Medicina y Salud

PP – 180 – MS “Cuidar la salud de mi mascota, es cuidar mi salud”.

  • Categoría: Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)
  • Área de participación: Medicina y Salud
  • Asesor: ROSALIA ORNELAS ENRÍQUEZ
  • Autor: Alek Dan Salazar Valdes ()

Resumen

La medicina preventiva veterinaria es una especialidad dentro de la medicina veterinaria que no se ocupa de tratar las enfermedades. Normalmente las personas traen a la consulta veterinaria a los animales cuando éstos se encuentran enfermos. Para muchas enfermedades el tratamiento es sencillo y la enfermedad no es grave. En otros casos, la enfermedad es grave o el tratamiento es difícil, costoso o de por vida.

Además, es posible que la enfermedad sea contagiosa, poniendo en riesgo a otros animales y a las personas que conviven con ellos. Por todas esas razones (gravedad de la enfermedad, coste de la misma y la posibilidad de contagio) la medicina preventiva es un pilar clave para mantener la salud de los animales y de las personas que conviven con ellas.

La medicina preventiva veterinaria dispone de múltiples herramientas para prevenir las enfermedades y ayudar a mantener la salud de los animales.

Pregunta de Investigación

¿Porque los cuidados preventivos de mi mascota pueden ser importantes para cuidar mi salud?

Planteamiento del Problema

En la actualidad 7 de cada 10 hogares tienen mascota, sin embargo, se desconoce la importancia de la atención medica preventiva, la cual tendría un beneficio no solo en nuestros animales, sino también en nuestra propia salud.

Antecedentes

Las grandes pandemias (epidemias que afectan a nivel mundial) conocidas en la historia de la humanidad han sido provocadas generalmente por zoonosis.

El efecto devastador de las zoonosis data de la antigüedad. La Peste más importante y más documentada ha sido la Peste negra o bubónica que llegó a afectar a toda Europa durante la edad media (siglos XIV-XV). En efecto, llegó a exterminar a la mitad de la población humana de Europa (que pasó de 100 a 50 millones de personas). La peste bubónica está causada por una bacteria, Yersinia pestis, y los animales portadores de esta infección son los roedores.

Otra de las pandemias mundiales más famosas fue la gripe Española, datada de 1918, que causó alrededor de cuatro veces más muertes que la Primera Guerra Mundial y, lo más grave es que afectósobre todo a gente joven y adulta sana. Es considerada la pandemia más devastadora de la historia humana, ya que en solo un año mató entre 50 y 100 millones de personas. Esta cifra de muertos, que incluía una alta mortalidad infantil, es considerada uno de los ejemplos de crisis de mortalidad. El transmisor más probable de este virus de la gripe fue el cerdo. De hecho, los estudios filogenéticos y seroarqueológicos sugieren la implicación del cerdo en la aparición de las cepas causantes de las pandemias humanas del siglo XX: el virus H1N1 de1918, H2N2 de 1957 y H3N2 de 1968, así como en la primera pandemia del siglo XXI, la reciente de H1N1.

Actualmente tenemos otros ejemplos de zoonosis que han producido pandemias en humanos, como el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), causante del SIDA y que, con toda seguridad, procede de los simios

 

CÓMO PROPAGAN INFECCIONES LAS MASCOTAS. Al igual que los seres humanos, todos los animales son portadores de gérmenes. Las enfermedades más habituales entre mascotas (como el moquillo, el parvovirus canino y la enfermedad del gusano del corazón) no se pueden trasmitir a los seres humanos.

Las enfermedades zoonóticas pueden propagarse de diversas maneras. Algunos métodos de transmisión incluyen:

 

Transmisión fecal-oral: esto ocurre cuando se ingieren pequeñas cantidades, generalmente invisibles, de heces o estiércol que contengan un patógeno. A menudo se trata de una exposición no intencional, ya que la persona no se da cuenta, o incluso olvida que entró en contacto con materia fecal. Esto puede ocurrir cuando una persona no se lava bien las manos después de manipular animales u objetos infectados del entorno de un animal. El Cryptosporidium es un parásito zoonótico común que afecta a las personas, sobre todo porque puede sobrevivir en aguas de lugares recreativos, como piscinas, y puede ser ingerido al nadar o al jugar en el agua.

Transmisión por alimentos: esto ocurre cuando las personas ingieren alimentos contaminados con un patógeno, o si una persona manipula alimentos para mascotas contaminados, carne cruda y no se lava las manos antes de manipular alimentos o bebidas. Algunos ejemplos de patógenos que pueden ser transmitidos de esta manera incluyen la Salmonella, E. coli, Listeria y Campylobacter.

Transmisión a través de insectos: esto ocurre cuando los insectos portan un patógeno de un animal o persona infectados y lo transfieren a otro animal o persona. Algunos ejemplos incluyen los mosquitos que transmiten el virus del Nilo Occidental, las garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme y las pulgas que transmiten la peste.

Contacto directo: esto ocurre cuando existe un contacto físico con un animal. Una persona puede infectarse a través del tacto con un animal infectado o a través de una mordedura, rasguño o contacto con los ojos, nariz u hocico de un animal infectado. La rabia y la tiña son ejemplos de enfermedades zoonóticas que se propagan por medio del contacto directo.

Contacto indirecto: esto ocurre cuando un patógeno puede ser transmitido sin existir contacto físico con el animal. Muchos patógenos pueden sobrevivir fuera de una persona o un animal por un período de tiempo. Algunos patógenos pueden sobrevivir bien en el agua y en la tierra, o en objetos inanimados, también conocidos como fómitos. Estos objetos pueden transferir patógenos como Salmonella, Leptospira y parásitos fecales de un lugar a otro, de un animal a otro y de animales a personas.

Estas enfermedades pueden afectar a los seres humanos de muchas formas diferentes. Resultan más preocupantes cuando afectan a niños pequeños, lactantes, mujeres embarazadas y personas cuyo sistema inmunitario está debilitado debido a una enfermedad o a otra afección. Los niños que todavía no han cumplido 5 años son los que están más expuestos debido a que su sistema inmunitario todavía se encuentra en proceso de desarrollo.

ENFERMEDADES ZOONÓTICAS QUE SE PUEDEN CONTRAER DE LAS MASCOTAS Y OTROS ANIMALES DOMÉSTICOS. La lista no incluye todas las enfermedades que se pueden contraer de las mascotas y otros animales domésticos, pero son algunos ejemplos:

 

  • La infección por Campylobacter (o campilobacteriosis). La pueden trasmitir las mascotas portadoras de la bacteria Campylobacter jejuni, que provoca diarrea, dolor abdominal y fiebre en los humanos. La bacteria puede estar presente en el tubo digestivo de perros, gatos, hámsters, aves y algunos animales de granja. Una persona puede contraer la infección si entra en contacto con agua contaminada, heces, carne poco hecha (medio cruda) o leche no pasterizada. La bacteria C. jejuni se considera la principal causante de las gastroenteritis bacterianas actuales. Las infecciones por Campylobacter son contagiosas, sobre todo entre los miembros de la misma familia y entre los niños que van a la guardería. Esta infección se trata con antibióticos.
  • La enfermedad por arañazo de gato. Puede ocurrir cuando una persona recibe la mordedura o el arañazo de un gato previamente infectado por la bacteria Bartonella henselae. Entre sus síntomas se incluyen: inflamación y molestias en ganglios linfáticos, fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Se trata de una enfermedad que suele remitir sin tratamiento alguno. De todos modos, el médico puede recetar antibióticos en los casos graves. La enfermedad por arañazo de gato se asocia a complicaciones a largo plazo en muy contadas ocasiones.
  • La rabia. Esta grave enfermedad está provocada por un virus que entra en el cuerpo a través de una mordedura o de una herida contaminada por la saliva de un animal infectado. Entre los animales que pueden ser portadores del virus de la rabia, se incluyen los perros, los gatos, los mapaches, los murciélagos, las mofetas y los zorros. El uso generalizado de la vacuna antirrábica en perros y gatos ha reducido la trasmisión de la rabia en el seno de estas especies y también en los seres humanos.
  • La tiña. Se trata de una infección cutánea provocada por varios tipos de hongos presentes en la tierra y en la piel de los seres humanos y de las mascotas. Los niños la pueden contraer al tocar animales infectados, como perros y gatos. La tiña cutánea (o tinea corporis) suele consistir en un área redonda, seca y escamosa de la piel, rodeada por un contorno rojo, abultado y que sobresale sobre la superficie de la piel. Cuando afecta al cuero cabelludo, el área, aparte de ser escamosa y de color rojo, puede estar inflamada. Suelen haber zonas calvas. La tiña se trata con medicación antifúngica, en forma de champú, crema o medicamento administrado por vía oral.
  • La toxocariasis. Es una enfermedad provocada por la lombriz parasitaria Toxocara, que habita en los intestinos de perros y gatos. Los huevos de estas lombrices se eliminan a través de las heces de perros y gatos, que suelen contaminar la tierra donde se sientan los niños. Cuando un niño ingiere tierra contaminada, los huevos se abren en su intestino y las larvas se extienden hacia otros órganos corporales, una infección que recibe el nombre de larva migrans visceral. Entre sus síntomas, se incluyen: fiebre, tos o resuello, agrandamiento del hígado, erupción e inflamación de ganglios linfáticos. Los síntomas pueden remitir sin tratamiento alguno o el médico puede recetar medicamentos para matar las larvas. Cuando las larvas del intestino se abren camino a través del torrente sanguíneo hasta llegar al ojo, esta afección recibe el nombre de toxocariasis ocular, o larva migrans ocular y puede conllevar una pérdida permanente de la visión.
  • La toxoplasmosis. Esta enfermedad se contrae después de entrar en contacto con un parásito presente en las heces de los gatos. En la mayoría de la gente sana, la infección por toxoplasmosis es asintomática. Cuando cursa con síntomas, estos pueden incluir: inflamación de ganglios linfáticos, fatiga, dolores musculares, fiebre, dolor de garganta y erupción. En las mujeres embarazadas, la toxoplasmosis puede provocar abortos y partos prematuros, así como ceguera y enfermedades graves en el recién nacido. Por lo tanto, las mujeres embarazadas deben evitar entrar el contacto con excrementos de gato. La gente cuyo sistema inmunitario está debilitado por padecer enfermedades como una infección por el VIH o el cáncer se exponen a un mayor riesgo de complicaciones graves si contraen una infección por toxoplasmosis.
  • Infecciones por mordeduras de perros y gatos. Las mordeduras de perros y gatos se pueden infectar y provocar problemas importantes, sobre todo cuando afectan a la cara o a las manos. Las mordeduras de gato tienden a ser peores, en parte porque son heridas más punzantes y profundas. Las heridas importantes provocadas por mordedura deben lavarse a conciencia. Este tipo de heridas suele requerir tratamiento en la consulta del médico o bien en un servicio de urgencias médicas; a veces es preciso administrar antibióticos.
  • La criptococosis. Se trata de una enfermedad desencadenada por un hongo que se contrae cuando una persona inhala organismos presentes en los excrementos de las aves (sobre todo los de las palomas). Puede provocar neumonía. La gente cuyo sistema inmunitario está debilitado por padecer enfermedades como una infección por el VIH o el cáncer está más expuesta a contraer esta enfermedad y a desarrollar complicaciones graves, como la meningitis.
  • La psitacosis. También conocida como “fiebre del loro”, se trata de una enfermedad de origen bacteriano que se puede contraer al entrar en contacto con heces aviares infectadas o con el polvo que se acumula en las jaulas de los pájaros. Sus síntomas incluyen: tos, fiebre alta y dolor de cabeza. Se trata con antibióticos.
  • La salmonelosis. Las heces de reptiles y anfibios contienen la bacteria Salmonella. La gente puede contraer esta infección al tocar la piel del animal, su jaula u otras superficies contaminadas. La salmonelosis cursa con síntomas como: dolor abdominal, diarrea, vómitos y fiebre. Los niños pequeños se exponen al riesgo de contraer las formas más graves de esta enfermedad, incluyendo la deshidratación, la meningitis y la sepsia (infección de la sangre).
  • La coriomeningitis linfocítica. La gente puede contraer el virus de la coriomeningitis linfocítica al inhalar partículas procedentes de la orina, la heces o la saliva de roedores infectados, como los ratones y los hámsters. La coriomeningitis linfocítica puede cursar con síntomas gripales, como fiebre, fatiga, cefalea, dolores musculares, náuseas y vómitos y puede incluso desencadenar en una meningitis (inflamación de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal) y una encefalitis (inflamación del cerebro). Al igual que la mayoría de los virus, no existe tratamiento específico, pero algunos de los pacientes es posible que deban ser hospitalizados. Como ocurre con la toxoplasmosis, la coriomeningitis linfocítica la puede trasmitir una madre infectada a su feto.
  • La infección por Mycobacterium marinum. Esta infección la pueden contraer personas expuestas a aguas contaminadas de acuarios o piscinas. Aunque se suele tratar de una infección de carácter leve y que afecta solo a la piel, puede ser más grave en aquellas personas afectadas por una infección por el VIH o que tengan el sistema inmunitario debilitado.

 

CUIDADOS PREVENTIVOS PARA MASCOTAS. En ocasiones, los animales que portan una enfermedad se ven perfectamente saludables. Es importante practicar hábitos y cuidados preventivos, con todos los animales, aun si no parecen estar enfermos.

Las medidas de prevención y una buena higiene reducen el riesgo de enfermedades.

Hay que asegurarse de que la mascota reciba cuidados veterinarios preventivos de manera regular, incluyendo vacunas. Es importante hablar con el veterinario sobre las vacunas apropiadas para la mascota y medidas preventivas contra pulgas, garrapatas y parásitos intestinales.

Lavarse siempre las manos, sobre todo después de tocar a la mascota, manipular su comida, limpiarle la jaula, los recipientes para comer o beber o el cajón de los excrementos. Ponerse guantes cuando se limpien o recojan los excrementos de la mascota y, si se trata de un ave, ponerse una mascarilla anti-polvo sobre la boca y la nariz cuando se limpien la jaula del animal a fin de no inhalar partículas procedentes de su orina o heces. No dejar que sean los niños quienes se encarguen de limpiar la jaula o el cajón de los excrementos a no ser que cuenten con la supervisión de un adulto o que hayan demostrado ser capaces de proceder con seguridad y responsabilidad (de nuevo, deberían lavarse las manos al acabar).

Evitar besar o tocar a la mascota con la boca, ya que las infecciones se pueden trasmitir a través de la saliva. Asimismo, no compartir alimentos con la mascota.

Mantener limpia el área donde vive la mascota. Si la mascota hace sus excrementos en el exterior, recogerlos con regularidad y en lo posible evitar que los niños jueguen en ese lugar. Eliminar los desechos de las mascotas en una bolsa impermeable y bien sellada. Las bolsas pequeñas biodegradables o de plástico son adecuadas para este propósito. Los desechos de las mascotas contienen bacterias y parásitos dañinos, por lo cual los niños no deberían limpiar los desechos de las mascotas.

No dejar entrar a la mascota en lugares donde se preparan o manipulan alimentos y no la bañarla, ni limpiar su jaula o acuario en la pileta de la cocina ni en la bañera. Bañar a la macota en el exterior o llevarla con el veterinario para que sea un profesional quien la bañe.

Evitar animales desconocidos o aquellos que parezcan estar enfermos.

Almacenar los alimentos para mascotas en un lugar diferente a donde se almacenan los alimentos para personas y alimentar a la mascota en áreas separadas de donde se come o prepara los alimentos.

Manipular y cocinar los alimentos de acuerdo con las instrucciones del paquete.

Si se asiste a un zoológico interactivo o a una feria, no comer ni beber mientras se está en un área con animales. Lavarse las manos tan pronto se deje el área.

controlar los problemas relacionados con las pulgas y las garrapatas. Las pulgas y las garrapatas pueden ser portadores de enfermedades muy fáciles de trasmitir a la población infantil. Existen medicamentos que se toman por vía oral para controlar las pulgas y las garrapatas; evitar el collar anti-pulgas si se tienen niños pequeños porque los niños lo pueden tocar y enfermar al inhalar las sustancias químicas que contiene. Fijarse regularmente en si la mascota tiene pulgas o garrapatas y fijarse también en las mordeduras y los arañazos, que pueden hacer a su mascota más vulnerable a las infecciones.

Cuando salga al exterior, llevar a la mascota atada con una correa y aléjela de aquellos animales que parezcan estar enfermos o no estar bien vacunados.

Esterilizar a la mascota. Así se reducirá su contacto con otros animales que podrían estar infectados, sobre todo si la mascota sale mucho al exterior.

Objetivo

Investigar, concientizar y dar a conocer la importancia de los cuidados preventivos para la salud de nuestras mascotas y así mantenerlos sanos y a nosotros mismos también.

Justificación

Por qué los animalitos son seres vivos como yo y por eso son importantes.

Hipótesis

Sí se concientiza a los dueños de animales con cosas tan básicas como visitas preventivas al veterinario, entonces se podría disminuir las enfermedades en animales, así como que se agraven dichas enfermedades o transmitan de animales a humanos y en sentido contrario

Método (materiales y procedimiento)

Para mi investigación de campo hice encuestas a amigos, vecinos, conocidos y desconocidos. Para saber si sus mascotas eran atendidas de forma preventiva y si conocían los cuidados para evitar enfermedades y contagios.

También tuve a mi lado en todo el proceso asesorándome y al Médico Veterinario Zootecnista, FRANCISCO ISRAEL DE LA CRUZ HERNANDEZ, número de Cedula Profesional 08730591, y la Médico Veterinario Zootecnista GABRIELA TELLO CRISTIANI, egresados de la Facultad de estudios Superiores Cuautitlan, UNAM.

Material:

  • Mis 2 mascotas (Roberta y Jessy)
  • Carnet de atención médica y vacunación
  • Bata de animalitos
  • Guantes de plástico o latex
  • Botas para agua
  • Cadena para mascota
  • Shampoo para mascota
  • Agua a temperatura ambiente
  • 2 toallas (que solo se utilicen para la mascota)
  • Estetoscopio
  • Galleta desparasitante en forma de huesito
  • Vacunas
  • Gotas óticas para animal
  • Gotas oftálmicas para animal

Procedimientos

  1. Estética a Roberta (corte de pelo y uñas).
  2. Revisión de ojos, orejas y dientes.
  3. baño a Roberta
  4. Diagnostico: infección de oído y ojo Tratamiento: aplicación de gotas óticas y aplicación de gotas oftálmicas cada 6 horas por 10 días.
  5. Revisión trimestral de Jessy
  6. Revisión de ojos, oídos y dientes.
  7. Desparasitación semestral
  8. Aplicación anual de vacuna
  9. Diagnostico: Perro Sano. Registro de visita en el carnet

Galería Método

Resultados

Hay demasiadas enfermedades que son transmisibles, de mascota a humano, sin embargo, es importante señalar que muchas de esas enfermedades derivan del descuido humano en los cuidados de los animales.

 

  1. Se realizo una pequeña encuesta a 30 personas de las cuales, 26 tenían mascota, por lo tanto, la muestra fue de 26 personas.
  2. El 50% de las personas responsables de la mascota se encuentra en un rango de edad de entre 31 y 45 años, el 50% restante se divide en: 15% menores de edad, a quienes los padres les han dejado como responsabilidad el cuidado de la mascota, un 12% de personas de edades entre los 18 y los 30 años y finalmente 23% tienen edad entre los 46 años en adelante.
  3. El 69% de los encuestados consideran que su mascotas es muy importante en su núcleo familiar por lo que, en una escala del 1 al 10, este 62% califica esta pertenencia en 10, el 19% califican su importancia en 9, el 11%  califican su importancia en 8, el 4% lo califican en 7 y el restante 4% califican en 6 o menos.
  4. El 69% manifestaron conocer la frecuencia en que sus mascotas deben ser vacunadas al año.
  5. En un 73% los encuestados manifestaron desconocer que pudiera existir algún contagio de ellos hacia sus mascotas, sin embargo, el mismo 73%, dijo conocer que su mascota puede contagiarles enfermedades. Así mismo, solo el 69% señalo conocer alguna forma de que su mascota puede trasmitirle alguna enfermedad.
  6. El 85% manifestó tener Cartilla de vacunación, sin embargo, solo el 40% fue capaz de demostrarlo.
  7. Finalmente, el 92 % desconoce que algunas enfermedades que hay en la actualidad en seres humanos tuvieron sus orígenes en animales.

Experimental

La revisión periódica de mis mascotas, me permite detectar a tiempo infecciones y enfermedades, así como tratarlas a tiempo antes de que tengan consecuencias más graves como por ejemplo; (en esta ocasión) sordera o ceguera.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Las personas responsables de las mascotas que son mayores de edad, aunque tienen nociones sobre el cuidado medico preventivo de sus mascotas, en su mayoría no han sido orientadas correctamente respecto de sus cuidados, desconocen las enfermedades por las cuales las están vacunado, la manera de transmisión y prevención de enfermedades, los beneficios e importancia de la calidad en el alimento de la mascota para su salud, etc. Y en consecuencia los menores de edad a los que se les ha dejado la responsabilidad del cuidado de su mascota desconocen mucho mas del tema; siendo esta la razón por la cual la concientización sobre este tema resulta de  suma importancia, pues, la medicina preventiva a través de acciones a varios niveles (dieta, vacunación, seguimiento clínico…) mantendrá la salud de los animales para que no sufran enfermedades, lo que es una estrategia altamente coste-efectiva, dado que el tratamiento preventivo es mucho más económico en comparación el tratamiento de la enfermedad, por lo  que el incremento en el número de visitas al veterinario no incrementará el coste del mantenimiento de la salud de la mascota y nos mantendrá saludables a ambos.

Bibliografía

James A. The state of veterinary epidemiology and economics. Preventive Veterinary Medicine. 2005;67(2-3):91-99.

Revista “cresapiens No. 6”, revista de divulgación científica, 2014.

https://kidshealth.org/es/parents/pet-infections-esp.html

https://www.lainformacion.com/

Manual Merck, para la salud de las mascotas. 2012, editorial Paidrotibo, Barcelona España.



PP – 180 – MS “Cuidar la salud de mi mascota, es cuidar mi salud”.

Summary

Research Question

Why can my pet's preventive care be important to my health?

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography