Medicina y Salud

PK-396-MS Beneficios de la zanahoria a nuestra salud

  • Categoría: Pandilla Kids (3ro., 4to., 5to. y 6to. Año de primaria)
  • Área de participación: Medicina y Salud
  • Asesor: MARIA ALEJANDRA ROMO SABUGAL
  • Autor: PAMELA ORTEGA ORTEGA ()

Resumen

Al vapor, cocidas o simplemente crudas, las zanahorias forma parte del grupo de alimentos que más beneficios aporta a nuestra salud (así lo señala la OMS en varios de sus informes), por lo que recomienda su consumo encarecidamente.

La zanahoria es una de las hortalizas más cultivadas en el mundo, su consumo se ha extendido ampliamente, por lo que se encuentra disponible fácilmente en los supermercados durante todo el año; Asia es la mayor productora de esta hortaliza, seguida por Europa y los Estados Unidos.

De la zanahoria sabemos que es excelente para nuestra vista, pero su composición rica en vitaminas y minerales, reporta un gran número de beneficios para nuestro organismo. Las zanahorias son ricas en nutrientes, en especial en vitaminas A, C, E, K y B3; en cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, y cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.

La mayor parte de los beneficios para la salud, se puede atribuir a su alto contenido de betacarotenos (que en el organismo se transforma en retinol o Vitamina A). Estos compuestos reparan las células dañadas por los efectos ambientales, convirtiéndose en unos poderosos protectores que evitan el envejecimiento prematuro, fortalecen y revitalizan uñas y cabello, además de ayudar a promover el buen funcionamiento de la retina humana.

Pregunta de Investigación

¿Qué beneficios aporta la zanahoria a nuestra salud?

Planteamiento del Problema

La zanahoria es una hortaliza que está presente de manera cotidiana en nuestra dieta, ya que se puede preparar y consumir de diversas formas, y tanto su textura como su sabor son agradables al paladar.

Para la mayoría de las personas, las zanahorias son reconocidas por ayudarnos a mantener la buena salud de nuestra visión, gracias a que contiene vitamina A, la cual ayuda a promover el buen funcionamiento de la retina humana, permitiéndonos ver mejor en condiciones de poca luz.

Pero su aportación a la salud no solo se limita ahí, las zanahorias contienen nutrientes que al entrar en contacto con nuestro organismo son capaces de producir una serie de beneficios, de los cuales desafortunadamente poco conocemos.

Antecedentes

La zanahoria o Daucus Carota (nombre científico), es una hortaliza perteneciente a la familia de las Apiaceae. Se trata de una planta de clima frío, pero suele ser cultivada también en regiones tropicales y subtropicales, especialmente en grandes altitudes.

La parte comestible de la zanahoria es la raíz principal o tubérculo, el cual guarda los nutrientes y el azúcar que le confieren su gusto tan particular..

La zanahoria es una planta bianual, durante el primer año se forma la raíz y una roseta de escasas hojas, y no es hasta el segundo año cuando florece, formando un tallo que puede alcanzar alcanzan los 60 centímetros o más, sobre el que aparecen flores blancas o púrpura.

La zanahoria es una de las hortalizas más cultivadas en el mundo. Asia es la mayor productora, seguida por Europa y los Estados Unidos. La producción mundial de zanahorias ha aumentado en los últimos años, gracias a la capacidad de adaptarse diferentes sitios, principalmente aquellos que presentan un clima templado, motivo por el cual está presente en los mercados durante todo el año.

En México existen más de 13 mil hectáreas destinadas para su cultivo, en las cuales se obtienen alrededor de 331 mil toneladas de zanahoria al año. Entre los principales productores destacan 7 estados que aportan el 67% de la producción, donde destacan Zacatecas, Puebla, Guanajuato, Sinaloa, Baja California, Jalisco y el Estado de México, siendo los tres primeros estados los mayores productores.

 Origen

Los historiadores concuerdan en que las primeras zanahorias fueron cultivadas en la actual Afganistán hace miles de años. Los pueblos del Mediterráneo ya la consumían, pero en esa época no tuvo demasiado éxito; se trataba de una variedad de color púrpura o amarillo con aspecto leñoso y sabor amargo, que nada tenía que ver con la zanahoria actual.

Fue hasta el siglo XVII que la producción holandesa obtuvo una cepa con altos niveles de betacarotenos, surgiendo así la primer zanahoria naranja, poniéndose rápidamente de moda y descartando el cultivo de otras zanahorias. El sabor del producto ha evolucionado con el tiempo, por lo que hoy en día, la zanahoria es fresca y aromática.

Variedades

Existen zanahorias que van desde un color blanco hasta un torno púrpura, siendo la de color naranja la variedad más representativa en la actualidad.

Blancas

Esta zanahoria es originaria de los Andes, extendiéndose por todo el continente latinoamericano con climas fríos, como Colombia quien es su principal productor mundial, además de Brasil, Perú, Bolivia, Venezuela y Ecuador

Como característica contiene un almidón muy fino que le otorga beneficios para su digestión, así como también un alto contenido de calcio y vitamina A que le transforman en un complemento ideal para una dieta balanceado, además de que sus tallos también pueden ser consumidos en ensaladas.

Amarillas

Las hortalizas de este color,  son populares en Europa y Ecuador por su alto nivel nutricional principalmente caroteno, una alta concentración de luteína, que ayuda a prevenir la degeneración muscular y el endurecimiento de las arterias. La zanahoria amarilla cuenta con el sabor más dulce de todas las variedades y son ideales para platillos agridulces, cremas y dulces.

Naranja

Las zanahorias naranjas son las más populares, los tonos anaranjados de su pulpa y piel se deben a los altos niveles de betacaroteno que contiene, siendo su sabor  dulce pero suave.

Rojas

Estas contienen licopeno, otra forma de caroteno y antioxidantes similares a los contenidos en los tomates y las remolachas; tanto su color como su dulzura se intensifican cuando se cocinan, son especiales para la comida asiática, donde este vegetal es mayormente consumido.

Contiene una gran cantidad de antocianinas que produce efectos terapéuticos, además de reducir la diabetes y prevenir la obesidad.

Púrpuras

Esta variedad de zanahoria contiene un alto nivel de betacaroteno, aportándole un sabor extra dulce, que la convierte en una buena opción para hacer ensaladas y jugos.

Es considerada una de las especie madre, de la que se originaron todas las variedades que existen en la actualidad; su sabor de la es casi igual al de la zanahoria naranja aunque podríamos decir que es más dulce.

Clasificación

La clasificación más generalizada de zanahorias atiende a factores de forma y tamaño de los ejemplares, pudiendo encontrar:

  • Cortas. Son variedades de cultivo temprano que pueden presentar forma redondeada, su raíz es corta con una longitud menor a los 10 cm.
  • Semi-largas. Son las más comunes, suelen medir entre 10-20 cm y se incluyen en esta clasificación la mayoría de las cultivadas.
  • Largas. Las zanahorias de raíz larga superan los 20 cm. de longitud, son variedades de forma alargada y acabadas en punta.

Propiedades

El componente más abundante en la zanahoria es el agua, seguido de los hidratos de carbono, los cuales aportan energía a nuestro organismo. Además son ricas en nutrientes, ya que contienen vitaminas y minerales, dentro de los que destacan las vitaminas A, C, E, K y B3; en cuanto a los minerales, podemos mencionar el potasio, calcio, fósforo, magnesio y yodo.

Dichos nutrientes actúan en el organismo de diversas maneras, por ejemplo:

La vitamina A también conocida como retinol, ayuda a promover el buen funcionamiento de la retina humana, además de intervenir en la formación y mantenimiento de huesos, piel y mucosas, creando nuevos tejidos y previniendo infecciones.

La vitamina C es un antioxidante, es importante para la piel, los huesos y el tejido conectivo. Promueve la curación y ayuda al cuerpo a absorber el hierro.

La vitamina E puede ser utilizada para mantener la salud de la piel, aumentando su elasticidad y previniendo arrugas, para mejorar la circulación sanguínea, ayudar a controlar el colesterol, combatir los radicales libres del cuerpo y prevenir el envejecimiento, todo esto gracias a su gran poder antioxidante.

La vitamina K ayuda al cuerpo a construir huesos y tejidos saludables a través de las proteínas. También produce proteínas que ayudan a coagular la sangre.

La vitamina B3, también conocida como niacina, colabora en mantener el equilibrio químico del sistema nervioso y en el funcionamiento del sistema digestivo, también participa en mantener la salud y el buen aspecto de la piel, así como la conversión de los alimentos en energía.

El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de las células.

El fósforo es el segundo mineral más abundante en el organismo después del calcio. Sus propiedades juegan un papel muy importante en la formación, desarrollo y mantenimiento de los dientes y los huesos, es tal su importancia, que sin esté, el calcio no sería suficiente para mantener los huesos fuertes y resistentes, a demás de ayudar a mejorar la digestión, la memoria y el poder de concentración.

El magnesio interviene en la síntesis de aminoácidos y proteínas, los equilibrios del potasio y el calcio, también interviene en el funcionamiento de los nervios y el mantenimiento de los músculos sanos.

El calcio es el mineral más abundante del cuerpo humano junto al fósforo. Entre sus funciones, además de dotar de estructura y rigidez a los huesos, permite la contractilidad de los músculos, la transmisión desde los nervios cerebrales al resto del cuerpo, la circulación de la sangre o la producción de hormonas y enzimas para distintas funciones del cuerpo.

El yodo es esencial para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, ya que es un componente clave de las hormonas tiroideas que producen la glándula tiroides. Las hormonas tiroideas tienen funciones vitales tales como regular el metabolismo de la energía y los nutrientes como las proteínas, carbohidratos y grasas.

Beneficios

La mayor parte de los beneficios que aporta a nuestra salud, se atribuyen a las altas concentraciones de betacarotenos, las cuales tienen propiedades antioxidantes que pueden ayudar a neutralizar los radicales libres en el organismo (moléculas inestables que perdieron un electrón y aceleran el proceso de envejecimiento y la degeneración celular), previniendo enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer.

El organismo transforma los betacarotenos en retinol o vitamina A, por medio de la digestión. Estos compuestos reparan las células dañadas por los efectos ambientales, convirtiéndose en unos poderosos protectores que evitan el envejecimiento prematuro, fortalecen y revitalizan uñas y cabello, además de ayudar a promover el buen funcionamiento de la retina humana.

Es probable que en alguna ocasión, tus padres o abuelos insistieran en que comieras zanahorias, haciendo referencia a que son buenas para la salud, pero en concreto….

¿Cuáles son los beneficios que las zanahorias aportan a nuestra salud?

  1. Son fuente de vitamina A

Las zanahorias son un alimento rico en betacarotenos, que el cuerpo convierte en vitamina A, conforme el organismo lo necesita.

La vitamina A tiene un papel fundamental en nuestra visión, al promover el buen funcionamiento de la retina, ayudándonos a ver mejor en condiciones de poca luz.

  1. Fortalecen el sistema inmunológico

Estimula nuestro sistema inmunológico, mediante la producción de glóbulos blancos en la sangre. La función de dichos glóbulos es proteger al organismo de infecciones producidas por bacterias y virus.

  1. Facilitan la formación de los huesos

Su contenido de calcio, magnesio, vitamina C y betacarotenos, son un gran aliado de nuestros huesos, su ingesta favorece un esqueleto más fuerte y sano, ya que propician la regeneración de huesos y dientes.

  1. Mejoran la salud bucodental

Comer zanahorias crudas ayuda a fortalecer los dientes y a mantener sanas las encías. Además el flúor, (mineral presente en esta hortaliza), es fundamental para mantener en buen estado el esmalte dental y previene la aparición de caries, el mal aliento y otros problemas de salud bucodental.

  1. Promueven la salud digestiva

Su consumo habitual estimula el correcto tránsito intestinal, gracias a su alto contenido en fibra, ayudando a combatir el estreñimiento y el dolor de estómago.

  1. Vigorizan la mente

Gracias a su alto contenido en potasio y fósforo, la zanahoria juega un papel importante en el desarrollo y mantenimiento del sistema nervioso, convirtiéndose así, en un alimento perfecto para mejorar la memoria y el poder de concentración.

  1. Reducen el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares

El consumo regular de zanahorias mejora la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial. Además al contener antioxidantes (betacaroteno), combaten el colesterol reduciendo así el riesgo de un ataque al corazón.

  1. Ayudan a combatir el cáncer

Con el paso del tiempo, diversos estudios han evidenciado que incluir las zanahorias en la dieta tiene efectos anticancerígenos, gracias a su alto contenido de antioxidantes, reduciendo sistemáticamente el número de radicales libres en el cuerpo humano.

Por eso los alimentos ricos en betacarotenos ayudan a disminuir el riesgo de contraer varios tipos de cáncer, especialmente cáncer de pulmón, de próstata, colorrectal y leucemia. Por otra parte se ha demostrado que las zanahorias contienen fitonutrientes llamados poliacetilenos, componentes que ayudan junto con otros componentes a inhibir el crecimiento del temido cáncer.

  1. Protegen el hígado

La alta cantidad de vitamina A en las zanahorias, juega un papel clave en la liberación de las toxinas del cuerpo, ayudando a prevenir la inflamación o infección del hígado, que pueden conducir a enfermedades como hepatitis, cirrosis y colestasis (afectación en el flujo normal de bilis hacia la vesícula biliar).

  1. Contienen propiedades antienvejecimiento

Las zanahorias son conocidas como un poderoso alimento que ralentiza el envejecimiento celular. Esto debido al alto contenido de betacaroteno, que retrasa el daño a las células del organismo mientras se mantiene el metabolismo normal. Además, al ser fuente de vitamina C ayuda a la producción de colágeno.

El colágeno es vital para mantener la elasticidad de la piel. Esto ayuda a prevenir las arrugas, líneas de expresión y otros signos de envejecimiento. Para mantener una apariencia joven, es recomendable tomar un vaso de jugo de zanahoria al día.

  1. Mejoran el aspecto del cabello

Los nutrientes contenidos en las zanahorias fortalecen y estimulan el crecimiento de un cabello suave y brillante. Además mejoran la circulación sanguínea en el cuero cabelludo evitando así su adelgazamiento y caída.

Vitaminas y Minerales para el Cabello

Vitamina A

Este nutriente estimula la producción natural de sebo, que es lo que mantiene el pelo hidratado y sedoso, mejora la circulación sanguínea en el cuero cabelludo, lo que permite que los folículos capilares absorban mejor los nutrientes, evitando que se caiga.

Vitamina C

La vitamina C funciona como un antioxidante, por lo que cual ayuda a frenar la caída del pelo y mantiene el color natural.

Vitamina E

La vitamina E aumenta los niveles de oxígeno en la sangre y estimula la circulación, lo cual es vital para el crecimiento del pelo.

Niacina o Vitamina B3

Esta vitamina desempeña un rol importante en la nutrición del cuero cabelludo, favoreciendo el crecimiento de un cabello sano.

Potasio

El potasio neutraliza y elimina el exceso de sodio alrededor de los folículos pilosos, que puede provocar el adelgazamiento y la pérdida de cabello.

Calcio

El calcio se encarga de poner orden entre los diversos factores que participan en la creación del cabello. Es importante porque ordena y permite aprovechar mejor otros minerales y vitaminas.

Magnesio

El magnesio ayuda en los procesos metabólicos, además de ser un catalizador de enzimas y vitaminas necesarias para la buena salud del cabello.

Yodo

La alteración de la tiroides puede causar pérdida del cabello y el yodo es necesario para la producción de la hormona tiroidea. Sin suficientes hormonas tiroideas, los folículos pilosos se quedan en la fase de “descanso” (telógena) del ciclo del cabello, en lugar de la fase de crecimiento (anágena), provocando que el cabello se vuelva áspero y seco.

  1. Protege la piel de los rayos solares

Los alimentos ricos en betacarotenos son capaces de estimular la producción de melanina en el cuerpo. Cuya función principal en nuestro cuerpo, es ofrecer una protección natural frente al sol, así como dotar de distinto color y tonalidades a la piel y el cabello, pero ello dependerá de la calidad y cantidad de melanina en el organismo y de factores genéticos.

Gracias a las propiedades antioxidantes y regenerativas de la vitamina A, las zanahorias ayudan a proteger la piel de los dañinos rayos ultravioleta del sol, al tiempo que favorecen el bronceado ya que aceleran este proceso. Esta es la razón por la que se incorpora en la fabricación de diversos protectores solares y bronceadores.

“Como podemos observar, son diversos los efectos y mecanismos de acción que aporta la zanahoria a nuestro organismo, pero para efectos de este proyecto de investigación, solo nos enfocaremos en aquellos que tiene que ver con la protección de la piel y el cabello a factores ambientales”.

La zanahoria y la piel

Las zanahorias son buenas para la piel, ya que la protegen de los dañinos rayos solares.

También ayudan a mantener la piel hidratada y prevenir manchas y el terrible acné. De hecho, el zumo de zanahoria en verano actúa como un potente bloqueador solar natural.

La luz solar contiene rayos infrarrojos (que producen calor) y rayos ultravioleta (UV). Estos últimos son los que provocan las quemaduras de sol, la exposición continua puede destruir la dermis (capa superior de la piel) y la epidermis (capa profunda de la piel), y eventualmente provocar cáncer de piel.

Para contrarrestar o disminuir los rayos UV en nuestra piel, existen miles de aceites bronceadores y protectores solares de diferentes grados de protección. A este se le denomina Factor de Protección Solar o FPS que van desde FPS 6 hasta FPS 50+. Entre más blanca la piel más alto FPS se requiere, ya que este tipo de pieles no está preparado para recibir los rayos solares, pues no tiene las cantidades necesarias de la sustancia que se requiere para resistir la luz solar, llamada melanina.

La melanina es un pigmento natural que se encuentra en la piel, cabello y el iris de los ojos. Su función principal es proporcionar protección contra el efecto dañino de los rayos UV de la luz solar en el núcleo celular.

El nivel de melanina, es el factor que define el color de la piel de cada persona y el nivel de resistencia a la luz solar.

La exposición a la luz solar a lo largo de las generaciones ha influido en los niveles de melanina en la piel de los seres humanos. Por ejemplo, en lugares como la India o África, los niveles de melanina son mucho mayores debido a que las personas están expuestas a la radiación constante del sol.

Ingredientes que naturalmente nos protegen del sol

Existen determinadas sustancias naturales, las cuales favorecen el bronceado y protegen la piel del sol, algunos se pueden encontrar en nuestras cocinas. Muchos son los aceites que contienen las propiedades de FPS, tales como:

  • Aceite de semilla de frambuesa. El más alto de nivel de protección de todos los ingredientes naturales, contiene un estimado de FPS de 30 a 50.
  • Aceite de semilla de zanahoria. El aceite de semilla de zanahoria es un aceite esencial y se ha estimado que tiene unos niveles de FPS de 30.
  • Aceite de Germen de Trigo. Es un gran nutriente para la piel con su gran cantidad de vitamina E, pero también posee un FPS natural de 20.
  • Manteca de Karité. Un protector de la piel excelente, con un FPS de aproximadamente 6 a 10.
  • El aceite de avellana, de oliva, de coco, de ricino, de almendras, de sésamo, de cacahuate y de cáñamo. Todos estos aceites contienen niveles FPS entre 4 a 10.

Por qué usar protectores solares naturales

Muchos de los protectores que se venden en las tiendas están elaborados con productos químicos que pueden resultar nocivos y que, aunque te protejan de los rayos del sol, exponen a tu piel a otros problemas.

Existe otra cuestión relacionada con la contaminando del medio acuático,  ya que al entrar al agua, nuestro protector se estará diluyendo afectando la vida asociada a él.

Por estas razones, es una gran ventaja utilizar protectores solares naturales, los cuales son muy fáciles de elaborar en casa y pueden resultar más baratos.

Protector solar a base de zanahoria

Dentro de las opciones de protectores solares que se pueden preparar en casa de manera sencilla, está  el aceite esencial de zanahoria, siendo uno de los ingredientes naturales que nos ofrece un mayor grado de protección natural contra los rayos del sol.

La zanahoria y el cabello

El cabello crece a una velocidad de unos 15 centímetros anuales, crece de forma más rápida en la mujer adulta que en hombre y con el envejecimiento la velocidad del crecimiento va disminuyendo, lo cual lo puede convertir en un proceso lento y en ocasiones frustrante.

Por otra parte la pérdida y adelgazamiento del cabello es un problema que afecta a muchas personas.

Si bien para muchos una brillante y abundante cabellera es una característica externa de juventud y de buenos genes, la pérdida del cabello no solo es una cuestión de vanidad, también puede ser un indicador de nuestro estado de salud.

Las recetas caseras son una muy buena opción para combatir el problema de la caída del cabello, y la zanahoria al ser rica en vitaminas, minerales y antioxidantes combate la caída del cabello, haciendo que el cabello crezca más sano fuerte y brillante.

Aceite de zanahoria para el cabello

El tratamiento de zanahoria para el cabello, es uno de los remedios caseros más recomendable para el engrosar nuestro pelo y estimular su crecimiento. Una forma en la que podemos obtener un extracto directo de la esencia de este vegetal es con la utilización del aceite de zanahoria. ¿Por qué es tan bueno?

  • En primer lugar al ser una fuente natural de vitaminas A, E y betacaroteno, ofrece la humedad necesaria para cabelleras secas y maltratadas.
  • El aceite natural estimula al cuero cabelludo seco para crear más sebo, lo que promueve un cabello sano.
  • Mejora la circulación sanguínea y fortalece las raíces del pelo.
  • Protege tu melena de los daños ambientales, como la luz solar y la contaminación.

El aceite de zanahoria se puede obtener de cuatro formas:

 

 Aceite esencial de semilla de zanahoria

a) La obtención de aceites esenciales es realizada comúnmente por una técnica llamada “destilación por arrastre con vapor”, debido a la excelente capacidad de preservar los nutrientes. Las semillas de zanahoria producen el aceite más esencial, pero también se pueden utilizar otras partes de la planta.

Durante este procedimiento, el material se expone al vapor, para estimular la liberación de sus moléculas aromáticas. El control de la temperatura es fundamental, debe ser lo suficientemente caliente como para hacer que la semilla de zanahoria libere el aceite esencial.

b) Otra forma de obtener aceite esencial es a través del “prensado en frío”, la cual consiste a grandes rasgos, en aplasta y extraer el aceite de alguna semila, utilizando una prensa hidraulica. Se llama en frío, debido a que la temperatura a la cual es sujeta el material, no debe de sobrepasar los 27° centigrados.

Aceite macerado de zanahoria

Se obtiene mediante la maceración de la zanahoria en un aceite neutro; la maceración consiste principalmente en dejar la materia prima sumergida en un disolvente ya se agua, alcohol o aceite, durante un lapso de tiempo (horas, días o semanas), a temperatura ambiente. Al finalizar obtendremos un extracto con el principio activo.

Se colocan las zanahorias y el aceite en un recipiente de vidrio perfectamente sellado, y se dejan reposar durante aproximadamente 4 semanas antes de comenzar a utilizarlo.

Infusión de aceite de zanahoria

Hacer aceite de zanahoria mediante esta técnica es muy sencillo. Hay que
poner en una cacerola y cocer a fuego lento un par de zanahorias junto con una taza de aceite neutro (aceite de oliva, coco o girasol), una vez que el líquido ha adquirido un tono naranja, se retira del fuego y se cuela para retirar cualquier rastro de la zanahoria.

Objetivo

Elaborar productos caseros para el cuidado de nuestra salud a base de zanahorias.

Justificación

Sabemos poco sobre los beneficios que aporta a nuestra salud, los diversos nutrientes contenidos en la zanahoria. Por lo que este proyecto de investigación se enfocará en proporcionar información relacionada con dichos beneficios, ya que para la mayoría de las personas sólo se trata de un alimento que contribuye a mejorar nuestra visión.

Hipótesis

Si mostramos a la comunidad educativa, algunos de los beneficios que trae consigo el consumo de zanahorias, entonces ampliarán y modificarán esa idea tan arraigada, de que únicamente son buenas para nuestra vista.

Método (materiales y procedimiento)

Protector solar casero

Los ingredientes empleados para elaborar un protector solar, son variables y se pueden ajustarse al presupuesto de cada bolsillo. De forma general un protector solar natural consta de dos ingrediente básicos: los aceites vegetales (como el aceite de coco, oliva o ricino), y los aceites esenciales (frambuesa, zanahoria y germen de trigo), pero para emplear estos aceites como protectores solares se deben de mezclar con otros ingredientes, para potenciar su duración y la capacidad de reflejar los rayos del sol, como el óxido de zinc o el óxido de titanio.

MATERIALES

  • 50 ml de aceite de aceite de coco.
  • 30 gotas de aceite esencial de semilla de zanahoria.
  • 30 gramos de manteca de karité.
  • 30 gramos de cera de abeja.
  • 1 cucharadita de aceite de germen de trigo (vitamina E).
  • 2 cucharaditas de óxido de zinc.
  • Cacerola.
  • Recipiente con tapa.

Notas:

Hablando de proporciones, se debe de poner 30 gotas de aceite esencial por cada 50 ml de aceite vegetal.

Cada cucharada de óxido de zinc, aporta un FPS de 10, además de darle la capacidad de reflejar los rayos del sol.

La cera de abeja le añade a nuestro protector la propiedad de ser impermeable (resistente al agua).

La vitamina E le da la capacidad a nuestro protector, de filtra de manera segura la radiación. Además regenera los estragos que haya podido causar el sol en nuestra piel.

Al sumar el FPS de los ingredientes utilizados, nos da un protector solar con FPS 50+.

  • Aceite de coco (FPS 7).
  • Aceite de semillas de zanahoria (FPS 30).
  • Manteca de Karité (FPS 6-10).
  • Aceite de germen de trigo (FPS 20).
  • Oxido de zinc (FPS 20).

PROCEDIMIENTO

  1. Derretir al baño maría la manteca de karité y la cera de abeja junto con el aceite de coco.
  2. Retirar del fuego y dejar que se enfríe un poco.
  3. Añadir el aceite esencial de semilla de zanahoria, el óxido de zinc y la vitamina E.
  4. Remover perfectamente los ingredientes hasta conseguir una crema ligeramente espesa.
  5. Una vez conseguida la mezcla, es momento de envasarla en algún recipiente.
  6. Por último, dejaremos reposar nuestro protector durante 12 horas y estará lista para usarse.

 Aceite de zanahoria     

Para efectos de nuestro proyecto de investigación, mostraremos el proceso para obtener aceite de zanahoria, el cual será la base de nuestra crema corporal, así como un tratamiento para el cabello.

MATERIALES

  • Zanahorias
  • Aceite de oliva.
  • Frasco de vidrio con tapa.

PROCEDIMIENTO

  1. Lavar y pelar de 2 a 3 zanahorias (dependiendo el tamaño), y cortarlas en rodajas.
  2. Poner las zanahorias en el frasco y cubrirlas completamente con aceite de oliva.
  3. Tapar el frasco asegurándose de que este bien cerrado, con la finalidad de que nuestro extracto no se contamine.
  4. Dejar macerar en un lugar fresco a temperatura ambiente, por un periodo de 4 semanas, durante este tiempo el aceite extraerá las propiedades de la zanahoria.

Crema para la piel

El aceite de zanahoria se puede usar directamente en la piel o el cabello, aunque también se puede mezclar con otros ingredientes para potencializar sus beneficios.

MATERIALES

  • Aceite de zanahorias.
  • Crema corporal o facial

PROCEDIMIENTO

  1. Agregar aceite de zanahoria a nuestra crema de uso diario, en una proporción de 3 a 1, es decir, 15 ml de aceite por cada 50 ml de crema.
  2. Mesclar perfectamente para que se incorporen los ingredientes.

USO

Aplicarlo sobre nuestra piel, dando un ligero masaje, para que sus propiedades penetren mejor en las células.

Aceite para el cabello

Esta receta a base de zanahoria debe aplicarse solo en personas con cabello seco y normal. Si tenemos el cabello graso, pero queremos aprovechar los beneficios del aceite, bastara con reducir las cantidades y evitar aplicarlo sobre el cuero cabelludo.

APLICACIÓN

Cabello seco y normal:

  • Aplicar el tratamiento desde la raíz hasta las puntas de tu cabello.
  • Dejar actuar durante un periodo de 30 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, lavar el cabello con nuestro champú regular.
  • Repetir este procedimiento 2 o 3 veces por semana.

Cabello graso:

  • Antes de usar la mezcla debes lavarte el cabello con tu champú regular.
  • Aplicar el tratamiento desde la mitad del cabello hasta las puntas.
  • Dejar actuar durante un periodo de 15 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, lavar nuevamente el cabello.
  • Repetir el procedimiento una vez a la semana.

Galería Método

Resultados

Se pueden obtener dos tipos de aceite: un aceite esencial que proviene de las semillas de la zanahoria, y un aceite vegetal que se obtiene de directamente de la zanahoria.

A pesar de conocerse con la palabra “aceite”, no son lo mismo, el aceite esencial tiene una consistencia acuosa y es más concentrado, mientras que el aceite vegetal es graso y viscoso.

Debido a sus propiedades, el aceite de semilla de zanahoria, es ideal para utilizarlo como un bloqueador solar, gracias a su alto contenido de caroteno, el cual protege la piel de los rayos ultravioleta del sol.

El aceite de zanahoria es rico en vitaminas A, C y E, haciéndolo perfecto para recetas de uso cosmético, ya que sus nutrientes nos ayuda a recuperar la elasticidad de la piel y disminuir las líneas de expresión.

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Con este proyecto de investigación, podemos demostrar que el extracto obtenido de las zanahorias, es una forma natural y efectiva de cuidar nuestra salud. Pero sin duda su mecanismo de acción es más evidente en nuestra piel, cabello y vista, gracias a los betacarotenos que contiene.



PK-396-MS Beneficios de la zanahoria a nuestra salud

Summary

Research Question

What benefits the carrot brings to our health?

Problem approach

For most people, carrots are recognized for helping us maintain good health of our vision, thanks to that it contains vitamin A, which helps to promote proper functioning of the human retina, allowing us to see better in low light conditions.

But his contribution to health is not limited there, carrots contain nutrients that when in contact with our organism are able to produce a series of benefits, of which unfortunately we only know very few.

Background

Objective

To develop homemade products for the care of our health based on carrots.

Justification

We know little about the benefits it brings to our health, the various nutrients contained in the carrot. So this research project will focus on providing information related to said benefits, since for most people it´s just a food that helps improve our vision.

Hypothesis

If we show to the educational community, some of the benefits of eating carrots, then they will modify that deeply rooted idea, that they are only good for our sight.

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography