Divulgación y enseñanza de la ciencia

PP – 317 – DC Los 3 Dinosaurios más peligrosos del mundo.

  • Categoría: Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)
  • Área de participación: Divulgación y enseñanza de la ciencia
  • Asesor: Monica Romero Jimenez
  • Autor: Iker Alberto Fonseca Garrido ()

Resumen

La vida pone a prueba constante a todos los seres vivientes, y solo los mas fuertes e inteligentes logran llegar al final. Los dinosaurios lo hicieron, de hecho, fueron los dueños del planeta noventa veces mas tiempo que nosotros los humanos; pero, lo que más nos fascina de ellos es que son los únicos monstruos reales, que, si han existido, que no son parte de la mitología o de nuestra imaginación.

 

 

 

Pregunta de Investigación

• ¿Cuáles son los tres dinosaurios más peligrosos del mundo? • ¿Por qué estos dinosaurios eran tan peligrosos?

Planteamiento del Problema

Hoy en día los dinosaurios se han extinguido dejando así una gran fuente de estudio para conocer de su supervivencia y estilo de vida.

Algunos de ellos tenían características que los hacían mas o menos peligrosos dependiendo de su tamaño, su peso, su velocidad o habilidad.

Antecedentes

Triásico (hace 250-206 millones de años)

 

Toda la tierra estaba unida en un solo continente gigantesco:  La Pangea. El clima en la tierra era caliente y seco, los paisajes predominantes eran semidesérticos.  La vegetación compuesta de coníferas, helechos y cicadáceas le dio hogar a varias formas de vida que apenas se recuperaban de la catastrófica extinción masiva de finales de pérmico.

A finales del triásico, antiguos reptiles pasaban sus últimos días de gloria; pero, en medio de estas áridas tierras, surgió algo revolucionario. Una familia de reptiles que cambiaría el destino de la tierra durante los siguientes 160 millones de años:  los dinosaurios.

 

¿Qué es un dinosaurio?

La perspectiva desde la que se mira a los dinosaurios ha cambiado mucho con el paso del tiempo.  Ahora distan mucho del significado de su nombre “lagartijas terribles”.  En un inicio la ciencia considero literalmente a estos reptiles como lagartijas o cocodrilos gigantes; sin embargo, fueron mucho más que eso.

A principios de la Era Mesozoica la evolución llevó a un grupo de pesados reptiles cuadrúpedos con aspecto de cocodrilos, llamados arcosaurios a convertirse gradualmente en ágiles carnívoros que se desplazaban sobre las dos patas traseras.  No obstante, que estos nuevos seres también hacían nidos y ponían huevos, tenían claras diferencias con sus ancestros; tenían, por ejemplo, los huesos ligeros; la cadera y los tobillos balanceados para poder pararse.  Otra diferencia que los hacía más adaptables a su entorno era que no necesitaban de un factor externo como el sol para calentar su sangre, lo que significaba que eran rápidos y activos; además de requerir de poca agua, ya que casi no la perdían al excretar.  Los dinosaurios, evolucionaron en variadas formas y tamaños, y más adelante algunos volvieron a caminar en cuatro patas.

No eran los únicos animales prehistóricos de su era, coexistían con muchas otras criaturas, algunos volaban y otros Vivian en el mar. Así que podemos resumir algunas características básicas para distinguir a un dinosaurio:  vivieron entre 250 y 65 millones de años; eran terrestres, no volaban, sino que caminaban sobre patas rectas.

Aun a finales del Triásico los dinosaurios eran escasos en comparación a otros reptiles: pero las anteriores características les aseguraron el éxito durante los siguientes 160 millones.

 

Cretácico (hace 144-65 millones de años)

Durante este periodo los continentes iban tomando sus posiciones actuales.  La temperatura continuó bajando: el verano y el invierno formaron parte del clima anual.  Aparecieron las primeras plantas con flores y esto amplió la variedad de especies vegetales, incluyendo árboles como el maple, el nogal, el roble.  Cada continente tenía su propia variedad de ecosistemas.

Los más prolíficos, grandes, temibles y poderosos de todos los dinosaurios reinaron durante éste, su periodo dorado.  Pero, también, las serpientes, los cocodrilos y los mamíferos pequeños se extendieron por el mundo a la sombra de los dinosaurios.

 

NACE EL MONSTRUO MAS FAMOSO

TYRANNOSAURUS

Ya en el tramo final del sendero que los dinosaurios recorrieron durante 160 millones de años, emergió el dinosaurio carnívoro más famoso de todos los tiempos:  el

 

TYRANNOSAURUS REX.

Una de las máquinas de muerte más efectivas de la naturaleza fue, sin duda los tyrannosáuridos, en especial el que le dio nombre a esta familia.

-El tyrannosaurus Rex estaba diseñado para un solo y simple objetivo:  matar y comer. La dieta incluía cualquier cosa que oliera a carne, pero prefería los grandes e indefensos hadrosáuridos.

Las hembras eran más grandes y más agresivas que los machos.  Cuidaban de las crías unos cuantos años y una vez que las había enseñado a ser independientes, las expulsaba de su territorio.  Ellas no admitirían a ningún macho en la zona hasta la siguiente época de celo; si algún joven inexperto osaba acercarse, se estaba jugando la vida.  Se sabe bien que los Tyrannosaurus se mataban entre sí.

Su maciza y larga cabeza de 1.8 metros, tenía poderosos músculos maxilares que cerraban la mandíbula armada con aserrados dientes de 20 centímetros, capaces de atravesar y romper huesos.

Todo era sostenido por un cuello flexible y fuerte.  La cabeza por sí sola ya era un arma, pues junto a la mordida que lanzaba estaba el tremendo impacto que ésta producía.  Sin embargo, eso no era todo, las fornidas piernas no sólo le servían para correr, poseían grandes garras, no obstante, que los brazos eran ridículos en comparación al resto del cuerpo, solo les pudieron servir como apoyo al incorporarse del suelo.

El Tyrannosaurus, en sus últimos años como el rey depredador, se convirtió en un carroñero, esto a partir de que evoluciono a un animal más pesado y torpe para correr.  Pero desarrollo más aún su extraordinario sentido del olfato. Podía oler el hedor de un cadáver a kilómetros.

El Triceratops era difícil de abatir; además de su mal carácter, en manada era demasiado peligroso para ser agredido. Formaba barricadas llenas de cuernos para proteger a sus crías al centro de éstas.  Era más sencillo comérselos si ya estaban muertos.

 

GRANDES CAZADORES, GRAN CEREBRO

UTAHRAPTOR

Perteneciente a un grupo de dinosaurios denominados dromesáuridos, el Utahraptor ostenta el segundo lugar en tamaño (sólo después del Megaraptor).

Los dromesáuridos tenían características inequívocas de su éxito como cazadores pandilleros.  El cuerpo extremadamente ligero gracias a sus huesos huecos (como las aves) y patas firmes con músculos potentes y explosivos, formaban un balance perfecto entre velocidad y agilidad; pero ¿qué hacía a estos animales tan formidables cazadores?   Dos armas principales:  la primera y más letal era su hocico con poderosos músculos que cerraban hileras de aserrados y filosos dientes; la segunda, como el común denominador era la gran garra retráctil en el segundo dedo de sus patas traseras. Esta peligrosa herramienta asesina podía medir más de 30 centímetro, y la usaba para desgarrar el vientre de su víctima mientras que, con sus brazos largos, también dotados de garras lo sujetaba y lo mordía.

El comportamiento de éste, como el de todos los dromesáuridos era muy parecidos al de las aves rapaces de hoy.

Parte de su éxito se atribuye a que formaba bandas con miembros de la misma especie, preferentemente familiares.  Pero lo que, de verdad, lo hizo triunfar fue su inteligencia, su cerebro era de os más grandes entre los dinosaurios, característica de esta familia.

 

SUPERPREDADOR CON AIRE ACONDIONADO

SPINOSAURUS

Más o menos al mismo tiempo que el “rey” Carcharodontosaurus aterraba algunas regiones africanas, evoluciono un cercano competidor del trono, el Spinosaurus.  Uno de los más espectaculares carnívoros de todos los dinosaurios; parecía un capricho de la naturaleza pues esta lo dotó con cabeza de cocodrilo y una gran “aleta dorsal”.  En realidad, todo era parte de la adaptación a su medio.  Tal “aleta o vela dorsal” era la punta de las vértebras que sobresalían 1.8 metros de su lomo, estaban recubiertas por piel y vasos sanguíneos.  Así la podía bombear de sangre y calentarla al sol, como un radiador, preparándose para la fría noche; o bien, ventilándola al paso del viento para enfriarse en los ardientes días africanos.

Los ríos, en su vida, eran muy importantes al proveerle de peces, ya que estaba bien diseñado para capturarlos.  Nadaba para sacarlos con el largo hocico o a zarpazos con sus fuertes brazos, por cierto, más largos que los que tenían otros allosáuridos.

Cercana la época de sequía, la tensión entre los habitantes de la región aumentaba por la escasez de agua haciendo confrontarlos, incluso, con los de su misma especie, que, de otra manera, la única razón por la que valdría la pena hacerlo sería el derecho de aparearse en época de celo.

Formidables batallas libraban los dos gigantes, llenos de dientes, sintiéndose cómodos, tanto en dos como en cuatro patas, dependiendo de la situación, e intimidaban al rival expandiendo su vela que se tornaba rojiza.

Objetivo

Investigar y conocer el comportamiento y supervivencia de los dinosaurios mas peligrosas de la era jurásica.

Justificación

La razón por la que me intereso este tema es porque se me hace interesante el tamaño, la fuerza y la manera de atacarse de algunos dinosaurios para sobrevivir, y al investigar me di cuenta de que existen algunos mas peligrosos que otros

Hipótesis

Si no hubieran existido los dinosaurios más peligrosos del mundo entonces se habría alargado su existencia

Método (materiales y procedimiento)

1.- Visitamos la biblioteca Pública Municipal de Coacalco y ahí investigué mucho acerca los 3 dinosaurios más peligrosos del mundo y también aprendí que existió una gran diversidad de ellos en diferentes eras.

2.- Visitamos también el Museo de la Evolución en Puebla en donde pude ver ahora la variedad de fósiles de los diferentes dinosaurios que existieron en esa era y pude ver los esqueletos que me ilustraron aún más lo impresionantes que me parecen son estos enormes animales.

 

 

 

Galería Método

Resultados

En mi investigación pude conocer que existió una gran diversidad de dinosaurios feroces, porque aunque no eran los mas peligrosos si eran muy fuertes y letales, y a pesar de las características de cada uno de ellos pude definir que los mas peligrosos son los que describí en mi investigación.

Galería Resultados

Discusión

En mi investigación pude conocer que existió una gran diversidad de dinosaurios feroces, porque aunque no eran los mas peligrosos si eran muy fuertes y letales, y a pesar de las características de cada uno de ellos pude definir que los mas peligrosos son los que describí en mi investigación.

Conclusiones

Pude comprender que los dinosaurios mas letales y peligrosos por sus distintas características son el tyrannosaurus rex, utahraptor y spinosaurus aegyotuacus, aunque podría incluir al “megaraptor” ya que es un dinosaurio que llego casi a la perfección, por su gran tamaño, fuerza, velocidad, agilidad, excelente sentidos, armamento y, sobre todo, inteligencia, no dejando de lado que cazando en manada podía matar a cualquier presa.

Bibliografía

  • Título: Gran libro de los grandes dinosaurios y otros más pequeños.
    Autor: Alex Frith
    Editorial: Usborne
    Año 2011

 

  • Título: Dinosaurios
    Copyright-1989
    2003- Dorling Kindersley
    Editorial:  Cordillera de los Andes

 

  • Título: Tras la Pista del dinosaurio
    Año: 2003
    Ediciones: Euro México, S.A. de C.V.

 

 



PP – 317 – DC Los 3 Dinosaurios más peligrosos del mundo.

Summary

Research Question

What are the three most dangerous dinosaurs in the world? Why were these dinosaurs so dangerous?

Problem approach

Background

Objective

Justification

The reason why I am interested in this topic is because it is interesting to me the size, the strength and the way to attack some dinosaurs to survive

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

I could define that the most dangerous are those that I described in my investigation.

Discussion

Conclusions

Bibliography