Mayan culture, they used it to make paintings that used in their rituals or to paint their pyramids.

The stems contain tannins and a substance derived from benzpyrene polyclinic: hematoxylin, which is useful as a colorant.

We want to use palo de Campeche to produce an ink to be used in the seals,many people around the Mexican territory and the world do not know the significance of this plant , by their chemical compounds it is one of the best natural alternatives to make ink without the use of synthetic material.

Hypothesis

If we can develop an ink stamp-based blue stick, we will then obtain an alternative home.

Method (materials and procedure)

Materials:
300 grms of Palo Campeche.
200 grms of Nut of guts.
200 grms of ferrous sulphate.
100 grms of Gum arabic.
1.3 l. of distilled water.
Bunsen burner.
Mortar.
Granataria balance.
2 beakers of 1 L.
Stirring rod.

Process:

1. First we weigh the necessary components well so that the mixture does not become viscous.
2. With the mortar they are ground from ferrous sulphate until it is a fine powder.
3. Add 50 ml of distilled water and stir.
4. The rest of the water is heated with the Bunsen Burner for 10 minutes.
5. Then, in one of the beakers, the heated water and the ferrous sulfate are added to the water.
6. Then add the gum arabic and the gill nut in small pieces until it dissolves.
7 Let it sit in a closed container for 3 days and its label.

Results

We obtained 500 ml of a Palo Campeche-based ink that has the main characteristics: a dark color, does not have a specific smell, has a thick consistency and is quite adherable to both the surfaces of the leaves, and the rough surface of the walls.
It had an approximate cost of $ 200.

Discussion

Conventional inks use a lot of chemicals and have no other use. On the other hand, our ink can be used both for dyeing fabrics, as stamp ink in our case, and as a wall pigment.

The gum arabic and the Palo Campeche must be at a certain temperature, therefore it wascomplicated to mix with the other components

Conclusions

According to the obtained data, we can say  the ink is occupied mainly in the seals, it can also be used as a pigment in the walls, especially to maintain the indigenous temples, thanks to its different components and properties.

Bibliography

Disponible en: Calvo, Ana (1997), p. 221] [Kroustallis, S. (2008), pp. 154-155] [Perego, François (2005), pp. 133-134], consultado el 12 de Febrero del 2019

Disponible en: https://www.seccionamarilla.com.mx/resultados/tinta/campeche/1, consultado el  12 de Febrero de 2019

Disponible en: http://tesauros.mecd.es/tesauros/materias/1171586.html,  consultado el 12 de Febrero del 2019.

Disponible en: http://tintesnaturales.blogspot.com/2012/10/historia-del-uso-del-palo-de-campeche-o.html, consultado el 12 de Febrero del 2019.

Dsiponible en: http://caligrafiaarteydiseo.blogspot.com/2012/10/tintas-el-arbol-campeche.html, consultado el 12 de Febrero del 2019