Daños que provocan los alimentos dulces en el organismo


Categoría: Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)
Área de participación: Medicina y Salud

Asesor: MARIA ALEJANDRA ROMO SABUGAL

Autor: Leonardo Serrano Araiza ()

Grado:

Resumen

¡A quien no le gusta comer azúcar!   Casi siempre cuando comemos azúcar tenemos aquella sensación placentera que nos da. El azúcar permite activar en tu cerebro una sensación de placer y además da un sabor muy agradable al cuerpo pero alguna vez te has puesto a pensar en los daños que ocasiona el azúcar a tu cuerpo.

El consumo de azúcar genera la necesidad de comer más azúcar en las personas lo cual es un grave problema porque si se consume en grandes cantidades además de contribuir a que se generen enfermedades crónico degenerativas como la diabetes y la obesidad también puede ocasionar que la persona sufra algún grado de desnutrición porque al consumir todas estas calorías vacías dejara de comer los alimentos que si contienen nutrientes esenciales.

Como dieta, el azúcar puede matar. Solamente tomando agua, puede mantener la vida por tiempos considerables. Agua y azúcar pueden matar. El azúcar, a pesar de no suministrar nutrición alguna, necesita el uso de vitaminas preciosas y de minerales escasos para ser asimilada y finalmente, desintoxicada y eliminada por el cuerpo, por medio del agua disponible.

Pregunta de Investigación

¿Qué daños causa el consumo de azúcar en el organismo?

Planteamiento del Problema

El consumo de azúcar blanco ha sido ampliamente vinculado con enfermedades degenerativas, tales como cardiopatías, diabetes y el cáncer entre otras, así como a la obesidad, desórdenes digestivos, hiperactividad y caries dentales, osteoporosis.  Esto sin contar con el consumo de harinas de trigo, maíz y otros cereales que en el proceso digestivo se transforman en azúcar.

 

 

 

Antecedentes

El azúcar que nos da la naturaleza no es pura. Viene acompañada de complejas combinaciones de enzimas, vitaminas y minerales, que permiten que el azúcar pueda ser asimilado y quemado fácilmente en el organismo y así darnos energía. Todo esto se pierde cuando se refina el azúcar (de lo cual queda la sacarosa). Entonces, el organismo se ve obligado a ceder reservas propias de vitaminas (en particular tiamina), enzimas y minerales, para asimilar la sacarosa o azúcar blanco; con la consiguiente alteración del metabolismo y funciones normales de los órganos que pierden dichos biocatalizadores, lo que conduce a la secuela de enfermedades mencionadas. El azúcar blanco, pues, no sólo no nutre, sino que literalmente le roba al cuerpo nutrientes que ya posee. Por si fuera poco, el blanqueo y pulitura del azúcar blanco requiere de algunas sustancias químicas como el ácido fosfórico (usado en la industria como corrosivo), de efectos perjudiciales para la salud.

 

Las grandes reservas de tiamina (vitamina B1) están en el corazón y el hígado; entonces cuando el consumo de azúcar refinado es alto, se requieren de cantidades extras de tiamina; ¿donde las busca el sistema?, simplemente en las reservas. Luego el corazón y el hígado no podrán cumplir sus funciones a cabalidad por la falta de tiamina. Las fallas hepáticas y cardiacas pueden conducir rápidamente a la hipoglicemia, debilidad general, incluso la muerte.

 

La tiamina se encuentra en forma natural en las frutas, en la caña de azúcar. El jugo de caña contiene azúcar, pero también tiene tiamina, por tanto no hay problema, allí no hay merma en las reservas del cuerpo. Todo lo contrario ocurre cuando se consumen tortas, galletas, azúcar sintética, cereales preparados con azúcar, café endulzado, helados, pudines, refrescos, golosinas y otros; introducimos al tubo digestivo grandes cantidades de azúcar para ser digeridos y nada de tiamina u otras vitaminas del complejo B, para ayudar al procesamiento.Por lo tanto no es solo el temor a las caries dentales, es también el temor a las dolencias cardíacas, problemas endocrinos, nerviosos, el envejecimiento y la muerte prematura, lo que nos debería conducir a erradicar el vicio de consumir azúcar refinado. También se conoce que el beriberi se debe a la falta de vitamina B1 y el consumo de alcohol destruye la tiamina corporal; de tal manera que a los alcohólicos se les observa edema en todo el organismo.

 

Diversos especialistas han llegado a la conclusión, que el azúcar puede inducir al cáncer a través del siguiente mecanismo: La célula del organismo secreta productos de desecho llamados radicales libres. A través de las enzimas, neutraliza los efectos negativos de los radicales libres. Estas enzimas protectoras requieren de un balance adecuado de minerales para ser efectivas y cuando el azúcar reduce los minerales del cuerpo, las enzimas no son tan efectivas en su función de protección. Se incrementa entonces la presencia de radicales libres que pueden causar una reducción en la disponibilidad de oxígeno para las células, esto a su vez puede llevar a la generación de sustancias celulares cancerígenas.

 

El sistema nervioso consume grandes cantidades de azúcar y oxígeno, nuestro cerebro es el órgano más sensible a los altibajos del azúcar en sangre. La cantidad de glucosa en sangre debe estar en equilibrio con la cantidad de oxigeno sanguíneo. En una situación en la cual el nivel de azúcar en la sangre es relativamente bajo, tiende a hacer pasar hambre a las células del cuerpo, especialmente a las cerebrales. Cuando estos altibajos de azúcar se producen sobrevienen las crisis de nervios, los daños endocrinos a las glándulas adrenales, al páncreas, etc.

 

En las mujeres se presenta una ligera acidosis en los ovarios, y esto les produce dolores menstruales. En los niños produce: HIPERKINESIA, afección ésta que se caracteriza por una constante agitación e inestabilidad emocional, rabietas frecuentes, llantos, depresiones, etc., así como ANOREXIA (falta de apetito) no desean otra cosa que no sean dulces, caramelos y refrescos. También enfermedades alérgicas, ya que el sistema inmunológico se debilita.

 

En hombres y mujeres produce HIPOXIA (escasez de oxigeno en sangre) y por tanto vejez prematura y SENILIDAD.

 

El proceso digestivo del azúcar es realmente sencillo y, en pocos minutos unos gramos de sacarosa o almidón se han convertido en glucosa y pueden pasar a nuestra sangre. El organismo pone funcionamiento una serie de medidas de emergencia, para evitar la alteración de los niveles homeostáticos previsibles, es decir, el nivel de azúcar normal en nuestra sangre, tiene que estar dentro de ciertos márgenes, los cuales son registrados por el organismo, a través de quimioreceptores hipotalámicos, e inmediatamente el sistema nervioso desencadena las respuestas, es decir, da órdenes a las glándulas endocrinas (en especial el páncreas) para regular la glicemia. Pero si cada cierto número de horas, o minutos, estamos introduciendo azúcar en nuestro cuerpo, el organismo no puede responder adecuadamente a estos desbalances de la homeostasis. La sangre tiende a acidificarse con los excesos de azúcar y esto pudiera generar un coma diabético. Ello no ocurre mientras el organismo pueda deshacerse del azúcar sobrante. Nuestro cuerpo, integralmente, se pone en emergencia: trasforma el azúcar en glucógeno y lo almacena. Pero nuestro organismo no puede guardar cantidades ilimitadas de glucógeno. Gran parte del azúcar es trasformado en moco y desechado a través de la mucosa de los bronquios o intestinos. Otra parte es trasformado por el hígado en triglicéridos, es decir, grasa, manteca, cebo.

 

Nuestra resistencia al mundo microbiano desciende abruptamente y nos hacemos proclives a toda clase de virosis e infecciones bacterianas, micóticas y procesos autoinmunes o alérgicos.

 

La sacarosa que ingerimos a diario, perturba el equilibrio calcio-fósforo más que ningún otro factor aislado, de manera que sube el calcio en la sangre (produciéndose debilidad en los huesos y dientes) y baja el fósforo (llevando al individuo a sentirte débil, sin energía, sin fuerzas ni para soportar su propio peso). Cuando desaparece el efecto del azúcar hay un rebote del sentido contrario. Esta inestabilidad podría ser controlada por el organismo, si no se presentara tan frecuentemente. La relación entre calcio y fósforo debe ser mínimo 1:1, por lo tanto, al haber un exceso de calcio en la sangre, el organismo no lo puede asimilar, de manera que lo excreta por la orina, generando cálculos renales, o lo deposita en las articulaciones produciendo dolores, calcificaciones y artritis. Asimismo la relación del magnesio con el calcio (1:2), es indispensable para una correcta asimilación de este último.

El cerebro lo detecta primero. Hormonas emergen rápidamente de las cortezas suprarrenales enlistando todos los recursos químicos disponibles para confrontar la amenaza del azúcar: insulina proveniente de las “islas” del páncreas laboran específicamente para reducir el nivel de la glucosa sanguínea en antagonismo complementario al de las hormonas adrenales cuya función consiste en mantener la glucosa elevada. Todo este drama procede a un paso de emergencia, con resultados predecibles. Yendo demasiado rápido, llega demasiado lejos. El fondo colapsa del nivel de la glucosa sanguínea y una crisis secundaria emerge de la inicial. Las islas pancreáticas tiene que cerrar; lo mismo sucediendo con algunas de las funciones de las glándulas suprarrenales. Otras hormonas adrenales deben de ser producidas para regular el caos metabólico creado y para retornar el nivel de la glucosa a su estado normal. Mientras tanto, toda esta reacción se refleja en cómo nos sentimos (física y emocionalmente) y puede terminar en daño directo a las glándulas adrenales.

El sustituto del azúcar (HFCS), o sirope altamente concentrado de la fructosa, produce daños más profundos que los descritos en el párrafo anterior — quizás por ello se encuentra hoy en casi todos los “alimentos” que de antes dependieran en el azúcar para su confección.

Los diferentes tipos de azúcares añadidos como la fructosa y la sacarosa aportan muchas calorías pero son calorías que no contienen nutrientes esenciales es por esta razón que se le llaman calorías vacías por que aportan mucha energía pero nada de nutrientes indispensables.

El consumo de azúcar genera la necesidad de comer más azúcar en las personas lo cual es un grave problema porque si se consume en grandes cantidades además de contribuir a que se generen enfermedades crónico degenerativas como la diabetes y la obesidad también puede ocasionar que la persona sufra algún grado de desnutrición porque al consumir todas estas calorías vacías dejara de comer los alimentos que si contienen nutrientes esenciales.

Debes tener cuidado con el tipo de azúcar que consumas debido a que puede ocasionarte más daños a la salud que beneficios, es más recomendable si quieres consumir algún tipo de azúcar simple que comas frutas y verduras estás además te aportaran vitaminas y minerales que tu cuerpo si necesita. No olvides tener una buena higiene bucal para evitar las bacterias que causan la caries dental.

Cuando se almacena en demasiada cantidad en el hígado y este ya no puede guardar más lo convierte en grasa en partículas de colesterol VLDL y comienzan a alterarse los niveles de lípidos en sangre los que también se ven muy afectados son los triglicéridos.

También se ocasiona un incremento de los niveles de glucosa en sangre y los niveles de insulina.

Los depósitos de grasa abdominal son los primeros que se llenan cuando hay demasiada cantidad  de grasa y estos se pueden ver incrementados en tan solo 3 meses a partir de que se come en mucha cantidad el azúcar refinado.

Hay que tener mucho cuidado con el hígado graso debido a que puede desencadenar enfermedades como la cirrosis hepática y no necesariamente tiene que ser una persona que consuma alcohol en exceso sino por la acumulación de grasa en hígado ocasionada por un alto consumo de fructosa.

 

Cuando comemos el azúcar esté es absorbido a través del tracto digestivo por medio de las paredes intestinales y esta se descompone en glucosa y fructosa, son 2 azúcares simples que el cuerpo utiliza para diferentes funciones. Existen investigaciones que indican un consumo elevado entre 2-3veces más cantidad de fructosa en personas con hígado graso a comparación de una persona promedio.

Objetivo

Informar a las personas acerca de los daños causados por el consumo de azúcar.

Justificación

Si su alimentación fuera como la de las personas de hace un siglo, usted consumiría cerca de 15 gramos al día- muy lejos de los 73 gramos al día que por lo general se obtienen de las bebidas endulzadas. En el caso de las frutas y vegetales, la fructosa se mezcla con vitaminas, minerales, enzimas y fitonutrientes benéficos, lo que modera el efecto metabólico negativo. Sorprendentemente, el 25 por ciento de las personas realmente consume más 130 gramos de fructosa al día.

Para empeorar las cosas, toda la fibra de los alimentos procesados ha sido extraída, por lo que esencialmente no tienen ningún valor nutricional en absoluto. Y los productos en los que la gente confía para bajar de peso- los alimentos dietéticos bajos en grasa- muchas veces son los que contienen más fructosa.

Hipótesis

Si informo a la gente acerca del daño que causa la azúcar, podría reducir el porcentaje de niños obesos o con fuertes problemas de salud.

Método (materiales y procedimiento)

Para comprobar que efectivamente el azúcar provoca daños a la salud y en los dientes se realizó un experimento para el cual utilizamos lo siguiente:

 

Materiales:

  • 1 recipiente mediano
  • Medio litro de coca cola
  • 1 cascara de huevo

Procedimiento:

  1. Colocar la cascara de huevo en el recipiente mediano
  2. Vaciar el medio litro de coca cola en el recipiente
  3. Esperar dos semanas
  4. Revisar el resultado.

 

Galería Método

Resultados

Al concluir las dos semanas se encontró que la cascara de huevo se encontraba más delgada, frágil, manchada y ya que los dientes y la cascara de huevo están compuestos de calcio, con esto podemos observar que el mismo daño le puede causar a los dientes.

Como destaca esta naturópata y asesora nutricional, el azúcar blanco es un comestible que produce importantes efectos fisiológicos negativos sobre el aparato locomotor (sustrae el calcio a los huesos) y el sistema nervioso (lo estimula en exceso). También afecta al funcionamiento de las defensas y sobreexcita el páncreas, además de tener otros efectos de tipo anímico

Galería Resultados

Discusión

Conclusiones

Según Luisa Martín Rueda “lo más conveniente es reducir el consumo de azúcar al mínimo y sustituirlo por miel, sirope de agave, frutos secos dulces y melazas , que no tienen un dulzor engañoso pero satisfacen las necesidades de dulce”. La panela o azúcar de caña puro, muy utilizado en Sudamérica, es otra opción.

 

Pero si queremos eliminar también estos alimentos dulces, debemos seguir una dieta rica en frutas, verduras y carbohidratos como la pasta, las legumbres o el arroz . También es buena idea tomar carbohidratos integrales, más nutritivos, de digestión más lenta y más interesantes para el control del peso. Con estos alimentos, de los que el organismo obtiene la glucosa por degradación, se mantendría un nivel óptimo de azúcar en sangre de entre 80 y 110.

Afortunadamente, el cuerpo tiene una habilidad sorprendente para curarse a él mismo cuando se le da la nutrición básica que necesita y su hígado tiene puede   regenerarse de manera impresionante. Si comienza a hacer los cambios hoy, su salud comenzará a mejorar, regresando al estado de vitalidad al que está destinado por naturaleza.

¿Qué ocurre una hora después de haber tomado una Coca-Cola?*

Primeros 10 minutos: 10 cucharaditas de azúcar llegan a tu sistema. Lo único que te detiene de inmediato el vómito de esta dosis masiva de azúcar, es el ácido fosfórico que corta el sabor y te permite tragar la bebida.

20 minutos: Es el pico de azúcar en la sangre, lo que provoca una explosión de insulina. El hígado responde convirtiendo todo el azúcar que se encuentra (que es bastante) en grasa.

40 minutos: Tu cuerpo ha absorbido la cafeína. Tus pupilas se dilatan, tu presión arterial sube, el hígado envía más azúcar al torrente sanguíneo, y la cafeína bloquea los receptores de adenosina en el cerebro para prevenir la somnolencia.

45 minutos: Los centros de placer del cerebro son estimulados por el aumento de la producción de dopamina, de la misma manera como ocurre con la heroína.

Después de 60 minutos: Las propiedades diuréticas de la cafeína comenzarán a trabajar y te darán ganas de orinar. Vas a empezar a tener un bajón de azúcar, que te hará irritable y/o lento. Y todos los nutrientes valiosos que a tu cuerpo le quedaban, han sido eliminados de tu sistema cuando orinaste.

Bibliografía

  *Fuente: Nutrition Research Center

http://www.monografias.com/trabajos50/efectos-azucar/efectos-azucar2.shtml#ixzz3a2V584gw

Obras consultadas La Revolución del Azúcar – Dr. Germán Alberti y Guía del Buen Comer – Carmen de Freites, Liria de Cifré, Frank Bracho

Sánchez, A., et al. Role of Sugars in Human Neutrophilic Phagocytosis, American Journal of Clinical Nutrition. Nov. 1973;261:1180_1184. Bernstein, J., al. Depression of Lymphocyte Transformation Following Oral Glucose Ingestion. American Journal of Clinical Nutrition.1997;30:613

 

 

 

 

 

 



Daños que provocan los alimentos dulces en el organismo


Daños que provocan los alimentos dulces en el organismo

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography